Pueblos Indígenas de Argentina
Diaguitas y  Calchaquíes, sus costumbres

VIDA, COSTUMBRES Y HABITAD DE LAS DISTINTOS PUEBLOS DE ABORÍGENES ARGENTINOS

>Inicio >Historia Argentina >Aborígenes de Argentina

Mapa de
Ubicación

Diaguitas y calchaquíes ABORÍGENES DE ARGENTINA GURANIES CHARRUEAS TEHUELCHES MATACOS TOBAS DIAGUITAS PAMPAS

 

 

 

La Conquista Sociedad Colonial Los Adelantados El Virreinato Los Virreyes La Iglesia Colonial Las Misiones

 

Diaguitas y calchaquíes

Encuadre Geográfico: La Montaña: Es una vasta región del país dentro de la cual se incluye el tradicionalmente llamado Noroeste y las Sierras Centrales. El Noroeste tiene por límites a Bolivia por el norte, la Pampa al sur, el Chaco al este Y Chile al oeste.
Dentro de este. sector claramente delimitado se encuentran a su vez la Puna en la parte occidental, zona árida, carente de vegetación y agua, con abundancia de salares, con temperaturas extremas y alturas de 4.000 metros.
La otra parte importante está constituida por los Valles y Quebradas, que concentra las quebradas de Humahuaca Y del Toro y los famosos Valles Calchaquíes también denominados Zona Diaguita. Esta última se extiende por el sudoeste de Salta y Catamarca, oeste de Tucumán y La Rioja, y norte de San Juan. Es una zona geográficamente homogénea, constituida por sistemas orográficos independientes entre si. Todo el Noroeste posibilitó el asentamiento de numerosas comunidades, especialmente en los Valles y Quebradas, verdaderos oasis de la montaña.

Diaguitas y calchaquíes: La geografía del noroeste influyó para diferenciar a los pueblos indígenas que allí habitaban del resto de los otros grupos que habitaban el territorio argentino. Las cadenas montañosas, con altos picos y valles que dificultaban las comunicaciones, contribuyeron a la formación de culturas muy distintas de las de las llanuras.

Entre las numerosas tribus sobresalían los diaguitas y "los calchaquíes", que habitaban los valles de Salta, Catamarca y La Rioja actuales.

La generalidad de los autores coincide en definir como diaguitas a las comunidades que ocuparon el corazón del Noroeste, es decir los Valles y Quebradas. La confusión acerca de la denominación radica en que las primeras crónicas adjudicaron el gentilicio de “calchaquíes” a los habitantes de la región del mismo nombre y por extensión a las restantes comunidades del área. En realidad los “calchaquíes” eran diaguitas, cultura que estaba integrada por en conjunto de parcialidades como los polares, luracataos, chicoanas, tolombones, yocaviles, quilmos, tafís, hualfines, etc.
Pero todas estaban aglutinadas alrededor de un elemento común su lengua. Todas las fuentes coinciden en que la lengua cacá o cacán otorgaba unidad a estos pueblos.

Conocían la técnicas agrícolas y cultivaban el maíz en terrazas o andenes de la montaña. Se proveían de lana de la llama, el guanaco y la vicuña, realizando tejidos de varia dos dibujos. Fabricaban vasijas, jarros y platos, pues eran excelentes ceramistas y decoraban hábilmente estos objetos. También trabajaban el oro, la plata y el cobre.

En el panorama indígena del actual territorio argentino esta cultura fue la que alcanzó mayor complejidad en todos los aspectos, a tal punto que redundó inclusive en una importantísima densidad de población.

La capacidad para enfrentar al español, así como las numerosas fortificaciones halladas en la región, nos los muestran como pueblos muy bien preparados para la guerra  siempre combatieron a pie, ya fue los diaguitas, como los demás grupos andinos, no incorporaron el caballo; la llama fue siempre su medio de transporte.

Era una cultura de agricultores sedentarios, poseedores de irrigación artificial, por medio de canales y con andenes de cultivo para sus productos principales: maíz, zapallo y porotos. Fueron criadores de llamas como sus hermanos de la zona andina, utilizaron a los animales como proveedores de lana para sus tejidos y también como carga. La recolección fue otra de sus actividades, especialmente (de la algarroba y el chañar, que almacenaban en grandes cantidades; en mucha menor medida practicaron la caza.

Sembrar en una región de suelo montañoso, a menudo árido y casi sin lluvias, no es tarea fácil, y en verdad no lo fue para los indígenas andinos. Sin embargo, lo consiguieron con su tenacidad e ingenio: es justamente su habilidad para desarrollarse como agricultores uno de los elementos que nos permite comprobar el grado de adelanto que habían alcanzado.

No tenían tierra llana; hicieron entonces andenes en las laderas de las montañas, y, como casi no llovía, construyeron canales y acequias para el riego, tan eficaces que aún hoy se utilizan. Nuestros indios, como todos los de América, no conocieron el arado, por ello sembraban haciendo pequeños hoyos. Casas cuadradas de piedra, sin puerta, y con techos de paja, o sin él, fueron las viviendas típicas de los pueblos andinos.

Relaciones en el seno de la comunidad: Tenían fuertes jefaturas, probablemente hereditarias, que llegaban a desplegar su autoridad sobre varias comunidades La familia monogámica era el núcleo vital de la comunidad, destacándose la práctica de la poliginia entre los caciques.

En algunos casos parecería que la organización comunitaria también se asentaba en la familia extensa. Probablemente la unión de varias de ellas generaba una nueva estructura de macrofamilias, la que a su vez posibilitaría el adecuado trabajo en las aldeas agrícolas, que por sus necesidades (construcción de sitios defensivos, obras de irrigación, el propio trabajo en los andenes de cultivo) desbordaría la capacidad de la familia y la familia extensa.

Como cultura andina, participaban al igual que en otros de sus aspectos de las características del área: eran adoradores del Sol, el trueno y el relámpago. Celebraban rituales propiciatorios de la fertilidad de los campos y tenían una funebria elaborada, expresión de un culto a los muertos como tránsito crucial en el ciclo de vida de la cultura.

Destierro de los Quilmes

Investigadores de Aborígenes de Argentina

 
 
 
 
 

Fuentes Consultadas:
Nuestro Paisanos Los Indios
Carlos Martínez Sarasola

Aborígenes de Argentina
Adrián Piccolo

Historia Argentina Viscontea
Fascículo Capítulo 5
Aborígenes de Argentina


La Condesa Asesina

El Carnicero de Hannover

El Vampiro de Dusseldorf

El Maniaco de la Luna

Menú de Asesinos

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas