ALEJANDRO BORGIA, Papa Alejandro VI

LA VIDA INMORAL Y DE ENTREGA A VICIOS Y PLACERES DEL PAPA ALEJANDRO VI

El Poder De La Iglesia
Y La Ambición De Los Papas

Papa Alejandro Borgia

 

 

 

 


Dos Grandes Artistas

Familia Medicis

El Humanismo

Pensadores Humanistas

César Borgia

Lucrecia Borgia Catalina de Médicis

En el cónclave de 1492 en que fue elegido papa no se tuvieron en cuenta sus méritos personales, sino que los criterios de elección fueron otros: se atendió a posturas más políticas que religiosas.

El papa Alejandro había sido con anterioridad vicecanciller de la Iglesia, general de sus ejércitos y prefecto de Roma, además de persona de confianza de los cuatro papas precedentes y sagaz diplomático desempeñando funciones de legado de la Santa Sede ante las cortes europeas. Reunía, pues, las condiciones precisas para gobernar unos estados —los pontificios— que buscaban su engrandecimiento territorial y político, ajenos a que constituían el patrimonio material de una organización eclesiástica de finalidad exclusivamente espiritual. (Wikipedia)

Una de las familias más poderosas del siglo XV fue la de los Borgia. Este núcleo valenciano (Borgia es la italianización del apellido Borja) intentó someter a media Italia, bajo el influjo de la Santa Sede, hasta el punto de querer convertirla en una pseudo-monarquía hereditaria. En la actualidad, Italia se encuentra unificada, pero en el renacimiento estaba conformada por un puzzle de ducados, repúblicas y reinos. Dentro de esta poderosa familia, tres de sus miembros han pasado a la historia: el Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia) y sus hijos César y Lucrecia. 

Rodrigo de Borja nació en Játiva, cerca de Valencia, el 1 de enero de 1431. Su tío materno (en ese momento era Obispo de Valencia y luego se convertiría en Calixto III) lo envió a estudiar a Bologna y en febrero de 1456, cuando tenia 24 años, fue nombrado diácono cardenal. Gracias a sus contactos con los monasterios y obispados, Rodrigo se convirtió en vice-cónsul de la Santa Sede en 1457, una sede que, manteniéndola bajo los cuatro papas siguientes, le permitió acumular una vasta fortuna de tal manera que fue reconocido como el segundo cardenal más rico. 

Así, Rodrigo prosperó rápidamente en los tres años que su tío fue pontífice, además realizaba estudios legislativos en la Univesidad de Bologna. En este período, Calixto III, encomendó a su sobrino numerosas misiones, la más destacada fue el Oficio de Vicecansiller Vaticano, lo que le permitiría al futuro Alejandro VI ponerse en contacto con aquellas redes neurálgicas que estructuraban el complejo estado.

 Cuando Calixto III falleció, en 1458, Rodrigo había tejido las alianzas necesarias para mantenerse en la “tupida telaraña del poder”. Pronto se estableció en Roma sin perder contacto son Valencia. Más allá de sus numerosas obligaciones, no descuidó sus relaciones privadas. Así, tuvo 10 hijos conocidos a lo largo de su vida, ya sea siendo Cardenal o Pontífice. De sus hijos se destacaron César, Juan, Lucrecia y Jofre, frutos de su romance con Vanozza Catanei, su amante preferida. Sólo estos cuatro fueron reconocidos como los legítimos Borgia, los otros, representaron un papel más modesto, y fueron relegados al ostracismo en la mayor parte de los casos.

 SU ELECCIÓN PAPAL: la venta de cargos era una práctica común en la Roma del renacimiento: se vendían indulgencias, se remataban capelos cardenalicios y hasta el puesto de sumo pontífice. Sin embargo, Rodrigo debió ofrecer una suma considerable, porque su contrincante, el Cardenal Della Royere) era un candidato con un respaldo económico considerable.

 El papado le costó a Rodrigo Borgia centenas de miles de ducados, además de favores y títulos. El contexto a finales del conclave dibujaba un panorama complicado: Della Royere contaba con un depósito de 200.000 ducados de oro del rey de Francia, más otros 100.000 de la República de Génova. Incluso, era el protegido del rey francés y contaba con los votos de los cardenales de ese país. Y solamente quedaban cinco votos para comprar. No obstante, a Borgia no le faltaba dinero y estaba dispuesto a arriesgar su capital para asegurarse un buen negocio, tal vez el mejor de la época: ser Papa. De esta manera, al mayor de sus rivales, el cardenal Sforza de Milán, le envió cuatro mulas cargadas de plata, el cardenal aceptó y con eso obtuvo su apoyo; al cardenal Orsini le cedió varios castillos y, de esa manera, se aseguró la ayuda de  esa familia romana. Además, decidió regalar algunas abadías y mansiones. Ya casi sin nada que ofrecer, descubrió que aún le faltaba un voto. Sin embargo, el Cardenal Gherardo de Venecia, se lo concedió de manera gratuita. La razón de este apoyo gratuito, los historiadores se lo atribuyen a su senilidad, ya que tenía 96 años.

 Luego de esta búsqueda de contactos, Borgia consiguió su objetivo, fue elegido Papa por la cónclave de 1492, como bien se demuestra, esta elección atendió a cuestiones políticas mas que religiosas. Della Royere, consciente de la situación a la que se hallaba expuesto, huyó para salvar su vida y no regresó hasta diez años después, luego del fallecimiento del Papa Alejandro. Se comenta que durante la ceremonia, Giovanni de Médici le susurró al cardenal Cibó: “Ahora ya estamos en las garras del que quizá sea el más sanguinario de los lobos, o huimos o, qué duda cabe, nos devorará a todos”.

 Como se expresó anteriormente, el Papa Alejandro había sido con anterioridad vicecanciller de la Iglesia, general de sus ejércitos y prefecto de Roma. Incluso se había convertido en una persona de confianza para los cuatro papas precedentes. En realidad, era un sagaz diplomático desempeñando funciones de legado de la Santa Sede ante las cortes europeas. Demostraba con toda certeza que reunía, pues, las condiciones precisas para gobernar unos estados —los pontificios— que buscaban su engrandecimiento territorial y político, ajenos a que constituían el patrimonio material de una organización eclesiástica de finalidad exclusivamente espiritual.

 

 Y realmente, Alejandro VI realizó un magistral “gerenciamiento” de su tiempo, ya que supo coordinar variadas actividades, una implacable persecución de sus enemigos (reales o imaginarios), conjuntamente con el manejo de la vida marital de su hija Lucrecia, para obtener más poder, sin dejar las múltiples correrías eróticas, que no pensaba abandonar por ocupar la silla de Pedro.

 LA VIDA OSCURA  DE ALEJANDRO VI: A lo largo de su vida Rodrigo matizaba su vocación y su carrera eclesiástica con su tendencia a los variados placeres eróticos. De esta forma, eran conocidos sus amoríos con una viuda y también con su hija, Vanozza Catanei, quien fue el amor de su vida (según sus biógrafos). Además, en su juventud protagonizó una orgía en Siena de la cual fueron excluídos maridos, novios, hermanos y deudos, con el objetivo de que no existieran incómodas trabas a la hora de expresar la lujuria. Asimismo, otra orgía organizada en unas termas (una suerte de “spa” erótico de avanzada) le valió en su momento las severas reprimendas del papa Pío II.  

El hecho más significativo de la vida del Papa Alejandro VI fue el asesinato que cometió a la edad de 12 años. En su España natal, entre juego y juego, el jovenzuelo no vaciló en hundir repetidas veces su arma blanca (como veremos luego, afición que se repite en la familia) en el estómago de otro infortunado niño.

Como anteriormente se mencionó, Alejandro VI tuvo diez hijos ilegítimos conocidos. Cuatro de sus hijos los había concebido con Vanozza Catanei, su supuesto gran amor. Sin embargo, ese amor se fue extinguiendo. De esta forma, a la edad de 58 años tomó otra amante, Giulia Farnese, joven de sólo  15 años, recién desposada con Orsmo Orsini. El marido de Giulia, nunca demostró incomodidad ante el hecho de que su esposa fuera famosa en toda Italia con dos motes: uno muy literal: “la ramera del papa” y otro más agudo, del orden de la ironía: “la esposa de Cristo”. 

Giulia, que era muy bella —Rodrigo Borgia siempre tuvo un gusto exquisito para elegir sus mujeres— no era tonta y, además, buena hermana ya que aprovechó su relación con el Papa para conseguir el capelo cardenalicio para su hermano, el futuro Pablo III. Como se puede apreciar, los italianos eran afectos a los motes e hicieron también lo suyo con el hermano de Giulia: sabiendo que el título de cardenal de su hermano era fruto de sus manejos, no tardaron en nombrarlo como “el cardenal enaguas”. Con Gíulia, el papa tuvo una hija, Laura. En vano fueron los intentos por hacerla pasar por una Orsini (y asi salvarla de su condición de hija ilegitima) ya que Laura era el vivo retrato de su padre.

Alejandro VI tuvo dos hijos más con Giulia, Juan y Rodrigo. Sin embargo, el respeto por la vida familiar no era una costumbre del pontífice, paralelamente seguía manteniendo orgías sexuales. En relación con ellas, Alejandro VI disfrutaba tanto de ser un participante activo como de ser un simple voyeur que se complacía con sólo mirar. No obstante, otro rumor que causaba un gran escándalo eran las supuestas relaciones incestuosas entre Alejandro VI y su hija Lucrecia. Pero por ahora no ahondaremos en esos detalles porque la vida de Lucrecia como la de su hermano César serán tratados en apartados diferentes.

 Alejandro, padeció sífilis, sin embargo no fue esa enfermedad la que causó su muerte. Sucedió durante unas de las tantísimas noches de placer a las que el papa era tan afecto. Se cuenta que su muerte fue presagiada por un extraño suceso: en plena luz del día, un búho entró volando por la ventana y expiró a los pies del pontífice. Cuando el sol cayó, comenzó el habitual jolgorio donde no faltaban mujeres y vino a granel. Pero, parte del vino estaba envenenado. La versión más verosímil afirma que el mismo César había vertido veneno en la bebida (que debía ser ingerida por unos ricos cardenales a los que era preciso eliminar) y que, por equivocación, el brebaje envenenado fue a dar a la boca del papa y hasta del mismo César. El veneno que causó la muerte del pontífice era cantarella, poderoso veneno inventado por el mismo hijo del prelado, que combinaba una dosis letal de arsénico, con vino y menudos de pollo. Sin embargo César, debido a su juventud y fortaleza, pudo recuperarse. Su padre no contó con la misma suerte, las sales arsenicales minaron su estómago y, durante horas, agonizó en su lecho con la cara amarilla, los ojos inyectados en sangre y sin poder deglutir. Luego, su rostro se tomó morado, sus labios se hincharon monstruosamente y su piel comenzó a descortezarse.  

Cuando el cadáver fue colocado entre dos cirios encendidos, se había tomado de un profundo color negro y de su boca manaba abundante espuma. A esa altura, el cuerpo había perdido toda forma humana y era tan alto como ancho. Y por más que su previsor hijo César había ordenado sellar la habitación para que los codiciosos cardenales no pudieran saquearla, éstos fueron más fuertes que la orden y se abalanzaron sobre el horrendo cadáver para hacerse de las joyas que hubieran ido a dar (de manera infructuosa) a una tumba. Luego de que los presentes saquearon el cuerpo, fue todo un trabajo ponerlo en el ataúd pero, a fuerza de presión y de golpes, lograron introducirlo en el féretro. Lo que no resultó posible fue colocar la tapa y el heredero de Pedro debió contentarse con ser tapado con un tapiz.  

Luego se procedió a trasladar el cadáver. En un principio, los sacerdotes no autorizaron su entrada para ser enterrado en la basílica. Finalmente accedieron y se depositó el féretro, por un breve lapso, en la cripta de San Pedro. En 1610, los despojos fueron expulsados de la basílica y, en la actualidad, reposan en la iglesia española de Vía de Monserrato. Alejandro VI fue precoz asesino, hábil político, instigador, asistente a orgías y supuesto padre incestuoso. Más allá de estas macabras características,  fue un sincero devoto de la Virgen María e impulsó la costumbre de tocar el Angelus tres veces al día.

Fuente Consultada: Basado en Wikipedia y La Vida de los Papas S. Fontana- Traidores de Cristo René Chandelle

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas