SALVADOR ALLENDE, Gobierno en Chile

TRIUNFO Y DERROCAMIENTO DE ESTE LÍDER CHILENO CON IDEAS MARXISTAS

>Inicio >Historia de América Latina

El Plan Cóndor en América Latina

 

 

 

 

Historia de América Latina

Somoza y Nicaragua

Stroessner y Paraguay

Dictadura Argentina

Kissinger y Carter

Pinochet en Chile


Chile fue uno de los primeros países donde se eligió con total libertad a un marxista declarado como presidente en 1970, cuando Salvador Allende ganó por un margen estrecho a un nacionalista de derecha y a un demócrata cristiano de izquierda. Allende era un izquierdista respetado: hijo de una familia rica, había sido senador, ministro de Sanidad y eterno candidato a la presidencia.

En los años treinta fue uno de los fundadores del Partido Socialista pero a menudo se mantuvo a la izquierda de los comunistas. Su elección provocó una crisis en la bolsa, un asedio a los bancos y una huelga de mineros de cobre bien pagados que temían perder sus privilegios. Muchos chilenos ricos abandonaron el país.

El predecesor de Allende, el demócrata cristiano Eduardo Frei Montalva, ya había iniciado una política de izquierda. El gobierno adquirió el 51 por ciento de las compañías norteamericanas dedicadas a la extracción de cobre, la principal riqueza de Chile, y Frei inició una reforma agraria al establecer cooperativas agrícolas y expropiar una parte de la tierra. Pese a todo, la mayoría de los chilenos seguía siendo pobre y la inflación aumentaba en forma alarmante.

Las iniciativas de Frei aumentaron más las esperanzas que la calidad de vida. Allende consideraba a Chile como una víctima del neocolonialismo, dominada por capital extranjero y dependiente de exportaciones baratas de materias primas y de importaciones industriales costosas. Propuso nacionalizar por completo la minería, la banca y la industria, y redistribuir la tierra y la riqueza. Prometió hacerlo sin comprometer las libertades políticas de una nación orgullosa de su tradición democrática.

Una vez asumido el cargo, Allende comenzó rápidamente a cumplir sus promesas electorales, orientando al país hacia el socialismo (con su popular lema "vía chilena al socialismo". Se instituyó el control estatal de la economía, se nacionalizaron los recursos mineros, los bancos extranjeros y las empresas monopolistas, y se aceleró la reforma agraria. Además, Allende lanzó un plan de redistribución de ingresos, aumentó los salarios e impuso un control sobre los precios.

La oposición a su programa político fue muy vigorosa desde el principio y hacia 1972 se había producido una grave crisis económica y una fuerte polarización de la ciudadanía. La situación empeoró aún más en 1973, cuando el brutal incremento de los precios, la escasez de alimentos (provocada por el recorte de los créditos externos), las huelgas y la violencia llevaron al país a una gran inestabilidad política. Esta crisis se agravó por la injerencia de Estados Unidos, que colaboró activamente por desgastar al régimen de Allende. Las Fuerzas Armadas, apoyadas por la CIA, frustraron su experimento, que tres años más tarde terminó con el golpe de Pinochet

Pinochet asumió en 1973 el cargo de Comandante en Jefe del Ejército de Chile. El 11 de septiembre de ese año, se unió a un golpe de Estado que derrocó al gobierno de Salvador Allende. Desde ese momento, Pinochet asumió el gobierno del país, primero bajo el cargo de Presidente de la Junta Militar de Gobierno (que ostentó hasta 1981), al que se sumó el título de Jefe Supremo de la Nación el 27 de junio de 1974, que le confería el poder ejecutivo.

Tras el derrocamiento de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973, la CIA fue objeto de reiteradas acusaciones de complicidad, que atrajeron la atención mundial hacia este vasto servicio de inteligencia del gobierno de los EE. UU. y sobre sus operaciones en el exterior. En 1976, los comités de investigación designados por el Senado norteamericano dieron a conocer el resultado de las encuestas realizadas para evaluar el verdadero alcance de las operaciones llevadas a cabo por la Agencia. Ese año el Senado instituyó un Comité restringido permanente con autoridad exclusiva sobre la CIA y supervisión compartida sobre otras instituciones, como la Agencia de Seguridad Nacional, la Agencia de Inteligencia y Defensa y el FBI. El Comité en cuestión vigilará que el acopio de información por estas organizaciones se realice en términos razonables y que no se repitan los excesos del pasado. También la Unión Soviética dispone de su propio aparato de inteligencia y espionaje: la KGB (Comité para la Seguridad del Estado), que cuenta en la actualidad con 110.000 funcionarios además de un número indeterminado de agentes reclutados en todo el mundo. Creada en 1954, como sucesora de las tristemente célebres GPU y NKVD stalinianas, la KGB ha desempeñado un papel determinante en la represión emprendida contra los intelectuales rusos disidentes, sobre todo desde 1973. Su intervención exterior se centra preferentemente, en los últimos años, en la zona del Mediterráneo, Oriente Medio, África e Iberoamérica, mediante una activa red de espionaje y penetración política y militar.
En realidad, sólo la Unión Soviética y los Estados Unidos tienen la posibilidad de mantener servicios secretos de información de alcance mundial. En diversa medida los poseen también Alemania Federal, Gran Bretaña e Israel.

AMPLIACIÓN DEL TEMA:
APLICANDO LA DOCTRINA Monroe ,Estados Unidos, a través de su central de inteligencia (CIA) o interviniendo directamente con sus "marines", ha apoyado en casi todas las ocasiones a las minorías privilegiadas de Latinoamérica para que pudieran mantener el poder a través de gobiernos autoritarios o dictaduras militares, que se autoproclamaban defensoras de la ley y el orden. Todos se mantuvieron en el poder gracias a la tortura y el asesinato sistemático de sus oponentes.

GOLPE EN CHILE El golpe militar más espectacular fue el que se produjo en Chile, en 1973. El país había sido uno de los más democráticos de América Latina. En las elecciones de 1972 había ganado el socialista Salvador Allende (1908-73), quien se convirtió así en presidente de Chile. En 1973, Augusto Pinochet (nacido en 1915), general en jefe del ejército, perpetró un golpe militar apoyado por la CÍA. Allende murió defendiendo su cargo. Millones de chilenos fueron recluidos en un estadio de fútbol convertido en campo de concentración, donde fueron torturados, muchos de ellos hasta la muerte. La represión de la dictadura contra las fuerzas democráticas que defendían el gobierno constitucional fue brutal. Pinochet gobernó Chile durante 16 años. En 1989 se realizaron elecciones, y el dictador abandonó su cargo de gobierno, aunque no la jefatura del ejército.

NICARAGUA Y ESTADOS UNIDOS: Las dictaduras latinoamericanas contaron siempre con el apoyo de Estados Unidos, que vieron en ellas una forma efectiva y barata de impedir el avance revolucionario. Nicaragua fue uno de los casos ejemplares, por más que durante la presidencia (1977-80) de Jinimy Cárter (nacido en 1924), Estados Unidos retiró su apoyo formal a Anastasio Somoza (1925-80), aduciendo la defensa de los derechos humanos. En 1979, Somoza fue derrocado por el movimiento guerrillero sandinista.

LA CONTRARREVOLUCIÓN El presidente estadounidense Ronald Reagan (nacido en 1911) demostró una hostilidad radical contra el gobierno sandinista dirigido por Daniel Ortega (nacido en 1945). Rápidamente, mandó organizar la contrarrevolución. En 1984 suspendió la ayuda oficial a la "contra", aunque siguieron llegando dinero y armas. En 1990 se efectuaron elecciones democráticas en las que los sandinistas fueron derrotados.

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo XX de Clarín - El Mundo Moderno y Contemporáneo de Gloria Delgado

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas