AMBROSIO PARÉ, Médico del Renacimiento

EL GRAN CIRUJANO REAL

AMBROSIO PARE

 

 

 

 

Galeno

Paracelso Hipócrates

Peste en Grecia

Medicina Griega

Polis: Esparta

William Harvey

 


AMBROSIO PARE, CIRUJANO REAL: (Bourg-Hersent, Laval, 1509 - París, 20 de diciembre de 1590) Ambrosio Paré fue médico real en tiempos de Catalina de Médicis. Con esto queda acreditada su fama. En su juventud había sido aprendiz de barbero, y es bien sabido que en el siglo XVI a los barberos se les consideraba casi como médicos.

 

Pero Paré fue algo más, porque no fue un médico vulgar sino un hombre autodidacta que llegó a la más alta cima de su profesión, y que llegó a poner en ridículo a los profesores de la Sorbona de París.

Ambrosio Paré, por su condición de médico de la Corte, fue testigo de muchos hechos históricos en los que, queriendo o sin querer, tuvo que tomar una parte muy importante. Muchos fueron los nobles y soldados a los que tuvo que operar o curar Ambrosio Paré, el cual descubrió nuevos métodos para tratar las heridas.

Si antes éstas se trataban cauterizándolas por el fuego, o regando la herida con aceite de saúco y tríaca (que por contener opio actuaba como sedante) hirviendo, Paré, aunque al principio también aplicó este tratamiento a los heridos, en cierta ocasión en que se terminó su provisión de aceite de saúco, aplicó en su lugar una mezcla de yemas de huevo, aceite de rosas y trementina. Al día siguiente de esta aplicación provisional, Paré comprobó que los heridos se hallaban muy mejorados, especialmente más que los tratados por el fuego o con el aceite de saúco.

Asimismo, Paré modificó la cirugía de su época, utilizando la sutura de los vasos sanguíneos, lo cual anulaba en muchas ocasiones la necesidad de proceder a una amputación.

En 1559, en la toma de Calais por los franceses, asistió al duque de Guisa de una herida mortal. Los demás médicos del duque desistieron alegando que el duque no tenía remedio y su orgullo les impedía aceptar que un cirujano no académico como Paré pudiera hacer algo que ellos no podían. No sin muchos impedimentos consiguió Paré salvar al duque, el cual a partir de entonces llevó el sobrenombre del "acuchillado" por la tremenda cicatriz que le quedó en la cara.

Tuvo también un papel destacado en el desarrollo de la obstetricia, mostrando que era posible dar la vuelta al niño antes del parto cuando se presentaban complicaciones debidas a su posición (versión podálica). Otras de sus aportaciones fueron la técnica más adecuada para la extracción de proyectiles y la utilización de tubos para drenar abscesos, bragueros para hernias y prótesis de miembros amputados.

Las guerras proporcionaron una amplia experiencia a los cirujanos que trabajaban al servicio de los ejércitos. Uno de los mejores de la época fue el francés Ambroise Paré (1509-1590), que inició su carrera como aprendiz de barbero. En uno de sus escritos, Paré recordaba que en una ocasión le faltó aceite para curar a un grupo de soldados. "Me ví obligado a aplicar en su lugar un digestivo de yema de huevo y aceite de rosas y terebinto". Al día siguiente encontró que quienes habían sido tratados con el nuevo producto se mostraban mejor y sentían menos dolor en las heridas. El cirujano francés también ideó una técnica para las suturas faciales que mejoraba la cicatrización de las heridas y desarrolló otra para las amputaciones, que consistía en utilizar el músculo y la piel para recubrir el hueso, lo que facilitaba el posterior uso de prótesis. Este último avance supuso un gran hito en la cirugía militar, ya que mejoró la calidad de vida de los soldados mutilados.

El rey Enrique II y el cirujano Paré

Fue Nostradamus quien profetizó en una célebre cuarteta la muerte del monarca francés, Enrique II. La cuarteta decía así:

El león joven al viejo dominará,
en campo bélico, en duelo singular.
En jaula de oro los ojos le destrozará.
Dos clases en una y cruelmente morirá.

Efectivamente, con motivo de la boda de su hija Isabel con Felipe II, y de la de su hermana con el duque de Saboya, el soberano francés organizó durante aquel mes de julio de 1559 una serie de festejos, bailes, cacerías y torneos.

En uno de éstos, cuando el rey ya había justado con otros caballeros, desafió personalmente a Gabriel, conde de Montgomery; éste aceptó el reto, partieron los dos jinetes al encuentro, y la lanza del conde chocó con el casco de acero del monarca, rompiéndose en
astillas, una de las cuales atravesó el globo ocular, llegando al cerebro.

Naturalmente, llamaron inmediatamente a Ambrosio Paré, el cual desde el principio comprendió la suma gravedad del caso. A fin de estudiar la herida, y la trayectoria seguida por la astilla de acero de la lanza, Paré ordenó traer a su laboratorio dos cabezas de dos criminales que acababan de ser ejecutados.

Paré tuvo que repetir sus investigaciones varias veces, hasta lograr que una astilla semejante a la que tenía el rey moribundo incrustada en su cerebro, siguiese la misma trayectoria en una de las cabezas, que previamente él había disecado. Pero todo fue inútil. La profecía de Nostradamus se cumplió y Enrique II falleció el 10 de julio de 1559, a causa de una infección cerebral.

Sin embargo, Paré continuó gozando del favor de la Corte durante los reinados de Francisco II y de Carlos II, pese a los rumores de que el célebre cirujano había envenenado al primero de los dos monarcas por instigación de Catalina de Médicis.

Hasta el reinado de Enrique III, el de los Cuarenta y Cinco, estuvo Paré en la Corte. Durante toda su profesión, Ambrosio Paré escribió diversos tratados de medicina y cirugía, hasta un total de treinta y seis volúmenes, en los que expuso todo lo aprendido a través de su experiencia.

Si más no, y a pesar de los fallos debidos inevitablemente a la parquedad de medios con los que contaba, Ambrosio Paré debe ser considerado como un verdadero innovador de la medicina, y descubridor de varios métodos de cirugía.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas