INVASIONES DE EE.UU EN AMÉRICA LATINA

RELACIONES ENTRE ESTADOS UNIDOS Y AMÉRICA LATINA

 

 

 

 


Historia de América Latina

Somoza y Nicaragua

Stroessner y Paraguay

A. Latina y El Siglo XXI

Kissinger y Carter

Gobierno Populista

Las relaciones entre EE.UU. y América Latina no sólo abarcaron la esfera económica, implicaron, también, la injerencia del primero en los asuntos internos de los países latinoamericanos y la presión permanente para que los gobiernos de la región adoptaran sus puntos de vista.

Con ese propósito, EE.UU. propició la reunión de los países de América en Congresos y Conferencias, expresando la intención de favorecer una política de unión entre las Américas, que fue denominada “Panamericanismo". A partir de ello, invitó a los países latinoamericanos a reducir sus tarifas al comercio exterior ya crear una unión aduanera, asegurándose —de este modo— un mercado en el cual tendría una posición dominante.

Esta política fue acompañada, desde 1900, por la intervención militar directa, dirigida hacia Centro América y el Caribe. En 1906, ocupó Cuba; en 1909 y hasta 1933, Nicaragua; entre 1915 y 1934, Haití y entre 1916 y 1924, República Dominicana.

A partir de 1933, ante acontecimientos que presagiaban la Segunda Guerra Mundial, EE.UU. intentó reducir las tensiones dentro del continente, para poder contar con aliados seguros, en caso de necesitarlo, Inició, así una nueva estrategia que se conoce como política de la buena vecindad»: abandonó las intervenciones militares directas, una vez que dejó bien consolidados sus intereses económicos.

Después de la guerra se fueron creando instituciones para la protección del continente frente al avance del comunismo. Con ese fin de establecieron: el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en 1947, y la Organización de los Estados Americanos (OEA) en 1948. Esta última tenía dos claros objetivos: la solución pacífica de los conflictos interregionales y la defensa de la seguridad colectiva. A través de estos organismos internacionales, EE. UU. dominó diplomáticamente la región, justificando sus intervenciones militares, directas o indirectas, sobre Latinoamérica.

Continuaron, de este modo, las invasiones norteamericanas a las denominadas, por ellos, “repúblicas bananeras del Caribe y América Central.

OBJETIVOS DE LAS INTERVENCIONES DE EE.UU. EN AMERICA LATINA

Asegurar mercados económicos y aliados políticos (entre las décadas de 1890 y 1940)
Los Estados Unidos concluyeron su expansión territorial en el interior de lo que hoy es la mayor parte de ese país a fines del siglo XIX. En 1889 los Estados Unidos convocaron a una conferencia internacional de Estados del continente americano.

En ese contexto, trataron de establecer un tribunal para mediar o arbitrar en los conflictos entre países del continente. Ese intento no prosperó, principalmente a causa de los países de América latina que más cerca se encontraban de los intereses británicos, entre los que se destacaba muy particularmente la Argentina. Ante este fracaso diplomático estadounidense, las relaciones entre los Estados Unidos y América latina pasaron a ser muy agresivas en los años siguientes.

Los Estados Unidos llevaron adelante la llamada "política del garrote", con la que no dudaron en intervenir militarmente en algunos países del subcontinente, especialmente los más pequeños de Centroamérica y el Caribe. A partir de la década de 1930 comenzaron una nueva etapa en las relaciones en la cual trataron de llevar adelante la "política del buen vecino", que apuntaba a disminuir el enojo que las sociedades de los países latinoamericanos sentían por los Estados Unidos y buscaba conseguir que estos países lo apoyaran en la Segunda Guerra Mundial durante la década de 1940.

El enfrentamiento con la Unión Soviética (entre las décadas de 1940 y 1980)
El mundo cambió mucho a partir de fines de la década de 1940. En ese momento apareció un claro enemigo para los Estados Unidos: la hoy inexistente Unión Soviética, que presentaba un modelo socioeconómico de carácter socialista, diametralmente opuesto a los intereses de los Estados Unidos. Este último Estado acentuó su presencia en los países del continente para prevenir cualquier posible intromisión de su nuevo rival. Las tensiones crecieron, ya que en 1959 se produjo en Cuba un cambio revolucionario de gobierno.

El nuevo gobierno cubano se vinculó muy estrechamente a la Unión Soviética. Esto aumentó las preocupaciones de tos Estados Unidos, que diseñaron una serie de políticas para América latina destinadas a apoyar gobiernos militares autoritarios que evitaran a cualquier costo la expansión del socialismo soviético. A su vez, los Estados Unidos volvieron a realizar invasiones directas sobre algunos países del continente.

La lucha contra el narcotráfico (desde fines de la década de 1980)
Una vez desaparecida la Unión Soviética entre 1989 y 1991, se esfumó el principal enemigo de los Estados Unidos, que representaba la principal fuente de preocupaciones para mantener su poder en América latina. No obstante, los Estados Unidos consideran que la seguridad del continente debe seguir en sus manos.

En la década de 1990 la lucha contra el narcotráfico será el eje por el cual se establecerán políticas militares para América latina, a punto tal que año a año, los Estados Unidos extienden una "certificación" a aquellos países que colaboran en esta lucha. Muchos gobiernos latinoamericanos piensan que poseer esa "certificación" les otorga beneficios especiales frente a los Estados Unidos. En 1989 los Estados Unidos invadieron un país de América por este motivo: Panamá.

Fuente Consultada:
Pensar La Historia-Argentina desde una historia de América Latina Capitulo 5  (Voces y Silencios en América Latina)

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas