Todo Argentina Grandes Biografías ARES Descarga Juegos Chicos Lugares del Mundo
Sonico Meneame

SEGUNDA GUERRA PÚNICA, Batallas y Consecuencias

HISTORIA DE ROMA ANTIGUA
TEMA VIII: EVOLUCIÓN Y DESARROLLO DESDE LOS INICIOS DEL PUEBLO ROMANO: LAS GUERRAS PÚNICAS

>Inicio >Historia Antigua >Portal Roma Antigua

Las Guerras
Púnicas

Historia de Roma Antigua

     

Loading
 

 


Portal Roma

Enfermedades en Roma

Los Ejércitos

La Monarquía

La República

El Imperio

Buscar Sobre Roma

Historia de Roma Antigua

 LECCIÓN VIII
SEGUNDA GUERRA PÚNICA.
 

1. Los cartagineses en España, Amílcar y Asdrúbal. La pérdida de Sicilia, Córcega y Cerdeña, había sido fatal para el comercio y el poder marítimo de Cartago. Por aquel tiempo, y a consecuencia de las victorias de Amílcar, el partido popular capitaneado por los Barcas, adquirió gran preponderancia sobre la aristocracia acaudillada por Hannon.

Contando con la confianza de la democracia, que era partidaria de la guerra, y deseando resarcir a Cartago de las pérdidas sufridas en las guerras anteriores, y colocarla en disposición de combatir con Boina y recuperar lo perdido, Amílcar se dirige a España desembarcando en Cádiz; y después de varias campañas contra los naturales, logró apoderarse de la mayor parte de la península, poniendo por límites de su dominación los ríos Duero y Ebro, y aun mas allá de este último, fundó en lugar ventajoso la ciudad de Barcino (Barcelona), muriendo poco después en un combate con los españoles.

Sucediole su yerno Asdrúbal que, mas dado a las artes de la paz, fundó a Cartago Nova (Cartagena), procuró mejorar la administración, y aumentó considerablemente las riquezas de los cartagineses. Los progresos de la dominación cartaginesa en España alarmaron al senado romano, que consiguió imponer un tratado a Cartago, por el cual ésta se comprometía a no pasar en sus conquistas al otro lado del Ebro, y respetar además los pueblos de origen griego y aliados de Roma, entre los cuales estaba Sagunto. Asdrúbal murió asesinado por un esclavo, sucediéndolo Aníbal hijo de Amílcar.

2. Segunda guerra púnica: sus causas. La causa fundamental de las guerras púnicas fue la ambición de Roma y Cartago, y que dado el carácter de las dos repúblicas, la guerra no podía terminar sino cuando una de ellas sucumbiera .Esta causa general, lejos de desaparecer se había aumentado por la primera guerra, cuyos resultados multiplicaron la ambición de Roma, y enconaron más el odio de Cartago, que a toda costa deseaba recuperar su antiguo prestigio.

Este odio parecía haberse concentrado en los Barcas, de tal manera que Amílcar al conquistar España sólo pensaba en la guerra futura contra Roma y a fin de que este proyecto no fracasara por su muerte, le hizo jurar a su hijo Aníbal, cuando todavía era niño, odio eterno a los romanos.

Con estos antecedentes, y con la preponderancia de los cartagineses en España, y los recelos de Roma, la guerra era inminente, presentándose muy luego el motivo que la hizo estallar, que fue la toma de Sagunto por Aníbal.

3. Aníbal: sus campañas en España: sitio y tema de Sagunto. A la edad de 25 años Aníbal sucedió a su cuñado Asdrúbal. A pesar de sus pocos años habíase distinguido por su audacia y su valor; mostrándose siempre infatigable en el trabajo, intrépido en el peligro, capaz de concebir los mas vastos planes, y enérgico y rápido en su ejecución.

Resuelto a llevar la guerra a Italia, antes quiso asegurar la dominación de Cartago, en España; y a este fin se dirigió contra los pueblos del centro de la península, alcanzando completa victoria sobre los Ólcades, los Carpetanos y los Vetones que habían tratado de sacudir la dominación cartaginesa. Y tomando pretexto de una querella entre los Turboletas sus aliados, y las Saguntinos que no eran de Roma, puso sitio á Sagunto, que después de una heroica resistencia, en la que perecen todos sus habitantes, fue tomada y destruida por Aníbal, a pesar de las protestas tardías é ineficaces de los romanos.

Destruida Sagunto, Roma mandó una embajada para pedir satisfacción a Cartago, que ésta se negó a dar, entonces el embajador O. Fabio, recogiendo su toga, les dijo ¨ Aquí os traigo la paz y la guerra para que elijáis ¨. ¨ Podéis vos elegir ¨, contestaron los senadores cartagineses. ¨ Sea así, yo os declaro la guerra, fue la respuesta del embajador, que se volvió a Roma, comenzando ésta los preparativos para la campaña.

4. Expedición de Aníbal a Italia. Contra el parecer del senado cartaginés, Aníbal se decidió llevar la guerra a Italia; y dejando el gobierno de España a su hermano Asdrúbal, partió de Cartago Nova con un ejército de 60.000 hombres, dirigiéndose por la costa del Mediterráneo hasta los Pirineos; atravesó Galia, y derrotando las tribus que intentan estorbarle el paso del Ródano, llegó al pié los Alpes.

Después de vencer las mil dificultades que ofrece la naturaleza en aquellas montañas, y derrotar a los montañeses, llegado a la cumbre de la cordillera, Aníbal muestra a sus soldados las fértiles llanuras que riega el Po, y aunque sufriendo mas peligros en la bajada que había tenido a la subida, a los quince días se encuentra en el territorio de Italia, en Galia Cisalpina; si bien su ejército después de tantas penalidades, quedó reducido a 26.000 hombres, número bien escaso teniendo en cuenta que Roma, con quien iba a combatir, podía poner sobre las armas 800.000.¨ Sea así, yo os declaro la guerra, fue la respuesta del embajador, que se volvió a Roma, comenzando ésta los preparativos para la campaña.

5. Batallas del Tesino, Trebia, Trasimeno y Canas. Mientras Aníbal se dirigía a Italia, los romanos, suponiéndole en España, mandan a esa península con un poderoso ejército, al cónsul Publio Cornelio Escipion, que, sabiendo en la travesía la expedición de Aníbal, desembarcó en Marsella para estorbarle el paso del Ródano, que el cartaginés había atravesado días antes; por lo que, enviando a su hermano Cneo Escipion con parte del ejército y de la escuadra para hacer la guerra a los enemigos en España, él regresó desde Marsella a Italia con ánimo de salir al encuentro de Aníbal cuando bajara de los Alpes.

El pequeño ejército de Aníbal, aumentado con los auxilios de los galos de Cisalpina, encuentra a los romanos en las orillas del Tesino, afluente por la izquierda del Po, sufriendo éstos una completa derrota, salvándose con dificultad Escipion, que a pesar de haber sido herido en la batalla, repasó el Po con los restos de su ejercito. Como resultado de la batalla del Tesino se declararon por Aníbal los galos de Traspadana, mal avenidos con el yugo romano.

En persecución de los romanos, Aníbal pasó el Po, alcanzándoles en las orillas del Trebia junto a Placencia. No habiendo todavía curado de sus heridas, Escipion cedió el mando del ejército a su colega Sempronio, que pierde en la batalla 30.000 hombres. Los galos hasta ahora remisos en declararse por Aníbal, le aclaman libertador de Italia, incorporándose a su ejército, que de esta manera se elevó a 90.000 hombres.

El general cartaginés pasó los Apeninos, penetrando en Etruria come libertador. Al atravesar los terrenos pantanosos del Arno con agua hasta la cintura, pereció gran número de soldados, y el mismo Aníbal perdió un ojo; pero poco después alcanzó una completa victoria junto al lago Trasimeno haciendo una horrible carnicería en el ejército romano mandado por el cónsul Flaminio.

Después de ésta batalla, Aníbal en vez de dirigirse a Roma, repasó los Apeninos, penetrando en el Piceno, donde se vio constantemente molestado por las estratagemas del cónsul Q. Fabio Cunclator (el Contemporizador). Con este motivo el cartaginés se corrió a Apulia, llegando hasta Canas: Roma en tanto, cansada de la lentitud y escaso resultado de las operaciones de Fabio, levantó un ejército de 90.000 hombres, que puso a las órdenes de los cónsules Paulo Emilio y M. Terencio Varron. Este último, a pesar de las prudentes observaciones de su colega, presentó la batalla junto al rió Aufido cerca de Canas, sufriendo tal derrota que mas de 70.000 hombres, la mayor parte ciudadanos romanos, quedaron en el campo, contándose entre ellos 80 senadores, 21 tribunos militares, y el cónsul Paulo Emilio.

6. Guerra de los romanos en Sicilia toma de Siracusa. Las consecuencias de la batalla de Canas fueron desastrosas para Roma. Toda Italia meridional pasó al dominio de Aníbal, y con  Galia Cisalpina que ya le obedecía desde las batallas del Tesino y del Trebia, quedó reducido el poder de Roma a Italia central. Por otra parte, el Cartaginés hacia alianza con Filipo de Macedonia, que ofrece auxiliarle con 200 naves; y por su iniciativa se sublevan Córcega, Cerdeña y Sicilia. Jamás se había visto Roma en un trance semejante; a cada momento podía esperar ver el enemigo a sus puertas.

Sin embargo Roma no desmayó; la actividad y el patriotismo de todos, pusieron en pocos días la ciudad en disposición de resistir un sitio; levantando al mismo tiempo un ejército que a las órdenes de Marcelo y Fabio, persiguió al general cartaginés, que se vio obligado a levantar el sitio de Nápoles, siendo batido su lugarteniente Hannon en Nola por Marcelo.

El senado se propuso en primer término recobrar  Sicilia y castigar a Siracusa que se había unido con Aníbal; y Marcelo fue encargado de esta empresa. Pasando a Sicilia, puso sitio a Siracusa, que se resistió tres años, gracias a las máquinas inventadas por el célebre geómetra Arquímedes, con las cuales los sitiados rechazaban ventajosamente los ataques de los sitiadores; pero al cabo de este tiempo Marcelo se apoderó por sorpresa de la ciudad, mientras los siracusanos celebraban una gran fiesta; pereciendo Arquímedes, a quien un soldado atravesó con su espada sin conocerlo ; pues Marcelo había dado orden a sus tropas de respetar la vida del célebre matemático. La toma de Siracusa dio por resultado la sumisión de toda  Sicilia, que fue declarada provincia romana.

Al mismo tiempo, Filipo de Macedonia, antes de haber podido llevar a Italia el auxilio prometido a Aníbal, vio su escuadra derrotada cerca de Apolonia por los romanos, que alentaron además a los pueblos de la Grecia para sublevarse contra la autoridad de Filipo.

7. La guerra en Italia: batalla del Metauro. Mientras los romanos combatían en Sicilia y Macedonia, continuaba la guerra en Italia entre Aníbal y los ejércitos romanos. Estos consiguieron apoderarse de la Campania y pusieron sitio a Capua, siendo inútiles todos los recursos que puso en juego el cartaginés para obligar a los romanos a levantar el sitió de su ciudad predilecta. Como medio supremo Aníbal se dirigió a Roma para obligarla a llamar a los sitiadores de Capua pero el senado se preparó a la defensa con sus fuerzas propias y las que pudo recuperar de otras partes, sin llamar a las que sitiaban la ciudad campania, que por fin fue tomada por hambre, y cruelmente tratada por los romanos.

Entre tanto Aníbal, que veía mermarse continuamente su ejército, había pedido auxilios a Cartago y a su hermano Asdrúbal que combatía en España contra los generales romanos. Cartago, dominada por la facción enemiga de los Barcas, se hizo sorda a las peticiones de Aníbal; pero Asdrúbal equipó un ejército de españoles y africanos, y dejando a sus generales la prosecución de la guerra en la península, se puso en marcha para Italia, siguiendo el mismo camino que años antes llevara Aníbal. Llegado a Placencia, que estaba en poder de los enemigos, se detuvo a sitiarla, perdiendo un tiempo precioso.

Roma en tanto, advertida de los proyectos de Asdrúbal, levantó dos ejércitos que a las órdenes de los cónsules Levio y Neron, salieron a estorbar la unión de los dos hermanos. Asdrúbal, alcanzado por Levio en las orillas del Metauro, en  Umbria, perdió la vida en la batalla, y su ejército quedó completamente destruido. Los romanos anunciaron esta derrota a los cartagineses, cortando la cabeza de Asdrúbal, y arrojándola al campamento de Aníbal.

El héroe cartaginés, viéndose abandonado en país enemigo, pudo pensar con razón que la estrella de Cartago se eclipsaba. Sin embargo, apelando a todos los recursos de su poderoso genio, todavía se mantuvo por espacio de cinco años en la Italia meridional, sin que todo el poder de Roma fuera bastante para vencerlo, ni menos para obligarlo a abandonar la península.

8. Los romanos en España. Cuando Aníbal emprendió su expedición A Italia, Roma envió a España para hacer la guerra a los cartagineses a los hermanos Publio y Cneo Escipión. Publio regresó desde Marsella a Italia para oponerse a Aníbal a la bajada de los Alpes y Cneo, con el título de procónsul, llegó a España, comenzando las hostilidades contra Asdrúbal hermano de Aníbal, y apoderándose de buena parte de la península.

Al año siguiente, Publio Escipión después de haber sido derrotado por Aníbal en la batalla del Tesino, vino también a España, y uniendo sus fuerzas a las de su hermano, derrotaron a los cartigeneses en varios encuentros. Mas, separados imprudentemente para combatir a la vez a los celtiberos y a los cartigeneses, perdieron las acciones respectivas en que tomaron parte, muriendo ambos en la pelea.

Para sustituir a los Escipiones, Roma nombró a Publio Cornelio Escipión, hijo de Publio y sobrino de Cneo, que a la sazón no contaba mas de 24 años. Vino en efecto a España, pero no pudo evitar que Asdrúbal se dirigiera a Italia con su ejército para socorrer a Aníbal.

Sin embargo, por su valor, por la habilidad de su política y la dulzura de su carácter, venció a los cartagineses, en varios encuentros, se apoderó de los territorios que ocupaban, tomándoles además la ciudad de Cartago Nova y obligándoles a abandonar a España.

9. Escipión en África: batalla de Zama: fin de la segunda guerra púnica. Nombrado cónsul por sus Escipión en Áfricavictorias contra los cartagineses en España, Escipion propuso al senado llevar la guerra al África, con el propósito de que Cartago llamase en su socorro a Aníbal, que se encontraba en el Abruzo, de donde no habían podido desalojarlo los romanos. El senado, a instancias de Fabio Máximo se negó a su pretensión, pero le concedió permiso para alistar voluntarios en Italia y en Sicilia, reuniendo por este medio en muy poco tiempo hasta 30.000 hombres, con los cuales pasó al África.

Salió al encuentro de Escipión el general cartaginés Asdrúbal con un poderoso ejército, ayudado por la caballería de Syfax rey de Numidia, que amigo antes de los romanos, se unió ahora con los cartagineses a instancias de su mujer Sofonisba, hija de Asdrúbal. Escipión consiguió incendiar el campamento de Asdrúbal y el de Syfax, y derrotó las tropas que pudieron escapar de la catástrofe. El númida Masinisa, aliado de Roma, se apoderó de Cirta capital de los Estados de Syfax, cayendo en su poder Sofonisba, que se envenenó para no ser esclava de los romanos.

Escipión se apoderó de Túnez, casi a las puertas de Cartago que, como el romano había previsto, tuvo que llamar apresuradamente a Aníbal. Este abandonó con honda pena el territorio de Italia, teatro de sus victorias. Con un poderoso ejército se dirige en busca de Escipión; poco antes de combatir, tuvo una conferencia con el general romano para hacer la paz .Esta fue imposible por las exageradas exigencias de Escipión, y fue necesario dar la batalla; y a pesar del genio de Aníbal y del valor de sus tropas, fueron los cartagineses completamente derrotados por Escipión en Zama.

Cartago vencida tuvo que aceptar las duras condiciones que le impuso el vencedor, que fueron renunciar a su dominación en España, Sicilia y las otras islas del Mediterráneo; entregar a Roma su escuadra, pagar una fuerte indemnización, comprometiéndose a no emprender guerra alguna sin el consentimiento de Roma.

Así concluyó la segunda guerra púnica, quedando Cartago atada de pies y manos en poder de Roma. Escipion, que fue llamado el Africano, adquirió en elLa una gloria imperecedera.

10. Últimos años de Aníbal. Después de la batalla de Zama, y de la paz con Roma, el partido democrático de Cartago dirigido por Aníbal, consiguió sobreponerse a la aristocracia, emprendiendo radicales reformas en el gobierno, en la administración y en el ejército, para devolver a su país la unidad y la fuerza que había perdido.

Quizá soñaba Aníbal por estos medios tomar algún día la revancha de Roma. Pera estos proyectos se desvanecieron por la envidia del partido aristocrático, cuyo jefe, Hannon, denunció a Aníbal a los romanos; por lo cual el senado exigió que se lo entregasen, teniendo que huir a la corte de Antisco, rey de Siria, para librarse de sus enemigos.

Aníbal en Oriente no desistió de sus propósitos de destruir la República romana; pero sus grandiosos planes no podían tener acogida entre aquellos pueblos corrompidos, y Antioco derrotado en Magnesia por los romanos, prometió a éstos entregarles al general cartaginés, que tuvo que huir, acogiéndose a la corte de Prusias, rey de Bitinia.

El odio romano le persiguió basta su último refugio; y no pudiendo conseguir por medio alguno que el rey se lo entregase, el general Flaminio concertó a unos asesinos, que se encargaron de quitarle la vida; Aníbal, por no caer en sus manos, tomó un veneno que puso fin a su existencia.

11. Juicio de Aníbal. Historiadores antiguos y modernos afirman de consuno que Aníbal es uno de los primeros genios que ha tenido la humanidad, y que figura dignamente al lado de Alejandro y César; y ciertamente que si atendemos a sus dotes militares, quizá los excede a todos ; pues Alejandro y Cesar, dirigiendo ejércitos de ciudadanos animados por el santo fuego del patriotismo, combaten contra pueblos esclavos y corrompidos, ó mas atrasados en civilización; mientras que Aníbal cuenta sólo con un ejército de mercenarios, sin fe ni entusiasmo por la causa que defienden, y tiene que combatir contra los ejércitos mas aguerridos y disciplinados de la antigüedad.

Para juzgar a Aníbal como hombre, nos falta; datos imparciales, pues todo lo que sobre él nos refieren los historiadores, se debe a los escritores romanos, sus enemigos. Estos le acusan de crueldad y de perfidia; y sin embargo fue menos cruel que los romanos y no faltó ni una sola vez a la fe prometida.

Aníbal, defendiendo una causa tan justa como la independencia de su patria, estaba animado por un odio perfectamente explicable contra la opresora de Cartago; y sin embargo, hace una guerra franca y leal a los romanos. Roma, por el contrario, le persigue desterrado y fugitivo, con un odio implacable, y no descansa sino cuando por los medios mas reprobados consigue deshacerse de su rival.

12. Escipión. Para juzgar a Escipion con acierto, no se le debe comparar con Aníbal, porque son genios y caracteres distintos. Si Aníbal brilla quizá como ninguno por sus dotes militares, Escipion sobresale por su bondad y por sus sentimientos humanos, que le colocan por encima de todos los hombres de su tiempo y que honrarían a muchos generales modernos; y estas cualidades son tanto mas de notar cuanto que el carácter de Roma fue por el contrario la severidad y la dureza.

Estas condiciones de Escipion se manifestaron en la conquista de España, singularmente en la toma de Cartago Nova, dando libertad a los prisioneros; en su conducta con el rey de Numidia y      con Cartago, aun después de la batalla de Zama.

Escipion, como Marcelo, y alguno otro de su tiempo, debían  su humanidad de sentimientos y la dulzura de  su carácter, a la cultura griega, que por entonces comenzaba a penetrar en Roma.

13. Consecuencias de las guerras púnicas. Las guerras púnicas no han concluido todavía; después de la segunda vendrá la tercera y última. Pero la importancia histórica de aquel hecho, termina en esta segunda guerra; porque en ella se resuelve de una manera decisiva la cuestión que en ellas se ventilaba, cine era la preponderancia de Roma ó de Cartago. La república africana, después de la batalla de Zama y de la muerte de Aníbal, ha dejado de ser un obstáculo para la marcha de Roma. Por esta razón debemos examinar aquí las consecuencias de aquellas guerras.

Las guerras púnicas son el hecho más importante y trascendental de la historia de la república romana. Antes de estas guerras, Roma encerrada en la  península Italiana, no pudo pensar siquiera en la conquista del mundo; pero vencida Cartago, esta idea no sólo es acariciada por Roma, sino que su realización se presenta fácil y hacedera.

El Oriente corrompido y en decadencia, y el Occidente bárbaro y dividido, constituyen ahora el objeto de la ambición de Roma, que con menos sacrificios de lo que le han costado las guerras púnicas, y en poco tiempo extenderá su dominación desde el Eúfrates al Atlántico. Así la consecuencia mas importante de aquellas guerras consiste en el carácter universal que toma desde entonces la historia de Roma.

14. Juicio sobre Cartago y Roma. Ahora, si querernos investigar la razón del triunfo de Roma sobre Cartago, y el por qué la república cartaginesa con mas elementos y mas poder que Roma, es sin embargo vencida por ésta, encontraremos que a través de los mil vaivenes de la política y de los accidentes sin cuento que llevan consigo las guerras y conquistas, la causa de la civilización, a la corta ó a la larga, triunfa siempre de la barbarie.

Cartago, ciudad comerciante, había concluido su misión de relacionar los pueblos del Mediterráneo occidental, y desde entonces desaparecieron en ella todas las virtudes y se multiplicaron los defectos y los vicios que son inseparables del espíritu mercantil la sed del oro, aprovechando hasta los medios mas reprobados para conseguirlo ; la crueldad y la tiranía con los otros pueblos; y en el interior la corrupción y los vicios, cortejo casi obligado de las riquezas; tal es el estado en que se encontraba Cartago al comenzar las guerras púnicas. Cuando el comercio se convierte en explotación del pobre por el rico, y del pueblo vencido por el vencedor, en lugar de unir los pueblos los divide; por eso Cartago, que era ya un obstáculo a la civilización, desapareció de la historia, sin que la humanidad tenga por que sentir su desaparición.

Cuando Cartago decae, Roma se levanta; y con su genio aristocrático y su espíritu conquistador; con su exaltación del honor y su acendrado patriotismo; con su constancia en las adversidades y su fe entusiasta en la grandeza de sus destinos; con, su carácter dominador y su política de asimilación de los vencidos Roma tiene condiciones bastantes y virtudes suficientes para recoger la bandera de la civilización, y dirigir por nuevos derroteros a la humanidad en prosecución de su destino.

1. Amílcar, desembarcando en Cádiz, extendió la dominación cartaginesa hasta el Duero y el Ebro, y murió combatiendo con los españoles. Asdrúbal, su yerno, fundó a Cartago Nova y mejoró la administración, celebrando un tratado con los romanos, por el cual quedaba Ebro como limite de las conquistas cartaginesas.

2. Las causas de la segunda guerra púnica, son las mismas de la primera, ahora aumentadas por la creciente ambición de Roma, y por el mayor odio de Cartago, deseosa de recuperar su antiguo prestigio.

3. Aníbal, que sucedió a su cuñado Asdrúbal, derrotó a los Olcades, Carpetanos y Vetones, y sitió y destruyó la ciudad de Sagunto, aijada de los romanos; y negándose Cartago a dar por esto hecho satisfacción a Roma, se declaró la guerra entre ambos pueblos.

4. Partiendo de Cartagena, se dirigió Aníbal por la Costa del Mediterráneo, atravesó los Pirineos y el Ródano y llegó al pié de los Alpes; el paso de esta cordillera le costó sacrificios y penalidades sin cuento, por los obstáculos de la naturaleza y la hostilidad de los montañeses, reduciéndose su ejército a 23.900 hombres.

5. Publio Cornelio Escipion, viniendo a España a combatir a los cartagineses, sabiendo en el camino la expedición de Aníbal, y no pudiendo estorbarle el paso del Ródano, regresó desde Marsella a  Italia para salirle al encuentro a la bajada de los Alpes, siendo derrotado en las orillas del Tesino, y poco después su colega Sempronio en el Trebia. Pasando Aníbal a Etruria venció al cónsul Flaminio en el lago Trasimeno; y mas adelante desbarató en Canas el ejército de P. Emilio y Terencio Varron.

6. Estas batallas redujeron el poder de Roma a la Italia central. Marcelo, encargado de reducir Sicilia, tomó a Siracusa después de tres años de sitio, muriendo con este motivo el célebre Arquímedes. Al mismo tiempo la escuadra romana derrotó la de Macedonia, cerca de Apolonia.

7. Entre tanto los romanos se apoderan de la Campania, y después de largo sitio tomaron a Capua, sin que Aníbal pudiera evitarlo. Asdrúbal con un ejército pasó de España a Italia para socorrer a su hermano; pero alcanzado por los romanos junto al Metauro, fue su ejército destruido y él mismo perdió la vida. Aníbal, sin embargo, se mantuvo todavía cinco años en la Italia meridional.

 8. Cneo Escipión y su hermano Publio vencieron en varios encuentros a los cartagineses en España; pero habiendo separado sus fuerzas, fueron derrotados y perdieron la vida. Nombrado para sustituirles Publio Cornelio Escipión, hijo de Publio, venció a los cartagineses y les tomó a Cartagena, obligándoles a repasar al África.

9. Nombrado cónsul Escipion, al frente de 30.000 voluntarios de Italia y Sicilia, pasó al África y derrotó a Asdrúbal y se apoderó de Túnez. Cartago llamó entonces a Aníbal, que tuvo igual suerte en la batalla de Zama. Hecha la paz, Cartago renunció a sus posesiones de España y del  Mediterráneo, entregó su escuadra, pagó una fuerte indemnización, comprometiéndose a no emprender guerra alguna sin el consentimiento de Roma.

10. Aníbal en Cartago se hizo sospechoso a los romanos; y para no caer en poder de sus enemigos, huyó a la corte de Antioco, rey de Siria, de donde tuvo también  que fugarse , acogiéndose a  Prusias, rey de Bitinia; perseguido en todas artes por el odio romano, tomó un veneno que puso fin a su existencia.

11. Como genio militar Aníbal tal vez es superior a Alejandro y a César, por la naturaleza de los ejércitos de que dispone, y por las condiciones del enemigo a quien tenía que combatir: los historiadores romanos le acusan injustamente de crueldad y de perfidia: hizo siempre una guerra franca a Roma, y ésta le persiguió en su  destierro da una manera implacable é indigna.

12. Escipion se distingue por su carácter bondadoso y humanitario, como puede notares en la conquista de España, y en su conducta con el rey le Numidia y con Cartago.

 13. Las guerras púnicas son el hecho mas importante de la historia de la República: vencida Cartago, en poco tiempo Roma extendió su poder desde el Eúfrates al Atlántico, y su historia toma un carácter universal.

14. Roma triunfa sobre Cartago, porque representa la causa de la civilización. Cartago había terminado su misión, y cayó en  la corrupción y en los vicios, que acompañan al comercio: Roma tiene virtudes suficientes para continuar la marcha de la civilización.

Historia de Roma Antigua

Historia de Roma Antigua
Página Atrás

Historia de Roma Antigua
Página Próxima

 

 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas