Los Geiser del Parque Yellowstone
Atracciones Turísticas del Parque

MARAVILLOSOS LUGARES NATURALES PARA EL TURISMO

>Inicio >Menú Maravillas del Mundo

Panorámica de las
Cataratas  del Iguazú

MARAVILLOSOS LUGARES NATURALES PARA EL TURISMO

Cueva de Altamira

Diez Hallazgos Históricos

 

 

 

 

Grandes Tragedias Malas Noticias Grandes Inventos Sufridas y  Famosas Hombres al Límite Grandes Ideas Grandes Mujeres

Parque Nacional de Yellowstone, situado en las Montañas Rocosas del Norte ocupa unos 9000 Km2. Dentro de los límites de este parque se encuentran abruptas montañas, profundos cañones, acantilados de lava, extensas selvas, amplios prados, nos con espectaculares cascadas... Y en medio de todo ello late y se agita una intensa vida salvaje, todavía salvaje...

Pero lo primero que atrajo a la gente, a la gran masa de turistas, fueron los géiseres y otros diversos fenómenos termales de gran espectacularidad.

Nadie sabe exactamente durante cuánto tiempo ha actuado el calor subterráneo aquí existente sobre las tierras de la región. La evidencia geológica sugiere que algunos valles situados a gran altitud han estado "calientes" durante millones de años.

Por otra parte, se ha averiguado que el parque encierra dos antiguos cráteres volcánicos, al mayor de los cuales se le ha calculado una antigüedad de dos millones de años. Aunque sus respectivos márgenes son difíciles de distinguir, los geólogos aseguran que tales cráteres, considerando los dos como si fueran uno, miden 80 kilómetros de longitud por 48 de anchura, lo que hace que figuren entre los mayores del mundo.

geiser

Debajo del suelo y no a mucha profundidad se encuentra material derretido; y cuando el agua de las lluvias y la procedente de la fusión de las nieves y hielos se filtrarse establecen unas muy especiales condiciones, ideales para que se produzca la más extraordinaria variedad de fenómenos geológicos. Aunque alcanzase temperaturas yelowstonede 260 grados centígrados, el agua que penetra no puede hervir ni convertirse en vapor de agua a causa de la gran presión a que está sometida y al hecho de estar encerrada entre la masa pétrea.

Pero a veces consigue penetrar en un canal o conducto que la lleva a la superficie, liberándose de su encierro, y entonces es cuando, aflorando al exterior, forma esos curiosos y sorprendentes manantiales. Sometida a una presión extrema, el agua asciende y emerge a la superficie en forma de una espectacular columna de agua y de vapor: es el tipo de fuente a la que se llama geiser, palabra que procede del vocablo islandés geyir, que significa "borbotar".

Doscientos de estos géiseres y por lo menos tres mil manantiales de agua caliente de otro tipo se han localizado en la región de Yellowstone. Algunos de ellos, al brotar, descargan verdaderas nubes de vapor y llenan el aire de salpicaduras que llegan a alcanzar una gran altura.

El llamado Old Faithful (que significa algo así como "el viejo puntual") es el geiser más celebrado de todo el inmenso parque y asimismo uno de los más famosos del mundo se le llama así porque los primeros exploradores que lo observaron se percataron de que expulsaba el agua siguiendo unos períodos bastante regulares, por lo menos relativamente regulares. Y se dice relativamente porque, en realidad, ese "viejo puntual" no sigue, como es de suponer, un horario preciso y exacto, sino que el intervalo entre una y otra expulsión de agua suele variar de 33 a 96 minutos.

Cuando el Old Faithful lanza su chorro al aire —a veces hasta unos 60 metros de altura— despide una enorme cantidad de agua caliente, alrededor de 45.000 litros en los casos en que dicho chorro es más abundante.

Por lo que se ha podido comprobar, estas expulsiones o erupciones, pues así es como se llaman científicamente, se han ido produciendo a lo largo de trescientos años por lo menos, y los geólogos estiman que solamente en el transcurso del siglo pasado este Old Faithful experimentó más de ochocientas mil erupciones.

En la zona de Yellowstone, como ya se ha dicho, hay doscientos géiseres, cada uno de ellos con sus especiales características: el Riverside, con una trayectoria angula: sobre el río Firehold; el Giant Geyser, con una descarga media de 3.800.000 litros de agua, y el Steamboat, cuyas raras pero violentas erupciones producen un fragor tan intenso que puede oírse desde muy lejos.

Aunque los lagos y las numerosas charcas hirvientes indican una general abundancia de agua en la región de Yellowstone. también puede ocurrir que algunos manantiales se sequen. Por ejemplo, cuando ciertos canales de agua, debido a obstrucciones o a movimientos de la tierra, quedan medio obstruidos y en consecuencia la cantidad de agua disminuye, los respiraderos descargan únicamente vapor. De ahí resulta que, con tanta frecuencia, se vean grandes burbujas de barro que parece que hierven durante un rato y que luego se endurecen.

Uno de los más espectaculares (y al mismo tiempo dramático por sus consecuencias) fenómenos naturales ocurrido en nuestro tiempo y que está relacionado con la actividad termal de Yellowstone, tuvo lugar en 1959. En el verano de dicho año, un temblor de tierra, con el centro en Hebger Lake, en el estado de Montana, al oeste del Parque Nacional de Yellowstone, produjo considerables rupturas en la superficie. Aguas abajo de Hebgen Lake, estos movimientos de tierra causaron un desprendimiento que mató a veinticinco personas que se hallaban en un campamento y formó un dique tras el cual se creó un nuevo lago.

En el centro de la parte septentrional del parque, el río Yellowstone se introduce a través de una espectacular y fragorosa garganta. Es el llamado Gran Cañón de Yellowstone, excavado en una masa de riolita anaranjada y amarilla, el color del que el río tomó su nombre. Las cascadas que accidentan su curso han sido visitadas por millones de personas, pero hay otras muchas de esas cascadas a las que tan sólo pueden llegar los excursionistas más expertos, avezados a desenvolverse en terrenos muy accidentados y difíciles.

Precisamente recorrer Yellowstone en plan de excursión revela muchos más aspectos que los que se descubren al desplazarse por las carreteras pavimentadas que hoy día cruzan el parque. Por ejemplo, el Shoshone Geyser Basin se encuentra a unas pocas horas, andando, desde Old Faithful, lo mismo que otros estanques termales esparcidos a lo largo y a lo ancho de este parque. Las sendas, que también existen en abundancia, llevan asimismo al visitante por los prados naturales del curso superior del río Yellowstone y a través de campos llenos de geranios, altramuces y de infinidad de flores silvestres que florecen en verano.

Otros senderos cruzan la selva principal del parque, en la que abunda un tipo de pino especial, un árbol que antaño proporcionó un excelente material de construcción para las casas de los indios, que fueron los primeros habitantes de la zona. Algunos de estos senderos conducen a las altas atalayas azotadas por el viento, desde las cuales se pueden ver muchas de las grandes montañas del parque.

Los primeros hombres blancos que llegaron a esta región fueron los comerciantes y los tramperos, a comienzos del siglo XIX. Más tarde, cuando empezó a declinar el comercio de pieles, fueron llegando pescadores, cazadores y hasta muchos aventureros, movidos sin duda por simple curiosidad, atraídos por aquellas historias antes citadas que hablaban de la existencia de unas "extrañas y misteriosas" fuentes de agua hirviendo que brotaban del suelo.


En 1872, después de crear y de establecer oficialmente el Parque Nacional de Yellowstone empezaron a construirse las modernas carreteras antes citadas, a trazarse recorridos preestablecidos y, en cuanto fueron llegando los turistas, se levantaron hoteles y paradores. Los turistas llegaron primero a centenares, luego a millares y después siguieron llegando a centenares de millares.

La mayor parte de estos turistas que visitan Yellowstone acuden movidos por la curiosidad de ver no sólo los géiseres, sino también los numerosos animales salvajes que allí viven en plena libertad y por los que el parque ha adquirido asimismo justo renombre. Tal vez los animales que más llaman la atención entre los que aquí se encuentran sean los osos negros y los osos pardos. Estos animales son los más grandes y más fuertes de todos los de Yellowstone, capaces de alcanzar, al levantarse sobre sus patas traseras, una altura de 2,7 metros; y algunos ejemplares llegan a pesar casi 300 kilos. Por lo general no tienen tendencia a atacar al hombre, pero a veces sí lo hacen y siempre con resultados fatales para éste. Las largas y afiladas garras del oso, su poderoso pecho y los músculos de las patas delanteras constituyen un formidable mecanismo para conseguir su sustento.

En primavera, el oso que acaba de salir de su larga modorra invernal puede perseguir a un alce, sobre todo si se encuentra debilitado tras sufrir los rigores y escaseces del invierno, acosarlo y saltar sobre él y devorarlo. No obstante, lo más normal es que durante el resto del año el animal se limite a una dieta mucho más sencilla, como raíces, hierbas, pequeños roedores y truchas.

En el mes de marzo, cuando todavía hay nieve, incluso en las montañas más bajas, la vida salvaje del parque presenta su matiz más sorprendente. En esta época, antes de que los alces hayan emigrado a los lejanos repechos en busca de hierba fresca de primavera, los visitantes los pueden contemplar a millares cerca de las orillas de todas las corrientes de agua, como asimismo otros grupos igualmente numerosos de alces, ciervos, bisontes, carneros de las Rocosas, coyotes y zorros.

En la actualidad existen mas de dos mil parques nacionales , refugios de animales y reservas repartidos en más de cien países del mundo. Especialmente en los parques y reservas que hay en las llanuras de África se hallan hoy dos grandes concentraciones de animales salvajes, que en tales lugares han encontrado la seguridad de su vida, gracias a que allí encuentra comida adecuada y agua natural, mas la prohibición de ser cazados por el hombre. El Parque Yellowstone se enorgullece de ser el primero en iniciar esta demostración de sabiduría que es el preservar lugares bellos que la naturaleza ha creado y nos regala para que los disfrutemos plenamente.

LOS GÉISERES: CARACTERÍSTICAS

UN "RASCACIELOS" DE AGUA
Una característica particular de los géiseres es la intermitencia de su acción; el surtidor de agua caliente, en efecto, no se manifiesta ininterrumpidamente, sino con intervalos frecuentemente bastante regulares. Estos intervalos entre una "exhibición" y otra pueden variar de unos pocos minutos hasta varios días: el geiser llamado "El Viejo Fiel", del Parque Nacional de Yellowstone, en los Estados Unidos, tiene una intermitencia de 65 minutos; otro, situado en ese mismo lugar, denominado "El Gigante", realiza su "número" solamente cada semana o cada dos semanas; los numerosos turistas que acuden a ese lugar, y que se congregan en masa para admirar el espectáculo de los géiseres, aseguran que vale la pena esperar: se trata de una columna de agua y espuma blanquísima que durante una hora surge y se mantiene en el aire a una altura variable entre los 60 y los 75 metros. Ello da una idea de la potencia de las fuerzas de la naturaleza.

UN MECANISMO DE RELOJERÍA
Para comprender el mecanismo que determina la intermitencia de los géiseres es menester tener muy en cuenta que el agua, cuando se encuentra sometida a presión, no alcanza a entrar en ebullición aun cuando se halle a temperaturas superiores a los 100°, y, también, que cuanto más alta es la presión, tanto mayor deberá ser la temperatura para que el agua entre en ebullición. Esto es precisamente lo que acontece en las ocultas oquedades subterráneas que constituyen el "camino entubado" por donde circula el agua que alimenta los surtidores de los géiseres: el agua, a 9 metros de profundidad, no obstante hallarse calentada a más de 100°, no alcanza a entrar en ebullición (a "hervir") porque está sometida a constante presión.

LOS GEISERES


Entre la temperatura del agua y el punto de ebullición correspondiente a la presión que el agua experimenta, como podemos ver, existe siempre una apreciable diferencia: a los 13 metros de profundidad la diferencia es apenas de 2°. Basta entonces que desde abajo lleguen nuevos vapores que calientan un poco esta agua para que, al encontrarse a una temperatura más alta, prorrumpa en una violentísima ebullición, capaz de levantar toda la masa de agua superpuesta y proyectarla fuera de su "camino". Al mismo tiempo, como al salir esta agua la masa líquida que se encuentra debajo queda sometida a una presión menor (a causa de que el agua del "tubo" vertical está siendo arrojada hacia afuera) entra así en ebullición tumultuosa.

Después de este desahogo, el agua arrojada vuelve, en gran parte, al mismo tubo vertical por donde saliera; pero ahora vuelve considerablemente enfriada y queda, por eso mismo, tranquila, en razón de que no se manifiesta el recalentamiento que originara la "erupción" anterior. De este modo, a una fase de actividad sigue otra de tranquilidad.

Fuente Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Tomo VIII CODEX

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas