QUE SON LAS CÉLULAS MADRES?
Tipos de Células, Tratamientos, Ética y Moral

LAS CÉLULAS MADRES Y LA ESPERANZA DE CURAR CIERTAS ENFERMEDADES

>Inicio >Menú de Ciencias

Mantener Un
Cuerpo Joven

Que son Celulas Madres Troncales Tipo de celulas Tratamiento Etica Moral

 

 

 

 

Proyecto Genoma

 Origen de la Vida

Terapia Genética

La Oveja Dolly

Crear Órganos

Aparición de la Vida

La Fotosíntesis


Llamamos células madre, o células troncales, a un tipo especial de células indiferenciadas que tienen la capacidad de dividirse indefinidamente sin perder sus propiedades y llegar a producir células especializadas.

CÉLULAS MADRES: En muchas ocasiones las enfermedades diezman las células de un tejido (así sucede, por ejemplo, con la enfermedad de Huntington y el Alzheimer). Y hasta hace poco no se tenían esperanzas de poder recuperar esas vitales células perdidas. Las células madre, de las que tanto se habla últimamente, han cambiado esta triste situación, arrojando un informado rayo de esperanza.

Para entender qué son las células madre hay que saber, en primer lugar, que muchas de las células —los «átomos» de la vida, de la humana

 ciertamente (se conocen 216 tipos diferentes de células humanas)— del cuerpo sólo son capaces de reproducirse a sí mismas: una célula hepática, por ejemplo, sólo produce células hepáticas. Con las denominadas «células madre» es diferente: pueden generar distintos tipos de células.

El razonamiento es sencillo: si a partir de un grupo de células embrionales sin especialización se forma un organismo con más de 200 tipos distintos de células, manipulando la división de esas células originales (llamadas madre) se podrían generar todos los tejidos humanos y hasta producir autotrasplantes con mínimo riesgo. Si bien es una técnica en avance, los resultados están lejos de ser una realidad médica. Científicos de todo el mundo estudian su aplicación.

Una razonable definición de célula madre es la siguiente:  es una célula progenitora de otros tipos celulares, que posee dos propiedades básicas. La primera que cuando se divide, puede dar dos hijas iguales, y la segunda que puede diferenciarse en otros tipos celulares. Y de estas propiedades se sigue el corolario de que las células madre pueden colonizar y regenerar un tejido.

Desde el punto de vista puramente científico, esta clase de células plantea un profundo problema: ¿cómo es que es posible tal «ductibilidad»? ¿cuáles son los «detonadores moleculares» responsables de esa dinámica celular? Para responder a estas preguntas será preciso comprender el «mecanismo» de estas células, lo que constituirá un avance fenomenal. Sucede, sin embargo, que cuando se habla de células madre no se habla sólo, la mayor de las veces, ni siquiera fundamentalmente, de ciencia, sino de valores morales.

Aunque se pueden encontrar células madre en los adultos, parece que éstas suelen carecer de la habilidad que sí poseen las que se encuentran en los embriones: la capacidad de diferenciarse en cualquier tipo de célula. Por eso, a las células madre que se obtienen después de la formación de la mórula (embrión temprano que, durante el periodo de segmentación, tiene forma de una mora) se las denomina «pluripotentes», y a las que son anteriores a esa formación, «totipotentes». Y hay quienes consideran (muchos de ellos animados por creencias religiosas) que utilizar células madre totipotentes es como cometer un crimen, atentar contra la vida.

La célula madre pluripotente no puede formar un organismo completo, pero puede formar cualquiera otro tipo de célula proveniente de los tres linajes embrionarios (endodermo, ectodermo y mesodermo), así como el germinal y el saco vitelino.

Implantación: La idea de médicos y genetistas es poder proveer de células nuevas pluripotenciales a algunos tejidos dañados y provocar su regeneración. A la fecha, se ha logrado introducir células madre hematopoyéticas, obtenidas de cordón umbilical, a pacientes que sufren de disfunciones en la formación de glóbulos rojos. Es el equivalente a un trasplante de médula ósea sin intervención quirúrgica.

Desarrollo embrionario:

El cigoto formado tras la fecundación de un óvulo por un espermatozoide es una célula capaz de generar un nuevo individuo completo. Se trata, pues, de una célula totipotente: capaz de producir un espécimen completo con todos sus tejidos.

Entre los días primero al cuarto del desarrollo embrionario, la célula original va dividiéndose en varias células más. Cada una de estas células, si es separada del resto, es capaz de producir un individuo completo. Son también células totipotentes.

A partir del cuarto día del desarrollo embrionario humano se forma el blastocito. El blastocito está formado por dos tipos de células y una gran cavidad interior:

Capa externa: forma la placenta y las envolturas embrionarias. Es el trofoblasto.

Masa celular: formará todos los tejidos del cuerpo humano. Se denomina embrioblasto.

Las células de un blastocisto ya no son totipotentes, puesto que una sola de estas células ya no es capaz de generar un individuo completo. Las células de la masa celular interna del blastocisto son células pluripotentes.

Estas células pluripotentes del interior del blastocisto son las células madre embrionarias, y tienen capacidad de originar cualquier tipo de tejido.

Una característica fundamental de las células madre es que pueden mantenerse (en el cuerpo o en una placa de cultivo) de forma indefinida. Puesto que al dividirse siempre forman una célula idéntica a ellas mismas, siempre se mantiene una población estable de células madres.

ÉTICA Y MORAL: Sabemos que los valores morales son muy personales, y que es difícil poner de acuerdo a los que están a favor y a los que están en contra, aunque también todo se puede argumentar racional y compasivamente. Y tanto desde la racionalidad como desde la compasión, mi opinión es que debemos explorar con decisión este mundo científico, con la intención de utilizar lo antes posible (aunque aún transcurrirán algunos años en el mejor de los casos) todas sus posibilidades, para combatir el dolor y las enfermedades.

Una mórula es un agregado de células, sin ninguna característica, sin ningún tipo de sistema nervioso, por ejemplo, que la asimile a un ser humano. No soy el único, como pueden ustedes suponer, que defiende estas investigaciones. Así, James Watson, el codescubridor de la estructura en doble hélice del ADN, ha escrito: «A mi juicio, sería una tragedia para la ciencia y para toda la gente que al final se pueda beneficiar de la terapia con células madre el que las consideraciones religiosas impidan las investigaciones». La naturaleza ha sido generosa con nosotros ofreciéndonos esta posibilidad. Aprovechémosla, eso sí, con sabiduría y precaución.

"En diez años, los órganos trasplantados provendrán de células madre embrionarias."
Irving Wek, Investigador de la Escuela de Medícina de la Universidad de Stanford.

UNA LLAMADA DE ATENCIÓN: El negocio de las células madre corre más rápido que la investigación científica: pese a que muchos estudiosos dudan de su utilidad, se multiplican las empresas y los charlatanes que ofrecen almacenar en bancos privados desde cordones umbilicales a dientes de leche, fluido menstrual e incluso grasa extraída mediante liposucción para un uso médico incierto en el futuro (el inefable "por las dudas"). Las células madre incitaron un fenómeno reciente y del que se aprovechan aquellos que las promocionan con los más diversos y curiosos eslóganes como la "mina de oro de la biología", el "ungüento amarillo" o la "bala mágica" para reparar tejidos dañados: publicidades que siempre terminan por confundir realidad y ficción.

NUEVOS AVANCES DE LA MEDICINA:
CÉLULAS MADRE PARA REPARAR DAÑOS CARDIACOS
"La gente cree que las terapias con células madre están a 10 o 20 años de distancia, pero lo cierto es que se encuentran a la vuelta de la esquina", dice el doctor Joshua Haré, director del Instituto Interdisciplinario de Estudios sobre Células Madre de la Escuela Miller de Medicina de la Universidad de Miami.

A las células madre también se las llama a veces células generativas. Como tienen la propiedad de diferenciarse en la mayoría de los tipos de células del organismo, en teoría podrían ofrecer un suministro terapéutico ilimitado cuando se dañan los órganos corporales. En 2009, Haré y sus colegas demostraron que se puede infundir células madre sin ningún riesgo a personas que han sufrido infartos, y hallaron pruebas de que este tratamiento ayuda a reparar los daños cardiacos. "Esta terapia aún es experimental —dice Haré—, pero es sumamente emocionante".

El equipo de Haré y algunos otros pasaron el año pasado compitiendo por lograr adelantos en este campo. Bob Nellis, vocero de la Clínica Mayo en Rochester, Nueva York, refiere: "En uno de nuestros estudios, 45 pacientes estaban tan enfermos que apenas podían hablar. Ahora pueden recorrer sin dificultad una distancia equivalente a la extensión de una cancha de fútbol. Uno de ellos incluso empezó a tocar la trompeta. Lo más importante es la velocidad con que está sucediendo todo. Hoy por hoy es el campo de avances más rápidos en la biología humana". (Fuente: Revista Selecciones Abril 2011)

Turismo celular
Con las primeras noticias sobre las bondades de las células madre surgió también un negocio millonario: el "turismo celular". Y su principal destino es China, donde más de cien clínicas ofrecen -sobre todo a través de sitios en Internet- terapias de células madre no autorizadas a pacientes que pagan miles de dólares para recuperarse de innumerables trastornos o autismo, esclerosis múltiple, síndrome de Down, diabetes, cirrosis, distrofia muscular, enfermedades autoinmunes, lesiones óseas, disfunción eréctil y muchos etcétera. Por cada inyección para tratar el mal de Alzheimer -con células que provienen de fetos abortados- cobran entre 3.600 y 6.000 euros. Un artículo recientemente publicado en la revista Nature comparó estos polémicos tratamientos con la práctica de la lobotomía hace casi un siglo. Estas estafas también abundan en Rusia, Tailandia y Japón.

CRONOLOGÍA:

1908 El ruso Alexandr Maksimov propuso el nombre de "células madre".

1960 Jospeh Altman descubrió la neurogénesis.

1978 Se descubrió que las células madre en la sangre del cordón umbilical humano son trasplantables.

1998 Fue encontrado el modo de obtener stem cells de embriones de ratones. James Thomson, de la Universidad de Wisconsin, EE.UU., consiguió realizar el primer cultivo de células madre embrionarias humanas.

2002 Se formó la Sociedad Internacional para la Investigación de Células Madre.

2003 Se descubrieron nuevas fuentes de células madre maduras en dientes infantiles.

2004 Hubo un anuncio falso de creación de células madre embrionarias: se trató de un fraude del científico coreano Hwang Woosuk.

2007 Un hallazgo casual en la Universidad de Pensilvania, EE.UU., logró devolver pelo a ratones heridos. Algunos laboratorios comenzaron a explorar el uso de células madre para curarla alopecia.

2009 Levantamiento del veto a la investigación con células madre embrionarias en EE.UU. Barack Obama revocó la orden de George W. Bush que prohibía usar fondos federales para ese tipo de investigación.

2012 Canadá se convirtió en el primer país en aprobar un fármaco con células madre, Prochymat, dirigido a tratar la enfermedad de injerto contra huésped (EICH) en niños, la principal causa de mortalidad relacionada con los trasplantes. Se crearon células madre a partir de la sangre. Se otorgó el Premio Nobel de Medicina al británico John Gurdon y al japonés Shinya Yamanaka, que descubrieron por separado cómo se pueden reprogramar las células.

Fuente Consultada:
Diccionario de la Ciencia de José Manuel Sánchez Ron
Todo lo que necesita saber sobre ciencia Federico Kurko

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas