CIUDAD PROHIBIDA EN CHINA
 

Ciudades, Monumentos y Construcciones de Piedra

MEGALITOS

Nuevas Maravillas del Mundo

Monumentos de Piedra

 

 

 

 
             

Machu Pichu

Ciudad Prohibida

Djem

Kremlim

Taj Mahal

Pirámides

Partenón

Monumentos Históricos

 
         
Lugares Maravillosos Enigmas de la Humanidad La Ciudad de Pekín Grandes Tesoros Perdidos Ciudades de Piedra Grandes Hazañas

Introducción:
La Ciudad Prohibida
: En el corazón de Pekín, capital de China, se encuentra la Ciudad Prohibida, probablemente el mayor conjunto de palacios del mundo y el más poderoso símbolo del pasado dinástico de China. Su propio nombre nos habla de misterio e intriga, de la opulenta vida del emperador en la corte, rodeado por sus ministros, concubinas y eunucos, y aislado del mundo tras formidables puertas y murallas.

Por esas puertas entran ahora los visitantes para maravillarse ante las dimensiones, el esplendor, la elegancia y la factura de este laberinto de edificios con tejados de teja adornados con figuras de criaturas mitológicas. Hay salones de audiencia, pabellones, escaleras y balaustradas de mármol, leones de bronce e incensarios, así como elegantes y cuidados jardines.

Pero la simetría y armonía de los edificios y sus patios, espléndidamente proporcionados y llenos de luz y de aire, contrasta con los ricos y oscuros interiores, evocadores de los emperadores del pasado y su siniestro esplendor. Como observó Osbert Sitwell (1892-1969): «Y en cada salón, con sus altas columnas rojas, techos dorados y coloridos muros, reina una triste belleza pintada, dorada y de ojos relucientes, como la cola del pavo real, en que los emperadores manchúes parecen aún vivir y moverse airadamente.»

Como las cajitas chinas de marfil complejamente esculpidas, que se encajan unas dentro de otras, el rectángulo de la Ciudad Prohibida está dentro de la Ciudad Imperial, que a su vez pertenece a la Ciudad Interior o del Norte, parte ella misma de la antigua capital fortificada de Pekín.

El corazón de este complejo, el sagrado interior de la Ciudad Prohibida o Palacio Imperial, rodeado de una muralla y un foso, expresa la reclusión y el absolutismo de los gobernantes chinos. Desde aquí reinaron 24 emperadores de las dinastías Ming y Ts'ing, apartados del resto del mundo, desde el siglo XV hasta 1911, cuando se inició la Revolución.

La Ciudad Prohibida se comenzó a construír en 1406 durante la Dinastía Ming, y tomó 14 años completarla. Se alza exactamente en el medio de la antigua Pekín, y fue el centro nervioso político de China hasta el final de la era dinástica. En total, fue el hogar de 24 emperadores Ming y Qing.

CIUDAD PROHIBIDA: En el corazón de Beijing (antes Pekín) se encuentra la Ciudad Prohibida, quizá el mayor conjunto de palacios del mundo y un

 símbolo impresionante del pasado imperial chino.  Fue la residencia de los emperadores desde principios del siglo XV hasta 1911, cuando llegó la revolución china, fin de la era imperial.

En la tradición antigua, cada emperador gobernaba por mandato del cielo.  En China, la tríada cósmica estaba formada por el Cielo, la Tierra y el Hombre.  El hombre-emperador era hijo del cielo y el enlace para traer orden y armonía.  El estado ideal necesario era lograr total equilibrio y armonía: la ciudad prohibida con su simetría, orden, jerarquía y esplendor era el símbolo y reflejo de aquel estado. 

Para emplazar las ciudades jerárquicas, los chinos usaban la geomancia, un arte tradicional que indicaba cómo situar casas, tumbas, arboledas, plazas, en armo­nía con la energía vital de la tierra.  A esa capacidad especial se la denominaba Feng-Shuz, viento y agua. 

Los últimos vestigios del Imperio fueron representados por la emperatriz viu­da, Tse-hzl que reinó desde 1834 a 1908 y entonces nombró emperador a P'U­yz" cuando el niño tenía 3 años.

La Ciudad Prohibida, donde ahora está el Museo del Palacio Imperial, presenta la majestuosidad de la capital imperial, de unos 800 años de antigüedad, con un encanto irresistible. Encierra, al mismo tiempo, la flor y nata de la civilización china, de unos 5.000 años de historia. No sólo es un prodigio mundial y un tesoro nacional, sino también el alma inmortal de esta ciudad perenne.

El Palacio Imperial, con una superficie total de 720.000 metros cuadrados, posee más de 9.000 salones, salas y habitaciones. Está dividido en dos partes principales , y su distribución es simétrica, con un eje central en sentido Norte-Sur. En la "Corte Exterior" de la Ciudad Prohibida, los emperadores expedían edictos y decretos y concedían audiencia a los ministros, además de celebrarse ceremonias y grandes fiestas. La "Corte Interior" era la residencia del emperador, con su esposa y concubinas.

En la "Corte Exterior", las principales construcciones son tres pabellones: Taihe (Armonía Suprema), Zhonghe (Armonía Central) y Baohe (Armonía Preservada). El pabellón Taihe, de 60 metros de ancho, 33 metros de largo, y 35 metros de alto, es la construcción más alta en este complejo arquitectónico, y fue el lugar donde se celebraba la entronización del emperador, y los monarcas daban audiencias a los ministros y presidían las ceremonias importantes.

Los edificios del medio albergaban a la aristocracia china. El amarillo -color real- dominaba los techos. En cada esquina del techo había pequeñas estatuillas, y el número representaba el estatus social del propietario. La residencia del emperador tenía nueve estatuillas, ya que diez simbolizaban el cielo, y eran usadas sólo en los edificios más sagrados de toda la ciudad.

Está rodeada por un foso de seis metros de profundidad, y paredes de diez metros de altura lo suficientemente gruesas como para resistir los ataques de cañones. El Palacio Imperial está incluido en la lista del Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO.

Además de  palacios y salas, la Ciudad Prohibida comprende templos, jardines, bibliotecas y dependencias para los miles de sirvientes, eunucos y concubinas. Las concubinas, protegidas y atendidas por los eunucos, podían mejorar su condición si le daban un hijo al emperador.

Cuentan que cuando el emperador llamaba a su lecho a una de estas damas, ésta era obligada a despojarse de todas sus ropas (para comprobar que no llevase ningún arma) y a envolverse en una túnica amarilla, antes de ser llevada ante el emperador a lomos de un eunuco

El fin de una era: Tras casi cinco siglos, finalizó el reinado desde el Trono del Dragón con el estallido de la Revolución china en 1911. El emperador P'u-yi, de cuatro años de edad, fue obligado a abdicar por los líderes de la nueva República, aunque se le permitió vivir en el palacio imperial hasta 1924. Durante los años siguientes, los edificios fueron degradándose progresivamente.

En 1949, las fuerzas de la China comunista tomaron Pekín y los nacionalistas, derrotados, se retiraron a Taiwan, llevándose numerosos tesoros de la Ciudad Prohibida. Actualmente, convertida en museo público, la ciudad ya no está «prohibida» en ningún sentido: las puertas del sacrosanto refugio del poder imperial han sido derribadas por los vientos del siglo XX.

Las Nuevas Siete
Maravillas Del
Mundo Moderno

Las Avenidas de Carnac Oráculo de Cumas Lugares Fantástico Templos Religioso

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas