PAPA CLEMENTE VI, Historia de los Papas

EL PAPA "DANDY"

El Poder de la Iglesia
Y La Ambición de los Papas

Cisma de Oriente

 

 

 

 


Papas de Avignon

Familia Borgia

Papa Pablo III

Papa Pablo IV

Papa León X

Querellas de la Investiduras

Inquisición y Torturas


EL PAPADO EN PROVENCE

Este prelado llamado Pierre Roger de Beaufort, fue monje benedictino y arzobispo de Ruán, antes de sumo pontífice. Fue uno de los papas que se exilaron en Avignon (Provence, Francia), ciudad circundada por hermosos paisajes, ornada con bellísimos jardines, poseedora de pequeñas y mágicas callejuelas, torres encantadoras, una hermosa catedral gótica y el famoso puente de St. Benezet (más conocido como “de Avignon”) sobre el cual, según la popular canción, “todos bailan”.

¿Serían los papas los que bailaban sobre él? Parte de la historia católica oficial denomina al período en que los papas se exiliaron y establecieron en Avignon como “Cautividad del papado”. Pero lo cierto es que, si vivir en ese lugar y de la manera en que lo hicieron los papas es estar cautivo, más de un ser humano libre sería capaz de vender su alma por sufrir una prisión como la que los máximos representantes de Dios en la Tierra debieron soportar en la ciudad francesa.

Pero Clemente VI no fue quien inauguró el exilio. Anteriormente varios papas (por ejemplo, Juan XXII y Benedicto XII) y luego otros (Urbano V y Gregorio XI, entre otros) juzgarían a Roma demasiado maloliente (no era para menos, con la cantidad de cadáveres que nadaban por el Tíber) y a los italianos muy poco refinados y se refugiarían en este país francés, donde la naturaleza había sido pródiga a la hora de ofrecer un paisaje maravilloso y otorgar un ambiente fragante. X Clemente VI estaba dispuesto y gustoso ante la idea de formar parte de esa tradición tan refinada. De hecho, según la historia. parece ser que, de todos los papas que moraron en la paradisíaca ciudad, fue quien mejor la aprovechó. Solía bromear diciendo: “Antes de mí, nadie tenía idea de cómo ser papa”. Clemente amaba el gozo: pero no el que se desprende de la vida contemplativa, justamente, O, tal vez, sí: todo depende de que se suponga qué se debe contemplar en una vida con esas características.

Él, en efecto contemplaba: contemplaba todo aquello que había hecho traer desde distintas regiones del globo hasta su palacio.

Contemplaba sus tejidos de oro provenientes de Medio Oriente, contemplaba sus hermosos tapices venidos de España y Flandes, contemplaba las sedas de Toscana, contemplaba su vajilla de oro y plata. Y contemplaba (y algo más) a las mujeres. Fruto de ello fue una dolencia diagnosticada oficialmente como renal pero que, todos en la permisiva Avignon lo sabían y lo perdonaban, había sido adquirida entre sábanas, también por demás lujosas.

Seguramente, la tan molesta enfermedad de los riñones había sido contraída en su nido de amor predilecto: un acogedor e lntimamente romántico cuartito en la torre de su castillo (el palacio de los papas, construido sobre el Ródano a lo largo de tres décadas) siempre aromatizado con los más selectos perfumes franceses y con un doble diván que, al parecer, resultaba óptimo para las incursiones eróticas del hedonista prelado.

En 1348 decidió no reparar en gastos y, sencillamente, compró la ciudad de Avignon. ¿Quiere decir esto que su felicidad era completa? De ninguna manera. Su espíritu delicado, su refinado modo de vivir se vio, a partir de un momento, peligrosamente amenazado. Recordemos que, aún en medio del plácido paraíso provenzal, Clemente VI llevaba a cabo su papado en tiempos en que la Inquisición apresaba, torturaba y quemaba gente. Y, en un momento dado, el Santo Oficio reclamó que parte de su palacio le fuera cedido para oficiar a modo de cámara de torturas.

En esos días, los sensibles oídos del papa que nos ocupa, acostumbrados a escuchar las dulzuras de la mejor música, las lisonjas de sus súbditos y las voces y suspiros de sus múltiples amantes, debieron oír, seguramente, desagradables gritos y ruegos provenientes de la sala de suplicios, sonidos todos que ensombrecían la agradable y lujosa placidez de su estancia a la que estaba tan acostumbrado, tal como describimos al inicio del presente capítulo. Sin embargo, en una vida tan alejada de los preceptos cristianos, una virtud se le debe reconocer: no cayó en la avaricia. Permitió, por ejemplo, que algunos de sus cardenales tuvieran más de cuatrocientas mansiones y, según las crónicas, tampoco era mezquino con el placer y permitía que todos en su Avignon disfrutaran de los goces terrenales.

Por supuesto, no faltaron malintencionadas voces que apodaron a la encantadora ciudad francesa con el desagradable mote de “la Nueva Babilonia”. Petrarca, el famoso poeta humanista del Renacimiento, describiría (de forma anónima, para no ser llevado a la hoguera) la corte papal de Avignon con las siguientes palabras: “La vergüenza de la humanidad, un vertedero del vicio, cloaca que recogía todas las inmundicias del universo. Su Dios era vilipendiado, sólo se reverenciaba el dinero y las leyes divinas y humanas son pisoteadas. Por todos lados se respira la mentira: en el aire, en la tierra, en las casas y, sobre todo, en los dormitorios”.

Familia Fugger

El Hombre Renacentista

La Vida Comercial

Renacimiento Italiano

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas