CONCEPTO DE CLIMA - ARGENTINA

GEOGRAFÍA ARGENTINA: CLIMAS Y BIOMA

>Inicio >Geografía Argentina

Mapas de Clima, Temperatura, Presiones y Precipitaciones

CLIMAS DE ARGENTINA

 

 

 

 


Mapa Climas del Mundo

Elementos del Clima

Condiciones Climáticas

Climas de Argentina

Concepto de Bioma

Bioma de Argentina

Relieves de Argentina


EL CLIMA

“Clima”, es la expresión que generalmente utilizamos para referirnos al conjunto de condiciones meteorológicas que caracterizan un lugar determinado de la superficie terrestre. Ello es producto de la combinación de una serie de circunstancias, denominadas factores y elementos del

 clima. Que contribuyen, por ejemplo a en un determinado lugar haga más calor que otro, llueva más o menos, que los vientos soplen fuertes y constantes, entre otras características.

La importancia de comprender el clima, radica en su conocimiento como tal, ya que a través de este se puede comprender porque de la existencia de distintas formaciones vegetales y su consecuente distribución en la totalidad de la superficie terrestre. De igual manera nos sirve para entender el comportamiento fisiológico del hombre y de los animales en cada región en particular, así como también entender la diversidad de paisajes existentes y lo que ello implica.

Por lo general, para establecer las características generales de cualquier tipo de clima, se tienen en cuenta las condiciones meteorológicas que se han sucedido durante un lapso de tiempo bastante importante, por lo general más de diez años. Es decir, que entonces los climas no se van a definir con el solo hecho de que si en una semana llueve intensamente todos lo días o haga mucho calor, sino que estos fenómenos se tendrán que repetir de manera constante durante sucesivos años.

No obstante, la ciencia que estudia los climas y se ocupa de su descripción se denomina “Climatología”. Para ello utiliza análisis de datos estadísticos, tomando cifras con la particularidad de no ser aisladas, sino todo lo contrario estas deberán ser valores medios, con características de frecuencia e importancia en los vaivenes, entre otras.

Sin embargo, suele utilizarse el concepto de clima como sinónimo de “Tiempo meteorológico”, cuestión que es errónea ya que este último concepto alude a algo inestable y pasajero que sólo puede durar unas horas o días. Es decir, se refiere al estado de la atmósfera de un lugar en un momento dado. Este es objeto de estudio de los meteorólogos, que toman datos de temperaturas, precipitaciones, vientos y demás de estaciones meteorológicas e imágenes satelitales para describir el estado de la atmósfera en un momento dado. Por ejemplo, nublado y fresco por la mañana y lluvioso y frío por la tarde.

FACTORES DEL CLIMA

Como mencionábamos anteriormente, los diferentes climas que encontramos sobre la superficie terrestre no es producto de la eventualidad. Sino se determina a través de una serie de agentes causales, a los que llamaremos factores del clima. Básicamente estos son: la latitud, la altitud y la proximidad o alejamiento del mar; los cuales a su vez están condicionados por diversas circunstancias como la intensidad de la radiación solar y sus variaciones estacionales, la presencia de una capa atmosférica más o menos densa, la exposición a ciertos vientos y la influencia de determinados hechos geográficos.

Latitud y actuación de las temperaturas

La energía calorífica que recibe la Tierra en su totalidad proviene de los rayos del sol. Por ello, donde estos rayos son más intensos e inciden durante más horas, las temperaturas son más elevadas, y por el contrario en aquellos lugares donde los rayos apenas rozan el suelo, las temperaturas se mantienen siempre bastante bajas.

Además los rayos del sol sólo inciden perpendicularmente en la pequeña franja de nuestro planeta comprendido entre el trópico de Cáncer y el trópico de Capricornio. Por lo que al norte o sur de estos paralelos, los rayos solares incidirán oblicuamente y con mayor inclinación conforme  al avance hacia los polos. Aquí debido a que los rayos deben atravesar mayor cantidad de atmósfera que cuando se dirigen perpendicularmente al suelo, y por ello, la cantidad de calor que pierden es mucho mayor, por lo que cuando inciden sobre la superficie terrestre su energía calorífica se encuentra muy debilitada.

Es por este motivo, que se dice que la latitud se configura como uno de los factores que influyen de manera directa sobre los climas, por lo que más alejados del Ecuador estemos, menor será la cantidad de radiación solar que recibiremos y por ende serán menores las temperaturas que se registren.

Esta primera afirmación, nos deriva en una primera clasificación de climas. Por ejemplo, climas cálidos (localizados en la zonas tropicales de nuestro planeta, más precisamente entre los 35° latitud norte y sur), climas templados (entre los 35° y 66° latitud norte y sur) y climas fríos (que corresponden con las regiones situadas a las de 66° latitud norte y sur).

Altitud

La altitud, es decir la elevación de un punto concreto sobre el nivel del mar, influye al igual que la latitud en las variaciones de la temperatura en la superficie terrestre. Ello se debe a que en las zonas altas de la atmósfera el aire es menos denso y tiene menos capacidad para retener energía calorífica. Así, cada 150 metros que ascendemos, la temperatura disminuirá aproximadamente 1° C. 

Sin embargo, la altitud no solo afecta a las temperaturas, sino que además influye en las precipitaciones, siendo más copiosas cuanto mayor sea la elevación con respecto al nivel del mar.

Las lluvias son más abundantes en las regiones elevadas, ya que las montañas constituyen un obstáculo para el avance de las masas de aire, que se ven obligadas a elevarse para poder seguir su camino al tropezar con una vertiente montañosa. El aire al elevarse se enfría, y al enfriarse provoca la condensación del vapor de agua, que se convierte en gotas cada vez más gruesas que acaban precipitando en forma de lluvia o de nieve. Este fenómeno tiene lugar hasta cierta altitud, a partir de la cual el aire ha descargado ya toda su humedad y se convierte en aire seco, incapaz de producir precipitaciones. La consecuencia de este fenómeno determina que en una ladera montañosa expuesta a vientos dominantes cuenten con una exuberante cubierta vegetal, mientras que la otra vertiente contraria sea seca y pobre en vegetación. Este fenómeno recibe el nombre de efecto foehn, ya que se estudió por primera vez en la vertiente norte de los Alpes.

El Mar
La Tierra devuelve calor que recibe a la atmósfera por medio de diferentes mecanismos, los cuales contribuyen a mantener la temperatura en cifras relativamente constantes. Pero los océanos y los continentes, no se comportan de la misma manera en cuanto a la recepción y devolución de esta energía calorífica.

Por ejemplo, los continentes absorben el calor más rápida e intensamente y lo devuelven a la atmósfera también con mayor facilidad, mientras que los océanos lo hacen de manera más lenta y moderadamente. El producto de esto, es un mayor contraste de temperaturas en las zonas continentales que en las marinas. 

Fuente Consultada: Enciclopedia Temática MARRED COLOR, El Universo y La Tierra. Profesora de Geografía: Claudia Nagel

Concepto de Relieve Concepto de Bioma Climas de Argentina Recursos del NOA

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas