Elementos del Clima: Temperatura, Humedad, Precipitaciones, Presión y Vientos

GEOGRAFÍA ARGENTINA: CLIMAS DE ARGENTINA  - ELEMENTOS DEL CLIMA

>Inicio >Geografía Argentina

CLIMAS DE ARGENTINA

 

 

 

 


Concepto de Clima

Mapa Climas del Mundo

Condiciones Climáticas

Climas de Argentina

Concepto de Bioma

Bioma de Argentina

Relieves de Argentina


ELEMENTOS DEL CLIMA

Los elementos del clima, son aquellos fenómenos que se emplean para definir el clima característico de un lugar o de una región de la superficie terrestre.  Básicamente ellos son: la temperatura, las precipitaciones, los vientos, la presión atmosférica y la humedad. Sin embargo, de todos ellos la temperatura y las precipitaciones son los de gran importancia, ya que invariablemente definen los grandes climas de nuestro planeta.

Temperatura

La cualidad de la atmósfera que indica la cantidad de energía solar retenida por el aire en un momento dado se denomina Temperatura. El termómetro es el instrumento de fiabilidad que se utiliza para medir esa cantidad de energía. Esta medición debe realizarse a 1,5 metros del suelo, siendo un lugar ventilado y protegido de la influencia directa de los rayos del sol. El resultado de ello se expresa en una escala centígrada o en grados Celsius, o bien en la escala de Fahrenheit.

Por lo tanto, se puede afirmar que las temperaturas dependen ante todo de la radiación solar. Es por esto que cuando durante el día las temperaturas son más elevadas que la noche, ya que en este último el sol permanece oculto. Sin lugar a dudas, que por este mismo motivo las regiones tropicales, son las zonas del planeta que tienen insolación más intensa, es decir hace más calor que en aquellas zonas donde esta insolación es menor, por ejemplo las zonas polares.

No obstante, son tres los factores del clima que hacen funcionalmente variar la temperatura. Ellos son: la altitud, la latitud y la proximidad al mar. Pero además hay que agregarle en la influencia de los cambios términos a los movimientos de rotación y traslación de la tierra. 

En cuanto al movimiento de rotación, es el responsable de la alternancia del día y la noche, por lo que es causante también de que diariamente se registre una temperatura máxima (en el momento de mayor insolación y siempre corresponde con el mediodía o las primeras horas de la tarde) y por lo tanto también una temperatura mínima, que suele tener lugar en la madrugada, cuando se da el momento de mayor pérdida de calor en la superficie terrestre.

En cambio, si hablamos del movimiento de traslación de la tierra,  este es el responsable de las alternancias de estaciones en el año, desde el verano el cual se registran las temperaturas más altas, hacia el invierno en donde se registran las cotas de temperaturas más bajas.

Sin embargo, para caracterizar con mayor presición los climas del mundo se utilizan todas esas cifras registradas durante un largo período de tiempo, logrando obtener valores medios.

Por otra parte, para analizar la distribución de las temperaturas sobre la superficie terrestre, se utilizan unas líneas imaginarias que unen puntos desde esa superficie donde la temperatura media sea la misma. A esas líneas las denominamos isotermas.

Humedad

Llamaremos humedad, a la cantidad de vapor de agua que contiene la atmósfera. La misma proviene, una parte de la evaporación del agua de la superficie de los océanos, lagos y ríos; y la otra es suministrada por la tierra y la vegetación.

Si embargo, de un lugar a otro de la superficie terrestre, la humedad varía considerablemente y esto depende justamente de la temperatura del aire, ya que cuando mayor es la temperatura, mayor es la evaporación. Por ejemplo, esto sucede en las zonas cálidas, como las cercanas al Ecuador.

La humedad del aire en un momento determinado, se expresa utilizando el término humedad relativa, es decir el cociente entre la cantidad de vapor de agua que contiene la atmósfera y la máxima que puede contener, expresándose así en porcentajes.

 Las Precipitaciones

La cantidad de agua que cae a la superficie terrestre procedente de la atmósfera, se denomina precipitaciones.  Ellas pueden hacerlo en forma de líquida, como la lluvia o llovizna; o sólida, como la nieve o el granizo.

Las precipitaciones junto a la temperatura, son el principal elemento del clima, debido a que estas tienen gran incidencia en el medio natural y en la vida de las personas.

Para caracterizar a los distintos tipos de clima, no sólo se estudia la cantidad de precipitaciones que recibe un lugar determinado, sino que también se tiene en cuenta las características de las mismas. Por ejemplo, si producen preferentemente en forma de lluvia o nieve y además se utiliza un análisis de la distribución de las precipitaciones a lo largo de un año, determinando así las variedades de climas secos o húmedos.

Además se tiene en cuenta, la intensidad con la que se producen las precipitaciones, ya que no es lo mismo que caiga una lluvia fina o normal, o que caiga una torrencial en pocas horas.

Pero cabe preguntarnos ¿Cómo se originan las precipitaciones? Para comprenderlas, hay que tener en cuenta que el aire caliente pesa menos que el frío, por lo que tiende a elevarse, y que el aire, y que el aire al elevarse se enfría, lo que da lugar a una condensación del vapor de agua y por consiguiente a la parición de las nubes y de las lluvias. Por lo tanto, los mecanismos que obligan al aire a elevarse pueden ser de diversa índole, lo que determinará tres tipos básicos de precipitaciones.

La primer a de ellas se denominan precipitaciones orográficas, y se producen cuando un viento húmedo se enfrenta a una cadena montañosa; y al ascender por la ladera, se enfría, se condensa la humedad y precipita en forma de lluvia o nieve.

Otra de ellas se conoce como precipitaciones ciclónicas o de frente, aparecen cuando se encuentran dos masas de aire, una calida y otra fría, formando un frente de contacto en el que el aire frío se introduce en forma de cuña por debajo del aire caliente, obligándolo a ascender. Esto ocurre por lo general en zonas templadas, próximas al frente polar.

Y finalmente, tenemos las precipitaciones convectivas, propias de las zonas cálidas.  Aquí el aire caliente asciende, al ascender, se enfría y condensa su humedad. Se forman nubes, y el agua precipita en forma de lluvia.

Por otra parte, las precipitaciones se miden con un aparato llamado pluviómetro, y se expresan en litros, o en milímetros, por metro cuadro. Esto determina cifras exactas, para lograr después los valores medios correspondientes.

Presión atmosférica

La atmósfera está constituida por un conjunto de gases que constituyen el aire, este último aunque no es visible, tiene un cierto volumen, peso y por lo tanto ocupa un lugar. Por lo tanto, se denomina presión atmosférica, al peso que ejerce el aire sobre la superficie terrestre.

Esta presión se expresa en milímetros (Mm.) o hectopascales (hpa). Por lo tanto, cuando veamos 760 Mm. O 1.013 hpa. nos está indicando que la presión del aire a nivel de mar es normal. En cambio cuando se habla de valores próximos a los 1.15 hpa. se habla de alta presión, y de baja cuando llega a 1.009 hpa.

Cabe aclarar, que la presión atmosférica no es uniforme en todos los puntos de la superficie terrestre, sino que varía con la altura del lugar y con la temperatura. Por lo tanto a mayor altura y temperatura, menor presión.

Los vientos

Los vientos son masas de aire en movimiento, que se trasladan desde las zonas de baja temperatura y alta presión, denominados centros anticiclónicos, hasta las zonas de alta temperatura y baja presión, llamados centros ciclónicos. Los anticiclones son los centros que emiten vientos, mientras que los ciclones son los centros que los atraen.

El viento es un elemento de menor relevancia a la hora de caracterizar los climas. Tal es así, que en muchas regiones los vientos constituyen algo ocasional, mientras que en otras lo hacen de manera habitual.  Estos últimos, siempre activos si son importantes para la influencia del clima, son los llamados constantes. Ya que son portadores de masas de aire húmedo o seco que ejercen una gran incidencia en la cantidad de precipitaciones que reciben los lugares por sonde pasan. Por ejemplo, los alisios en las latitudes tropicales.

Pero también existen vientos periódicos, es decir que soplan alternativamente e una dirección o en otra, tal es el caso de los monzones en Asia. Pero finalmente también tenemos aquellos vientos denominados locales, ya que soplan en determinadas regiones, como es el pampero o la sudestada.

La dirección y la velocidad son dos rasgos que caracterizan a los vientos. En el caso de la dirección, se expresa a través de los puntos cardinales (norte, sur, etc.); y la velocidad, habitualmente se expresa en kilómetros por hora, midiéndose con un instrumento llamado anemómetro. 

CUADRO DE SINTESIS

Los elementos del clima son fenómenos meteorológicos dependientes entre sí: temperatura, presión atmosférica, vientos, precipitaciones. Sobre estos elementos influye una serie de factores que modifican su comportamiento: la altitud, la latitud, la continentalidad, las corrientes marinas, etc., y todos determinan el clima de un lugar específico.

La presión atmosférica es el peso que ejerce la atmósfera sobre la superficie terrestre, y se expresa en milibares o pascales. La presión media al nivel del mar es de 1,015 milibares, lo que equivale al peso de una columna de mercurio de 76 cm de altura a 0 °C, o al peso de 1,033 g de aire por centímetro cuadrado.

Las precipitaciones en forma de agua, nieve o granizo se producen cuando las masas de aire experimentan un descenso continuo de temperatura.

La temperatura es el elemento climático que refleja el estado energético del aire. Indica el grado de  "calor" o "frío" que se percibe en la atmosfera. El  calor es mayor en el Ecuador, donde los rayos del Sol inciden perpendicularmente (90°) en la superficie, y disminuye hacia los polos, donde los rayos inciden rasantes en la superficie y re-corren una distancia mayor.

El aire retiene parte de (a radiación del Sol y parte de la energía que irradia la superficie terrestre, impidiendo su rápido enfriamiento; de esta forma, la atmósfera resulta una eficaz reguladora de la temperatura.

La humedad atmosférica es la cantidad de vapor de agua que contiene la atmósfera. Para una temperatura dada, existe un límite en el contenido de vapor de agua, al que se denomina punto de saturación. A esa cantidad máxima de vapor de agua se la conoce como humedad relativa (expresada en porcentajes).

Para el aire saturado, la humedad relativa es del 100%. Cuando la temperatura desciende y llega al "punto de rocío", el vapor se condensa y forma gotas. La humedad absoluta o específica es lo masa dé vapor de agua expresada en gramos que contiene un kilogramo de aire.

El viento es el aire que se desplaza paralelamente a la superficie terrestre. Cuando los movimientos son verticales, se llaman "corrientes". Los vientos se producen a causa de la variabilidad de ( la densidad del aire, que tiene su origen en
las diferencias horizontales de la presión atmosférica.

Fuente Consultada:Enciclopedia Temática MARRED COLOR, El Universo y La Tierra.
Ciencias Sociales, Geografía EGB. Editorial Santillana

Profesora de Geografía: Claudia Nagel. 

LA HUMEDAD AMBIENTAL: Lo humedad excesiva de un recinto depende de diversas causas. Algunas veces se debe a que el local está situado en un sótano o semisótano, lugares propicios a las filtraciones de agua de lluvia, y cuyos suelos conservan mucho la humedad. El problema debe haberse previsto al proyectar y construir el edificio, destinando a estos lugares materiales de construcción especiales.

A este respecto, se suelen utilizar hoy día revestimientos de plástico, que se aplican por pulverización, realizándose la formación de la película continua, en el mismo muro; encima de esta capa se lleva a cabo el enduído y acabado final. Otras veces, la humedad procede del ambiente. La situación geográfica de algunas ciudades, la cercanía de playas o ríos, etc., provoca un alto contenido de humedad en el aire.

En tales casos, el problema se resuelve con acondicionadores de aire, que no sólo proporcionan una temperatura agradable (aproximadamente, 18° C, 20° C), sino también el grado de humedad óptimo (aproximadamente, el 60 % de humedad relativa). En ocasiones, especialmente en algunas fábricas en las que se manejan productos higroscópicos, se necesita una humedad relativa todavía menor; se considera que el ambiente está seco cuando éste es del 20 %, cifra que no es precisamente la óptima para que el ambiente resulte agradable, ya que las mucosas del organismo la requieren más elevada.

Para desecar un recinto pequeño en poco tiempo, se pueden utilizar sustancias desecantes, de las cuales la más eficaz es el pentóxido de fósforo (P2O5,). Estas sustancias se utilizan mucho, a escala de laboratorio y semi-industrial, para conservar en ambiente seco aparatos, productos envasados, etc. A continuación, damos una lista de estas sustancias, junto con su poder desecante.
 

Sustancia Eficacia de secado, expresadaen vapor de agua residual en el aire seco
Pentóxido de fósforo (PuOr.)   Menor de 1 mg. en 40.000 litros
Óxido de bario (BaO) 0,0007 mg. en 1 litro
Potasa (KOH) 0,002 „ „ „ „
Ácido sulfúrico (SO4H2) 0,003 „ „ „ „
Sulfato calcico (SO4Ca) 0,008 „ „ „ „
Sosa (NaOH) 0,16 „ „ „ „
Óxido de cal (CaO) 0,2 „ „ „ „
Cloruro calcico (Cl2Ca) 0,3 „ „ „ „

 

PARA SABER MAS...
LOS VIENTOS:
El
viento es el desplazamiento de una masa de aire desde una zona de presión elevada (anticiclónica) hasta otra de presión baja (ciclónica). Es importante conocer los elementos característicos de cada viento, o sea la dirección, la velocidad y la fuerza. Para determinar la dirección basta una bandera o una manga de viento; para conocer la velocidad se emplean los anemómetros, que miden el número de metros recorridos por el viento en un segundo; la fuerza se calcula a base de la velocidad y se expresa en valores de la escala de Beaufort, o escala internacional de los vientos.

Los vientos se dividen en constantes, periódicos y locales. Se llaman constantes los vientos que soplan todo el año en la misma dirección. Tales son los alisios, que soplan en dirección nordeste en el hemisferio boreal y en dirección sudeste en el austral, o los contraalisios, que soplan por encima de los alisios y en dirección opuesta.

Los alisios afectan a una zona situada a caballo del ecuador, de unos 60° de anchura; soplan en dirección del ecuador térmico, llamada también zona de las calmas ecuatoriales, que se caracteriza por su baja presión y gran humedad. En cambio, se llaman vientos periódicos los que soplan en dirección opuesta en las diversas estaciones del año.

Entre los vientos periódicos figuran los monzones y las brisas. Si se comparan las presiones de un continente y de un océano que le sea adyacente, se nota que en invierno las presiones son mayores en el continente y, por el contrario, menores durante el verano. Por tanto, durante el invierno, el viento sopla del continente (alta presión) al océano (baja presión), mientras que en verano ocurre todo lo contrario, dando lugar al monzón estival, portador de humedad y de lluvias frecuentes. Los monzones afectan más o menos a todas las masas continentales, con excepción de la Antártida; son zonas monzónicas típicas la India, las costas orientales de Asia junto con otras.

Análogo fenómeno ocurre tratándose de las brisas; éstas pueden ser de mar (las más importantes), de montaña, de valle, de lago y obedecen a las recíprocas diferencias de presión ligadas a la proximidad del día y de la noche. Por ejemplo, como durante el día la tierra está más caliente que el mar y durante la noche está más fría, en las regiones costeras se levanta una brisa de mar diurna que sopla del mar a la tierra y otra nocturna que sopla en dirección inversa.

En virtud de un mecanismo análogo, los monzones y las brisas difieren únicamente en la duración del ciclo; para los monzones el ciclo se identifica con el cambio de las estaciones (verano e invierno), para las brisas, con el cambio del día y de la noche. Por último, los vientos locales son aquellos que soplan en zonas especiales de la superficie terrestre, debido a causas igualmente especiales, sin sujeción a un ritmo determinado.

Tales son, por ejemplo, el conocido cierzo del Norte, el mistral del Levante, el bochorno, la tramontana. etc., y muchos otros que soplan sin regularidad particular (aunque con dirección fija) en las diversas zonas del Globo.

Son vientos especiales arremolinados los ciclones tropicales, los famosos tifones del Océano Indico y de los Mares de China, y los huracanes de las Indias occidentales; otros vientos reciben el nombre de trombas de airé (marinas o terrestres, según ocurran en el mar o en tierra), aquellos que se elevan en remolino.

CONCEPTO DE MASA DE AIRE: Se denomina masa de aire a una vasta región de AIRE con similares características y con igual clima. Si se hace un análisis del aire en un corte vertical a la Tierra, a menudo se encuentran grandes diferencias en la temperatura, la presión y el contenido de humedad; pero si el análisis se hace horizontalmente, las características de una masa de aire son generalmente las mismas.

En cualquier latitud, las masas de aire son de dos tipos principales: las que se forman sobre la Tierra (masas de aire continentales) y las que se forman sobre el mar (masas de aire marítimas).

Las diferencias entre ambas se originan fundamentalmente en el hecho de que la tierra se calienta más rápidamente que el mar, pero también se enfría más rápido. En las regiones tropicales, durante el invierno la tierra caliente produce una masa de aire continental más caliente y más seca que la masa de aire marítima tropical. En las altas latitudes, la masa de aire continental polar en invierno tiene temperaturas menores que las de la masa de aire marítimo polar.

Las masas de aire continentales pueden moverse sobre el mar y las masas de aire marítimos pueden hacerlo sobre los continentes. Este hecho ocasiona cambios en las masas de aire, especialmente en el índice de caída (índice de descenso de la temperatura con la altura). Normalmente el aire al nivel del suelo está más caliente que el aire de las capas superiores.

En las regiones cálidas el índice de caída es elevado y las capas inferiores que contienen humedad evaporada se elevan en corrientes convectivas. En cambio, en las regiones frías el índice de caída es bajo y hay escaso movimiento vertical del aire.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas