BATALLA DE PAVÓN, Derrota de la Confederación

URQUIZA-MITRE: BATALLA DE PAVÓN Y EL FIN DE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA

Historia Contada
Por Su
s
Protago
nistas

URQUIZA-MITRE: BATALLA DE PAVÓN Y EL FIN DE LA CONFEDERACIÓN ARGENTINA

 

 

 

 

Justo José de Urquiza

La Confederación Rosista

Batalla de Caseros

Vida de Bartolomé Mitre

Guerra del Paraguay


La batalla de Pavón señala el fin de la Confederación Argentina y pone en manos de los hombres del partido liberal porteño los resortes de la conducción nacional. Mitre será el primer presidente que gobierne sobre todo el territorio de la nación.

El grupo dirigente buscará concretar en la república un ideal civilizador, procurará terminar con la oposición de la montonera reducir al indio y desarrollar la economía. El ferrocarril, el telégrafo, la difusión de la enseñanza, la inmigración y un poder ejercido con criterio centralista fueron las herramientas fundamentales del  quehacer que transformó al país.

 ETAPA I: El triunfo de Buenos Aires sobre la Confederación

La tensión entre Buenos Aires y la Confederación aumentó a medida que se acercaba el final del mandato constitucional del presidente Urquiza. Los

 porteños se proponían lograr la incorporación de las provincias interiores a un Estado centralizado por Buenos Aires, y establecieron alianzas para que quien fuera elegido nuevo presidente de la Confederación favoreciera ese objetivo. La intervención del gobierno federal obstaculizó las negociaciones y estalló el conflicto.

Valentín Alsina —gobernador de Buenos Aires desde 1857— estableció un decreto que afectó todavía más el comercio de la Confederación: estableció que los productos del interior serían tratados en Buenos Aires sin ninguna diferencia con las mercaderías extranjeras. Como respuesta, en mayo de 1859, el Congreso autorizó a Urquiza a “resolver la cuestión de la integridad nacional respecto de la provincia disidente de Buenos Aires por medio de negociaciones pacíficas o de la guerra, según lo aconsejaran las circunstancias. El 23 de octubre de 1859, el ejército confederado y el porteño se enfrentaron en Cepeda, y Urquiza obtuvo la victoria.

Después de la renuncia de Alsina —condición impuesta por Urquiza—, el 11 de noviembre de 1859, en San José de Flores, ambas partes firmaron un pacto. Buenos Aires se declaraba parte de la Confederación y se obligaba a aceptar y jurar solemnemente la Constitución Nacional de 1853, pero luego de que una Convención Provincial propusiera las reformas que la provincia consideraba indispensables. Urquiza aceptó que las reformas propuestas fueran tratadas por una Convención Nacional convocada al efecto, con la condición de que Buenos Aires enviara sus diputados y aceptara la decisión de la Convención como definitiva.

En mayo de 1860, Mitre fue elegido gobernador de Buenos Aires y, desde ese cargo, desarrolló una política favorable a la unión. Pero el conflicto profundo entre Buenos Aires y la Confederación todavía no había sido resuelto.

ETAPA II Triunfo de Buenos Aires Sobre la Confederación:
Buenos Aires se había comprometido —por el Pacto de San José de Flores— a respetar la elección de Santiago Derqui como nuevo presidente de la Confederación. Pero en los meses que siguieron a Cepeda, el gobierno porteño aprovechó las fisuras entre Derqui y Urguiza y reinició las negociaciones con las provincias interiores. Finalmente, las luchas desatadas para imponer los diputados de cada grupo hicieron fracasar la reunión de la Convención, y comenzaron los preparativos para la guerra.

El 17 de noviembre de 1861, los dos ejércitos se enfrentaron cerca del Arroyo del Medio, en los campos de Pavón. El combate terminó sorpresivamente cuando Urquiza se retiró del campo de batalla sin haber sido vencido por el ejercito de Mitre. Meses después Derquí renunció del gobierno federal quedó vacante hasta que, en enero de 1862, Mitre —corno gobernador de Buenos Aires— asumió provisionalmente nacional con el acuerdo de Urquiza

El triunfo de Mitre —asegurado por las campañas militares en apoyo de los grupos liberales del interior— había significado la aceptación por parte del conjunto de las provincias interiores de la dirección de Buenos Aires en el proceso de centralización del Estado. Pero quedaba pendiente todavÍa la subordinación al proyecto nacionalista —liderado por Mitre en alianza con otros jefes provinciales— de los autonomistas bonaerenses más intransigentes.

Los autonomistas se negaban a la federalización de la ciudad de Buenos Aires, que debía ser la sede del gobierno federal. La solución de compromiso alcanzada —la presencia del gobierno federal en la ciudad como invitado del gobierno provincial— mantuvo el conflicto sin resolver durante años.

Fuente Consultada: Historia Argentina y El Mundo Contemporáneo Editorial AIQUE -
La Nación Argentina Historia 3 Editorial Kapelusz y
Enciclopedia del Estudiante Historia Argentina

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas