CIVILIZACIÓN MINOICA
Cretenses, El Palacio de Cnosos

 

ORÍGENES DEL PUEBLO GRIEGO: LA ISLA DE CRETA
 

Históricos
Monumentos
De Piedra

CIVILIZACIÓN MINOICA RUINAS DE LA CIUDAD  DE CNOSOS Y SU PALACIO

 

 

 

 

Machu Pichu

Ciudad Prohibida

Kremlim

Taj Mahal

Pirámides

Leyenda del Minotauro

Ejército de Terracota Palacio de Nínive

         
Lugares Maravillosos Enigmas de la Humanidad Errores de la Humanidad Grandes Tesoros Perdidos Ciudades de Piedra Grandes Hazañas
           

La primera civilización europea nació en la isla de Creta hace unos 4500 años. Se denomina civilización minoica por su legendario rey Minos. La historia de los antiguos habitantes de Creta comenzó a ser conocida a principios de este siglo, a partir de las excavaciones del arqueólogo Arthur Evans. El investigador inglés la llamó “minoica”, por el nombre del rey Minos, el mítico fundador de la primera dinastía de gobernantes cretenses. Los arqueólogos descubrieron varios palacios en los que se atesoraban enormes riquezas.   

EL MEDIO GEOGRÁFICO: La isla de Creta se encuentra situada en el Mediterráneo oriental, al Sur del mar Egeo, próxima a la península helénica y al Asia-Menor y a un conglomerado de islas más pequeñas, distribuidas en varios archipiélagos. Al Norte de Creta, cerca de la costa griega, se encuentra el archipiélago de las Cícladas (dispuestas en círculo) y próximo al litoral del Asia Menor, el archipiélago de las Espóradas (dispersas).

Todas estas islas son de naturaleza rocosa y calcárea, que no ofrece condiciones favorables para el desarrollo económico. Con esfuerzo se realiza

el cultivo de la vid, el olivo y algunos cereales. La realidad de un suelo árido y escasamente productivo, se compensa con la existencia de un clima ideal, que se mantiene templado durante todo el año.

La isla de Creta, en particular, está recorrida, en sentido longitudinal, por una cadena montañosa y ofrece un amplio litoral marítimo, apto en todo su perímetro para el establecimiento de puertos ventajosos para la navegación. Su situación privilegiada la convirtió en el primer nexo entre el Oriente y el Occidente.

LOS PUEBLOS QUE LO HABITARON

Respecto al origen de la civilización minoica desde el punto de vista etnológico es difícil adscribir a los cretenses minoicos con algún pueblo conocido. Una de las tesis más admitida es que son herederos directos de los habitantes neolíticos de la isla (que llegarían a la misma hacia el 6000 a. C.) y que los pueblos no neolíticos (indoeuropeos o no indoeuropeos) que pudieran haber llegado a la isla no se impusieron, sino que se vieron absorbidos por la cultura cretense sin imponer.

Los primitivos habitantes de estas islas fueron los pelasgos (hombres del mar), quienes desarrollaron una civilización que se conoce con el nombre de minoica, debido a que sus reyes se llamaban minos. El principal asiento de esta civilización fue la isla de Creta, que constituyó la base de su poder.

Hacia el año 3000 a.C. habían logrado alcanzar un nivel cultural muy importante y organizado un verdadero imperio marítimo y comercial, que se extendía a través de las islas y las costas del mar Egeo, y cuyo centro fue la ciudad de Cnosos. Su apogeo perduró hasta el año 1400 a.C. aproximadamente, época en que los arios irrumpieron en el Mediterráneo. Las grandes ciudades que habían levantado, como Cnosos al Norte y Festos al Sur, carentes de murallas que las protegieran, fueron incendiadas y quedaron en ruinas. Durante dos siglos predominaron los aqueos, hasta que fueron desalojados por los dorios.

EL GOBIERNO: La autoridad superior era ejercida por los reyes o minos, que concentraban en sus manos el poder político, militar y religioso. En el ejercicio de sus funciones eran asesorados por un consejo de ancianos de carácter consultivo.

LA ECONOMÍA: La economía estuvo basada en la explotación de la tierra, que les brindó la provisión de los alimentos esenciales; y fundamentalmente en la actividad mercantil y naviera, que les rindió grandes ganancias y les permitió gozar de un elevado nivel de vida por la importación de mercancías provenientes de todo el mundo conocido en aquel entonces. Los cretenses establecieron factorías en las islas del Mar Egeo y en Chipre, Italia y España.

La civilización cretense se sustentaba en una economía agrícola y ganadera. También eran hábiles navegantes y poseían importantes flotas con las que establecieron relaciones comerciales con otros pueblos. En los monumentos egipcios se hallaron testimonios escritos de estos contactos. La intensidad de su comercio los llevó a establecer un sistema de pesas y medidas y a desarrollar un sistema de escritura con el que podían registrar las transacciones comerciales.(Las excavaciones de Creta, después de 1900 revelaron la existencia de aproximadamente 3.000 tablillas de arcilla, inscritas con dos escrituras, denominadas lineal A y lineal B.)

LA SOCIEDAD: Los cretenses constituyeron un pueblo pacífico, aficionado a la vida social y a la práctica de los deportes. Cultivaron, por lo tanto, la música y la danza, interpretando en instrumentos originales, como la cítara y la flauta, cuya invención se les atribuye. En cuanto al deporte, practicaron sobre todo atletismo y boxeo, y realizaron pruebas de acrobacia.

La mujer participaba a la par del hombre en estas actividades, aunque su influencia predominaba en el seno del hogar. Además gozaba del privilegio poco común del ejercicio del sacerdocio. La sociedad tenía características típicamente matriarcales. También presentaba una fuerte especialización: escribas, carpinteros, pastores, agricultores, armeros, escultores, lapidarios, vidrieros, alfareros, orfebres, herreros, curtidores, tejedores, pintores.

Cada familia poseía una parcela de tierra que trabajaba para sí mismos y parece que la clase esclava o no existía o lo hacía en una proporción muy pequeña.


Los frescos del palacio de Cnossos muestran a los cretenses practicando sus deportes preferidos: el boxeo y
la tauromaquia, algo parecido a las corridas de toros.

CIUDADES MINOICAS: Los minoicos construyeron varias ciudades grandes unidas por caminos pavimentados; cada una de ellas era una pequeña ciudad-estado. En el centro de cada ciudad había un palacio con suministro de agua, decoraciones, ventanas y asientos de piedra. Los artesanos minoicos eran muy famosos como ceramistas y constructores. También crearon hermosas piezas de joyería en oro y plata. La capital, Cnosos, tenía el mayor palacio, con espléndidos aposentos reales, salas para ceremonias religiosas, talleres y una escuela. Las paredes interiores del palacio estaban cubiertas de yeso y decoradas con magnificas escenas pintadas.

Los palacios más importantes, como los de Cnosos, Festos y Hagia Tríada, fueron los centros de gobierno de pequeñas ciudades—estados que guerreaban entre sí para asegurar su poderío. La sociedad y el Estado cretenses tuvieron muchas similitudes con las civilizaciones del Cercano Oriente. Un rey poderoso, rodeado por un grupo privilegiado de familiares y funcionarios, gobernaba el Estado; y la población estaba compuesta en su mayoría por trabajadores libres que pagaban tributo, por servidores y por algunos esclavos.

El Palacio de Cnosos: Tenía grandes salas comunicadas por corredores angostos, habitaciones privadas, baños, grandes escalinatas, almacenes, todo alrededor de un gran patio rectangular; el plano del palacio parece un laberinto similar al que en la leyenda construyó el ingenioso Dédalo y que alojó al Minotauro.

Los cretenses se destacaron en la pintura, por lo que el palacio está preciosamente dotado de frescos encantadores, que hacen pensar que la vida en la corte minoica era placentera y agradable; las paredes muestran a jóvenes hombres en competencias atléticas, saltando sobre fuertes toros, como así también a mujeres, más fuertes que delicadas, practicando los mismos deportes. También se destacaron en la joyería, la orfebrería, la escultura y la cerámica.

Las salas dedicadas al culto se encuentran dispuestas en el ala oeste, mientras que las habitaciones y lugares de estar se hallan del lado este. Allí están los aposentos reales, ricos y lujosos. En el palacio se han hallado talleres, donde trabajaban orfebres y artesanos en las lujosas obras que adornan el palacio.

Una gran escalera profusamente adornada lleva a los aposentos reales. Una curiosidad, y buena muestra del ingenio cretense, es el sistema de aire acondicionado de estas habitaciones: un pozo de donde proviene luz exterior, que no sólo ilumina los aposentos, sino que por ahí asciende aire. Según qué temperatura hubiese en el exterior cerraban las puertas del pozo o las dejaban abiertas, lo que permitía circular el aire fresco; para proporcionar calefacción, se cerraban las puertas y se utilizaban fogones portátiles.

Desde que Evans en la frontera entre el siglo XIX y XX descubriera las ruinas del palacio de Cnosos, el mayor de los palacios encontrados, hasta nuestros días el hallazgo, desenterramiento y estudios de poblaciones con palacios se ha visto aumentado en grado sumo; se han encontrados palacios de los que ni siquiera se conoce el nombre.

En el ala oeste del palacio, se realizaban ceremonias. Evans encontró indicios de sacrificios de animales y ofrendas a misteriosos dioses, aunque podemos suponer que la civilización cretense constituye un antecedente bastante aproximado de la fascinante mitología griega; por lo menos algunos de los más inspirados mitos griegos provienen de Creta.

Sin embargo, el culto taurino o ciertos rituales relacionados con este rito no se repiten en Grecia, sino que fenecieron con la cultura minoica. Los sacrificios de animales se acompañaban con ofrendas de aceite, vino y miel porque se suponía que esto propiciaba que el animal sacrificado pudiera volver a la tierra. Además del culto taurino, otro animal mitológico se destaca en las molduras del torno yen los frescos del palacio: el grifo, con cuerpo de felino y cabeza de águila. En el más importante salón del palacio se alza un gran trono de yeso, en cuyo respaldo hay tallados fabulosos y coloridos grifos.

“Los veleros de tipo egipcio estaban preparados para las aguas poco profundas del Nilo, pero eran poco aptos para los peligros de alta mar. Desde comienzos del segundo milenio apareció otro tipo de barco, nacido de otra aventura: la de los pueblos del Egeo. Se trataba de navíos ligeros que se movían a vela y a remo, y tenían su casco reforzado contra el choque de las olas, y eran más estables y resistentes al viento. Este barco egeo, antepasado directo de los barcos fenicios, griegos y romanos, fue en realidad el primer barco de transpone realmente adaptado al mar. Fue el que aceleré la historia del Mediterráneo.

 

La avanzada civilización minoica tuvo un misterioso y repentino final hacia el año 1450 a.C. Se cree que un terremoto dañara el palacio de Cnosos hacia el 1700 a.C., fecha que marcó el final de la fase antigua de la historia de Creta. Una dinastía nueva desarrolló una civilización incluso más brillante.

El palacio se reconstruyó de forma más elaborada; tenía una altura de tres o cuatro pisos y contenía muchas habitaciones extensas y pasillos, y la sala del trono estaba decorada con mucho lujo. Como se dijo antes, su apogeo perduró hasta el año 1400 a.C. aproximadamente, época en que los arios irrumpieron en el Mediterráneo.

Las grandes ciudades que habían levantado, como Cnosos al Norte y Festos al Sur, carentes de murallas que las protegieran, fueron incendiadas y quedaron en ruinas. Durante dos siglos predominaron los aqueos, hasta que fueron desalojados por los dorios, que habían logrado mejores armas usando el hierro.

El salto acrobático del toro: Más allá de los sótanos de piedra existe una sala con nuevos y espectaculares frescos. El más famoso de ellos muestra, en una especie de reconstrucción fotográfica primitiva, la gracia y el arrojo de los saltadores del toro, que participan de un acto que es a la vez deporte, ritual y hazaña. Al embestir el toro, cada saltador —los hay de ambos sexos— se sujeta a los cuernos y da una voltereta sobre el lomo del animal, cayendo desde ahí al suelo. El más ínfimo error puede conducir a la muerte al saltador.

Los saltadores se acercaban al toro uno tras otro, en rápida sucesión. Debía ser difícil distinguir a la persona del animal, y este hecho puede constituir el origen del Minotauro, mitad hombre, mitad toro. Se desconoce el lugar donde se practicaba el juego del toro; tal vez se tratase del gran patio porque esta zona debió constituir el eje central de la vida palaciega, un respiro al aire libre en medio de la laberíntica rutina cotidiana. El claro simbolismo de las estancias de consagración, que dominan el patio con la sencillez de una escultura moderna, parece indicar que el patio era más que un mero nexo de la vida en palacio.

El corazón del palacio: El ala oriental del palacio está excavada en la ladera, sobre el nivel del patio. A un extremo eran reconocibles los aposentos reales, y al otro, los talleres de carpinteros, alfareros, albañiles v joyeros, que proporcionaban los lujos y comodidades que es dable apreciar en aquéllos.

A los aposentos reales se llega a través de una gran escalinata, no demasiado voluminosa en cuanto a dimensiones, pero sí grandiosa debido a su suntuosidad y su sentido artístico. Las columnas, pintadas de rojo y negro y reducidas en la base, rodean un vano de luz que no sólo ilumina los aposentos de abajo, sino que hace las veces de respiradero para el sistema de -aire acondicionado natural» del palacio.

Los once entrepaños con puertas que dividían el salón real se podían abrir y cerrar para regular la entrada de aire fresco, perfumado con tomillo y limón, procedente de la columnata, mientras el aire caliente ascendía por la escalinata.

En invierno se podían cerrar las puertas e introducir hogares portátiles para la calefacción. Ei centro del poder era la gran sala del trono, donde se reunía la corte del rey Minos.

En el exterior de la misma hay una gran pila de pórfido, instalada allí por Arthur Evans, quien creía que debía ser empleada en los ritos de purificación antes de entrar a la sala. Es un adecuado símbolo de lo que queda de Cnosos: una extraordinaria reconstrucción del palacio del rey Minos, tal como era 1600 años aC y según la interpretación de un arqueólogo inglés cuyo único propósito fue recrear la imagen de la edad de oro del Imperio minoico.

Hipótesis sobre el final de la civilización monoica:

La isla de Santorini (llamada también Thera) queda a unos 71 kilómetros al norte de Creta, entonces centro de la vigorosa y en apariencia pacífica cultura minoica. Las ruinas minoicas muestran mucho de lo que quedó de Santorini, pero constituyen sólo un remanente de lo que era la isla hacia 1470 a.C., cuando el volcán ubicado en su centro, de 1.500 metros de altura, explotó y se hundió en el mar. Desde entonces la isla tiene la forma de una media luna que rodea el lago que quedó en el lugar del cráter volcánico.

El volcán inició su actividad hacia 1500 a.C., y las erupciones se sucedieron durante 30 años hasta alcanzar un clímax devastador de humo, ceniza, clamores, relámpagos y una marea arrasadora. Las construcciones de las islas vecinas quedaron destruidas.

Seguramente las grandes olas, o tsunamis, inundaron y destruyeron los pueblos costeros de Creta. Como quedaba lo suficientemente lejos de la costa, el gran palacio de Cnosos, capital de la civilización minoica, fue preservado de modo notable (así lo descubrió Arthur Evans, uno de los científicos que siguieron la vía trazada por Schliemann, al excavar en el sitio más de 3.000 años después), pero, según las teorías de ciertos expertos, las cenizas del volcán precipitaron el fin de la civilización. Las plantas murieron, las cosechas se perdieron y llegó la hambruna.

Los griegos de Micenas no tardaron mucho tiempo, según la teoría, en aplastar a los agotados minoicos que quedaban, hasta que, finalmente, Cnosos cayó. ¿Ocurrió así en realidad? Nadie lo sabe. Como tampoco se sabe si el hundimiento de Santorini tuvo que ver con el surgimiento de la leyenda, que todavía perdura, acerca de una civilización perdida.

La leyenda del minotauro. Esta leyenda cuenta la historia de un monstruo mezcla de toro y hombre, al que el rey Minos de Creta traté de ocultar de la vista de todos. Para eso, el arquitecto Dédalo construyó un laberinto del que nadie podía salir. Cada año, siete muchachos y siete muchachas provenientes de una ciudad de la Grecia continental, servían de alimento para el minotauro. El joven Teseo, conmovido por el llanto de los padres de las futuras víctimas, se ofreció para ser sacrificado y navegó hasta Creta. Con la ayuda de su enamorada Ariadna, hija de Minos, Teseo maté al minotauro y logró salir del laberinto. (ampliar la leyenda)

AMPLIACIÓN DEL TEMA

TRAS LA DECADENCIA de  la civilización minoica, aproximadamente en el 1450 a.C., los pueblos que dominaban el Egeo eran los micénicos, provenientes de la Grecia continental. Guerreros y comerciantes, sus ciudades poseían fortalezas de piedra, como Micenas y Tirinto. En cada ciudadela había un pequeño palacio. La habitación principal era un amplio vestíbulo, el megaron. Estos edificios eran muy diferentes de los lujosos palacios minoicos, aunque su decoración estaba muy influida por la cultura minoica.

LA VIDA MICÉNICA
Los micénicos se basaron en los minoicos para crear su propia escritura. Los minoicos usaban la escritura conocida como linear A, que no ha podido ser descifrada. La linear B, desarrollada por los micénicos, fue una forma primitiva de la escritura griega. Los micénicos gustaban de la caza y de los viajes navales en busca de esclavos. También se dedicaron al comercio y construyeron colonias en el Mediterráneo oriental.

LA GUERRA DE TROYA El motivo más plausible por el que los griegos atacaron la ciudad de Troya, en Asia Menor, fue la rivalidad comercial. Los sucesos se desarrollaron alrededor del 1200 a.C. La historia de una parte de la guerra de Troya es el tema del poema épico la Riada, atribuido a Hornero (h. 800 a.C.). El poema mezcla ficción y hechos históricos. Los arqueólogos opinan que Troya se hallaba en Hissarlik, un lugar de la moderna Turquía.

EL CABALLO DE TROYA En el poema homérico, la guerra, que duró 10 años, se debió al rapto de Helena, esposa del griego Menelao, por el troyano Paris. Los griegos vencieron a los tróvanos gracias a una estratagema: la introducción en Troya, a manera de obsequio, de un enorme caballo de madera que albergaba en su vientre a los guerreros griegos.

ALGO MAS SOBRE EL TEMA...

El origen y la escritura del reino de Creta son tan oscuros como lo es también su final. Hay muchas teorías y todas ellas audaces. Evans reconocía tres estadios claros de la destrucción. Por dos veces se reconstruyó el palacio, pero la tercera destrucción fue definitiva.

arthur evansArthur Evans, comenta que descubrió que la destrucción del palacio minoico se había llevado a cabo con el poderío propio de un fenómeno de la Naturaleza. Pompeya era el ejemplo clásico de un caso análogo. Aquí, Evans encontraba, en las estancias del palacio, signos análogos de que la muerte había sorprendido a los hombres repentinamente, en plena vida, como los que por primera vez vieran.

D'Elboeuf y Venuti al pie del Vesubio: instrumentos de trabajo abandonados cerca de la mano del operario, ejemplares de trabajo manual y obras de arte suspendidos repentinamente en plena ejecución, faenas domésticas interrumpidas violentamente.

Entonces planteó su teoría confirmada por la experiencia propia. El 26 de junio de 1926, faltando exactamente quince minutos para las diez de la noche, Evans se hallaba en su cama leyendo cuando se produjo de repente un brusco movimiento sísmico. La cama se movió, las paredes de la casa temblaron, algunos objetos cayeron, un cubo lleno de agua se vertió, la tierra pareció trepidar y luego bramó como si el Minotauro volviera a la vida. Pero la sacudida sísmica no duró mucho rato.

Cuando la tierra se hubo tranquilizado, Evans saltó de la cama y salió corriendo. Rápidamente se dirigió al palacio. Las obras puestas al descubierto por las excavaciones habían quedado intactas. Donde había sido posible, hacía años se habían colocado refuerzos de acero para sostener los vacilantes muros descubiertos. Pero en los pueblos de los alrededores y hasta en la capital, Candía, el movimiento sísmico había producido terribles estragos. Ello confirmó la teoría de Evans, basada en que Creta era una de las zonas de movimientos sísmicos más agudos de Europa. Sólo la potencia de aquel terremoto que de pronto sacudió la tierra, la agrietó y devoró la obra de los hombres, podía haber destruido el palacio de Minos, de modo tal que sobre sus ruinas ya no pudieran construirse más que un conjunto de chozas miserables.

En síntesis, esa es la tesis forjada por Evans, que algunos no comparten. Quizá algún día se aclare la incógnita. Evans, al menos, no ha podido cerrar el círculo, cuyo primer esplendor fue vislumbrado por Schliemann, hombre lleno de fe, bajo las cenizas de Micenas.

Video: La Cultura Minoica

 

Origen de Hércules El Anillo de los Nibelungos Ritos Funerarios En Busca de Troya

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas