BIOGRAFÍA CRISTINA DE SUECIA

MUJERES DESTACADAS DE LA HISTORIA

BIOGRAFÍA, ANÉCDOTAS Y  PASAJES DE NOTABLES  MUJERES EN LA HISTORIA DEL MUNDO             

Día Internacional de la Mujer

Biografia de Cristina de Suecia Resumen de Su Vida Historia Gobierno

La Mujer en Afganistán
Más Historias de Mujeres
 

 

 

 

Carlos III de España Federico El Grande Pedro I de Rusia Catalina de Rusia Historia de San Petersburgo

Safo Isabel I de Inglaterra Catalina de Rusia Cristina de Suecia

Resumen Biografía de Cristina de Suecia
Fue expresamente educada y preparada para reinar y llegó a poseer una refinada cultura, pero en su vida se sucedieron altibajos, contradicciones y excentricidades que le valieron la antipatía de muchos sectores influyentes europeos y, a veces, de su propio pueblo que tanto la amó en un principio. Se la recuerda como entusiasta patrona de las artes, que dejó testimonios inolvidables de su exquisita sensibilidad.

 

Totalmente distinta a las ' mujeres de su mismo origen social, en pleno siglo XVII, Cristina de Suecia se opuso al papel tradicionalmente adjudicado al sexo femenino y buscó la forma de sortear las obligaciones impuestas por un título nobiliario y una apariencia física que no la favorecía en absoluto. Lo busco y lo consiguió.

Porque no fueron los caprichos ni las contradicciones los que definieron a la hija y sucesora de Gustavo II Adolfo y María Leonor de Brandeburgo, sino su voluntad de romper con las convenciones que asfixiaban a las mujeres.

Los astrólogos le habían prometido a Gustavo Adolfo un hijo varón, pero el advenimiento de esta niña hirsuta y de piel oscura, echaron por tierra los vaticinios. El 8 de diciembre de 1626 nació Cristina en Estocolmo; según se decía, su padre era inteligente y su madre una mujer medianamente capaz de asumir el papel de reina.

Cuando Gustavo Adolfo muere en la batalla de Lützen, Cristina tiene seis años pero su vida futura ya está resuelta: su madre poco tendría que ver con la educación de la niña, ya que el fallecido rey había dispuesto que el Estado y un Consejo de Regencia velaran por la formación de la pequeña.

El canciller Oxenstiern llevó con mano segura los estudios de Cristina, que recibió una educación donde no faltaron el latín, las matemáticas ni la cosmografía. Desde muy niña dominó ocho idiomas, mostró una personalidad firme y una gran capacidad para establecer diálogos vivaces, en los que mezclaba pasajes enteros de la Biblia con el catecismo luterano. En la adolescencia su figura era tan poco femenina que incluso Cristina prefirió la ropa masculina. Esto, unido a sus ojos profundamente azules, su rostro picado de viruela, su andar desenfadado y la vehemencia que mostraba durante sus cóleras, le daba una personalidad excepcional.

A partir de 1644 se dedicó al gobierno con la misma pasión con que antes profundizaba el latín o el sánscrito. Una de sus máximas —que horrorizaba a los nobles- sostenía que "el talento lo es todo; el nacimiento nada. Hay labriegos que nacen príncipes y príncipes que nacen labriegos. Si en el pueblo hay canallas, también los hay entre los príncipes".

En 1645 declaró que su país buscaba la paz externa y terminó la guerra con Dinamarca, ganando varias provincias para Suecia, de acuerdo al tratado de Bromsebroe. Por entonces ya era conocida como la más diestra soberana del Norte: protegía el comercio y la educación, en una época en que el analfabetismo cundía aún entre los ministros del reino.

Cristina se negó a casarse pues consideraba que la sujeción al hombre que entrañaba el matrimonio, aunque fuera en interés del estado, era degradante para una mujer.

Así, en 1649, a los 23 años, comunicó a la Dieta su deseo de permanecer soltera y logró el reconocimiento de su primo Carlos Gustavo como presunto heredero. En 1650, luego de hacerse coronar reina con gran pompa, despreció a sus antiguos ministros y se rodeó de favoritos de la talla de Tote, Lagardie, el coronel Schilippebanck, el médico francés Bourdelot, el ministro de España en Estocolmo, Pimentel, Steinberg y otros.

El palacio real era un mar de intrigas frecuentado por una corte integrada por los hombres más notables de Suecia, Alemania, Holanda y otros países. Pese a ello, Cristina se dedicó menos a la política que al amor y los estudios. Dormía tres horas diarias, comía apenas y se peinaba una vez por semana. Tanto los sabios como los amantes costaban muchísimo dinero y no sabía a quiénes preferir. Poseía magníficas colecciones y una biblioteca sin igual en Europa, comprada en base a la hacienda sueca, que padecía extremas penurias. El pueblo, que en un comienzo la apoyó, pasó del cariño a la estupefacción, luego al disgusto y finalmente al descontento.

Las tensiones derivadas de esa situación acabaron por enfermarla pero la receta del francés Bourdelot -descanso-resultó peor que la enfermedad. En efecto, abandona los estudios y la política para organizar costosas orgías que todos critican pero nadie detiene. Suecia entera está convencida de la locura de la reina. Los sabios no perciben sus sueldos y Cristina, para impedir el desastre, empeña su vajilla de plata.

Cuando el escándalo ensombrece Suecia, Cristina empaqueta sus libros, sus colecciones y sus objetos de arte y el 11 de febrero de 1654 reúne a la Dieta; en medio de la sorpresa de todos abdica en favor de Carlos Gustavo. Tenía 28 años. Pese a las críticas de que había sido objeto, cuando parte de Suecia la congoja popular es enorme. Junto con ella viajaba un equipaje compuesto por libros, muebles, colecciones, las joyas de la corona, vajilla de oro y plata y cuanto había en el palacio.

Al llegar a la frontera de Noruega la cruza de un salto y en lugar de embarcarse en la flota preparada al efecto, lo hace en un buque mercante. Desembarca en Dinamarca, monta a caballo varonilmente y se dispone a recorrer Europa dilapidando la renta que su pueblo le había asignado. Independiente de toda autoridad, con derecho a ejercer justicia sobre su comitiva, se siente más poderosa que nunca, ya que incluso se le asigna la propiedad de varias provincias e islas suecas.

En Bruselas nadie olvida su altivez y desenfado: hasta es capaz de hacerle muecas a quienes la miran. Se cambia de traje en el coche con la rapidez de una modelo y al anochecer, sola y vestida de hombre, recorre tabernas y sitios nocturnos de vida alegre. Ya ha abjurado del protestantismo y en Roma se organiza una ceremonia magnífica para festejar su conversión.

En 1656 Cristina se considera a sí misma el primer personaje de la cristiandad y se establece en Roma con sus bibliotecas y colecciones, protegida por los Papas.

Pero sus bienes están sensiblemente menguados por los gastos sin sentido. Suecia le ha disminuido sus rentas y los acreedores la asedian. El Papa le asegura una buena pensión, pero Cristina la halla exigua. Entonces empeña sus alhajas y viaja a Francia, donde el cardenal Mazarino la recibe con grandes honores. Fastidiada por la curiosidad que despierta, una noche se sienta en un teatro con la pierna sobre el brazo de la butaca.

La situación hace crisis cuando ordena ejecutar a un ex favorito suyo que le había formulado reproches en una carta. El trágico episodio indigna a sus anfitriones y Mazarino, harto de sus extravagancias, le da dinero para que parta a Italia.

Poco después Cristina se pone en contra de Suecia y con 20 000 hombres que le facilita el emperador de Alemania, intenta apoderarse de la Pomerania sueca. El Papa interviene entonces y le asigna una renta importante y un administrador, que pronto se convierte en su amante. En 1660, a la muerte de Carlos Gustavo, Cristina se presenta sorpresivamente en Suecia y reclama que se la nombre soberana. El gobierno, por toda respuesta, la obliga a salir del reino. Tampoco prospera su candidatura como reina de Polonia, pese a la recomendación del Papa. Desdeñada también por los gobiernos de Viena y Francia, se radica definitivamente en Roma. Funda una academia y continúa enriqueciendo sus colecciones, relacionándose con personajes de las letras y las artes y ayudándolos.

En 1688 sufre un ataque de erisipela y, convencida de que su muerte es inminente, se preocupa por organizar fastuosas ceremonias fúnebres. Fallece el 19 de abril de 1689, no sin antes nombrar a Azzolini, el administrador que el Papa le había enviado años atrás, su heredero universal. Sus colecciones y bibliotecas valían millones.

Orgullo, franqueza, contradicciones, caracterizaron el carácter de Cristina, junto con la esplendidez. Conoció admirablemente el mundo y el corazón humano y los despreció a ambos por igual. Su vida fue novelesca pero con grandes toques de positivo realismo: fundó en 1650 el primer diario sueco y su apoyo a las artes influyó en toda la cultura europea de la época.

El primer teatro de ópera en Roma se abrió gracias a su interés. Su enorme colección de libros y manuscritos se conserva en la biblioteca del Vaticano y su tumba, en la Basílica de San Pedro, Roma, habla de la importancia que tuvo en su siglo la figura de Cristina.

El filósofo Descartes, el gran arquitecto y escultor Bernini, los músicos Alessandro Scarlatti (su maestro de coro) y Arcángelo Corelli (que dirigía su orquesta) la consideraron amiga y protectora. Ambicionó mucho y logró bastante: no es poco mérito.
 

Fuente Consultada: Vida y Pasión de Grandes Mujeres - Las Reinas - Elsa Felder

Cleopatra y Marco Antonio Mujeres Argentinas Mujeres de Enrique VIII Mujeres en la Guerra

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas