El Dominio Colonial Europeo en América

IMPERIALISMO EUROPEO CAUSAS Y CONSECUENCIAS - COLONIALISMO EN AMERICA, ASIA Y ÁFRICA

>Inicio >Historia Contemporánea >Imperialismo Europeo

Causas de la expansión colonial
Formación del imperio británico
Francia y otras potencias coloniales
El reparto de África
Consecuencias de la colonización
La Descolonización

HISTORIA DEL IMPERIALISMO EUROPEO

 

 

 

 

Revolución Francesa Revolución Industrial La Ilustración Revoluciones Burguesas Nace La Clase Obrera

LA DOMINACIÓN COLONIAL EUROPEA EN ÁFRICA, ASIA Y AMERICA:
Con la expansión colonial española y portuguesa de los siglos XV y XVI —génesis real del sistema capitalista europeo— se inicia la historia del desarrollo euroamericano realizado sobre la base de la explotación de los tres continentes sometidos.

La búsqueda de metales preciosos y de especias de Oriente signa esta primera etapa de expansión europea. Las corrientes comerciales con esa región, que se habían desarrollado a partir de las Cruzadas, incorporan en Occidente nuevos productos cuya demanda crece considerablemente. Paralelamente al desarrollo del comercio y a la ampliación de los mercados, se va gestando en Occidente una demanda creciente de oro y plata —como moneda y elemento de acumulación de riquezas— para las transacciones comerciales. Dicha demanda también podría ser cubierta por Oriente. Marco Polo había llegado a la China: sus relatos mencionaban minas de oro, construcciones realizadas con piedras preciosas, esmeraldas, diamantes, etc.

Las noticias sobre Japón no eran menos tentadoras. Introducirse en las civilizaciones orientales para obtener sus riquezas y sus productos fue el objetivo de las expediciones comerciales que se desarrollaron a partir del siglo XV.

El cierre del comercio con Oriente por el Mediterráneo —producido por la invasión turca en el Asia Menor— obliga a las corrientes comerciales a buscar nuevas rutas de acceso. Portugal descubre la ruta hacia la India y monopoliza el comercio con el Este estableciendo factorías fortificadas a lo largo de las costas de África y Asia; a principios del siglo XVI domina, además, las costas de China y Japón.

El descubrimiento de América brinda a España la posibilidad de explotar las ricas minas de oro y plata, luego de la dominación de los imperios Incaico y Azteca, Los pueblos orientales y americanos poseían, en esta etapa histórica, civilizaciones que habían alcanzado un importante desarrollo. Pero la utilización de la pólvora y las armas de fuego, junto con la posibilidad de explotar las luchas internas existentes en estas sociedades, brindarán a Europa una neta superioridad en el ejercicio de la violencia, la cual será utilizada hasta sus últimas consecuencias para imponer la dominación sobre los pueblos autóctonos. La colonización irá gestando diferencias en el papel que se le asigna, en esta primera etapa, a cada uno de los continentes. Entre los siglos XV y XVIII, América y África fueron los más expoliados. América cumple el papel de productora de oro y plata y de materias primas tales como algodón y azúcar.

Para esta producción los portugueses y españoles utilizan dos fuentes principales de mano de obra: los indios del altiplano para la extracción minera y la producción agrícola de las zonas serranas y los esclavos traídos de África para las grandes plantaciones de algodón y azúcar. Así, el sistema de trabajo forzado a través del régimen de encomienda con los indios y la esclavitud de los negros africanos constituyen las dos formas principales de desarrollo de la economía colonial americana. Este régimen, intrínsecamente violento, cobró cuantiosas víctimas. Como refiere Fray Bartolomé de las Casas "... A estos corderos tan dulces (los indígenas) los españoles los trataron como lobos, leones y tigres famélicos, y no han hecho desde hace cuarenta años más que ponerlos a la defensiva, matarlos, angustiarlos, afligirlos, atormentarlos y destruirlos por medio de crueldades nunca vistas ni leídas ni oídas antes, al punto que de tres millones que habitaban la isla Española (Haití) que hemos conocido, sólo han quedado doscientos. La causa por la cual mataron tanta gente ha sido que su último fin y objetivo fue enriquecerse en poco tiempo. . . "


Este mismo panorama se presentaba en el resto de los países de América: en México y en Perú la conquista cobró millones de víctimas, diezmados por las guerras, las enfermedades y la explotación.

Por otra parte, en este mismo período el continente africano es explotado fundamentalmente como fuente de mano de obra esclava: Europa realiza en África una verdadera "caza del hombre". Se calcula que por cada esclavo que llegaba a las costas americanas aproximadamente cinco morían en África resistiéndose al blanco o en alta mar, como consecuencia de las condiciones de higiene y alimentación a las que se los sometía. Según Du Bois, esta verdadera sangría humana costó al continente una pérdida aproximada de sesenta millones de personas. Hasta fines del siglo XVIII Asia se verá menos afectada.

Los europeos sólo llegan hasta las costas asiáticas para realizar un intercambio comercial de manufacturas autóctonas y especies, mientras en el continente continúan desarrollándose formas de vida propias, no afectadas fundamentalmente por esa presencia. La penetración continental sólo se iniciará hacia fines del XVIII y comienzos del XIX conservando, sin embargo, las mismas características de violencia y destrucción empleadas en las otras dos regiones.

Este hecho se da coincidentemente con un cambio en las relaciones de poder entre las potencias occidentales. Hasta fines del siglo XVII, España y Portugal constituían los mayores imperios coloniales, habiendo sometido en su casi totalidad a los continentes americano y africano. A partir de entonces Holanda, Inglaterra y Francia comienzan a desarrollar una política colonial que terminará, finalmente, por desplazar a los españoles y portugueses, que se encontraban en paulatina decadencia.

Mientras los holandeses desalojan a los portugueses de Oriente a través de nuevas formas de colonización —las "compañías"—, los ingleses y franceses adoptan estas mismas formas en América del Norte y las Antillas. Entre estas dos últimas potencias se desarrolló una lucha por las colonias y el control de la política europea, de la cual saldría triunfante Inglaterra, en detrimento de Francia, los Países Bajos, Portugal y España.


La conquista de América cobró millones de víctimas, sea en las guerras, por trasmisión de enfermedades o por simple explotación.Esclavos en Brasil. Por cada esclavo que Negaba a las costas americanas, cinco morían resistiendo en África o en alta mar.

 

 

Hacia 1750 Gran Bretaña comienza a consolidar su posición como potencia colonial conquistando la india. Hasta entonces había sido imposible —tanto para Inglaterra como para Francia, Holanda y Portugal— penetrar en el continente asiático.

A comienzos del siglo XIX Inglaterra inicia una nueva ofensiva contra Asia, centrándola en la conquista del imperio chino. Los métodos empleados para dominar China irán desde la introducción masiva del consumo del opio —droga cuya comercialización estaba prohibida en el Imperio por las consecuencias perniciosas que suponía su consumo para la población— hasta la utilización de la escuadra y el ejército británicos.

Desde 1842 —fecha en que se le otorga por la fuerza el control de la producción y venta de opio— ocupa militarmente Shangai y Nankin, se anexa Hong-Kong, se le otorgan cinco puertos interiores más y se reclama un porcentaje de pago a las zonas que no habían sido ocupadas "en compensación del pillaje que sus propias tropas hubieran podido hacer.

La explotación de China por Inglaterra, a la cual se agregarán más tarde otras potencias, se profundiza cada vez más. En esa misma época Francia ocupa Argelia y consolida su dominio sobre Camboya y Vietnam. También reclama participación en el "negocio chino" y establece una alianza con Inglaterra para imponer la libre navegación de los ríos interiores, la apertura de nuevos puertos bajo control europeo y el establecimiento de una legislación que garantice el pleno ejercicio del poder sobre las jurisdicciones controladas por ambas potencias.

Este proceso no se realiza pacíficamente. Los pueblos colonizados nunca aceptaron la dominación; los períodos de "paz" sólo fueron un reposo en la resistencia a la ocupación. Llamarlos bandidos, piratas, rebeldes, terroristas o asesinos fanáticos, aunque tranquilice la conciencia de la metrópolis, no se corresponde en absoluto con la realidad. La perduración de la opresión no implica la adhesión del oprimido: la ocupación inglesa del territorio de la India, por ejemplo, necesitó más de cien años de lucha (1750 a 1850); y Argelia del Norte sólo pudo ser conquistada tras cuarenta años de guerra, con la intervención de 100.000 hombres.

Paralelamente a este proceso, los Estados Unidos habían logrado su independencia luego de una larga guerra contra Inglaterra. Por su parte, la mayoría de los pueblos de América Latina vencen la dominación colonial española, debilitada por un largo período de decadencia. La pérdida de las colonias de la "Nueva Inglaterra", con su producción agrícola de clima cálido, determinan el intento inglés de dominar una zona con características productivas y climáticas semejantes: el Río de la Plata. Sin embargo, el fracaso de las invasiones inglesas en 1806 y 1807, impulsa a Inglaterra a buscar nuevas formas de penetración en este continente.

A partir de mediados del siglo XIX Inglaterra encontrará valiosos aliados para su política de explotación del continente en las clases dominantes locales. La consolidación de esta alianza a través del libre comercio permite a Gran Bretaña ejercer un dominio de hecho, sin necesidad de recurrir a la violencia. Por el contrario, serán los propios ejércitos nacionales los que se encargarán de reprimir los movimientos de resistencia popular ante esta nueva forma de dominación.

La independencia lograda respecto del dominio español se transforma en una independencia formal: los países latinoamericanos quedan a merced de las decisiones del Imperio Británico.

El Comercio
Triangular

El Neocolonialismo
y el Tercer Mundo

Mapa de la Expansión Colonial
Europea Siglo XVII

 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas