EL DOPAJE DEPORTIVO

A QUE LLAMAMOS DOPAJE DEPORTIVO Y CUAL ES SU OBJETIVO

 

 

 

 

Cirugía y Transplantes

La Anestesia

Vitaminas y Hormonas

Las Vitaminas

La Vacunas Definición y Clasificación de las Drogas

Droga I: Opio Droga II: Morfina Droga III: Heroína Droga IV: Cocaína

EL DOPAJE DEPORTIVO: Por dopaje se entiende el uso de sustancias o métodos que para mejorar artificialmente la condición física o mental de los atletas tanto, su rendimiento en la práctica deportiva. La lucha antidopaje tiene dos objetivos fundamentales: preservar la salud de los deportistas y garantizar la igualdad de condiciones de los participantes de distintas competiciones

Devis Licciardi Deportista Italiano

Este famoso fondista italiano, joven atleta de 27 años de la Aeronáutica Militar, quiso eludir el control antidoping utilizando un mecanismo de un pene falso de plástico a los efectos de llevar en su interior orina "pura y limpia" y no tener que utilizar la suya contaminada con los residuos de la droga utilizada para participar de una competencia de 10 Km. sobre ruta en Molfetta (Bari). Este atleta es miembro de la selección en la especialidad de 3.000 metros.

La idea era llenar la jeringa del control con esta orina pura, pero fue descubierto "con las manos en la masa", ya que el Comité Italiano venía sospechando de esta actividad ilícita; la de usar sustancias prohibidas.

 

Parece ser que el origen del dopaje se remonta a la antigüedad: ya lo u los romanos en las carreras de cuádrigas, al darles de beber infusiones estimulantes a los caballos. La primera noticia sobre el consumo de sustancias dopantes por atletas es de 1865, cuando varios nadadores que competían en la travesía de los canales de Amsterdam fueron acusados de tomar drogas.

Las primeras sospechas de la moderna historia olímpica datan de 1932, aunque el Comité Olímpico Nacional no decidió crear controles para detectar sustancias prohibidas hasta los Olímpicos de México (1968). A ello contribuyeron episodios de enorme repercusión internacional, como la muerte del ciclista británico Tom Simpson durante el Francia de 1967, en pleno ascenso al Mont Ventoux, tras haber ingerido diversos estimulantes.

En las últimas décadas, los avances en el conocimiento de la fisiología humana ha permitido mejorar el rendimiento de los atletas, pero también han facilitado el d de nuevos y más sofisticados sistemas de dopaje. Aunque los controles son cada vez más estrictos y eficaces, la legislación y las pruebas para la detección de su prohibidas marchan aún por detrás del delito. De hecho, la aparición de nuevas técnicas o de aquellas capaces de ocultar el consumo de sustancias prohibidas como pareja a la mejora de los sistemas de vigilancia.

Sobre muchos atletas recae el peso de la duda. Lasse Viren, campeón olímpico en 5.000 y 10.000 m en las olimpiadas de Munich (1972) y Montreal (1976) fue acusado de haber recibido transfusiones de su propia sangre, obtenida tras intensos entrenamientos en altura, antes de la competición. Más reciente y trágico es el caso de Florence Griffith, triple campeona olímpica en pruebas de velocidad, que falleció ataque al corazón mientras dormía, en septiembre de 1998. Su progresión resulta asombrosa; Griffith, que jamás dio positivo en los controles antidoping pasó de ser una buena atleta a convertirse en una velocista invencible, con un cuerpo extraordinariamente musculado. Su caso es muy similar al del canadiense Ben Johnson plusmarquista mundial y campeón olímpico en los Juegos de Seúl (1988), que, sin embargo fue desposeído de su medalla olímpica y de su récord de los 100 metros, al demostrase había utilizado estanozolol, un esteroide anabolizante.

Los casos de dopaje se han multiplicado en las últimas décadas. Investigaciones posteriores han demostrado el uso generalizado de anabolizantes durante los setenta y ochenta en los antiguos países del Este, especialmente en a Republica Democrática Alemana, que ejerció una hegemonía incontestable en laS pruebas femeninas de atletismo y natación. Tras la caída del Muro, de los entrenadores y médicos de estos países exportaron sus métodos de trabajo. Particularmente sospechosa ha sido la eclosión internacional de las atletas y nadadoras chinas. Más aún cuando en los Campeonatos del Mundo de Natación de 1998, cuatro nadadoras dieron positivo en controles por el uso de diuréticos, compuestos que pueden ser utilizados para enmascarar sustancias prohibidas.

El mundo del ciclismo, siempre bajo sospecha, ha vivido en los últimos años en continuo sobresalto. En el Tour de Francia de 1998, todo un equipo, el Festina, hubo de abandonar la competición y fue investigado por la justicia. Su masajista fue sorprendido con 400 dosis de esteroides anabolizantes y hormonas del crecimiento. Un año después, el italiano Marco Pantani, campeón de Giro y Tour en 1998, fue descalificado en esta última prueba al superar la tasa permitida de hematocrito, lo que podría significar el uso de EPO.

Aunque el atletismo, el ciclismo, la halterofilia o la natación están más ligados a este tipo de prácticas, ninguna actividad deportiva parece haberse librado de ellas. El futbolista argentino Diego Armando Maradona ha dado positivo en distintos controles antidopaje. La mayoría de los casos están relacionados con su adicción a la cocaína, pero en Mundial de Fútbol de Estados Unidos, celebrado en 1994, fue detectada en su orina la presencia de un estimulante llamado efedrina. Asimismo, está ampliamente documentado el empleo de creatina en el fútbol y otros deportes. La creatina es un Compuesto nitrogenado que se acumula en los músculos esqueléticos unido a una molécula de fosfato, y que sirve como fuente inmediata de energía para la contracción muscular algo especialmente importante para los ejercicios breves y de alta intensidad. NO figura en las listas de sustancias prohibidas, por lo que se ha convertido en los últimos años en un producto de moda entre los deportistas, pese a que algunos estudios sugieren que su uso puede estar ligado a una mayor incidencia de cáncer.

Los últimos casos de dopaje han abierto un nuevo debate. La lista de compuestos prohibidos es interminable y afecta a medicamentos usados habitualmente por la mayoría de la población para tratar enfermedades leves. Juan Antonio Samaranch, Presidente del Comité Olímpico internacional (COI), ha llegado a insinuar que debe

reducirse: «Doping es todo aquello que, primero, afecta a la salud de los a segundo, aumenta artificialmente su rendimiento. Si se da sólo esta segunda condición, para mí no es doping». La solución al problema pasa, pues, por determinar productos o técnicas son nocivas para la salud. Pero esto no parece sencillo, do en cuenta que, en opinión de muchos especialistas, la misma práctica de te de elite puede ser perjudicial y que, en muchos casos, pueden pasar años conocer los efectos secundarios de determinadas sustancias.

Principales sustancias dopantes

Como se ha indicado, la lista de productos prohibidos por el COl y las distintas federaciones deportivas es extraordinariamente extensa, e incluye analgésicos, diuréticos y otros compuestos farmacológicos que pueden enmascarar el uso de sustancias dopantes. La siguiente relación sólo recoge los métodos de dopaje más extendidos.

Estimulantes

Los más empleados han sido las anfetaminas, destinadas a combatir la fatiga mentar el rendimiento físico. Además de crear adicción, aumentan la presión y la frecuencia cardiaca, lo que puede provocar accidentes cardiovasculares. En la actualidad, los sistemas de detección de este tipo de sustancias son muy eficaces, por lo que su uso ha sido prácticamente erradicado de la alta competición.

Betabloqueantes

Son sustancias que reducen la tensión arterial y producen relajación muscular, al bloquear la respuesta cardiovascular que promueve la adrenalina. Desde el punto médico están indicados en el tratamiento de la hipertensión y de las enfermedades coronarias. También se han utilizado para aliviar los síntomas de los trastornos relacionados con la ansiedad. Se emplean en deportes que requieren concentración y tranquilidad, como el tiro. Pueden provocar bradicardia e hipotensiones severas, con colapsos y lipotimias.

Esteroides anabolizantes

Se trata de derivados sintéticos muy similares a la hormona natural testosterona. Producen hipertrofia muscular, permiten una mayor carga de entrenamiento y reducen el tiempo de recuperación. Sus efectos secundarios están bien documentados: masculinización en las mujeres e infertilidad, reducción de los testículos y aumento del tamaño de los pechos en los hombres. En general, incrementan el riesgo de ataques cardíacos y pueden provocar problemas psicológicos. Su uso se puede detectar con análisis de orina hasta seis meses después de su consumo.

Hormonas peptidicas

LaS más empleadas son la hormona del crecimiento humano (GH) y la eritropoyetina (EPO). Ambas son producidas naturalmente por el organismo y, por tanto, su detectación es muy compleja. La hormona del crecimiento humano es utilizada en deportes que requieren una gran masa muscular. Naturalmente es secretada por la hipófisis e influye en el crecimiento del esqueleto humano y en otros procesos metabólicos.

La eritropoyetina (EPO), secretada naturalmente por el riñón, estimula la producción de glóbulos rojos, por lo que aumenta la oxigenación de la sangre y de los músculos. Se emplea, sobre todo, en deportes de resistencia. Condensa la sangre, o también puede favorecer infartos y otras dolencias cardiacas y vasculares.

Fuente Consultada: Gran Enciclopedia Universal

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas