EL EJÉRCITO ROMANO Y SUS SOLDADOS

HISTORIA DE ROMA ANTIGUA: LA DEFENSA Y CONQUISTA DE ROMA ANTIGUA

>Inicio >Historia Antigua Portal General de Roma Antigua
 

Línea de Tiempo de Roma Antigua

El Ejercito Romano

 

 

 

 

Plebeyos y Patricios Enfermedades en Roma Las Legiones Romanas La Monarquía La Republica El Imperio

 

 
 

HISTORIA DEL EJÉRCITO ROMANO Y SUS SOLDADOS: Ningún pueblo antiguo tomó la profesión militar con más seriedad que los romanos. Hicieron la guerra desde las costas de Galilea hasta los lluviosos acantilados del norte de Inglaterra. La seguridad de su vasto imperio, que abarcaba a 60 millones de habitantes, dependía de sus eficientes y poderosas fuerzas armadas, listas para entrar en acción en cualquier momento. El ejército romano, en el cénit del imperio, fue una devastadora y efectiva maquinaria de guerra nunca antes vista en el mundo. Su unidad básica era la legión, integrada por 6,000 hombres, casi todos ellos soldados de infantería. También comprendía entre 100 y 200 jinetes exploradores, portaestandartes y captores de desertores.

El ejercito romano es una imitación del de Grecia; después irán apareciendo nuevas armas, nuevas tácticas, nuevo reclutamiento. Muy pronto, Roma no desconfiará más de los velites. La guerra contra Cartago enrolará a los proletarios, "capite censi", a los que no habían confiado armas desde el día del alistamiento de tropas contra los galos (tumultus gallicus). Más tarde, Roma tendrá los auxilia, mercenarios extranjeros procedentes de los pueblos sometidos extraitálicos.

En la Roma republicana el supremo poder administrativo y el mundo militar están unidos. Es el imperium, que corresponde al magistrado: cónsul, pretor, dictador. Pero las guerras con las grandes potencias exigirán una transformación: separar las funciones militares de las civiles. Para asegurarse sus triunfos, Roma deberá colocar al frente de sus  legiones a quienes posean una preparación técnica y profesional exclusivamente militar, independiente del cargo público. Y así lo hará.


El ejército comprende, ahora, además de los patricios de diecisiete a cuarenta y seis años, un gran número de plebeyos, en general poco pudientes, a quienes el estado da un sueldo o stípendium, porque las largas guerras, como había sido el sitio de Veyes, los obligan a abandonar los trabajos del campo.

El ejército se compone, además, de contingentes italianos, o aliados (socii), que representaban más de la mitad del total (por ejemplo: tres cuartos de la caballería o mitad de la infantería eran aliados). El número de los contingentes aliados que proporcionan las ciudades italianas los fijaban los cónsules. Su formación y mantenimiento correspondía a las autoridades locales. Roma sólo lo hacía cuando los soldados se encontraban en campaña.

El cónsul; rodeado de una guardia (llamada pretoriana), de amigos, de clientes, de combatientes selectos, ejerce el mando supremo sobre las cuatro legiones (dos para cada cónsul) día por medio. Los jóvenes más ricos sirven en la caballería. El estado les proporciona el caballo. Si se quieren iniciar en la carrera política deben desempeñarse como tribunos militares, pero como los cónsules, sin sueldo.

Nadie podía ocupar una magistratura sin haber servido diez años en el ejército. Los tribunos militares estaban al frente de la infantería de cada legión y se alternaban en el mando por mes o por día. El manípulo, una de las treinta partes en que se divide la legión, estaba mandado por dos centuriones. Todos los hombres aptos para el servicio militar se ejercitan en tiempo de paz en el campo de Marte; un entrenamiento acelerado tiene lugar durante los tiempos libres entre cada campaña. Los que no comparecen en el día del enrolamiento se exponen a penas severas, que van desde la multa hasta la esclavitud. Los ciudadanos de cuarenta y seis a sesenta años constituyen la guardia territorial.

ARMA DE GUERRA ROMANA
Arma ofensiva para los sitios. La cabeza del hierro rompe los muros y retrocede para volver con más fuerza. Cuando el armazón está protegido del fuego por una especie de caparazón de cuero y lanas, tiene el aspecto de una tortuga: el ariete sale y entra como la tortuga en su caparazón.

Los romanos no eran jinetes entusiastas. Cuando se veían obligados a reclutar regimientos de caballería, generalmente utilizaban ayudantes extranjeros, especialmente galos y tracianos. Éstos también eran arqueros, honderos y lanzadores de jabalina. Pero el soldado romano arquetípico, el legionario, debía ser ciudadano romano, y los reclutas pasaban por un riguroso programa de selección antes de ser aceptados en las filas.

Los reclutas debían tener una estatura mínima de 1.70 m, y se les examinaba médicamente para asegurarse de que estaban sanos y de que su vista era buena. Un legionario se enrolaba durante 20 años: era un compromiso importante. Pero todos eran voluntarios, que se alistaban por la paga, la gloria, la oportunidad de ver mundo, o de progresar. A través del ejército un joven campesino podía ascender al rango de centurión, con 80 hombres bajo su mando. Pero ningún legionario de origen humilde podía aspirar a entrar a la clase de los oficiales. La clave para la promoción a los altos niveles era la educación, la riqueza y el rango: el compañerismo o "compadrazgo" sistemático, que operaba entre las familias de la nobleza.

Entrenamiento militar
Al ser aceptado, el recluta era enviado al campo de entrenamiento, donde pasaba, bajo implacable disciplina, el resto de su servicio obligatorio. Los soldados marchaban en el campo todos los días bajo las roncas órdenes de un centurión que empuñaba un bastón, símbolo de su rango e instrumento de castigo. Uno de estos centuriones se ganó el apodo de 'Trae otro", por la cantidad de báculos que rompió en las espaldas de sus soldados.

En las maniobras, los soldados atacaban estacas de 1.80 m de alto, golpeándolas con los tachones de sus escudos y clavándoles las espadas. Los reclutas bisoños lo hacían con armas de práctica de doble peso. Con equipo completo encima, los hombres debían correr, saltar y librar caballos de madera. Durante el verano aprendían a nadar y realizaban marchas forzadas y simulacros de batalla, en preparación para los futuros combates.

 
 

Cronología de Roma Antigua

Pan y Circo

 

Agricultura

Minería Artesanos Comerciantes Financistas Filosofía El Derecho Religión Familia
Viviendas Las Ciencias

Prostitución

Las Mujeres Literatura Diversión Educación Arte

Costos

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas