FORTALECIMIENTO DEL PODER REAL

FORMACIÓN DE LOS ESTADOS MODERNOS

>Inicio >Historia Moderna >Menú de los Estados Modernos

 

 

 

 

Crisis Feudal

El Absolutismo

Luis XIV

Sociedad Estamental

La Ilustración

Revolución Francesa


HACIA UNA NUEVA FORMA DE ORGANIZACIÓN POLÍTICA: EL ESTADO MODERNO

En Europa a mediados del siglo XV, ocurrieron transformaciones en la economía y en la sociedad, tales como la reconstitución de la agricultura, cambios en la organización del trabajo artesanal, un gran desarrollo del comercio y descubrimientos de nuevas tierras y por otro lado se produjeron cambios en la forma de organización política. Las monarquías de España, Inglaterra y Francia, por medio de diferentes caminos, lograron centralizar progresivamente el poder político.

Se descubrieron nuevas fuentes de riqueza, las rutas comerciales de la Europa medieval eran limitadas y hacia el final del siglo XIV e inicios del siglo XV, se descubrieron nueva zonas (India, África y América) y rutas comerciales, lo que trajo aparejado el ingreso de metales preciosos como la plata, oro y especias; también a la vez se desarrollaron las finanzas internacionales debido al nuevo comercio y nació una nueva clase social: la burguesía, una nueva clase adinerada, que tenía como profesión la acumulación de la riqueza.

Hubo una revolución en los métodos de cultivo de la tierra, gracias al progreso de la ciencia y de la tecnología, y, en consecuencia, en la distribución de la propiedad territorial. Por último se llevó a cabo un movimiento en contra de la corrupción de la iglesia.

 

En esta ilustración un duque adopta la postura de "los justos deberes" y reconoce como legitimo a un nuevo rey de Francia. Sin embargo era frecuente que los señores encuentres excusas y no realizaran estas ceremonias

De la fragmentación a la centralización de la autoridad

La fragmentación de la autoridad se produjo en el plano político, y fue una de las características más importante del feudalismo. En cada señorío, los señores dictaban y aplicaban la justicia, imponían y cobraban los tributos a los campesinos, imponían las obligaciones a los siervos y formaban ejércitos. Pero la desaparición gradual de la servidumbre, a partir de la crisis del siglo XIV, amenazó directamente la autoridad de los señores feudales.

La producción agrícola comenzaba a destinarse al mercado, y el trabajo, en algunas regiones rurales, ya no estaba asegurado por obligaciones personales. Los ejércitos privados de los señoríos (a veces, sólo bandas armadas) resultaron cada vez más insuficientes para asegurar el trabajo y el orden en las tierras de los señores, ya que los campesinos se trasladaban en diferentes direcciones a escala regional.

Una autoridad centralizada, en cambio, podía organizar un ejército también centralizado. Por esto, la centralización de la autoridad política fue un instrumento eficaz para mantener al campesinado bajo la dependencia y explotación de la aristocracia feudal. De esta manera el poder del rey se fue fortaleciendo.

El fortalecimiento del poder real

El poder político de los reyes se fortalece y se sustenta gracias a la idea del origen divino del poder del rey, contribuyendo de esta manera, al régimen de monarquía absoluta. La Monarquía constituyó un Estado moderno basado en una fuerte dirección de gobierno, con un territorio definido y con una comunidad de individuos obedientes y sometidos al poder real.

Las monarquías tuvieron que enfrentarse con la nobleza feudal para consolidar la autoridad real. Los señores no estuvieron fácilmente dispuestos a ceder al rey su autoridad. Pero el mantenimiento del dominio de la nobleza como grupo sobre los campesinos, hizo necesaria la destrucción de aquellos señores que se opusieron a los avances de la monarquía. Al mismo tiempo la tierra pasó a ser propiedad privada de los señores para compensar la pérdida de autoridad política de la nobleza feudal.

A partir del siglo XV, las características de los Estados modernos fueron las siguientes:

la centralización del poder político y su concentración en un soberano —el rey o príncipe—, que era el único que tomaba las decisiones;

la obligación de obediencia al rey por parte de todos los habitantes de los territorios del reino (incluidos los que vivían en los territorios de los señoríos);

la creación y utilización de instrumentos nuevos para asegurar la obediencia al poder centralizado: las nuevas instituciones políticas como el derecho, la burocracia administrativa, el ejército, y la diplomacia, entre otras.

Un Estado territorial y soberano:

En los inicios de esta transición (sistema feudal - monarquía) la soberanía del rey dependía de obtener la obediencia de un número cada vez mayor de habitantes del reino y para consolidar su poder, las monarquías tuvieron que luchar contra los señores feudales, en sus señoríos, y las comunas de algunas ciudades que en otras épocas habían obtenido esa libertad.

Cada Estado tuvo que establecer su independencia y autonomía frente a los demás Estados para definir el territorio que le pertenecía.

Según el jurista francés Jean Bodin en su obra “Los Seis Libros de la República” (1576) la soberanía significaba:

• El control absoluto del poder por parte del soberano;

• El ejercicio vitalicio del reinado;

• El rey podía dictar leyes y derogarlas, según su voluntad.

Pero, según Bodin, el rey debía respetar las llamadas normas inquebrantables del derecho natural (la familia, la propiedad privada), y las leyes fundamentales del país.

El jurista francés Jean Bodin contribuyó con su obra a la fundamentación del nuevo Estado de los inicios de la Edad Moderna. Su obra Los seis libros de la República se publicó en 1576, en una época en que peligraba la unidad del país y del reino de Francia. Por esto, sus lecciones de soberanía tuvieron como primer objetivo el mantenimiento de Francia y de la monarquía francesa.

Las nuevas instituciones: Desde el siglo XVI, se fueron consolidando nuevas instituciones políticas en los nuevos Estados, que fueron (y son) los instrumentos a través de los cuales los gobernantes ejercen su autoridad sobre los gobernados y que, además, les permiten obtener la efectiva obediencia de éstos.

Las instituciones son, por ejemplo, las normas y las leyes; y también forman instituciones las personas empleadas por los gobernantes para cumplir funciones de gobierno, un ejército permanente, una burocracia administrativa, un sistema de impuestos, y la diplomacia internacional.

Los Estados sirvieron para proteger la propiedad privada y los privilegios de la nobleza feudal, y para mantener a los campesinos bajo su dominio. Pero las nuevas instituciones políticas también beneficiaron a los grupos burgueses dedicados al comercio y a las manufacturas. La centralización económica, la expansión ultramarina y la unificación de un sistema legal, contribuyeron al proceso de transición del feudalismo al capitalismo.


El escritor florentino Nicolás Maquiavelo (1469-1527) en su obra El Príncipe, sostuvo que en la política los principios deben someter-se a las exigencias fortuitas del momento y a una táctica oportunista. Su ideal ya no era el soberano moderado, justo y generoso de los teóricos medievales, sino el príncipe que sólo tiene en cuenta el interés del Estado, que es el suyo propio. En la dedicatoria que Maquiavelo escribió en El Príncipe, afirmó: “No puede un señor prudente, ni debe, observar la fe cuando tal observancia se le vuelve en contra.”

 

(ver su biografía y pensamiento)

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas