LA EXPEDICIÓN AL PARAGUAY

MANUEL BELGRANO DIRIGE LA CAMPAÑA AL PARAGUAY PARA EXIGIR FIDELIDAD AL GOBIERNO PATRIA

>Inicio >Temas Sugeridos

Leyenda
de las Siete Ciudades

MANUEL BELGRANO DIRIGE LA CAMPAÑA AL PARAGUAY PARA EXIGIR FIDELIDAD AL GOBIERNO PATRIA

 

 

 

 

Obra Social de la Primera Junta

Resumen Semana de Mayo

Documento: Carta de un Español

Perfil Hombres Primera Junta

Síntesis De  Historia Argentina  

EXPEDICIÓN AL PARAGUAY:

Cuando el gobernador del Paraguay Bernardo de Velazco tuvo conocimiento de los sucesos ocurridos en Buenos Aires y del establecimiento de la Primera Junta, reunió el 24 de julio un Cabildo Abierto que resolvió:

1) reconocer y jurar obediencia al Consejo de Regencia; 2) mantener cordiales relaciones con Buenos Aires, pero no reconocer su gobierno; 3) organizar una junta de guerra con Velazco como presidente, que adoptaría las medidas necesarias para defender el territorio.

La opinión pública paraguaya estaba dividida en tres partidos: el realista, encabezado por Velazco que triunfó en el Cabildo Abierto del 24 de julio y que sostenía la dependencia de España; el porteño, que respondía al gobierno de Buenos Aires y el nativo, que perseguía la independencia del Paraguay. Como la Junta de Buenos Aires fuese informada de que en Asunción predominaba el partido de los porteños, resolvió iniciar una campaña militar con el objeto de que el Paraguay reconociese al nuevo gobierno.

El comando de la expedición fue confiado a Manuel Belgrano, que con escasas fuerzas partió de Buenos Aires hacia la Bajada del Paraná, lugar elegido para la concentración de sus tropas, aumentadas en forma tal que pudo contar con novecientos cincuenta hombres de infantería y de caballería, que en su mayoría carecían de instrucción militar. Por otra parte, el cuadro de oficiales y suboficiales era deficiente y el armamento sumamente escaso, pero Belgrano no se amedrentó y procedió a su organización y adiestramiento.

A fines de octubre partió de la Bajada y como Velazco había ocupado todos los pasos del Paraná prefirió internarse en la Mesopotamia. En su marcha fundó los pueblos de Mandisovi al norte de Entre Ríos y Cururzú Cuatiá, al sur de Corrientes. A mediados de diciembre cruzó el Paraná a la altura de la Candelaria (antigua capital de las Misiones jesuíticas). Apenas desembarcados en territorio paraguayo atacaron exitosamente una guardia en Campichuelo. Las tropas paraguayas al mando de Velazco se retiraron a Paraguary, pues este jefe había resuelto atraer al ejército patriota al interior del país, obligándole a realizar una marcha penosa a través de la selva, de pantanos y de poblaciones hostiles, que debilitarían sus fuerzas.

El 19 de enero de 1811 se libró el combate de Paraguary, en que las tropas patriotas no supieron aprovechar la sorpresa de un primer ataque, que consiguió romper por el centro la línea paraguaya, por lo que fueron derrotadas y debieron iniciar la retirada. Belgrano trató de fortificarse en Tacuarí, al sur de Paraguary y pidió refuerzos a la Junta, que le mandó quinientos infantes y la flota al mando de Juan Bautista de Azopardo, que trató de cortar las comunicaciones entre Paraguay y Montevideo. El 2 de marzo la flota realista comandada por Jacinto de Romarate atacó a la pequeña fuerza naval argentina integrada por tres barcos, librándose el encuentro de San Nicolás tras el cual las naves patriotas quedaron en poder de los españoles y su jefe fue hecho prisionero y conducido a Cádiz a una prisión y después a Ceuta. Fue puesto en libertad por la revolución de Riego de 1820.

Mientras tanto las fuerzas paraguayas al mando del general Manuel Cabañas iniciaron el avance hacia las patriotas, que cerraban el paso del Tacuari, sin que Belgrano se enterase por la poca vigilancia que había establecido. El ataque se efectuó en la madrugada del 9 de marzo; la sorpresa y el mayor número de las tronas atacantes colocaron en una situación crítica a los patriotas, que no obstante resistieron con gran valor. Al día siguiente se firmó un armisticio por el que se convenía el retiro del ejército enviado por la Junta, que retrocedió hacia la Candelaria, acompañado largo trecho por los paraguayos, repasando el Paraná en su marcha de regreso, antes de fines de marzo.

Si militarmente la expedición de Belgrano fue un fracaso, resultó en cambio un éxito en el terreno de las ideas, ya que los jefes y oficiales paraguayos imbuidos en los principios liberales que los argentinos sustentaban, contribuyeron a que se concretase un movimiento revolucionario que estalló en Asunción al poco tiempo. Efectivamente, después de Tacuarí los jefes paraguayos se alejaron de Velazco, que había tenido una conducta cobarde durante la campaña contra las fuerzas de Buenos Aires, entonces el gobernador se inclinó hacia los portugueses tratando así de afirmar su menguada autoridad, pero con ello no logró más que precipitar su caída.

En la noche del 14 de mayo un grupo de patriotas obligó a Velazco a deponer el mando, consintiendo éste en desempeñar el gobierno asociado a otros dos miembros (José Gaspar de Francia y Juan Valejano Zeballos) que constituyeron un Triunvirato (día 15).

El 16 el nuevo gobierno quedó establecido, pero reunido un Congreso el 17 de junio según lo estableciera el plan revolucionario, se decidió que Velazco debía cesar en sus funciones, nombrándose una Junta integrada por cinco vocales, entre ellos José G. de Francia. Este gobierno no reconoció al Consejo de Regencia.

Fuente Consultada: Historia Argentina de Etchart - Douzon - Wikipedia -  La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas