EL HAMBRE EN ETIOPÍA, ÁFRICA

LAS CRISIS ALIMENTARIAS AFRICANAS: EL CASO DE ETIOPIA Y ERITREA

>Inicio >Menú Polémico >Hambrunas

La Dictadura Militar
En Argentina

Causas del Hambre en Africa Etiopia Eritrea Conflictos Bélicos Sequias

 

 

 

 

El Desempleo

La Desnutrición

La Pobreza

La Revolución Verde

La Educación

Más Pobreza Mundial

Hambre en Sahel


El problema de Etiopía: En Etiopía las sequías tienen una cierta periodicidad. La primera gran crisis de hambre registrada en los anales tuvo lugar en el siglo XIV, y posteriormente se han ido repitiendo cada 13 o 14 años a lo largo de los seis siglos pasados. Con el tiempo, la frecuencia de las malas cosechas se ha acelerada y ha llegado a una periodicidad de 7 a 8 años en los últimos decenios. Han influido en esta evolución

 factores como la reducción de la superficie de bosques, la erosión del suelo y las peculiaridades de su orografía. Hace setenta años los bosques espesos cubrían aún un 40% del territorio de país, mientras que hoy representan un máximo de un 3,5%. Y Finalmente, cuando se tratan las causas del desastre actúa hay que subrayar que las precipitaciones atmosféricas han sida estas últimas añas un 30% inferiores a las habituales. fenómeno que es característica no sólo de África, sino también de otras zonas de la Tierra.

MILLONES DE PERSONAS MUEREN DE HAMBRE ETIOPIA Y ERITREA
La antigua cultura etiope: El nombre de Etiopía procede del término griego aethiops («persona con la cara quemada», «negro») y antes el país se llamó Abisinia. Sima-do en el este de África, entre Sudán y Somalia, es el país cristiano más antiguo del continente y, al contrario que sus vecinos, nunca fue colonizado. A la ocupación por las tropas de Mussolini durante la Segunda Guerra Mundial.

(1936-1941) siguieron la independencia bajo el gobierno del emperador Haile Selassie —con el apoyo británico— hasta 1974 y un gobierno militar marxista hasta 1991. El actual primer ministro, Meles Zelawi, del partido EPRDF (Ethiopian People’s Revolutionary Democratic Front), anteriormente fue marxista y hoy es partidario de la economía de libre mercado.

Al norte de Etiopía se halla Eritrea, antigua provincia independiente desde 1993 y una fuente de continuos conflictos armados en la frontera. Las únicas constantes son el hambre y la sequía (en 1973 y 1987-1988) con los consecuentes problemas para abastecer a la población.

En 1984 un millón de personas murió de hambre en Etiopía, uno de los países más pobres de África. Actualmente, dos tercios de la población (74 millones) siguen siendo analfabetos, y la mayoría de ellos vive de la agricultura o, en su defecto, de la ayuda internacional contra el hambre. Allí, la esperanza de vida de los hombres es de tan sólo 46 años, mientras que la de las mujeres es de 49.

Los fallecimientos masivos de 1984
La crisis de 1984 se anunció ya en 1981, cuando se perdió la cosecha por la gran sequía. La ayuda internacional fue lenta. En la primavera de 1984 no llovió y los rebaños de la importante región agrícola de Sidamo fueron víctima de una enfermedad. En marzo, el gobierno anunció que se avecinaba una hambruna, pues el país sólo podía producir 6,2 millones de toneladas de cereal, un millón menos de las necesarias.

Sin embargo, la ayuda de muchos gobiernos fue más bien discreta, seguramente porque no querían apoyar el régimen marxista del gobernante Mengistu Haile Mariam, quien destinaba más dinero a la compra de armas que a la de alimentos y se encontraba en guerra civil con las provincias norteñas de Eritrea y Tigre.

En verano decenas de miles de personas murieron de hambre y la organización humanitaria Oxfam tomó la iniciativa y puso a disposición ayudas por valor de 500 000 libras esterlinas. Pero los problemas de distribución y las críticas al gobierno etíope, al que se le reprochó entre otras cosas que repartiera el cereal entre las tropas antes que entre la población necesitada, provocaron mas retrasos pese a que en Europa hubo record de cosechas. Las aportaciones no llegaron hasta que octubre las imágenes de la consunción de las víctimas impactaron a los espectadores de todo el mundo y despertaron recuerdos de la hambruna padecida por la antigua república de Biafra en la década de 1960.

Fueron sobre todo las iniciativas de músicos y actos benéficos, como conciertos bajo el lema Live Aid, los que motivaron a h opinión pública y reunieron grandes sumas de donativos. Entre tanto la situación en África se agudizó porque mucha gente huía de la guerra civil de Sudán. Por desgracia, la ayuda llegó tarde: decenas de miles de personas murieron de hambre o a causa de las manifestaciones carenciales relacionadas con la nutrición.

Eritrea, el país más joven de África
Dos tercios de la población de Eritrea (4,4 millones) viven de la ayuda internacional contra e] hambre. No obstante, el país tiene grandes problemas para aceptar la ayuda externa. En su afán de mostrarse independiente exige impuestos por las ayudas, detiene la distribución de cereales entre los hambrientos y confisca camiones de las organizaciones humanitarias. Los extranjeros sólo pueden moverse fuera de la capital, Asmara, con permisos especiales. Esta desconfianza se debe a las malas experiencias habidas con Estados Unidos y la Unión Soviética, que han apoyado a Etiopía, pero la consecuencia es que cada vez son más las personas que mueren de hambre. El país sólo produce el 30% del cereal que necesita y vive entre otras cosas de las transferencias de dinero que realiza la población residente en el extranjero y de los créditos de China.

En lugar de favorecer un desarrollo perdurable con un fomento encauzado y asistencia a la construcción e intensificación de la infraestructura, a menudo las organizaciones humanitarias sólo distribuyen ayudas, incluso en épocas con récord de cosechas como en 2001 en Etiopía. Todos los años se importan unas 800 000 toneladas de cereales, de las que por lo menos el 30% acaba en el mercado libre. Con ello se hunden los precios del mercado propio y en consecuencia, muchos campesinos en vez de cereal sólo plantan khat, una droga para mascar. Las empresas comerciales estatales ganan un buen beneficio con las ayudas y a la hora de distribuir favorecen con frecuencia a la propia gente, ya sean miembros de la etnia o también aliados políticos.

¿Por qué millones de personas mueren de hambre?
¿Se deben las hambrunas sólo a factores climáticos? La respuesta a esta pregunta es un contundente «no». Contribuyen también el atraso económico, los métodos de cultivo anticuados, los conflictos por los territorios y las tensiones entre diferentes etnias y grupos religiosos ambos países hay casi un 50% de musulmanes y un 40% de cristianos), el uso del hambre como estrategia bélica, los destierros con la consiguiente ruptura de estructuras familiares, el sida (en Etiopía hay casi 2 millones de infectados) e incluso la forma en que se concede la ayuda al desarrollo internacional.

Pero estos problemas no se limitan a Etiopía y Eritrea. En África hay 200 millones de personas desnutridas y la sequía raramente es la causa principal. Las guerras civiles desempeñan un papel decisivo pues producen inestabilidad. La miserable administración, la corrupción, los muchos años sin invertir en agricultura, el crecimiento demográfico descontrolado y la división del suelo agrario en parcelas mínimas son problemas de los propios países. Pero que África se convierta en mercado de consumo de bienes del primer mundo es un problema que, aunque casi siempre bienintencionado, se importa a los países del Tercer mundo desde fuera.

Fuentes:
Grandes Catástrofes de la Historia
Actual Historia del Mundo Contemporáneo
Diario El País
Wikipedia - Enciclopedia Encarta

Ver: Somalia el País Más Violento del Mundo

Hambre en Sahel (África) Hambre en Etiopía (África) Hambre en el Congo (África) Mujeres en Somalia (África)

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas