Francisco Paula Castañeda, Educación

LAS IDEAS PEDAGÓGICAS ARGENTINAS A PARTIR DE LA REVOLUCIÓN DE 1810

LAS DISTINTAS IDEOLOGÍA PEDAGÓGICAS: DESDE LOS JESUITAS HASTA EL SIGLO XX

>Inicio >Historia Argentina

Los Jesuitas en América

Pensamiento Mariano Moreno Ideas Pedagogicas La Educacion en 1810

La Medicina Precolonial
El Genocidio Americano
 

 

 

 

Ideas de Sarmiento Los Jesuitas Fray San Alberto Manuel Belgrano (I) Manuel Belgrano (II) Mariano Moreno Francisco Castañeda

LAS IDEAS PEDAGÓGICAS ARGENTINAS A PARTIR DE LA REVOLUCIÓN DE 1810

IDEAS EDUCACIONALES DE LOS HOMBRES DE MAYO: El movimiento de Mayo no pudo influir poderosamente en nuestra educación, en los primeros momentos, pues éste, más que una revolución que implicara profundas alteraciones de pensamientos u hondos desequilibrios sociales, fue un proceso que, iniciado en la segunda mitad del siglo XVIII, se había venido gestando lentamente. Producida la Revolución, y con ella el cambio de régimen político, los años subsiguientes no fueron propicios para iniciar intensas reformas pedagógicas.

Otras preocupaciones de orden político y militar, solicitaban la atención de los gobernantes, los cuales procuraron, sin embargo, atender al problema educacional, ya que en su solución veían el medio de lograr la felicidad del pueblo y de enseñarle a practicar sus nuevos derechos. Las doctrinas filosóficas que habían inspirado la revolución se tradujeron en algunos intentos pedagógicos. Así, como expresión de la concepción iluminista, se trató de extender la acción de la escuela a la masa del pueblo.

De acuerdo con las doctrinas de los fisiócratas, se crearon escuelas de enseñanzas especiales, y el Triunvirato intentó mejorar la situación de los obreros, obligando a los artesanos a iniciar a los nativos en los secretos de sus respectivos oficios. Por su parte, el liberalismo filosófico de los ideólogos se introdujo en las enseñanzas dadas en el Colegio de la Unión del Sud y en el de la Santísima Trinidad.

Francisco de Paula Castañeda (1776-1832): Nació en San Pedro, Buenos Aires. Muy joven aún, vistió el Francisco de Paula Castañeda Educacion Argentina a Partir de Mayo 1810hábito de los novicios de la orden de San Francisco, en Buenos Aires. De allí fue enviado a Córdoba, donde dictó, en la Universidad, la cátedra de filosofía que había obtenido por oposición. En el año 1800 fue ordenado sacerdote por el Obispo Moscoso, sucesor de San Alberto. De regreso, fundó en Buenos Aires la escuela de dibujo a que ya nos referimos, pronunciando con motivo de su apertura una brillante alocución patriótico didáctica.

Rechaza en ella el optimismo de algunos hombres de gobierno que esperan una transformación completa de nuestra realidad social por la sola acción de una legislación inteligente.

Para Castañeda, las mejores leyes serán ineficaces, si ellas no' obran sobre espíritus preparados de antemano por una educación adecuada. "No, señores -dice--, yo os ruego que no esperéis de las buenas leyes otra cosa más que lo que ellas pueden dar: las leyes por sí solas no pueden contener la disolución de las costumbres cuando llega a hacerse general: las leyes por sí solas no pueden reglar las necesidades :le los pueblos, ni su modo de vivir: las leyes no pueden obligar a que nos privemos de aquellas superfluidades que la moda, más poderosa que todas las leyes, ha introducido por uso general, y ha erigido en necesidades ficticias de la vida."

Escritor fecundo y original, Castañeda combatió a sus adversarios con el ingenio de su sátira mordaz. Hábil polemista, defendió sus ideas en numerosos periódicos que iba lanzando según las exigencias del momento. En una carta dirigida al redactor de Amigos de la Patria y de la Juventud, en 1815, sostiene que en los seis años de libertad que habían corrido, no se había hecho nada para asegurar la gloria y felicidad de nuestra patria. Aún no se había decidido si era preciso atender a las exigencias de la guerra en forma exclusiva, o si sólo se debía proceder a educar a los hombres. Para él las preocupaciones de la guerra no debían insumir todos nuestros pensamientos porque "si omitimos el instruirnos, seguramente serán mal desempeñadas las funciones militares".

A su juicio, la educación era la base, no solamente del bienestar económico, sino también de la consolidación política del país. La educación enseñaría a amar a la patria y a respetar sus instituciones. Pero su ideal educativo no consistía en difundir escuelas de primeras letras que enseñasen, únicamente, a leer, escribir, contar y nociones de religión. A esas disciplinas habría que agregar otras como dibujo, geografía, historia, geometría, arquitectura civil, militar y naval, esgrima, danza, natación y equitación, con el objeto de preparar a los jóvenes para la vida, en forma integral.

Fuente Consultada: Historia de la educación de Manganiello Bregazzi

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas