HISTORIA DE GRECIA ANTIGUA
LOS GOBIERNOS EN ESPARTA Y ATENAS

>Inicio >Menú Historia Antigua >Menú Historia de Grecia

 

 

 

 

 


Los Espartanos

Atenas

Esparta

Dioses Griegos

Administración del Imperio de Alejandro

Menú Principal

ATENAS:
Los eupátridas: Los genos más poderosos se habían instalado sobre las tierras mas ricas; sus jefes formaban una aristocracia de grandes propietarios,que al mismo tiempo eran los funcionario nobles o eupátridas, hijos de padres nobles). Al comienzo del siglo -VII habían suprimido la monarquía y acapararon todo el poder. Sólo ellos podían ser arcontes (magistrados supremos en número de tres y después de nueve) y sentarse en el Areópago (consejo soberano). Sólo ellos conocen la ley por las tradiciones orales y administran la justicia favoreciendo sus intereses.

Para los plebeyos que no pertenecían a los genos, es decir, los pobres artesanos y los campesinos, el régimen era implacable. El pueblo ateniense, replegado sobre sí mismo, no tuvo ambiciones colonizadoras y vivió mucho tiempo del producto de su suelo bajo la dura autoridad de los grandes terratenientes, los nobles, pero a diferencia de Esparta, la aristocracia ateniense no experimentó la necesidad de estar armada ni de cerrar la ciudad a las influencias exteriores. Atenas pudo así evolucionar tranquilamente.

Aristocracia: El gobierno de los mejores: Los reyes perdieron el poder a favor de la aristocracia que eran los más capacitados para dirigir, poseían tierras y podían adquirir las armas imprescindibles para defender la ciudad, los que ostentaban el poder se llamaban Arcontes, al principio el cargo era vitalicio, hasta que en el siglo VIII a. C. su gobierno se limitó a una década.

Antiguos Arcontes de conducta irreprochable formaban el Areópago, un tribunal que juzgaba causas civiles y militares; las otras dos instituciones eran la Bulé, de carácter legislativo formada por 400 ciudadanos elegidos anualmente, y la ecclesia constituida por todos los ciudadanos y que votaba las leyes presentadas por la Bulé.

Desde la mitad del siglo -VII un malestar que va en aumento pesa sobre el Ática; el régimen aristocrático se resquebrajaba por sus propios abusos. Los pequeños propietarios, quizás arruinados por la competencia de trigo extranjero más barato, están obligados, en los años pobres, de escasas cosechas, a pedir prestado trigo a los dueños de los grandes dominios.

Si no pueden pagar sus deudas, quedan reducidos a la condición de arrendatarios sobre las tierras que antes les pertenecían, o peor aún, se convierten en esclavos. Nada pueden esperar ni de la justicia ni del poder público. Uno y otro están en manos de los que explotan su miseria,

A estos descontentos se añadirán más tarde los plebeyos enriquecidos por el comercio o los artesanos, que no aceptarán más ser excluidos del poder político que acapara la nobleza. La guerra civil parece amenazar a la sociedad ateniense, y los nobles deben hacer concesiones.

Un noble, Dracón, publica en el año -621 leyes escritas; la aristocracia pierde así la posibilidad de interpretar a su voluntad las tradiciones orales y la libertad de administrar la justicia a su conveniencia. El estado y no la familia se atribuye ahora el derecho de castigar los crímenes: la solidaridad del clan se ve amenazada. Estas leyes deben demostrar que la justicia pública es superior a la privada; tienen que ser muy severas para tranquilizar a la víctima y suprimir la venganza.

La falta más leve es a veces castigada con la pena de muerte; pero la ley es para todos. A pesar de la reforma, la aristocracia continúa esclavizando a los pobres, que por su parte reclaman la repartición de las grandes propiedades. Los conflictos se agravan.

Sin embargo, cuando la lucha está a punto de estallar, los partidos enemigos aceptan someterse al arbitraje de Solón, un hijo de nobles estimado por su sabiduría y su moderación (-592, -591). Poeta sensible, se conmovió por los desórdenes y la triste situación del Ática, pero al mismo tiempo su profesión de comerciante le hizo encarar con espíritu práctico los problemas de la clase media. Solón decreta la anulación de todas las deudas, y en lo sucesivo no se solicitarán préstamos dando como fianza la propia persona.

Orienta la economía ateniense hacia el cultivo del olivo y de la vid, favorece la industria y el comercio, reforma el sistema de pesas y medidas y dota a su ciudad de una moneda más cómoda y liviana. Sustituye el sistema monetario de Egina por el de Eubea, que al usarse en Corinto y otras regiones permite a Atenas y a su clase comerciante una mayor expansión económica y nuevas posibilidades de riqueza.

Solón realizó una serie de reformas que podían considerarse como un intento de organizar una democracia, suprimió la esclavitud por deudas y terminó la lucha entre los grandes propietarios y la burguesía. Estas reformas no fueron duraderas.

Esta riqueza, que puede adquirirse, es la única distinción establecida para clasificar a la población y repartir los derechos y los deberes de los ciudadanos. Los privilegios del nacimiento están reemplazados por los de la fortuna. Solamente los ciudadanos más ricos (las dos primeras clases) pueden ser arcontes y por consiguiente sentarse en el Areópago, pero la Asamblea del pueblo, la Ecclesia, está abierta a todos los ciudadanos.

Se crea un nuevo consejo, el de los Cuatrocientos, o Bulé (ciudadanos mayores de treinta años) y un tribunal popular, el de los Heliastas, cuyos miembros mayores de veinte años podían pertenecer hasta la última clase.

Ecclesia, Bulé y el tribunal de los Heliastas no tienen entonces más que poderes reducidos, pero terminarán en el siglo -V por acaparar casi todas las atribuciones políticas y judiciales de los arcontes y del Areópago.

Solón ha libertado a los campesinos pobres, ha empezado a restaurar la pequeña propiedad, y sin haberlo querido coloca de este modo los cimientos de la futura democracia. Su obra señala en la historia de Atenas un cambio decisivo, pero en aquel' momento no satisfizo a ninguno: las reformas eran consideradas excesivas por los grandes agricultores de las llanuras e insuficientes por los pequeños campesinos y los pastores de la montaña, que formaban el partido popular. Las luchas sociales comenzaron de nuevo.

En tiempos de Solón la realidad de Grecia estaba muy lejos del ideal del individuo político y, por esto, las reformas del arconte quedaron sin efecto en el mismo momento en que éste se retiró. Los grupos rivales no tardaron en disputarse el poder, y se agudizaron los conflictos entre las familias nobles que habían perdido su posición dirigente y las que ahora lo detentaban.

Tras décadas de intrigas y luchas políticas, la crisis en Atenas se agravó cuando, a los conflictos ya existentes, se añadieron antagonismos regionales. La situación de caos generalizado, en 546 a. C., fue aprovechada por el líder de una de las facciones enfrentadas, llamado Pisístrato, quien tras haber fracasado en diferentes intentos de golpe de Estado, conquistó la ciudad con un ejército mercenario y proclamó la tiranía.

Pisístrato comprendió que Atenas no estaba todavía preparada para aceptar el sistema político de Solón y, siguiendo el ejemplo de otros tiranos, dirigió el aparato institucional de un modo absolutista. Al excluir a las familias rivales de la vida pública, no obstante, el tirano ateniense reforzó indirectamente el sistema soloniano que, pese a su éxito inicial, había dejado de ser efectivo por culpa de las disputas políticas.

Durante el mandato de Pisístrato, como fue característico de las tiranías, se destinaron ayudas al campesinado, se realizaron obras públicas -sufragadas con impuestos directos- y florecieron el arte y el comercio. El esplendor económico logrado por Pisístrato, unido a su talante diplomático -que permitió a Atenas vivir en paz con sus vecinos-, hizo que los atenienses calificaran su gobierno como una Edad de Oro.

A Pisístrato, muerto en 527 a. C., le sucedieron sus hijos Hiparco e Hipias, aunque una coalición de la familia de los Alcmeónidas y Esparta acabó pronto con su poder.

Clístenes, que encabezó la revuelta contra la tiranía, se convirtió en el nuevo "hombre fuerte" de Atenas y, tras vencer en una guerra civil a la oligarquía reaccionaria que pretendía abolir la constitución de Solón, introduje nuevas reformas para evitar que las familias aristócratas rivales a la suya pudieran hacerse con el control político. Así, por ejemplo, Clístenes modificó por completo la administración territorial del Ática, e hizo lo propio con la composición y competencias de la asamblea de representantes (bulé) de Solón.

Esto, en la práctica, significó la eliminación definitiva del viejo sistema de tribus. La bulé, en la nueva constitución, quedó compuesta por 500 representantes -50 por cada demarcación territorial-, en lugar de los 400 propuestos originalmente por Solón -100 por cada tribu-. Con esta nueva reforma, que otorgábales mismos derechos políticos a todos los ciudadanos -isonomía-, Atenas daba el paso definitivo hacia la democracia.

ESPARTA Y SU GOBIERNO: A partir del siglo VI a.C., Esparta dejó de tener contactos con otras polis y se cerró sobre sí misma. Mientras Atenas y otras polis evolucionaban hacia la democracia, en Esparta el sistema aristocrático se mantuvo sin modificaciones durante siglos.

Para resolver los problemas derivados del aumento de población y la falta de tierras, la mayoría de las polis, entre los siglos VIII y VI a.C., fundaron colonias. Esparta eligió otra solución: conquistó las tierras vecinas de Mesenia. Esto convirtió a los espartanos en dueños de un extenso territorio apto para la ganadería y la agricultura.

Los espartanos poseían derechos políticos, pero el poder pertenecía a algunos pocos gobernantes que manejaban todas las cuestiones de estado. Esparta conservó sus dos reyes. Poseía, además, como la mayor parte de las ciudades griegas, una asamblea del pueblo o Apella, constituida por el conjunto de los ciudadanos (que sólo podía aprobar o desechar las leyes, sin debates), un consejo, o Gerusia, y magistrados. Los reyes estaban al frente del ejército y presidían el culto, pero sus poderes eran limitados.

Tenían algunos privilegios exteriores: en los banquetes del estado les correspondía doble ración; cuando morían se obligaba un luto público y las exequias estaban rodeadas de gran pompa.

La ciudad de hecho estaba dirigida por la Gerusia, consejo y tribunal supremo de treinta miembros: los dos reyes y veintiocho gerontes (ancianos) vitalicios, elegidos entre los ciudadanos de más de sesenta años. ^ Los cinco éforos (vigilantes) eran nombrados por un año y estaban encargados de vigilar a los ciudadanos y también a los reyes, a los que podían incluso detener. Los elegía la Apella, pero con un sistema propio que favorecía el fraude (un jurado apreciaba el volumen de las aclamaciones recogidas por cada candidato).

Los gerontes y los éforos eran en realidad designados por un pequeño grupo de ciudadanos influyentes que dirigían prácticamente la ciudad. Los espartanos formaban, pues, un ejército constantemente movilizado y durante toda su vida pertenecían a la ciudad.

Esparta fue una de las ciudades-Estado más extensas de Grecia y una de las más poderosas. Era diferente a las demás polis griegas. Todos los hombres espartanos eran libres y podían participar en la asamblea (Apella) pero no en plano de igualdad, porque las decisiones eran tomadas solo por un consejo (Gerusía) formado por los ancianos de las familias más poderosas. Por eso se decía que su gobierno era aristocrático.

Un número reducido de hombres mandaba sobre toda la población. Para defender su forma de vida, los espartanos rehusaron el contacto con otros pueblos.

Los ciudadanos espartanos se dedicaban únicamente a prepararse para la guerra. Otros pueblos, a los que habían conquistado y esclavizado, cultivaban los campos y se dedicaban a la artesanía y al comercio.

Ya desde pequeños, los niños espartanos se dedicaban al ejercicio militar, y se habituaban a soportar el frío, la fatiga, el hambre y una disciplina especialmente severa. Las mujeres practicaban actividades deportivas, pero con la única finalidad de engendrar hijos fuertes y robustos.

   Volver Arriba 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas