HISTORIA DEL PERFUME, Resumen de su Origen,
Técnica de Elaboración - Los Primeros Perfumes

UN PASEO POR LA HISTORIA: AROMAS Y ESENCIAS A TRAVÉS DE LAS ÉPOCAS

>Inicio >Menú Curiosos >Preguntas Curiosas

Los Perfumes
Mas Famosos
y Vendidos

Historia y origen del perfume

 

 

 

 

Las Trufas Las Perlas Naturales La Seda La Bicicleta Los Barcos El Diamante El Caucho El Café

HISTORIA DEL PERFUME: AROMAS, TÉCNICAS, HITOS Y OLFATO

Biografía de ´Coco´ Chanel La Familia Rockefeller Premios Pulitzer La Cruz Roja

Cuando el hombre se organizó socialmente, asegurándose la comida diaria y el fuego y al  disminuir los peligros comenzó a contemplar cuanto le rodeaba. Entonces la naturaleza reveló placeres nuevos a su vista y a su olfato. Deslumbrado, admiré los colores del mundo bajo el esplendor de la primavera y lo sorprendió el suave perfume de las flores. Soñó conservar ese perfume y quiso aprisionarlo.

Los orientales descubrieron que la madera, las hojas, las hierbas y las flores, sumergidas en el agua, le cedían sus colores y sus fragancias. Más tarde aprendieron que, si calentaban los productos de origen vegetal, era más fácil extraer de ellos esencias oleaginosas perfumadas y bálsamos curativos. A su vez, chinos, persas, egipcios y árabes hicieron experimentos similares; así comenzó una elaboración que actualmente ha adquirido una notable perfección técnica.

AROMAS Y ESENCIAS A TRAVÉS DE LAS ÉPOCAS:
Nadie pone en duda que el arte de la perfumería evolucionó al mismo tiempo que la civilización. Los antiguos se interesaron sobre todo por las esencias fuertes, como la mirra y el incienso; pero los poetas nos han revelado, que los perfumes conquistaron el favor de los hombres.

La escasez de las primeras esencias perfumadas, el misterio de los métodos empleados para obtenerlas y los ensueños provocados por ciertas plantas aromáticas, contribuyeron a rodear con un halo mágico los orígenes de la perfumería. A causa de esto, al principio los perfumes se emplearon sólo en las ceremonias religiosas, quemándolos en los altares para que los dioses se tornaran propicios.

historia del perfume Egipto

Es imposible saber cuándo los seres humanos empezaron a quemar sustancias aromáticas para disfrutar del olor producido en la ignición. Probablemente, los primeros perfumes se elaboraron para compensar la falta de higiene personal, como hacían los egipcios, que elaboraban perfumes con esencias mezcladas con barro o manteca para llevar en pequeños recipientes o colocarse sobre la cabeza en forma de conos, como se ve hacer a las sacerdotisas en numerosas pinturas de la época. En la tumba de Tutankamón había miles de frascos con perfumes diferentes que tres mil años después aún conservaban una parte de su aroma original.

Plutarco cuenta que, en Egipto, los sacerdotes de Isis y Osiris ofrecían a esas divinidades aromas diferentes según las horas del día. Al alba quemaban resma, que disipa las brumas del espíritu; al mediodía, mirra para disponer el alma a los placeres corporales.

Empenachado de nubes olorosas, el monstruoso Bel o Baal, divinidad principal de los babilonios, caldeos, fenicios y otros pueblos orientales, presidía las ceremonias religiosas y las danzas rituales. El uso de los perfumes sagrados estaba prohibido a los profanos, pero el pueblo disponía de otras esencias como el estoraque y el cinamomo.

Los antiguos conocían ya el procedimiento por el cual los cuerpos grasos absorben las esencias perfumadas. Es cierto que los productos empleados eran sobre todo aceites odoríferos.

En la Biblia encontramos numerosas alusiones al uso de aromas sagrados: Judith se presentó a Holofernes perfumada con esencia de sándalo, lo mismo que Rut cuando fue a ver a Booz. En el éxodo leemos que Moisés aprendió de Jehová la preparación de la unción sagrada con el más puro de los aceites.

Por Herodoto y por Hipócrates sabemos que los griegos conocían la industria de los perfumes. Los ceramistas atenienses del siglo de Pericles (V a.C.) modelaban vasijas para aceites aromáticos. Se creía asimismo que la presencia de los dioses se anunciaba por un olor de ambrosía. En Eurípides, Hipólito invoca así a su protectora: “Oh! Divino soplo perfumado... La diosa Artemisa se aproxima.”

Hipócrates, célebre médico ateniense (460-377 a. de J. C.), para contener una epidemia de peste que amenazaba asolar la ciudad de Atenas, ordenó se colocaran almohadillas con flores y hierbas aromáticas en las calles.

Se relata que Hipócrates preservó a Atenas de la peste haciendo colgar en la ciudad unas almohadillas llenas de flores y hierbas aromáticas y disponiendo que se quemaran maderas olorosas en las calles. De Grecia, el uso de los perfumes llegó a Roma, donde se difundió ampliamente durante el Imperio. Critión, médico de Trajano,. enumera en un tratado veinticinco variedades de aceites perfumados empleados en medicina, y Plinio opina que el uso de los perfumes brinda al hombre uno de los placeres más lícitos.


Renos aquí en la Era Cristiana; recordemos a Magdalena lavando los pies de Jesús con preciosas esencias de Chipre y de Palestina mezcladas con sus lágrimas que le agregan una significación sagrada. Pero los Padres de la Iglesia consideraron que los perfumes incitaban a la molicie y censuraron su uso.

DÓNDE Y CÓMO LAS FLORES SE DEJAN DESPOJAR DE SUS TESOROS

perfumes antiguos

La técnica de extracción de tinturas, perfumes y medicamentos contenidos en las plantas comenzó por el sistema primitivo de prensarlas, que más tarde se perfeccionó gracias a nuevos procedimientos como la decocción, la digestión, la maceración y la destilación. Esos métodos se fundaban únicamente en las propiedades disolventes del vapor de agua. Pronto se descubrió que la acción del agua no era suficiente para aislar ciertos perfumes menos volátiles, que en cambio eran absorbidos perfectamente por los cuerpos grasos.

Sin embargo, durante mucho tiempo esta unión de perfumes y cuerpos grasos condujo sólo a la fabricación de pomadas y cosméticos. La perfumería se transformó en arte, cuando los químicos tuvieron la idea de recurrir al alcohol para disolver los principios activos de algunas sustancias vegetales. Dieron el nombre de “espíritu” o aguas espirituosas a los alcoholes cargados de principios aromáticos o medicamentosos, por efectos de la destilación. La palabra espíritu fue reemplazada más tarde por alcohol, derivada del idioma árabe.

En la época imperial, Jonia importó de Grecia y de Egipto la moda de los perfumes. Durante los espectáculos circenses se esparcían perfumes sobre los espectadores. En las termas, los romanos se hacían friccionar el cuerpo con  aceites perfumadas.

Es preciso llegar casi a nuestra época para encontrar fórmulas que tienen realmente carácter científico y se fundan en experimentos comprobados.

La mayor contribución al sistema actual de elaborar perfumes se debe a los árabes que, sin lugar a dudas, fueron los principales investigadores de los métodos de destilación. Las Cruzadas contribuyeron al conocimiento de ciertas teorías y procedimientos prácticos. En Toledo, Montpellier y Salerno, se abrieron centros de estudios donde se perfeccionaron muchísimo los primitivos medios de extracción. Una página importante de la historia de su elaboración se une estrechamente a la historia de Venecia, reina de los mares y del comercio con el Oriente.

Los mercaderes venecianos suministraron a la industria occidental las materias primas que necesitaban: áloe, ruibarbo, ámbar, almizcle, sándalo y alcanfor. En las postrimerías del Renacimiento, la elaboración de perfumes llegó a su máximo desarrollo en toda Italia. Colaboraban en esa industria auténticos sabios y también verdaderos artistas... En Francia, Rabelais dispuso que los perfumistas de la abadía de Téleme suministraran, cada mañana, agua de ángel compuesta con clavos de olor, benjuí, estoraque, canela y lirio para los aposentos de las damas.

El gusto por los perfumes llegó a ser tan inmoderado que un edicto del año 1560 prohibió su uso a los plebeyos. El rey Carlos VIII de Francia y Catalina de Médicis tuvieron su perfumista personal. Los nobles perfumaban sus cabellos, sus vestidos, sus guantes y sus roperos. Un gran señor llegó hasta perfumar los arreos de montar.

Necesariamente la industria del perfume debía desarrollar el cultivo de las flores. En Provenza se cultivan especialmente ciertas flores por su perfume; generaciones de expertos han transmitido celosamente los secretos para extraer esencias y quintaesencias (sustancia obtenida al cabo de cinco destilaciones sucesivas).
En 1750, Juan María Farina estableció en Colonia (Alemania) una fábrica de perfumes, en la cual, con una fórmula y plantas importadas de Italia, elaboró el Acqua Admirabilis, que fue la primer Agua de Colonia.

La producción industrial de esa época puede considerarse como la precursora de la fabricación moderna. Actualmente, las fórmulas de perfumes se cuentan por millares y cada día surgen otras nuevas. Si no se es químico o perfumista resulta imposible imaginar los procesos a que son sometidos los vegetales que poseen fragancia agradable. Al lado de nombres tales como: violeta, lirio, verbena, jazmín, etc., podemos leer nombres mucho menos poéticos como: éter de petróleo, bencina, tolueno, acetona, etc. Esas sustancias de nombre tan poco sugestivo son las que obligan a las flores, hojas, tallos y raíces, a ceder su esencia, luego recogida en preciosos frascos. Las materias primas empleadas en la perfumería moderna constituyen una gama muy vasta que comprende:

sustancias vegetales odoríferas (aceites esenciales, resinas, bálsamos); sustancias extraídas de las glándulas de ciertos animales (ámbar gris, almizcle, castóreo, etc.), y sustancias de origen químico.

Mientras que las sustancias vegetales son la base de los futuros productos, las otras se destinan .a disolver y fijar las primeras, es decir que evitan la evaporación demasiado rápida de la esencia e impiden que los perfumes se desvanezcan muy pronto. En nuestros días empleamos los mismos métodos que se descubrieron hace siglos, pero beneficiados por el progreso de la técnica moderna. Esos progresos cada día llegan a resultados más notables, gracias a la calidad de las materias primas y a los procedimientos de elaboración y de combinación de los diferentes aromas.

De su aroma. Amontonadas en enormes calderas procedimiento de digestión) se destilan de las flores los aceites esenciales por medio del vapor de agua. Otras, como el junquillo, la reseda, el nardo, deben colocarse sobre un cuerpo graso extendido en una placa de vidrio, pues las partículas del cuerpo graso son las que absorben el aroma de los pétalos carnosos (procedimiento de saturación).

Es necesario un período de tres meses y renovar noventa veces la flores frescas, para que el cuerpo graso llegue a la saturación completa. Para la violeta, ese procedimiento todavía no es suficiente. Deberá usarse el éter de petróleo o un tratamiento térmico, repetido una veintena de veces, con temperaturas de 50 a 60 grados, para que el cuerpo graso fije completamente la deliciosa fragancia (procedimiento de extracción con disolventes volátiles). Para saturar un kilo de ese cuerpo se precisan 4 kilos de flores. A su vez los cuerpos grasos sólo devolverán los perfumes que han absorbido bajo la acción de una dosis importante de alcohol. Luego, el alcohol deberá ser sometido a numerosos procedimientos.

Se puede establecer aún una distinción entre drogas o especias —clavo de olor, pimienta, nuez moscada, vainilla, canela, jengibre, cardamomo, azafrán de la India— y las esencias de perfumes a las que corresponde agregar numerosas plantas que encierran aceites esenciales. Por ejemplo, las frutas cítricas contienen sus esencias perfumadas en las hojas, las flores y la corteza del fruto; la rosa, el jazmín, la violeta, el jacinto, únicamente en sus flores; la lavanda, el tomillo, la menta, el geranio, en los órganos vegetativos en general; el pachulí, únicamente en sus hojas; el lirio en su rizoma (raíces); el anís y el comino, en sus granos; el sándalo y el azafrán, en su madera; el benjuí, en su resma.

perfume famosos channel N°5En la actualidad llamamos perfume a una gran cantidad de productos industriales que se presentan en forma líquida, en soluciones más o menos concentradas o en forma sólida (polvos, sachets, sales de tocador).

Estos productos tienen muchas otras aplicaciones, además de ser empleados en artículos de tocador y de belleza; sirven para neutralizar olores desagradables, purificar el aire, como cebo en la pesca, etcétera.

Pero al igual que lo ocurrido con los textiles, las piedras preciosas y aun algunos alimentos, los productos químicos o sintéticos reemplazan a los naturales. Por ejemplo: se llegó a extraer de algunas flores un perfume que imitara el de otra, y muchas esencias florales contienen una sustancia con la cual se reproduce la fragancia de las violetas.

Con la esencia de trementina se obtiene químicamente lila artificial y con el cloruro de bencilo se sustituye la esencia de rosa. Otras fórmulas químicas proporcionan el almizcle sintético tan perfecto que es casi imposible distinguirlo del almizcle natural.

HITOS DESTACADOS:

NEOLÍTICO — No se conoce el origen del perfume, pero el gusto por los buenos olores debió de hacer que los seres humanos hicieran combinaciones de ellos en los albores de la civilización.

1500 a.C. — En la tumba de Tutankamón, en Egipto, se encuentran miles e frascos con perfumes diferentes.

SIGLO VII — El descubrimiento del alcohol permite diluir las esencias, pero al mismo tiempo hace muy volátiles los perfumes que desaparecen de la historia sin haber llegado a nosotros.

1709 — Primer perfume de la historia en comercializarse, el Agua de la Reina, elaborada por un monje alemán y vendida por el italiano Giovanni María Fariña, inventor del agua de colonia, a la que llamó Eau de Cologne.

1921 — Ernest Beau crea el perfume Chanel n° 5 para Coco Chanel, la mujer que sólo deseaba ser amada cuando era niña y que luego creó la empresa de moda más influyente del mundo.

¿Cómo podría extraer el perfume de las plantas?
Técnica: En general, la obtención de perfumes naturales de flores o plantas se realiza mediante destilación de éstas. A continuación describimos un sencillo método dé destilación (a escala de laboratorio), con el que podrá conseguir gran parte de sus objetivos.

En un matraz de destilación (que no es otra cosa que un recipiente con un tubo lateral), introduzca las plantas cortadas en trozos pequeños y cúbralas de agua. Agregue también unos fragmentos de porcelana o loza porosas, para regular la ebullición posterior. Seguidamente, acabe de montar el dispositivo como se indica en la figura. Aplique, a continuación, la llama del mechero u otra fuente de calor, teniendo en cuenta que, si utiliza llama, ésta no debe dar directamente sobre el matraz de vidrio, sino a través de una malla cerrada de alambre, pues, de lo contrario, se corre el peligro de que el matraz se rompa.

En todo caso, la llama ha de ser suave. Observará qué, poco a. poco, aumenta la temperatura en el termómetro, y que a los 100°C, aproximadamente, empieza a hervir el agua. El vapor de agua desprendido (que arrastra también a las esencias), sale por el tubo lateral, entra en el refrigerante (enfriado por una corriente de agua continua) y allí se condensa, fenómeno que usted notará porque el otro extremo del refrigerante empieza a gotear sobre un recipiente que se habrá colocado de antemano.

En principio, el líquido destilado tiene un aspecto opalino (lechoso) a causa de los aceites esenciales que, en forma de minúsculas gotas, se encuentran en el seno del agua. Paulatinamente, puesto que los dos líquidos (aceite y agua) no son miscibles, el destilado se separa en dos capas: una superior muy delgada de aceites esenciales, y la inferior de agua. Cuando se vaya agotando el contenido del matraz de destilación, es decir, cuando quede muy poca agua (pero sin agotarla del todo) interrumpa la destilación (aparte la fuente de calor), y proceda a cargar de nuevo  el matraz con agua y plantas, para empezar de nuevo.

Opere así hasta que obtenga el volumen suficiente de producto destilado. Deje en reposo el líquido, para que se separen bien las dos capas, y, seguidamente, proceda a extraer por medio de un sifón el agua, cuidando de no arrastrar los aceites esenciales. Para ello, le aconsejamos que, una vez extraída la mayor parte del agua, introduzca el líquido en un embudo de decantación y cómodamente, los últimos restos de agua que contenga el líquido.

Así habrá obtenido usted un aceite esencial bruto que en realidad, es un conjunto de perfumes, cuya separación posterior para aislar los distintos componentes es muy delicada, y sólo puede realizarla personal especializado, con técnicas y aparatos también especiales. A título informativo, le diremos que, normalmente, se realizan destilaciones fraccionadas y rectificaciones.

También es conveniente advertirle que no todos los perfume, se pueden obtener con este sencillo dispositivo. Así por  ejemplo, algunos muy delicados, como la esencia de rosas, se descompondrían con la temperatura, antes de que' empezasen a destilar, lo que exige una operación más complicada, al vacío, que permita que dicha esencia pase a vapor (y destile) a menor temperatura. No obstante, el método que aquí se ha descrito permite la obtención de la mayoría de los aceites esenciales de plantas y flores.

 

destilador dispositivo

DESCRIPCIÓN DEL SENTIDO DEL OLFATO:
Nuestro sentido del olfato es muy sensible. Percibir, o tan sólo recordar, los olores de pasto recién cortado, hojas de pino, queso Camembert y hule quemado, produce respuestas intensas.

En la parte superior de las fosas nasales hay dos grupos de células, que actúan como receptores de olores, cada uno con millones de células provistas de pequeñas protuberancias, similares a cabellos, ondeando en un mar de moco. Estas células, llamadas cilios, son muy sensibles. Una sola molécula de algunas sustancias basta para excitarlas y que envíen impulsos al cerebro.

Hay cuando menos 14 tipos de células receptoras de olores, cada uno estimulado por un tipo de molécula olfativa. Esto permite que el cerebro no sólo perciba que una sustancia olorosa ha entrado en la nariz, sino que además sepa de cuál se trata. Los olores que resultan más familiares, como los de café recién hecho, humo de cigarro y perfumes, son complejas mezclas de aromas.

Ciertos perfumes de aroma muy agradable se fabrican con sustancias que por sí solas tienen olor más bien repugnante. Por ejemplo, aunque la algalia de las glándulas anales del gato montes tiene aroma nauseabundo, es ingrediente esencial de los perfumes más caros.

El ser humano puede distinguir más de 10 000 olores complejos. Es sorprendente que por lo general no se dé una aplicación muy significativa a esta habilidad. Algunos investigadores creen que los olores tienen una importante y oculta función en las relaciones interpersonales y crean lazos inconscientes. Mediante experimentos se ha demostrado que los bebés pueden distinguir a su madre por el olfato a los seis días de nacidos.
 

Cocinero I
Vatel
(1622-1671)
Cocinero II
Brillat-Savarin
(1755-1826)
Cocinero II
Marc A. de Caréme
(1784-1833)
Origen de los Nombres
de las
Comidas

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas