LOS ÚLTIMOS DÍAS DE HITLER
Final del Tercer Reich

FIN DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL, LOS ALIADOS LLEGAN A BERLÍN

>Inicio >Menú Curiosos >Segunda Guerra Mundial >Historias Curiosas de la Guerra

Menú Principal
De Las Historias

LOS ULTIMOS DIAS DE HITLER EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

 

 

 

 

La Caza del Bismarck

La Mayor Batalla de la Historia

Un Fatal Error de Traducción

Últimos Días de Hitler

 Ataque a Pearl Harbor

Invasión a Normandía


Los últimos días de Adolfo Hitler
POR FREDERIC SONDERN, JR.
Dos libros sirvieron de base a este relato: 'The Last Days of Hitler”, editado por Macmillan y escrito por el mayor H. R. Trevor-Roper, historiador inglés adscrito por el Servicio de Informaciones Británico al caso de Hitler, y “Ten Days to Die”, editado por Doubleday, en el que su autor, el capitán Michael A. Musmanno, de la Reserva Naval de los Estados Unidos, jurista de Pensilvania y juez que fue del Tribunal de Nuremberg, recopiló, complementándolos con minuciosas investigaciones propias, los hechos aportados por diversos servicios aliados de información. Frederic Sondern, Jr., llegó a Berlín poco después de la caída de la capital alemana. Allí entrevistó a muchos oficiales de los servicios de información que investigaban los hechos.

TRES SEMANAS DESPUÉS del derrumbe de la Alemania nazi, el mayor Iván Nikicine, comisario delegado de la policía de seguridad soviética, informaba desde Berlín que, contra lo que generalmente se daba por cierto, ni el Führer se había suicidado en su refugio subterráneo, ni habían incinerado su cadáver..., si en realidad había perecido. Esa sigue siendo en este año de 1951 la versión oficial que dan los rusos. El Servicio de Información del general Eisenhower ordenó en 1945 que se procediese inmediatamente a investigar a fondo los hechos. Comisiones especiales de expertos norteamericanos, ingleses y franceses, fueron reconstruyendo punto por punto los últimos días de Hitler. Las 28 personas que acompañaron al dictador alemán en los días de la batalla de Berlín se hallaban en poder de los aliados occidentales.

Fueron sometidas a repetidos interrogatorios y sus declaraciones cotejadas una y otra vez. Se hizo un estudio detenido de cerros de documentos. La versión aliada del fin del dictador alemán es hoy completa. En la tarde del 30 de abril de 1945, a eso de las 2,30, Adolfo Hitler tomó asiento al lado de su esposa en el refugio subterráneo llamado el Führerbunker, mordió el cañón de una automática Walther y apretó el gatillo, en tanto que Eva Hitler trituraba entre los dientes una ampolla de cianuro. A las 10.30 de la noche, el general Rattenhuber y unos soldados de la Guardia Selecta sepultaron en los jardines de la Cancillería lo que aún restaba de los cadáveres, a los que habían prendido fuego varias veces después de empaparlos en gasolina. La artillería rusa estuvo bombardeando ese sector de la ciudad toda la noche, y los huesos del Führer quedaron dispersados, lo mismo que su “Reich de los Mil Años”. No quiere Moscú que ésta sea la versión de los hechos.

Las autoridades rusas hicieron cuanto estuvo a su alcance por entorpecer la investigación de los aliados occidentales. Testigos muy importantes capturados por los rusos —el general Rattenhuber entre otros— desaparecieron de la noche a la mañana. El Servicio de Información de los Estados Unidos tuvo noticia de que dos técnicos que le hicieron los dientes postizos a Hitler habían identificado positivamente como perteneciente al Führer un hueso maxilar hallado por los investigadores rusos en el lugar donde se prendió fuego a los cadáveres. Maxilar y técnicos fueron despachados a Moscú y no volvió a saberse de ellos. El propio Stalin sentó cuál es la actitud de Rusia al manifestar en la Conferencia de Potsdam, con gran asombro del presidente Truman y del secretario de Estado Byrnes, que creía que Hitler estaba vivo y se hallaba oculto en España o en la Argentina. La Prensa rusa habla siempre de la “misteriosa desaparición” de Hitler.

Según opinan en Washington algunos especialistas en el análisis de la propaganda rusa, a Stalin le interesa mantener a Hitler “vivo” a fin de que esto le sirva de excusa para actuar en Europa llegado el caso. Otros son de parecer que el relato de lo ocurrido en Berlín durante aquellos últimos días, en que un tirano enloquecido trató de hacer que la nación entera pereciese con él, sería lectura malsana para el pueblo ruso. Era el cumpleaños del Führer (20 de abril de 1945). En el Führerbunker, a 15 metros de profundidad bajo los jardines de la Cancillería, altos jefes militares y del partido nazi se habían congregado a cumplimentar al caudillo. Brillaban las charoladas botas, resplandecían las condecoraciones, pero en la generalidad de los macilentos semblantes se reflejaba la ansiedad. Los diezmados ejércitos alemanes retrocedían en todos los frentes. Amenazaban ya los rusos a Berlín. Los norteamericanos, después de cruzar el Elba, avanzaban rápidamente a reunirse con ellos.

Desde la conspiración de los generales y el atentado de la bomba oculta en una cartera, del cual escapó con vida por milagro, Hitler había envejecido súbitamente. Encorvado, vacilante, arrastraba un pie al caminar y le temblaba perceptiblemente el brazo izquierdo. Pero ahora, rodeado de áulicos que murmuraban frases de felicitación, su voz era tan incisiva y su mirada tan centelleante como en los mejores tiempos. En la conferencia que se celebró después, los sátrapas del Tercer Reich se resistían a dar crédito a sus oídos. Cuando el mariscal Wilhelm Keitel trató de pintarle a Hitler la gravedad de la situación, Hitler lo hizo a un lado con ademán de impaciencia, diciendo ásperamente: “¡Absurdo! Los rusos llevarán la más sangrienta de sus derrotas ante las puertas inexpugnables de Berlín.

Enseguida arrollaremos a los aliados hasta el mar”. Paseó Hitler la magnética mirada en derredor, y cuantos allí estaban quedaron suspensos. Hermann Göring, mariscal del Reich, rompió por unos momentos el hechizo que sobrecogía a todos. —Alemania triunfará; es inevitable que triunfe —aseguró el corpulento jefe de la en un tiempo potente Luftwaffe—. Pero ¿no convendría más a la seguridad del Führer que él se retirase a las fragosas alturas de Berchtesgaden y dirigiese desde allá sus tropas? —Lo que usted está recomendando en realidad —estalló Hitler— es que usted mismo se retire a lugar más seguro. Muy bien, ¡puede marcharse! Göring saludó con el bastón de mariscal constelado de piedras preciosas, y sin decir palabra abandonó el recinto. A los pocos minutos, seguido de un convoy de veloces camiones cargados de tesoros, salía en su Mercedes blindado camino de Baviera, donde, según imaginaba, estaría a salvo. Hitler, entretanto, volvía a sus mapas y explicaba sus planes estratégicos. “Sabíamos que la mayoría de las divisiones con que él estaba maniobrando no eran ya unidades efectivas —comentaba después un general veterano—, y, sin embargo, al oírle, casi todos pensamos que aún podía haber alguna esperanza”.

Solamente un hombre de los que se hallaban ese día en el Führerbunker se mostró inmune a la fascinación ejercida por Hitler y capaz de pensar ante todo en el bien de su patria. Alberto Speer, ministro de Armamentos, había surgido como el brillante cerebro industrial del Reich. En más de una ocasión llevó a cabo lo que parecía imposible en el suministro de cañones, aeroplanos y tanques. A principios de marzo Speer descubrió los terribles planes de Hitler para aniquilar el Reich si llegaba a verse derrotado. Conforme a instrucciones precisas comunicadas a los jefes de distrito del partido, al avanzar las tropas aliadas debían destruirse todas las fábricas importantes, todos los servicios públicos, todas las existencias de víveres y de vestuario. A las fuerzas militares tocaría volar los puentes claves, las instalaciones de canales y vías férreas, los buques, las locomotoras. Speer efectuó una gira relámpago por el país entero y logró que los principales jefes nazis y los generales, conviniesen en posponer la ejecución de las órdenes del Führer. El día del cumpleaños de Hitler le pareció a Speer la mejor coyuntura para intentar un último esfuerzo en pro de Alemania.

Todo fue en vano. “Si el pueblo alemán renunciase a luchar —le respondió Hitler mirándolo fríamente— demostraría que carece de entereza moral. De ser así, merece que lo aniquilen.” Speer determinó sabotear, aún con riesgo de la propia vida, el holocausto que proyectaba su jefe. Exponiéndose a que la Gestapo le echase mano en cualquier momento, efectuó una segunda gira relámpago por Alemania. En Hamburgo el jefe Karl Kaufmann le prometió no demoler ese importantísimo puerto; otros jefes nazis obraron nerviosamente en igual sentido. Para evitar que los fanáticos pudiesen llevar adelante el plan de destrucción, Speer dispuso que se echasen a los pozos y a las galerías previamente inundadas de las minas todos los explosivos de alta potencia que no se hallasen en manos de los militares. Esta sola orden salvó muchas fábricas importantes. Hitler había perfeccionado entretanto sus planes para rechazar en Berlín a los rusos. Confió el mando de las fuerzas contraatacantes a uno de sus jefes predilectos, el general Félix Steiner, de la Guardia Selecta (la SS). “El oficial que exima a uno solo de sus hombres de participar en esta operación lo pagará con la vida en el término de cinco horas”, rugió Hitler por teléfono.

En la tarde del 22 de abril anunció el Führer a su estado mayor la primera victoria de la nueva campaña. El servil adulador Heinrich Himmler, jefe de la SS, acababa de telefonearle que la contraofensiva de Steiner estaba reciamente empeñada y los rusos empezaban a retroceder. A renglón seguido entregaron al coronel general Alfredo Jodl, jefe de operaciones, varios partes. Jodl permaneció unos minutos sin resolverse a hablar. Notando la expresión de su semblante, le preguntó Hitler: —¿Qué hay? ¿Qué hay? —Mein Führer —repuso Jodl— Steiner no ha atacado. Comunican que las fuerzas blindadas del mariscal Shukov están ya en Berlín. Hitler quedó con la mirada perdida en tanto que el rostro iba convirtiéndose en amoratada máscara. —¡Me ha traicionado la SS! —exclamó al fin con sordo acento—. Primero el ejército, después la Luftwaffe y ahora la SS —y elevó la voz para gritar con todas sus fuerzas—. ¡Traidores! ¡Todos traidores! ¡Perros traidores! Por tres horas dio rienda suelta a su cólera. Tan terrible fue la explosión de la desbordada personalidad de Hitler, que hasta hombres nada impresionables como los generales Keitel y Jodl, según manifestó después uno de ellos, “retrocedieron precipitadamente hasta quedar contra la pared”.

Por fin Hitler se desplomó en su asiento. —Ha caído el Tercer Reich —murmuró sordamente—. No me queda más camino que la muerte. Permaneceré aquí hasta el fin y luego me pegaré un tiro. Que Göring negocie con los aliados. Lo dicho por Hitler se comunicó a Göring, al cual, según la Ley de Sucesión promulgada por el Führer en 1941, tocaba seguirle en el mando. El obeso y epicúreo mariscal abrigaba la seguridad de que lograría negociar con los aliados una capitulación razonable, y que en el peor de los casos escaparía con verse condenado a cómodo destierro. Así, pues, dirigió a Hitler este radiograma. “Mein Führer: Vista su determinación, ¿conviene en que yo asuma el mando supremo y absoluto del Reich? De no recibir respuesta antes de las 10 de la noche, consideraré que es afirmativa.” Göring aumentó su guardia a 1.000 hombres y manifestó a su estado mayor que el día siguiente tomaría un avión para ir a entrevistarse con el general Eisenhower.

Estaba redactando un mensaje al general estadounidense cuando recibió el siguiente de Hitler: “Göring: Lo que ha hecho pide sentencia de muerte. No ordenaré que procedan contra usted si presenta renuncia de todos sus cargos. De lo contrario tomaré las medidas del caso. Adolfo Hitler.” Estaba Göring contemplando con mirada incrédula estas líneas cuando resonaron en el enlosado patio las recias botas de una escuadra de la SS. El mariscal del Reich quedaba preso. Hitler no abrigaba intención alguna de dejar sucesor. Ilustración 13: La última foto de Adolfo Hitler

Una hora después de su dramática despedida en el Führerbunker, Hitler había empezado a planear la pira funeraria más colosal que habrían visto los siglos. Con serena precisión ordenó que se replegara hacia Berlín el XII Cuerpo de Ejército que al mando del general Wenck combatía contra los estadounidenses. Entretanto, todo hombre y muchacho de la capital marcharía a las barricadas a contener el avance de los rusos. A los desertores se les ahorcaría en el acto. Al tener conocimiento de tales órdenes, el “gauleiter” Wegener, veterano y leal miembro del partido, logró ponerse al habla por teléfono con Hitler. Si el Führer autorizara la rendición de las fuerzas enfrentadas en el Oeste a estadounidenses e ingleses —suplicó Wegener— habría manera de contener a los rusos mientras se pactaba un armisticio, que evitaría una considerable devastación. —Devastación, Wegener, es precisamente lo que deseo —repuso Hitler—. Nada mejor para iluminar mi caída.

Al otro día, 25 de abril, los rusos habían sitiado completamente a Berlín. Difícil es pintar el espectáculo que ofrecía en mayo de 1945 la capital de Alemania. En las inmediaciones de la Cancillería del Reich, detrás de una pila de escombros, tropezaron mis ojos con lo que supuse eran bultos de trapos. Esos bultos habían sido los sirvientes de un nido de ametralladoras. El de más edad, sentado aún y caído de bruces sobre el arma, no tendría arriba de quince años. En los puentes del Wannsee se amontonaban los cadáveres de 600 muchachos que intentaron detener a los rusos con granadas de mano. En otros lugares de Berlín se balanceaban pendientes de los faroles muchachos de la Juventud Hitleriana y viejos de la Guardia Cívica a los que había ahorcado la SS por desertores. En los últimos siete días de la batalla de Berlín disminuyó el grupo de los que acompañaban a Hitler en el Führerbunker. Goebbels y su esposa llevaron a esa fortaleza subterránea a sus seis niños, a los que más adelante dieron muerte antes de suicidarse. Martin Bormann, el brazo derecho político de Hitler, resolvió permanecer allí.

Eva Braun, amante de Hitler desde hacía años sin que Alemania tuviese de ello conocimiento, se negó a abandonarlo. En las dos cámaras de acero y hormigón inmediatas a la del Führer estaban alojados 26 altos funcionarios civiles y militares y 30 secretarios y guardas. Sobrevinieron escenas inusitadas. Cuando los proyectiles de la artillería rusa, al caer más y más cerca, empezaron a hacer retemblar los refugios subterráneos “la locura fue apoderándose de todos cuantos allí se hallaban “. Corría el licor como agua. Los estirados generales prusianos se despojaban de sus guerreras y bailaban alocadamente con sus taquígrafas. Hitler, entretanto, permanecía inclinado sobre sus mapas o consultaba con sus consejeros.

Al saber que los rusos podrían acaso avanzar por un túnel del ferrocarril subterráneo que pasaba cerca de la Cancillería, ordenó a su jefe de estado mayor que lo hiciese inundar. —Mein Führer —objeto el general Krebs— tenemos en ese túnel miles de nuestros heridos... —¡Hágalo inundar! —rugió Hitler. Minutos después quedaban abiertos los grifos de inundación. El 28 de abril llevaron a conocimiento del Führer un despacho de prensa fechado en Estocolmo en el cual informaban que Heinrich Himmler, jefe de la SS, había entablado negociaciones con el conde Bernadotte para la rendición del Reich a los aliados. Era el principio del fin. —Und jetzt der treue Heinrich! (¡Y ahora hasta el fiel Heinrich!) —gritó Hitler fuera de sí. Pero esa rabieta fue la última de su vida. De súbito recobró la calma y la lucidez.

Con la defección de Himmler perdía la última esperanza de resistir. Había llegado su hora. Los dos últimos días pasados en el Führerbunker fueron los más extraños de todos. En las primeras horas de la mañana del 29 de abril Hitler y Eva Braun contrajeron matrimonio en breve y sencilla ceremonia en tanto que las granadas rusas, estallando en la Cancillería casi sobre sus mismas cabezas, hacían caer en continua lluvia el enlucido del cielo raso. Seguidamente dictó Hitler a su secretario “su última voluntad y testamento político”. Ese documento no contenía nada que no hubiera dicho anteriormente en muchas ocasiones. Después de borrar a Göering y a Himmler de la nómina del partido, designó al almirante Karl Doenitz para sucederle como jefe del Estado. Más adelante leyó en el resumen diario de las noticias, que como de costumbre le entregaron, la relación pormenorizada del fusilamiento de Mussolini por un pelotón de facciosos y la manera como los cadáveres del dictador italiano y de Clara Petacci habían sido exhibidos colgados de los pies en una plaza de Milán. Hitler, que había dado ya instrucciones para que tanto su cadáver como el de Eva fuesen destruídos por completo inmediatamente después del suicidio, repitió esas órdenes diciendo: “Completamente destruídos, ¿lo entienden? ¡Completamente!”

Esa tarde, en la acostumbrada reunión del estado mayor, recibió sin inmutarse el parte del avance de los rusos. El asalto a la Cancillería ocurriría a más tardar el 1 de mayo. “Quiere decir que no disponemos de mucho tiempo —comentó Hitler—. No he de caer vivo en sus manos de ninguna manera”. Ya entrada la noche, un ordenanza avisó a todos que fuesen a la cámara principal. El Führer deseaba decirles adiós. Así que estuvieron reunidos, Hitler les estrechó la mano uno por uno en completo silencio. “Tenía los ojos vidriosos —cuenta un testigo—. Parecía que estuviese ya lejos de todo”. Cuando los que habían asistido a esta escena volvieron a la cantina, estalló el desorden. Alguien empuñó una botella y, subiéndose a una mesa, gritó: “¡Brindemos por los muertos!” Otro puso a funcionar el fonógrafo.

El baile, cada vez más ruidoso, se prolongó hasta la mañana. Del Führerbunker llegó repetidas veces orden de guardar silencio, pero nadie hizo caso. El 30 de abril a la hora acostumbrada, dos de la tarde, sirvieron a Hitler el almuerzo. El Führer estaba pálido y silencioso, pero comió al parecer con apetito. Al levantarse de la mesa, pasó con su esposa al corredor central donde estaban esperándolos Bormann, Goebbels y varios otros de los principales ayudantes de Hitler. Les estrecharon la mano en silencio y se volvieron a sus habitaciones. Cerróse con seco golpe la puerta frente a la cual fue a ocupar su puesto uno de los guardias del Führer. Un instante después sonó una detonación. El Reich que iba a durar mil años se había derrumbado.

Los Hombres NAZI de Hitler

Por Frederic Sondern, Jr.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas