FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN FRANCESA
Representantes del Siglo de las Luces

LA ILUSTRACIÓN FRANCESA: REPRESENTANTES DE LA ILUSTRACIÓN

>Inicio >Historia Moderna >La  Ilustración

Historia de la Política Moderna

FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN

 

 

 

 
 
           
  FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN   FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN - REPRESENTANTES DEL MOVIMIENTO   FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN - REPRESENTANTES DEL MOVIMIENTO  
  Rene Descartes   Voltaire   Montesquieu  
 

Descarga: Discurso del Método

 

Descarga: El Imperio Ruso

 

Descarga: El Espíritu de las Leyes

 
           
  FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN - REPRESENTANTES DEL MOVIMIENTO   FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN - REPRESENTANTES DEL MOVIMIENTO   FILÓSOFOS DE LA ILUSTRACIÓN - REPRESENTANTES DEL MOVIMIENTO  
  David Hume   John Locke   Jean Jacques Rosseau  
 

Descarga de Libros

 

Descarga de Libros

 

Descarga: El Contrato Social

 
 

Ideas y características cíe la Ilustración

En ese nuevo clima cultural que se estaba viviendo, encontramos filósofos ilustrados o iluministas tanto entre burgueses como entre nobles. No todos pensaban lo mismo. Por épocas, se podrían dividir en dos grandes generaciones.

La primera, correspondiente a la primera mitad del siglo XVIII, se caracteriza por dar su apoyo al despotismo ilustrado y a las ideas de la fisiocracia. Desde un concepto más elitista, no democrático, creen que pueden contar con las monarquías absolutas para hacer los cambios que estiman convenientes. La segunda generación se produce en la última mitad del siglo XVIII, cuando se van extinguiendo las ilusiones de colaboración con el poder/'1 Son característicos cíe esta época muchos de los colaboradores de la Enciclopedia: junto con la doctrina difundida por la misma, aparecen ideas igualitarias y tesis utopistas.

Entre las principales ideas de la Ilustración, podemos citar:
• La importancia de la razón como la única guía infalible para llegar a la sabiduría.

• La búsqueda de las leyes naturales: el Universo es una máquina regida por leyes inflexibles que el hombre no puede pasar por alto: debe analizarlo para tratar cíe comprenderlo.

• Se debe emplear la razón para mejorar las instituciones religiosas, gubernamentales y económicas: éstas deben ser purificadas de todo lo artificial (impuesto por los hombres) y reducidas a una forma conforme con la libertad natural.

• Aunque la mayoría no era atea, insistían en la no existencia del pecado original, negaban el derecho divino y atacaban las prácticas religiosas, imponiendo la secularización. Se difunde el deísmo: se acepta la existencia de un Dios creador del universo, pero niega la religión revelada y no admite el culto externo.

• El elemento nodal de su teoría es la libertad; en general, se trata de la búsqueda cíe libertad individual, el aspecto comunitario sólo es tratado por Rousseau.

• A fines del siglo XVIII, las libertades se transforman en derechos naturales del individuo.
• El Estado es un mal necesario.

• El gobierno se basa en un contrato entre gobernantes y gobernados.

PARA SABER ALGO MAS...
Los grandes filósofos
MUCHAS DE LAS ideas políticas y sociales de los ilustrados en favor de ciertas libertades se inspiraron en el filósofo inglés John Locke, liberal del siglo XVII e ideólogo de la Revolución Gloriosa que terminó con el absolutismo en Inglaterra. Para Locke, los súbditos tienen un derecho inalienable a la vida, la libertad y la propiedad que los monarcas no pueden violar y cuando lo hacen, el pueblo está legítimamente autorizado para destituirlos. Sin embargo, las ideas de mayor alcance en los acontecimientos inmediatos, y que siguen aún vigentes, son las de Montesquieu, Voltaire y Rousseau.

Carlos de Secondant, barón de Montesquieu, criticó el absolutismo y propuso que el poder monárquico se dividiera en tres: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

El Poder Ejecutivo quedaría en manos del rey; el Poder Legislativo estaría a cargo de un Parlamento o asamblea representativa y el Poder Judicial sería encargado a jueces y magistrados. Esta teoría política, conocida ¿como la teoría de la separación de los poderes, quedó expuesta en su obra El Espíritu, de las Leyes.

Francisco María Arouet, más conocido por su seudónimo Voltaire, fue un gran escritor, novelista y dramaturgo que ridiculizó con su estilo mordaz tanto a la monarquía como a la sociedad, pero por sobre todo a la Iglesia. Sus ataques de moledores ayudaron a desacreditar las instituciones políticas, religiosas y sociales de su época; pero también le significaron tener que abandonar Francia en varias oportunidades.

Juan Jacobo Rousseau, por su parte, afirmó que el hombre es bueno por naturaleza y que es la sociedad la que lo corrompe. Para evitar esto, el hombre debe volver al estado puro en contacto con la naturaleza, para que ella guíe su moral. En su obra El Contrato Social, expuso que la sociedad y el estado surgieron de actos voluntarios y libres del hombre y que e'stos, mediante un contrato, delegaron sus derechos en un gobierno. De esta afirmación es posible deducir que el soberano no es el monarca sino la voluntad general del pueblo. Años más tarde esta teoría sería uno de los fundamentos de las constituciones democráticas.

Las ideas de muchos de estos pensadores, escritores y científicos fueron publicadas en la Enciclopedia o Diccionario razonado de las ciencias, artes y oficios, que circuló por toda Europa durante más de 20 años. Esta publicación fue dirigida por los escritores Diderot y D'Alembert, y su ataque a las estructuras políticas, económicas y sociales vigentes en la Edad Moderna contribuyó decisivamente a provocar la Revolución Francesa a fines del siglo XVIII.

SU PRESENCIA PUBLICA: Los hombres del Siglo de las Luces usaban pelucas polveadas, más pequeñas y compactas que los montañosos ejemplares de tiempos anteriores. Aunque las pelucas pasaron de moda hacia fines del periodo, sus equivalentes modernos todavía los usan los jueces y fiscales británicos. Los caballeros vestían mallas, pues los pantalones eran indumentaria de las clases más bajas: en París, durante la Revolución Francesa, los insurgentes de las clases humildes fueron bautizados como sans-culottes, "sin mallas".

El sombrero más común era el tricornio, o de tres picos. En 1715, un fabricante parisino introdujo una nueva prenda: el paraguas plegable. En Londres, las muchedumbres hacían burla de los hombres que lo portaban en la calle, y el celebérrimo doctor Johnson se opuso a este nuevo invento.

La mujer del Siglo de las Luces, a pesar de estar familiarizada con los microscopios y las nuevas teorías químicas, se sometió a ceñidos corsés y faldas amplias, conocidas como tontillos. Eran planas al frente y atrás, pero tan anchas a los lados que las escaleras tuvieron que ser remodeladas para que las damas pudieran pasar por ellas con elegancia.

Los peinados femeninos de moda eran colosales, de 1m. o más de altura, hechos con relleno de pelo de caballo y sobre un soporte de alambre, adornados con plumas de avestruz y, a veces, con miniaturas de granjas, batallas o barcos en el mar. Se aumentó la altura de las puertas para que pudiesen pasar.

Uno de los objetivos de los pensadores de la Ilustración era la consecución de la felicidad. Ahora, el público gozaba de las obras para orquestas. El sonido era producido por secciones alargadas de cuerdas y por nuevos instrumentos, como oboes, clarinetes y pianos, cuyo efecto general fue el de unir los sonidos en una sola voz sinfónica. La música orquestal fue perfeccionada por compositores como Mozart y Haydn, y en esta época se presentaron los primeros ballets.

Otras diversiones, de naturaleza más peligrosa, derivaron de la electricidad. Mientras que los físicos la estudiaron haciendo experimentos, y observando relámpagos, los menos serios usaban aparatos eléctricos en sus fiestas. Un académico alemán cargaba con electricidad estática a una bella mujer e invitaba a los hombres a besarla. Se dice que la descarga casi les rompió los dientes.

En medicina, el avance fue conseguido por el estudio de la anatomía, las disecciones y el uso de fórceps en el parto. Hacia fines del siglo, se descubrió el procedimiento para controlar la viruela. La inoculación contra la enfermedad se practicaba desde medio siglo antes con la vacuna, pero en 1796 un doctor inglés llamado Edward Jenner introdujo el uso de una inoculación del ganado vacuno.

Jenner una vez oyó a una trabajadora de un establo decir: "No puedo contraer esa enfermedad, pues tengo el mal de las vacas." Usó como sujeto de experimentación a un campesino de ocho años: Jenner raspó su piel para inocularla con fluido de una vaca enferma. El niño contrajo el mal, pero cuando tiempo después se infectó con viruela, resultó ser inmune. El logro de Jenner erradicaría, con el tiempo, la viruela de la faz del mundo entero.

Fuente Consultada:
Historia Mundial Contemporánea Eggers-Brass y Gallego
Hábitos y Costumbres del Pasado Reader´s Digest

 

Revolución Industrial

La  Ilustración

Revoluciones Burguesas

Nace La Clase Obrera

El Liberalismo

El Humanismo


 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas