HUESOS DE LA COLUMNA VERTEBRAL

EL ESQUELETO HUMANO

 

>Inicio >Menú Salud y Medicina >Hueso del Esqueleto

Lamina Ampliada
del Esqueleto

Esqueleto Humano HUESOS DE LA COLUMNA VERTEBRAL Y EL TORAX

 

 

 

 

La Inmunidad Humana

Las Vacunas

El Cuerpo Humano

La Sangre

La Anestesia

Sistema Respiratorio


Hueso de la Columna Huesos del Cráneo Huesos de los Miembros Músculos

El hombre no es un ser estático, sino que es capaz de trasladarse, caminar, efectuar innumerables movimientos; en fin, relacionarse con sus semejantes gracias a su aparato locomotor, constituido por tres grandes grupos de formaciones: huesos, articulaciones y músculos.

Los huesos son órganos de color blancuzco, constituidos por el llamado "tejido óseo" que les proporciona gran dureza y consistencia. El esqueleto, que es el conjunto de los huesos, puede dividirse en cuatro porciones principales: el cráneo, que forma la parte ósea de la cabeza; la columna vertebral, que constituye el eje del cuerpo; el tórax, a modo de caja, y finalmente, los miembros (superiores e inferiores).

Los huesos tienen cinco funciones principales. Tres de ellas son conocidas por todos nosotros: actúan como sostén de nuestro cuerpo y permiten que éste se mantenga erecto, como hacen las vigas de un edificio; protegen las vísceras ante cualquier presión o golpe del exterior, como, por ejemplo, las costillas al albergar los pulmones, tan delicados y que precisan de un espacio para ensancharse; y, además, permiten el movimiento de las extremidades, funcionando como puntos de anclaje de los músculos, que si no los tuvieran no podrían contraerse.

Existen también otras dos funciones óseas que debemos conocer, que son menos evidentes. Los huesos están formados en gran parte por calcio, y el organismo lo deposita allí o de allí lo toma cuando lo necesita; así pues, los huesos funcionan como reservorios. Por último, la sangre se fabrica en el interior de algunos huesos, en la médula ósea roja.

En los adultos los huesos en los que se fabrican las células sanguíneas son sólo el esternón, las costillas, las vértebras, los huesos del cráneo y los huesos más largos de brazos y piernas, el húmero y el fémur, mientras que en los niños la producción está más generalizada.

Forma de los Huesos: Los huesos más llamativos son los largos, que se hallan sobre todo en brazos y piernas. Una gran parte de ellos es larga y tubular, y recibe el nombre de diáfisis, mientras que los extremos son más gruesos y redondeados para poder articularse con otros huesos, y reciben el nombre de epífisis.

También existen los huesos cortos, tan anchos como largos, que son muy resistentes y se hallan sobre todo en las articulaciones de las muñecas y los tobillos. Los huesos planos, a su vez, tienen una función protectora; el ejemplo más típico de ellos son los huesos del cráneo, que mantienen a salvo una estructura tan delicada y esencial como es el cerebro. Por último tenemos los huesos irregulares, que no pertenecen a ninguna de las tres categorías anteriores. Son huesos irregulares los de la columna vertebral y algunos de los del cráneo y la cara.

Partes de un hueso
En los huesos encontramos tres partes constituyentes: la parte dura, que es la sustancia ósea; la médula ósea, que se halla en su interior, y el periostio, una capa protectora que además le proporciona el alimento mediante una serie de vasos sanguíneos.

La sustancia ósea tiene una parte formada por un material muy sólido que tiene incrustadas sales minerales, en cuya composición entra gran cantidad de calcio. En su interior se encuentran numerosas fibras de colágeno, que es una sustancia elástica que da al hueso cierta flexibilidad e impide que se rompa.

Todo este material se halla atravesado por unos conductos, los canales de Havers, por donde pasan los nervios y los vasos sanguíneos. Éstos van a parar a unas células vivas, los osteocitos, que se encuentran en el interior de unas cavidades de la sustancia ósea.

La médula ósea se halla en el hueco central de los huesos y es de dos tipos. La roja es la encargada de producir las células sanguíneas, mientras que la amarilla, también llamada tuétano, es un tejido graso. En los niños la médula roja se halla en el interior de todos los huesos, mientras que los adultos tienen la parte central de los huesos largos llena de tuétano.

COLUMNA VERTEBRAL Y TÓRAX. La columna vertebral está constituida por numerosas porciones óseas que se encuentran unidas entre sí para formar el eje del cuerpo. Son las llamadas "vértebras". Su número varía en el hombre entre 33 y 34, y se hallan distribuidas del siguiente modo: Siete corresponden a la región del cuello y se denominan "cervicales"; la primera de ellas (contando de arriba abajo), cuya función es sostener la cabeza, tiene el nombre de un personaje mitológico, cuyo destino era cargar sobre sus hombros el mundo entero, es decir, Atlas.

Esta primera vértebra cervical está muy bien articulada con la segunda para que pueda efectuar movimientos en todos los sentidos, y como quiera que ésta hace las veces de eje de la primera, se denomina axis (eje). Sólo estas dos vértebras tienen nombres especiales; a las demás se las llama por el número de orden que ocupan en su región, verbigracia, la 5a. cervical o la 2a. lumbar.

Las 12 vértebras que siguen a las cervicales son las llamadas "dorsales", pues están situadas en el dorso o espalda. En cada vértebra dorsal se fijan dos costillas (una por lado).

Las 5 vértebras siguientes no tienen adosada ninguna costilla y se denominan "lumbares", pues están situadas en el lomo del cuerpo, región que mucha gente denomina "de los riñones" (aunque éstos, en realidad, estén localizados más arriba).

Finalmente, las 9 ó 10 últimas vértebras son las "pélvicas". Las cervicales, las dorsales y las lumbares están muy bien diferenciadas entre sí, y se unen mediante diversos músculos y ligamentos.

Las pélvicas, en cambio, se encuentran soldadas para llegar a formar sólo dos huesos separados: el sacro y el cóccix, vulgarmente denominado rabadilla.

La columna vertebral mide unos 75 cm. Cada vértebra posee un cuerpo macizo y varios apéndices que sirven para unirlas entre sí, así como un orificio, de modo que, superpuestas todas las vértebras, se forma un canal en el que se aloja la llamada médula espinal, formación perteneciente al sistema nervioso.

La columna vertebral no constituye un pilar recto como un bastón, sino que visto de perfil, recuerda una S algo aplanada. En el cuello, la curvatura es convexa hacia adelante, en el dorso hacia atrás (cuando se exagera esta inflexión posterior aparece una especie de giba o joroba), y en la región lumbar, es análoga a la del cuello.

La jaula torácica destinada a albergar el corazón y los pulmones, está formada por la porción dorsal de la columna vertebral, las costillas y el esternón, hueso plano que une, por delante, los extremos anteriores de las mismas y perfectamente palpable en la cara anterior del tórax.

En su extremo superior presenta un borde llamado horquilla, en el lugar donde se unen ambas clavículas. El extremo opuesto de dicho hueso es puntiagudo. El hombre posee 24 costillas, o sea 12 pares. Las 5 últimas no se fijan en el esternón y se denominan falsas.

Las dos inferiores flotan totalmente libres en el extremo inferior del tórax; de ahí su nombre de flotantes. Al unirse con el esternón, hay una porción de tejido cartilaginoso, cuya elasticidad permite al tórax más libertad de movimientos.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas