HISTORIA DE ISRAEL-LÍBANO-OLP

BREVE HISTORIA DE LOS PAÍSES EN ETERNO CONFLICTO EN MEDIO ORIENTE

>Inicio >Menú El Mundo >Países del Mundo

ISRAEL-LÍBANO-OLP

 

 

 

 

Israel

Líbano

OLP

Hezbolla

Primera Guerra


ISRAEL

   

Extensión: 20.700 km2

Límites: Norte, Líbano; Este, Siria y Jordania; Sur, Egipto; Oeste, mar Mediterráneo.

Población: 6.473.000 h.

Densidad: 316,9 h/krn2.

Capital: Jerusalén.

División administrativa: 6 distritos.

Ciudades principales: Tel Aviv-Jaffa, Haifa, Holon, Petah Tiqwa.

Gentilicio: israelí.

Forma de Estado: república parlamentaria.

Idioma: hebreo, árabe.

Religión: judaísmo, 80,1 %; islamismo sunní, 15,1 %; cristianismo, 2,1 %.

Moneda: shequel.

Tasa de natalidad: 2,12 %.

Tasa de mortalidad: 0,58 %.

PIB por habitante: 20.782 dólares.

Geografía. Estado de Asia occidental. La población pertenece a los grupos árabe y judío; este último procede en buena medida de la inmigración; habita fundamentalmente en la franja costera mediterránea y se concentra en las ciudades, donde vive más del 90% de la población. La agricultura se caracteriza por el alto rendimiento. Se cultivan papa, tomate, cítricos, frutales y olivos; y la cabaña ganadera está formada por ovino y vacuno. En minería destaca la producción de sal gema y potasa, al Sur del mar Muerto, y de fosfatos en el Negev. Su industria, de tecnología avanzada y la más desarrollada de Oriente Medio, se concentra en torno a Tel Aviv y Haifa, con gran importancia en el sector electrónico.

Historia. El Estado de Israel fue creado en 1948, después de décadas de esfuerzos del movimiento sionista, fundado por Theodor Herzl, por crear una patria que acogiera a los judíos de la diáspora. El lugar elegido fue Palestina, donde desde la antigüedad subsistían algunas comunidades judías y a fines del s. XIX se habían creado colonias agrícolas de judíos. Comenzó una etapa de inmigración de numerosos grupos judíos, lo que provocó los primeros conflictos con los palestinos habitantes del territorio. En 1947 la ONU ordenó el reparto del país en dos Estados, árabe y judío, a lo que se opusieron ambas comunidades. Al año siguiente fue proclamado el Estado de Israel por David Ben Gurion y estalló la primera guerra árabe-israelí, que concluyó con la victoria del nuevo Estado, el cual amplió considerablemente los terrenos concedidos por la ONU, llegando a Jerusalén.

En 1964 se puso en práctica un plan de captación de aguas del río Jordán, que agudizó las tensiones con los países árabes limítrofes, lo que llevó a los palestinos a organizarse en grupos guerrilleros y a formar su propia organización, la OLP. En 1961 el ejército israelí desató otra guerra árabe-israelí, la guerra de los Seis Días, pues fue el tiempo que tardó en ocupar Cisjordania y en arrebatar la península del Sinaí a Egipto y los altos del Golán a Siria. En 1977 ganó las elecciones de Israel el partido derechista Likud con Menahem Begin, que en 1979 firmó la paz con Egipto en Camp David con la mediación de EE UU. A fines de 1987 los palestinos de Gaza y Císjordania, tierras ocupadas por Israel en la guerra de 1967, iniciaron un levantamiento popular, conocido como intifada, duramente reprimido por el ejército israelí. En 1988 Yasir Arafat, líder de la OLP, anunció el abandono de la lucha armada y la adopción de la intifada como única táctica de lucha. En las elecciones de 1992 venció el laborista Isaac Rabin.

Su gobierno continuó las negociaciones con los países árabes vecinos y con los palestinos, obstaculizadas por numerosos actos de violencia y por los grupos de extrema derecha, contrarios a realizar cualquier cesión de los territorios ocupados en 1967. En 1993 Israel y la OLP firmaron en Washington un acuerdo que suponía el reconocimiento mutuo y que preveía la formación de un gobierno autónomo palestino en los territorios de Gaza y Jericó, quedando pendiente para una futura negociación el estatuto de Jerusalén y la posibilidad de creación de un Estado palestino independiente. Un año después, tras la proclamación de un gobierno autónomo (Autoridad Nacional Palestina) presidido por Yasser Arafat en Gaza y Jericó, Rabin y Hussein de Jordania firmaron la paz. Pese a estos avances, continuaron los enfrentamientos armados en el Sur del Líbano con grupos radicales islámicos y la negociación se mantuvo estancada con Siria al no alcanzarse un acuerdo sobre los altos del Golán.

A finales de 1995 prosiguió el proceso de autonomía palestina en Cisjordania, pese al asesinato de Isaac Rabin a manos de un extremista judío. A comienzos de 2001 se celebraron elecciones anticipadas, en las que resultó vencedor el candidato del Likud, Ariel Sharon, que asumió el poder en medio de un clima de enfrentamiento armado con la comunidad Palestina. Los últimos años se han caracterizado por el mantenimiento de la llamada segunda intifada y la sucesión de actos terroristas con atentados suicidas que han provocado centenares de víctimas. Por su parte el gobierno israelí ha sometido a una intensa presión a la Autoridad Palestina ocupando militarmente Gaza, asediando las ciudades, realizando numerosos bombardeos y «asesinatos selectivos» entre los palestinos.

El sionismo (del hebreo Sion, uno de los nombres bíblicos de Jerusalén; Isaias 35:10), es el movimiento de liberación nacional del pueblo judío. Dicho movimiento fue el promotor y responsable en gran medida de la fundación del moderno Estado de Israel.

El sionismo adquirió un alcance político gracias a Teodor Herzl, (imagen izquierda) un periodista austríaco que pensaba que los judíos eran capaces de asimilarse a la cultura occidental, pero era algo imposible de lograr en vista del antisemitismo que reinaba en toda Europa. Así, argumentaba, las presiones externas obligaban a los judíos a formar una nación propia en un solo territorio, para llevar una vida normal.

En 1897, Herzl organizó el primer congreso sionista en Basilea, Suiza, cuyo programa decía: "el sionismo quiere crear un hogar para los judíos en Palestina, al amparo de la ley pública". El centro de este movimiento se estableció en Viena, donde Herzl publicó su semanario oficial Die Welt (El mundo). Los congresos sionistas se reunían anualmente hasta 1901 y después cada dos años. Cuando el gobierno otomano rechazó la propuesta de Herzl de otorgar la autonomía a Palestina, los sionistas buscaron el apoyo de Gran Bretaña.

PARA SABER MAS SOBRE LOS PRIMEROS PASOS DE LA CREACIÓN DEL ESTADO...
Los terroristas palestinos como todos los otros actúan impulsados por principios nacionalistas; su descontento está profundamente arraigado en la historia y obedece también al establecimiento de extranjeros en su país. Están divididos en varias facciones marxistas y nacionalistas que periódicamente luchan entre sí y sus- actividades son financiadas en gran parte por sus simpatizantes en países ricos -en su caso, no en los Estados Unidos, sino en los países árabes productores de petróleo.

A diferencia del IRA, entre sus dirigentes predominan los intelectuales, aunque algunos de sus militantes ordinarios pertenecen a comunidades pobres de refugiados; operan a nivel mundial mientras que el IRA, hasta la fecha, ha operado únicamente en Irlanda y Gran Bretaña; finalmente, los palestinos cuentan con una organización mucho más completa y disponen de una red internacional que les permite secuestrar personas y aviones en todo el mundo con objeto de ejercer presión política y obtener publicidad para su causa.

A juicio de los árabes, a los judíos no les asiste ningún derecho histórico para ocupar Palestina. La abandonaron en el año 70 de nuestra era y en dieciocho siglos y medio muy pocos judíos habitaron el territorio. Los árabes lo han habitado desde antes del año 700, si bien estuvieron sometidos a los turcos hasta 1918, cerca de 500 años. Cuando colaboraban con el ejército británico para expulsar a los turcos dé la región se les prometió, por conducto de Lawrence, entre otros, que tras la liberación podrían gobernar sus tierras como lo desearan.

 Esa promesa contravenía la Declaración Balfour de 1917, en la cual el gobierno británico prometía a los judíos instituir un "hogar nacional judío" en Palestina. De cualquier manera, ese hogar nacional se localiza actualmente en la planicie costera donde se ubican las tierras más fértiles del Levante. En opinión de los árabes palestinos, a los judíos se les otorgan las únicas tierras cultivables, mientras que a ellos les fueron asignadas las colinas rocosas y los desiertos.

En 1920, por la época en que se dividió Irlanda, la Sociedad de las Naciones confirió a Gran Bretaña el mandato para administrar el territorio que hoy ocupan Israel y Jordania. Se regularizaba sí una situación de facto pues el ejército británico, que había expulsado a los turcos, seguía ocupando la región. El mandato incluía el compromiso de establecer en Palestina un hogar nacional judío, si bien no se precisaba usaba.

En el curso de los dieciocho meses siguientes la administración británica hizo todo lo posible por controlar la afluencia de inmigrantes judíos (procedentes inicialmente de Rusia y Europa Oriental), afluencia que se incrementó en los años veinte a raíz de que el gobierno de los Estados Unidos, enfrentando al mismo problema, decidió restringir la cuota de inmigrantes judíos en América. Con la persecución de los judíos que emprendieron los nazis en 1933 la presión aumentó hasta volver intolerable y para 1938 los judíos que residían en Palestina constituían el 29 por ciento de la población. Ello había provocado la creciente resistencia de los árabes que estalló en una rebelión en gran escala (1936-1938). Esa insurrección contribuyó a su vez a la rápida expansión del Haganah especie de guardia civil judía que tenía efectivos en cada kibbutz.

Durante la segunda Guerra Mundial el Haganah ayudó a los ingleses a luchar contra los nazis e integró una brigada judía que combatió en el ejército británico.

Terminada la guerra, era evidente que el gobierno laborista de Gran Bretaña tenía el propósito de renunciar al mandato, pero declaró que solamente deseaba poner en práctica un plan que fuera aprobado tanto por los árabes como por los judíos. Dado que lo anterior no parecía verosímil, anunció que, en todo caso, Gran Bretaña cedería el mandato a las Naciones Unidas el 15 de mayor de 1948.

Mientras tanto, una organización terrorista judía de extrema derecha, el Irgun Zvai Leumi (IZL), exigía que el hogar nacional judío comprendiera, además de Palestina, todo el territorio de lo que es actualmente Jordania. Cuando se le informó que sus demandas eran inadmisibles, emprendió una serie de ataques guerrilleros contra el ejército británico que provocaron considerable desconcierto a la Agencia Judía y al Haganah, los cuales se preparaban para asumir las funciones de gobierno y ejército regular de Israel, respectivamente, en cuanto el nuevo estado obtuviera su independencia.

En 1947, una comisión especial de las Naciones Unidas (United Nations Special Commission on Palestine, UNSCOP) visitó Palestina. La Agencia Judía rindió un breve informe de la situación, pero los árabes boicotearon abiertamente las conversaciones habiendo decidido para entonces que, independientemente de la forma en que fuera creado el nuevo estado de Israel, ellos se encargarían de destruirlo. Por lo mismo, no deseaban comprometerse en modo alguno y se negaron a participar en las negociaciones.

El plan de partición se basaba en la tenencia de la tierra. Para 1947 judíos particulares y la Agencia Judía habían comprado la mayor parte de las tierras fértiles situadas en la planicie costera a sus propietarios árabes y el autor (que por ese tiempo estaba de servicio en Palestina con el ejército británico) tuvo oportunidad de examinar tres mapas distintos: el primero mostraba las tierras irrigadas y cultivadas, el segundo las tierras propiedad de los judíos y el tercero el plan de partición de las Naciones Unidas. Salvo ligeras diferencias, los tres eran idénticos.

Como consecuencia de lo anterior, sin embargo, la configuración del propuesto estado de Israel era poco realista. En algunas partes de su territorio había menos de doce millas entre la frontera con Jordania y el mar. En los meses previos ala partición, cuando se dieron a conocer las fronteras, se registraron constantes incidentes terroristas por ambas partes, los que provocaron que 150.000 civiles árabes huyeran y se refugiaran detrás de la frontera. Asimismo, durante esos meses los ejércitos de Siria, Jordanís y Egipto se prepararon para invadir al nuevo Estado en cuanto se retirara el ejército británico y el Haganah se preparó para defenderlo.

Nadie concedía muchas probabilidades de triunfo al Haganah, pero los árabes, aunque al principio penetraron en territorio israelita, fueron rechazados e Israel consolidó y ensanchó sus fronteras antes de que las Naciones Unidas lograran concertar un armisticio en abril de 1949. Para entonces el número de refugiados árabes se había elevado a 900.000.

Fuente Consultada: La Enciclopedia del Estudiante La Nación (Santillana) y Wikipedia

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas