BIOGRAFÍA DE JULIO VERNE

BIOGRAFÍA DE JULIO VERNE - RESUMEN DE SU VIDA Y SUS OBRAS LITERARIAS

>Inicio >Menú Biografías

Gran Puente Colgante de Japón

Biografia de Julio Verne Resumen Obras Literarias Vida y Obra

Crucero Mas Grande del Mundo
Los Asesinatos Mas Notables
 

 

 

 

Historia de Grecia

Dioses Griegos

Diccionario Mitológico

Leyendas Griegas Mitos y Leyendas Causas Guerra de Troya Sitio a Troya

JULIO VERNE (Nantes 1828-Amiens 1905) Escritor francés. Su obra ha sido valorada como precursora de la literatura de ciencia ficción. Se caracteriza por las descripciones de máquinas e ingenios que más tarde se hicieron realidad, así como por la confianza que el autor deposita en la capacidad del hombre para dominar la naturaleza. Algunas de sus novelas más conocidas son Cinco semanas en globo (1863), Viaje al centro de la Tierra (1864), De la Tierra a la Luna (1865), Los hijos del capitán Grant (1867), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), La vuelta al mundo en ochenta días (1873), La isla misteriosa (1874) y Miguel Strogoff (1876).


Nace en 1828 en Nantes, puerto de estuario situado a cincuenta y seis kilómetros del mar. Su padre, el abogado Fierre Verne, le da una educación sólida, sin estridencias, enviándoe a París para que estudie Derecho y se forje como su digno sucesor. Así pues, a los veintidós años, Verne se encuentra solo en la entonces deslumbrante capital del mundo. Vive durante breve tiempo en una despreocupada pobreza, escribe comedias y operetas, frecuenta los ambientes teatrales y sin duda se entretiene en vanas aventurillas. Pero no olvida sus deberes: estudia con celo y obtiene un empleo en la Bolsa.

En 1859 contrae matrimonio con una joven viuda de la buena sociedad de Amiens, se coloca en una agencia de cambio y empieza a escribir con ahínco, ya seguro de su destino. Tras sus primeros éxitos literarios abandona su oficio, se entrega en cuerpo y alma a sus narraciones, viaja por el mundo y es por doquier respetado y admirado. Al terminar la guerra de 1870 se instala definitivamente en Amiens, donde morirá a comienzos de 1905, a los 77 años.

Ya a los once años, el pequeño Julio había huido de la casa paterna para embarcarse clandestinamente en un velero rumbo a las Indias. Su padre lo atrapó minutos antes de la partida y le administró una paliza magistral; el niño repuso que quería encontrar en algún lugar lejano «un collar de coral para Carolina», una primita a la que amaba. Quizás en este incidente se encuentre el germen de las principales revueltas secretas de Verne, entre las que destaca su misoginia.

Ocho años después del intento de evasión, cuando pida la mano de su deseada prima, ésta se mofará en sus narices y se casará días después con un rico heredero de Nantes. Despechado, Verne abandonó su ciudad natal tras escribir a un amigo la siguiente amenaza inspirada por la venganza: «Unos y otros verán de qué madera está hecho ese muchacho al que llaman Julio Verne». Y en París fundará con otros despechados un cenáculo juramentado contra las damas, los «once-sin-mujeres», que siguió frecuentando aun después de casarse.

Verne amaba por encima de todo los barcos, los viajes y los libros, y regresó de uno de sus periplos tan sólo una hora antes de que su esposa diese a luz a su único hijo. Cuando permanecía en Amiens se encerraba en su gabinete bajo llave para no ser molestado; ¿a quién podía apuntar tal precaución?

Respecto a su padre, no sólo intentó huir de él, sino que renunció a sucederlo, y cuando se independizó económicamente jamás regresó al hogar paterno. Las disputas entre ambos fueron constantes, y el padre combatió con todas sus energías las que consideraba veleidades literarias de un vástago indominable. En 1862, Julio Verne se presentó ante el editor Jules Hetzel con un manuscrito que era casi una crónica novelada de un supuesto viaje en globo sobrevolando el continente africano.

Tiempo antes, Verne había conocido en el Círculo de la Prensa Científica a un viajero y aventurero apasionado por la aerostática y la fotografía llamado Félix Tournachón, que muy pronto alcanzaría la celebridad con el seudónimo de Nadar. La experiencia de Nadar con su colosal globo Geant inspiró a Verne el relato que había entregado a Hetzel, quien, quince días más tarde, le devolvió el original con la siguiente recomendación: «Introduzca episodios dramáticos, déle unidad y haga de esto una verdadera novela. Entonces le firmaré el contrato.»

El resultado fue Cinco semanas en globo, su primer gran éxito literario, y un contrato por tres libros al año a 1.925 francos por cada uno, que significaría el comienzo de la vida literaria profesional de Verne. Con este libro había iniciado su ambicioso proyecto Viajes extraordinarios, que, como el mismo entusiasta escritor había resumido a su editor, consistía en «un paseo completo por el cosmos de un hombre del siglo XIX». Inmediatamente se enfrascó en la redacción de Viaje al centro de la Tierra, para lo cual se aplicó a la geología, la mineralogía y la paleontología. Las detalladas descripciones de animales antediluvianos maravillaron a los expertos, poniendo de manifiesto su extraordinaria intuición científica.

Su tercer gran libro fue De la Tierra a la Luna, cuya publicación despertó tal entusiasmo por los viajes espaciales que su despacho se inundó de cartas solicitando reservas para el próximo viaje lunar. Con el mismo interés fue recibida La vuelta al mundo en ochenta días, publicada por entregas, cuyo éxito fue tal que se llegaron a cruzar apuestas sobre si Phileas Fogg, «el hombre menos apresurado del mundo», lograría llegar a la meta en tan breve tiempo.

Incluso las compañías de navegación transatlántica se disputaron el honor de trasladar al inefable viajero, y no faltó quien le desafiara, asegurando estar dispuesto a realizar el viaje en menos tiempo. Hasta una periodista, llamada miss Bly, logró su propósito e hizo la travesía en tres días menos, recibiendo la efusiva e irónica felicitación de Verne, quien en definitiva, no sólo había puesto de moda los viajes alrededor del planeta, sino demostrado a sus contemporáneos que el mundo era casi cuarenta veces más pequeño que a principios de ese siglo.

Era un amante de los relojes y estudioso de su funcionamiento. Sus invenciones más audaces proceden de un razonamiento documentado y lógico que margina las divagaciones y los espejismos de la fantasía. Ninguna de ellas parecía realizable en el futuro, pero la mayor parte fue superada con creces.


El náufrago en tierra: Veinte mil leguas de viaje submarino es, entre su extensísima producción, uno de los libros que conserva más íntegro su encanto. La peripecia se inicia cuando una fragata americana parte en busca de un monstruo marino de extraordinarias proporciones al que se atribuyen múltiples naufragios.

El monstruo aparece, se precipita sobre el barco expedicionario y lo echa a pique, llevándose en su espinazo al naturalista Aronnax, a su fiel criado Conseil y al arponero Ned Land. Resultará ser un enorme submarino, el Nautilus, en el cual los tres hombres pasarán cerca de diez meses hospedados por el enigmático capitán Nemo, artífice del invento. Visitarán los tesoros sumergidos de la Atlántida, lucharán contra caníbales y pulpos gigantes y asistirán a un entierro en un maravilloso cementerio de coral.

Nemo, hostil e iracundo, no tardará en revelarse como un proscrito, un sublevado solitario cuyo manto de misterio esconde una identidad principesca y una pesadumbre tenebrosa.

Frente a los especulativos, iluminados y taumaturgos, prefirió las personalidades dinámicas, periodistas, industriales, colonos, marinos, químicos e ingenieros. Como resultado, la serie de sus Viajes extraordinarios ofrece menos «visiones» del porvenir que «previsiones» establecidas a partir de conocimientos científicos y de un potencial técnico cuya progresión y extensión podía calcularse.

Pero la robustez de sus héroes, expresión de optimismo, hace que sus novelas estén inflamadas de una radiante humanidad, de una inmensa confianza en el hombre, en su coraje y en su capacidad de aprender; en ellas, el corazón y la inteligencia triunfan siempre sobre la estupidez y la maldad.

 


El 10 de enero de 1857, Julio Verne se casó con Honorine de Viane, una joven viuda de
veintiséis años y madre de dos hijas, que le daría su único hijo, Michel.
Julio Verne con su esposa Honorine en 1905


CRONOLOGÍA DE JULIO VERNE
1828 8 de febrero: nace en Nantes (Francia) JULIO VERNE
1839 A los once años intenta embarcarse en un velero rumbo a las Indias.
1863 Obtiene un gran éxito con su primera novela Cinco semanas en globo.
1864 Viaje al centro de la Tierra.
1865 De la Tierra a la Luna.
1870 Veinte mil leguas de viaje submarino.
1873 La vuelta al mundo en 80 días.
1874 La isla misteriosa.
1876 Miguel Strogoff.
1879 Las tribulaciones de un chino en China.
1888 Das años de vacaciones.
1897 La esfinge de los hielos.
1905 24 de marzo: muere en Amiens a los 77 años.

Proust escribió: «Quizás no hay días en la infancia tan plenamente vividos como los que hemos creído dejar sin vivirlos, como los que hemos pasado con un libro preferido, con la zozobra atenta y afiebrada de un niño que lee una novela de Julio Verne». No hay duda de que él fue ese niño, y con él todos nosotros.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas