KOCH ROBERT y la Tuberculosis , el Bacilo

EL DESCUBRIDOR DEL BACILO QUE TRANSMITE LA TUBERCULOSIS

>Inicio >Menú Salud y Medicina

La Lucha Contra
Las Enfermedades

Modelos Culturales del Siglo XX: Hikikomori

Descargar Una Biografía

 

 

 

 

La Inmunidad Humana

Las Vacunas

La Viruela

La Tuberculosis

La Sífilis

La Sangre

La Anestesia

Vida de las Ratas

Medicina en la Guerra


Cólera en Argentina Fiebre Amarilla en Argentina Viruela en Argentina Tuberculosis en Argentina

Con frecuencia se cree que Luis Pasteur fue el fundador de la bacteriología, pero al menos se debe considerar a Roberto Koch como uno de los miembros fundadores de esta moderna y avanzada ciencia. Se estima que Roberto Koch ha sido el bacteriólogo puro de más envergadura.

En poco más de una década, él y sus ayudantes descubrieron los organismos productores de unas once enfermedades. Koch nació en Clausthal, Alemania Occidental, en el año 1843. Después de graduarse en Gottingen (1866), inició su vida profesional, y poco después intervino en la guerra franco-prusiana como cirujano. En 1872 fue destinado médico oficial de Wollstein, y allí inició sus estudios sobre las bacterias.

Koch RobertROBERT KOCH (1843-1910): Nacido en Prusia en diciembre de 1843, Robert Koch fue el tercero de 13 hermanos. Estudió medicina en la Universidad de Göttingen, graduándose en 1866.

Fue su trabajo  sobre el antrax el que convenció a los escépticos que muchas enfermedades contagiosas se debían a microorganismos. El trabajo de Koch consistió en aislar el microorganismo causante de una enfermedad y hacerlo crecer en un cultivo puro. Koch recibió el 1905 el Premio Nobel de Medicina.

Hijo de un ingeniero de minas, asombró a sus padres a la edad de cinco, diciéndoles que él podía leer, y lo había logrado con la ayuda de los periódicos, se enseñó a leer, una hazaña que ya daba un presagio de la inteligencia de este futuro científico.

En 1862 Koch fue a la Universidad de Göttingen para estudiar medicina. Aquí el profesor de Anatomía fue Jacob Henle y Koch fue, sin duda, influido por la opinión de Henle, publicado en 1840, que las enfermedades infecciosas eran causadas por la acción de los organismos parásitos.

 En 1867 se estableció, después de un período como asistente en el Hospital General en Hamburgo,  por primera vez en Langenhagen y poco después, en 1869, en Rackwitz, en la provincia de Posen. En 1870 se presentó como voluntario en la guerra franco-prusiana y 1872 a 1880 fue Oficial Médico de Distrito Wollstein.

El bacilo de antrax ya había sido descubierto por lo que  Koch comenzó a investigarlos, tomando muestras del bazo de los animales de una granja que había muerto de ántrax, y determinó que estos ratones habían muerto por los bacilos, mientras que otros ratones inoculados al mismo tiempo con la sangre del bazo de animales sanos no sufrían la enfermedad. Esto confirmó el trabajo de otros que habían demostrado que la enfermedad puede ser transmitida por medio de la sangre de los animales que sufren de ántrax.

Mas tarde siguió con su investigación, intentando determinar si los bacilos puros, es decir que no habían tenido contacto con la sangre de otros animales podían infectar a los humanos, experimento que logró satisfactoriamente y que lo llevó al poco tiempo a la fama debido a sus exposiciones en congresos y publicaciones de sus trabajos por Alemania y otros lugares del mundo.

Koch trabajó intensamente en estudios sobre las enfermedades del cólera, malaria y enfermedad del sueño, en Egipto, Nueva Guinea y Uganda, respectivamente. Su primer gran descubrimiento tuvo lugar en 1876, cuando aisló el bacilo del ántrax y demostró que era el causante de esta enfermedad contagiosa que ataca al ganado e incluso al hombre. Pero quizá su mayor contribución a la bacteriología fue el estudio y desarrollo de métodos de crecimiento y cultivo de bacterias, especialmente los que utilizan medios sólidos como la jalea de agar-agar. Koch observó que en sus cultivos los organismos crecían en racimos o colonias; al cabo de un cierto tiempo, se los podía observar a simple vista. Demostró también que la forma de la colonia era una característica particular de cada organismo.

Koch también estableció las condiciones básicas, conocidas como los postulados de Koch, que son las reglas que deben cumplirse antes de que pueda aceptar que ciertas bacterias son las causantes de una enfermedad en particular. Según Koch, para cerciorarse de que un microbio es la causa de una enfermedad, es necesario que esté siempre asociado a los casos de enfermedad, que se le pueda obtener de los enfermos y cultivarlo en el laboratorio para usarlo luego para infectar a un individuo sano (obviamente un animal de experimentación) y volverlo a obtener de este último cuando a su vez caiga enfermo.

En 1882 anunció el aislamiento y cultivo del bacilo de la tuberculosis o bacilo de Koch, origen de todas las variantes de la enfermedad; en aquellos años, la tuberculosis era la primera causa de muerte de origen infeccioso entre la población infantil europea. Así mismo, estableció diversas medidas profilácticas e intentó desarrollar, sin éxito, un agente curativo. En 1905 le fue concedido el Premio Nobel de Medicina o Fisiología.

En 1885 Koch fue nombrado profesor de Higiene en la Universidad de Berlín y director del recién creado Instituto de Higiene en la universidad. En 1891 fue nombrado profesor honorario de la Facultad de Medicina de Berlín y director del nuevo Instituto de Enfermedades Infecciosas, donde tuvo la fortuna de tener entre sus colegas, hombres como Ehrlich , von Behring y Kitasato, que  hicieron grandes descubrimientos.

En 1882, utilizando nuevos métodos de teñido, descubrió el bacilo de la tuberculosis, enfermedad a la que dedicó gran atención. Un año después, descubrió los gérmenes en forma de vírgula que producen el cólera, y demostró que la enfermedad se trasmitía al beber agua contaminada.

bacilo de la tuberculosis
El bacilo de la tuberculosis

En 1896 Koch fue a Sudáfrica para estudiar el origen de la peste bovina y, aunque no identificó la causa de esta enfermedad, él tuvo éxito en limitar el brote de la misma mediante una inyección de valores saludables (atenuados) de la bilis tomada de la vesícula biliar de los animales infectados .

Un tema  controvertido fue el hallazgo de la tuberculina, un extracto del medio donde se cultiva el bacilo de la tuberculosis y cuya procedencia Koch guardó en secreto durante tiempo, se cree que esperando recibir, si se comprobaba que servía para curar la enfermedad, unos buenos ingresos.

Finalmente Koch se vió forzado, incluso por causas de política científica, a revelar los detalles, lo que en cierta medida podía ser prematuro.

La eficacia de la tuberculina como cura de la tuberculosis es todavía un tema polémico, pero lo que sí es cierto es que su uso como herramienta para  su diagnóstico, en lo que fue también decisiva la intervención de Clemens von Pirquet que se dio cuenta de que la tuberculina producía una reacción alérgica mas perjudicial que la tuberculosis,  ha sido muy importante.

La tuberculina original descubierta por Koch era a glicerina el extracto de los bacilos del tubérculo y fue desarrollado como remedio para la tuberculosis, pero era ineficaz en este papel.

Koch fue el destinatario de numerosos premios y medallas, doctorados honorarios de las Universidades de Heidelberg y Bolonia, ciudadanía honoraria de Berlín, Wollstein y su natal Clausthal, y miembro honorario de las sociedades científicas y academias en Berlín, Viena, Posen, Perugia, Nápoles y Nueva York.

Fue condecorado con la Orden Alemana de la Corona, la Gran Cruz de la Orden Alemana del Águila Roja (la primera vez que esta alta distinción fue galardonado con un médico), y órdenes de Rusia y Turquía.

En 1905 fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología o Medicina. En 1906, regresó al centro de África para trabajar en el control de la tripanosomiasis humana, y allí se informó que atoxil es tan efectivo contra esta enfermedad es como la quinina contra la malaria.

En 1866 se casó con Fraats Koch Emmy. Ella dió a luz a su único hijo, Gertrud (n. 1865), que se convirtió luego en la esposa del Dr. E. Pfuhl. En 1893 Koch se casó con Hedwig Freiberg.

El Dr. Koch murió el 27 de mayo de 1910, en Baden-Baden.

Koch fundó en Berlín (1891) un instituto para el estudio de las enfermedades infecciosas; seis años después fue nombrado profesor de higiene de la Universidad de Berlín. Fue objeto de grandes honores, entre ellos la concesión del premio Nobel, en 1905. Murió en 1910, dejando tras sí el trabajo de toda una vida muy rica en resultados altamente beneficiosos para la humanidad. Fueron discípulos suyos bacteriólogos tan notables como Emilio von Behring (1854-1917), Ricardo Pfeiffer (1858-1945) y Federico Loeffler (1852-1915).

 

PARA SABER MAS...
Hace exactamente un siglo, un modesto médico rural, el alemán Roberto Koch, dejó sellado su nombre en la historia de la ciencia mundial a través de un gran aporte: el descubrimiento del agente productor de la tuberculosis fue el primer paso en el largo camino de los estudios científicos hacia la eliminación de esta plaga de la humanidad que desde hace tanto tiempo representa una importante amenaza para la salud pública.

El hecho del descubrimiento del germen por Roberto Koch cambió totalmente la situación de enfrentamlentos y dio la razón a los que suponían su carácter infeccioso por un microbio. La enfermedad podía ahora reconocerse determinando con el microscopio la presencia del bacilo de la tuberculosis en las excreciones del paciente y que podían confirmarse por el cultivo en medios adecuados y por Inoculación en animales sensibles. Muchas enfermedades que hasta ese momento no se habían relacionado con la tuberculosis, podían ahora Identificarse como lesiones tuberculosas específicas, tanto pulmonares como extrapulmonares.

Estos hechos han permitido sentar las bases de una profilaxis de la tuberculosis en razones científicas y el descubrimiento del bacilo de Koch coincidió con los esfuerzos desplegados por las clases sociales de los trabajadores para mejorar sus condiciones socioeconómicas y con el establecimiento de la medicina social en los últimos años del siglo XIX.

Se habían iniciado ya las primeras tentativas para curar la tuberculosis y el mismo Koch creyó haber encontrado en la tuberculina que extrajo del bacilo por un método experimental de laboratorio, y que le permitió cifrar esperanzas en su uso como producto terapéutico, pero no fue así, pues fracasaron sus intentos de lograrlo por ese medio, y la desilusión fue tan grande como las esperanzas que habían suscitado su uso. Sin embargo, la tuberculina ha llegado a ser una substancia indispensable de diagnóstico para reconocer la infección tuberculosa en los seres humanos y en los animales.

Estos trabajos tuvieron tal trascendencia que permitieron sentar las bases de otras Investigaciones, tales las de Calmette y Guerin en la preparación de la vacuna antituberculosa BCG. Koch, al recibir el Premio Nobel por su descubrimiento, en su conferencia recomendó algunos conceptos para la prevención de la enfermedad, tales como: la prevención de la infección por aislamiento de los enfermos en los hospitales o en habitaciones en sus hogares, la desinfección de las excreciones de los pacientes, la atención de los pacientes en dispensarios y la Información y la educación sanitaria de la población de los enfermos y de sus familias...

Desde hace más de treinta años disponemos de medicamentos importantes y de una vacuna eficaz, con lo cual la tuberculosis se ha transformado en una enfermedad vulnerable y prevenible por el aumento de las defensas orgánicas, provocado en forma artificial por intermedio de la vacuna BCG.

INTERESANTE VIDEO EXPLICANDO LA TUBERCULOSIS Y EL TRABAJO CIENTÍFICO DE KOCH

 

La Tuberculosis en la Revolución Industrial

Sífilis y Alcoholismo en la Revolución Industrial

 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas