Lugares de Alta Longevidad
Pueblos Sanos y Longevos

TRANSCAUCASIA: LUGARES DE LA TIERRA CON MAYOR LONGEVIDAD

bullet Famosos y Alcohólicos

TRANSCAUCASIA Lugares de la Tierra Con Alta Longevidad Vida Sana Pueblos

bullet Famosos y Vegetarianos
bullet El Alcoholismo y Tabaquismo
 

 

 

 


Hunza (Pakistán)

Transcaucasia (Caúcaso)

Vilcabamba (Ecuador)

Transcaucasia:
Localización: La zona más meridional de la Unión Soviética está dramatizada y dominada por el Cáucaso, una cordillera de 1.300 kilómetros de longitud con picos como el monte Kazbek, el Dykh-Tau y el monte Elbrus que se elevan majestuosamente a más de 3.000, 5.000 y 7.000 m de altitud respectivamente.

La cordillera del Cáucaso se halla entre dos grandes lagos que se llaman «mares»: al oeste el mar Negro y al este el mar Caspio. Esta zona abarca las repúblicas de la Unión Soviética de Georgia, Armenia y Azerbayán. Debido a su privilegiada situación geográfica esta zona, una de las más pintorescas del mundo, abarca simultáneamente extensiones de clima subtropical, playas de veraneo y pueblecitos alpinos colgados en las laderas de las montañas a casi 4.000 m de altitud. Las dos primeras están todo el año bañadas en sol y eternamente verdes, mientras que la última está permanentemente cubierta por espesas nubes de nieve.

Al este, están las repúblicas mongólicas con sus pobladores uzbecos, kirguizes y kazacos, de ojos achinados y piel amarina. Al sur del Cáucaso se encuentran Turquía e Irán. De modo casi inadvertido el Cáucaso dio su nombre a este grupo humano que comprende la principal raza de Europa, norte de África y sudoeste de Asia. La suposición fue que la gente del Cáucaso o caucásicos eran racialmente típicos de lo que se considera la raza aria.

Longevidad. La población total de la zona es aproximadamente igual a la de Nueva York (9,5 millones) y se enorgullece de ser la que tiene mayor número de longevos de todo el mundo. De hecho, en los dialectos locales del Cáucaso no existen las palabras «viejo» o «anciano», únicamente se utiliza la palabra rusa que significa «muchos siglos». El último censo, levantado en el año 1970, indicaba que vivían entonces en el Cáucaso 5.000 centenarios. La mayor parte de ellos habitaban en la zona de Daghestan en Azerbaijan en el extremo del Cáucaso que toca al mar Caspio y en Abkhazia, la zona montañosa de Georgia que toca al mar Negro.

La población de Daghestan es de algo más de un millón de habitantes y hay unas 70 personas de más de 100 años de edad por cada 100.000 habitan tes. En Abkhazia, con su medio millón de habitantes, el 2,5 % de la población tiene más de 90 años. Compare este porcentaje con el 0,1 % del total de la población de la Unión Soviética y con el 0,4 % del de los EE.UU. Siguiendo con las estadísticas, uno de cada 300 habitantes de Abkhazia tiene 100 años o más. Comparando, en los EE.UU. solamente 3 de cada 100.000 habitantes llegan a los 100 años de edad.

Geriátricamente, la zona del Cáucaso es la más estudiada y documentada del mundo. El profesor Pitzkhelauri, director del Centro Gerontológico con sede en Tbilisi, capital de Georgia, y el doctor Deli Dzhorbenadze, su ayudante, han estudiado profundamente a 15.000 habitantes del Cáucaso, todos ellos de más de 80 años, entre los que se cuentan 700 centenarios. Muchos de estos últimos poseen partidas de nacimiento o registros de bautismo, pero también se les ha interrogado cuidadosamente sobre hechos históricos, fechas de casamiento, de nacimiento de los hijos, de defunción del marido o mujer, etc. y por cómputo aritmético se puede verificar su edad con considerable exactitud. Además, gerontólogos extranjeros han estado a menudo en Rusia y pueden corroborar todo esto.

Los ejemplos más espectaculares de los que se tiene constancia en cuanto a edad o larga vida son los de Shirali Mislimov, que murió en 1973 a la edad de 168 años y Tsurba, una mujer que según un reportero ruso que presenció su muerte, a los 160 años, «se fue secando como un árbol viejo». Shirali, llamado cariñosamente «Baba» (chico), había nacido en 1805, en un pueblo de montaña de Azerbaijan, hecho que atestiguaba su pasaporte interno. Según el doctor Abdulla I. Karayev, jefe del departamento de fisiología de la Academia de las Ciencias de Azerbaijan y uno de los gerontólogos rusos más importantes, Shirali-Baba fue, en vida, el progenitor de cinco generaciones incluido un tataranieto de 4 años. Trabajó hasta su muerte ocupándose de un huerto que había plantado en 1870 y guardaba viva memoria de la guerra de Crimea (1853-56). Al morir dejó viuda de 120 años con la que se había casado 102 años antes.

Tsurba, cuya vida fue investigada por el doctor Ramazan-Alikishi, el gerontólogo daghestaní, también vivió para celebrar dos veces sus bodas de oro. A los 140 años empezó a menguar y finalmente cuando ya tenía 160 años medía un metro de altura. Dormía y murió en una cuna de niño pequeño.

Vivir allí. El Cáucaso ha sido siempre muy romantizado en la literatura, la ópera y el ballet rusos desde que esta zona quedó bajo su influjo hará unos dos siglos. Pushkin, Tosltoi y Chekhov han descrito muchas veces sus encantos y su saludable atmósfera. Las ciudades de Sochi y Sukhumi en el mar Negro y Bakú, capital de Azerbaijan, en el mar Caspio son famosas en toda Rusia como lugares de recreo y descanso. Mucha gente de Moscú y Leningrado van regularmente de vacaciones a esta zona y algunos de los más influyentes tienen su propia torre o chalet permanentemente. Muchos rusos van allá por razones de salud a tomar las llamadas «curas de agua» (baños de mar) y «curas de uva» (una dieta que consiste exclusivamente en jugosas y dulces uvas de Georgia.)

Las aguas minerales del Cáucaso se cuentan entre las más puras y saludables de Europa, y Borzhom, la marca más importante, se exporta a toda Rusia e incluso al exterior. El paisaje de estos lugares con sus casas de madera, sus cúpulas en forma de cebolla, y sus habitantes con sus trajes de vivísimos colores (las mujeres con sus alegres faldas plisadas y bordadas y los hombres con sus grandes abrigos y cinturones de munición cruzados sobre el pecho) ha quedado bastante deteriorado debido a los grandes edificios tipo sanatorio que el gobierno ruso ha construido para los veraneantes.

Para encontrar gente con genuina longevidad, se han de dejar los concurridos centros turísticos de la costa y adentrarse por las laderas y montañas del auténtico Cáucaso. Ahí el terreno es mucho más abrupto y la vida menos fácil. Los abkhazianos llaman a su país «la segunda idea de Dios», indicando con esto que Dios tuvo una buena segunda idea cuando creo el país lo bastante rico para proporcionar tabaco, té y cítricos a toda la Unión Soviética, así como para mantener a sus habitantes y animales.

Los daghestanís, al igual que los abkhazianos, son por necesidad magníficos jinetes, ya que el caballo es el medio de transporte más idóneo para recorrer los escarpados caminos que llevan a los pastos, para llevar de pastoreo a las ovejas y a las cabras y para cruzar por ligerísimos puentes de madera los barrancos incontables de las montañas del Cáucaso.

Fuente: Almanaque Insólito Tomo 4

Continua Parte II

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas