BIOGRAFÍA de la "MADRE MARÍA"
Sanadora Espiritual, Medicina Criolla

bullet Historia de la Medicina Antigua

Madre Maria Sanadora Espiritual Biografia Historia de Curanderos Argentinos

bullet La Alquimia en la Edad Media
bullet Historia de las Pestes

 

 

 

 

Medicina Colonial Recetas Históricas Los Capuchinos La "mumia" Remedios Criollos Sanguijuelas Cataplasmas

María Salomé Loredo nació en España el 11 de octubre de 1854 y llegó a la Argentina cuando tenía once años. A los diez años de edad era común que contara a su madre y al sacerdote de su pueblo que la imagen del Sagrado Corazón a quien ella veneraba en la iglesia del lugar, le sonreía con mucho amor. Con tales antecedentes desde su infancia, que ella tomaba con naturalidad, llega a Buenos Aires traída por su familia, que se instala en Saladillo, provincia de Buenos Aires.

De familia vasca y campesina, pastoreó ovejas cuando niña y aprendió a amar las flores, apasionada por los claves, al punto que hoy su tumba está cubierta por esas mismas flores. Desde el comienzo María es rodeada de augurios místicos.

Madre Maria Sanadora Espiritual Biografia Historia de Curanderos ArgentinosEl día de su nacimiento cesa una atroz sequía en las provincias vizcaínas y cae a raudales la lluvia bienhechora. A los 10 años permanece en éxtasis ante el Corazón de Jesús y corre luego a dar a su madre la buena nueva: ¡Jesús le había sonreído! "Tal era su dulzura —nos cuenta su panegirista— que el niño enfermo se reconfortaba con solo mirarla; ella le transmitía fuerza y confianza y esa fe ayudaba a la medicina para levantar los ánimos decaídos."

En 1869, impulsados por los avatares de la guerra carlista, los Loredo emigran a la Argentina, donde llegan bajo el gobierno de Sarmiento. Se instalan en Saladillo, donde el padre continúa las labores campesinas. "Todas las chicas eran lindas —cuenta Yderla Anzoátegui—, pero la belleza de María era motivo de admiración, tanto, que muy pronto empezaron los cortejantes a rondarla y a los cinco años de haber llegado, y al cumplir sus 19 años, la hermosa joven contraía nupcias con el señor José Antonio Demaría, político y acaudalado terrateniente de la provincia de Buenos Aires. Por este casamiento, María quedó emparentada con. familias de alta estirpe y honda raigambre en la sociedad argentina."

María Loredo había sido una ferviente católica durante toda su vida y nunca dejó de serlo. Si se le preguntaba de dónde pro­venían sus poderes ella contestaba invariablemente que no los tenía, que eran Dios y Cristo los que le habían encomendado una misión y que lo único que hacía ella era cumplirla con ale­gría. Describía su relación con Jesús como alguien puede estar hablando de un amigo, con tanto amor, tanta fidelidad, tanta fe, tanto respeto.

Durante los cuatro años de ese, su primer casamiento, María frecuenta reuniones y tertulias, alterna con Julio A. Roca, Juárez Celman, Pellegrini, Mitre, Alsina, Hipólito Yrigoyen y otros. Roca le regalará una casa. Como toda dama de alcurnia que se respete, María tiene asignada una misión: la beneficencia, y la ejerce con entusiasmo.

Viuda a los 23 años vuelve a casarse a los 28, esta vez con Aniceto Subiza "hombre de bien poseedor de grandes prendas morales y también de una sólida fortuna . . .". Ella prosigue su tarea beneficente, reza con pasión ante el Corazón de Jesús, y acaba por enfermarse.

Sobreviene entonces su encuentro con Pancho Sierra, (ver Pancho Sierra), y la designación de María como sucesora del famoso curalotodo. La nueva viudez lanza a la mujer decididamente al cumplimiento de su misión.

María abre una sala de conferencias, desde donde predica sencillos y ortodoxos sermones cristianos, postulando una vida sana física y moralmente. Postula la vuelta a Dios, el regreso a Jesucristo. Pero no solo eso: María resuelve problemas, cura enfermos, consigue trabajo. Si no fuera por el cariz mágico (negado públicamente por sus apologistas y aceptado por sus adeptos), su organización parecería una suerte de sociedad de beneficencia de "medio pelo".

"Cuántos necesitados llegaban hasta ella —cuenta Anzoátegui— para pedirle trabajo; ella recurría a la inmensa cantidad de gente que conocía y siempñe, de un modo u otro, remediaba la urgencia de! pobre que se lo había encargado.

"Después, la persona agradecida le llevaba su regalo que ella, más tarde, repartía entre otros necesitados que la visitaban."

Y además, cura. Aunque manifestase: "No soy yo; es vuestra fe la que os cura", poseía el "toque real" del manosanta. Depositaba, además, gran fe en el agua fría, la medicina de su maestro Pancho Sierra. Conocía algo de yuyos pero, sobre todo, el llamado poder de la fe. Nunca negó la medicina, pero afirmaba que los médicos no pueden curar los males del espíritu, solo Dios puede hacerlo y a El hay que pedírselo.

Fue llevada ajuicio por su presunto ejercicio ilegal de la medicina. Fue absuelta. En una de las ocasiones en que fue detenida, se cuenta que salió de su celda y ganó la calle caminando sin que nadie supiera cómo. Sus detractores hicieron caer las sospechas sobre los policías que la custodiaban, afirmando que eran seguidores de ella, pero los hombres de uniforme lo negaron y nunca se supo con certeza cómo salió del calabozo que  permaneció cerrado con llave aun cuando María Loredo ya no estaba en él.

También profetizaba. Le predijo a Hipólito Yrigoyen su ascenso a la Presidencia, y le aconsejó no aceptar el segundo período. A su amigo Lázaro Costa, que le daba crédito para pagar entierros s los pobres, le auguró que su casa mortuoria sería la más importante de Buenos Aires.

Gente ilustre acudía a consultarla para aprovechar este don, y hasta un obispo chileno no tuvo a menos concurrir a la Misión para charlar con ella. No atribuía su videncia ni sus poderes al espiritismo, que estigmatizaba como contrario a Dios, sino que se consideraba encomendada por El mismo para regenerar al mundo. De allí que designara Apóstoles y asumiera su carisma a conciencia.

Su doctrina es ascética, pero conserva el aspecto más pagano del catolicismo: la invocación a los santos para conseguir lo que se desea, de acuerdo a la especialidad de cada uno. Introduce, además, a un nuevo santo: Pancho Sierra, que es citado en las oraciones junto a sus "colegas" oficiales, a Jesucristo y a la Virgen María.

Sus "milagros" son eclécticos. Desde salir de un calabozo cuya puerta se abre misteriosamente, cuando estuvo detenida, hasta las curaciones o el conseguir trabajo. Los produce hasta después de muerta, cuando alguien pide su intercesión. Uno de los más notables es el haber logrado que la muy morosa Caja de Previsión para independientes despachara por fin el expediente de una pobre señora que ya desesperaba de cobrar algún día su jubilación.

Su muerte registra una de las grandes manifestaciones de dolor popular. Los diarios registran en sus necrológicas el deceso de la gran dama que eligió otro camino, esta vez evitando las fórmulas que se suelen emplear en esos casos.

Dijo La Nación (5/10/28): "El sepelio de los restos de doña María Salomé Loredo de Subiza —la Madre María— según la consagración de la popularidad, se realizó ayer, en el cementerio del oeste. Y certificaba esa popularidad, singularmente difundida, la presencia de una multitud enorme, que la veló en su casita de Turdera, cerca de Témperley, acompañó su féretro a través de la ciudad y asistió a la inhumación con recogimiento conmovido."

¿Qué milagros hizo? ¿Qué obras benéficas llevó a cabo para ser llamada con esa familiaridad y llorada como una santa? Hacía milagros en efecto. En aquella casita de Turdera, recibía a los que ya no creían en otros remedios ni en otros consuelos. Llevaba plegarias compuestas de palabras simples, imponía las manos a los menesterosos de alivio, prescribía oraciones que no están en los devocionarios, daba consejos con voz límpida, suave, e indicaba procedimientos sencillos: una gota de agua, una gota de aceite. Y así, quién sabe por qué virtud de sugestión, por qué influencia de la propia credulidad, llegó a ser para todos, ricos y pobres, de lejos y de la vecindad, a ser lo que fue, es decir, la Madre María, la extraña y bienhechora mujer, que a veces se mostraba en las calles o en los teatros de la Metrópoli, con sus ojos grandes, fijos, serenos, su talla firme, su masa de cabellos blancos, arrollados en un grueso rodete.

Vida del Sanador Riojano Pancho Ormeño

Pancho Sierra Historia Cura Brochero Las Comadronas La Medicina Colonial

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas