MAFALDA, Su origen e Historia
La Gran Historieta de Quino

HUMOR GRAFICO: HISTORIA DE LOS PERSONAJES ANIMADOS ARGENTINOS

bullet Juegos de Nenas

Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historieta

bullet Juegos Pasatiempo
bullet Juegos de Ingenio
 

 

 

 

El Humor Argentino

Dibujos Animados Argentinos

Patoruzú

Inodoro Pereyra

Mafalda Hijitus Superman Batman Muñeca Barbie

Mafalda: Inocencia, inconformismo e ideales de libertad

"¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?”. Esta es una de las tantas inquietudes que planteo una pequeña niña precoz con Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historietaalma de papel y espíritu de grafito, que desde la década del sesenta supo conquistar el corazón de los argentinos y brilló en el exterior.

Hablamos de Mafalda, quién otra sino. Una de las mayores creaciones del artista Joaquín Salvador Lavado, conocido por todos como Quino.

Seguramente, en los tiempos de los primeros garabatos plasmados sobre el papel, el autor de este peculiar personaje jamás imaginó el éxito que lograría aquella hazaña, de llevar a la voz de una niña una serie de planteos sociales, que no sólo sirvieron de crítica para la realidad del país, sino para el mundo entero.

No por nada en el año 1988 se presentó en el Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza que intentaba que Mafalda fuera nombrada Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires.

Lamentablemente la iniciativa, que había sido presentada por el historiador Felix Luna junto a otros interesados, no prosperó ya que se consideró que aquel título honorífico sólo podía otorgarse a seres humanos y no a personajes de historietas, a pesar de haber simbolizado “lo mejor del espíritu de muchos jóvenes argentinos”, como citaba textualmente el proyecto.

No obstante, Mafalda logró su reconocimiento. Precisamente en el año 1995 se inauguró la llamada “Plaza Mafalda”, ubicada en el barrio de Colegiales, que en el 2005 fue refundada con importantes cambios, que incluyeron la creación de un paseo adornado con las figuras de los inolvidables personajes de Quino.

Pero además, a partir del año 2009 quien transitan por la intersección de las calles Chile y Defensa, de la Ciudad de Buenos Aires, viven la grata sorpresa de toparse con una gran escultura de Mafalda sentada en un banco de plaza, simulando la espera de cada uno de los visitantes que se acercan a mirarla o tomarse una fotografía junto a ella.

Y es que en realidad, pareciera como si hasta el más importante homenaje no fuera suficiente para demostrar el significativo valor que ha tenido Mafalda en la sociedad argentina, y sobre todo la irrepetible creatividad de Quino.

Historia Mafalda Origen de Mafalda Quino Creador de la Historieta

Un poco de historia…

Su figura fue cambiando a lo largo de los años, pero siempre mantuvo una mirada que reflejaba inquietud, ese mismo tipo de mirada que suelen tener los jóvenes que se aventuran al mundo de los adultos.

Sin lugar a dudas, el rasgo más personal de Mafalda ha sido su inconfundible flequillo negro, y por supuesto su simpática actitud frente a la realidad, que sólo responder con ciertas ideas contestatarias.

Se dice que Mafalda nació el 15 de marzo de 1962, momento en el que Quino fue invadido por una de sus máximas inspiraciones creativas, que dieron lugar a la llegada de este entrañable personaje de historieta, que logró trascender el papel.

Su historia demuestra lo dicho, lo cual en diversas oportunidades fue comentado por Quino: "En realidad Mafalda iba a ser una historieta para promocionar una nueva línea de electrodomésticos llamada Mansfield. La agencia Agnes Publicidad le encargó el trabajo a Miguel Brascó, pero como él tenía otros compromisos, me lo pasó a mí. Esto fue en 1963. Pero la campaña nunca se hizo y las ocho tiras que dibujé quedaron guardadas en un cajón. Hasta que al año siguiente Julián Delgado, secretario de redacción de Primera Plana, me pidió una historieta. Entonces rescaté esas tiras y bueno, ahí empezó todo".

La primera publicación de Mafalda fue el 29 de septiembre de 1964, cuando la tira debutó de manera oficial en las páginas de la revista Primera Plana.

El siguiente medio gráfico que dio hogar a Mafalda fue el diario El Mundo, en el cual la historieta fue publicada desde el 15 de marzo de 1965 al 22 de diciembre de 1967, cuando el periódico cerró sus puertas para siempre.

Luego le llegó el turno al semanario Siete Días Ilustrados, a partir del año 1968, y en el cual se publicaban un total de cuatro tiras de Mafalda por semana. El personaje nacido por casualidad de la mente de Quino se había convertido en un verdadero mito para los lectores del país.

A partir de aquel momento, Mafalda fue un personaje que transitó por la realidad argentina, representando en cierto modo a la clase media del país de la década del sesenta, con su situación ante el escenario nacional y mundial de aquella época.

Los años pasaron y Mafalda se incorporó como un miembro más a la familia argentina. Sin embargo el 25 de junio de 1973 fue la fecha elegida por Quino para la última aparición de Mafalda, la que fue publicada en el semanario Siete Días.

Su creador aseguró que después de tantos años la tarea de situar a los personajes en distintas situaciones sin caer en la repetición se había convertido en una ardua misión. A partir de allí la aparición de Mafalda, de puño y letra de su autor, sólo se apreciaría en campañas de bien público o en regalos personales dirigidos a amigos de Quino.

Han pasado décadas enteras desde aquella simple historieta inicial, y sin embargo el personaje se ha resistido a dejar de ser vigente.
Quizás esto se deba fundamentalmente a lo que señalan la mayoría de los expertos, que aseguran que Mafalda ha sido un personaje de historieta que fue del ámbito social al psicológico, fundamentándose en una amalgama exacta de simpleza y profundidad que utilizaba para retratar al género humano a nivel universal.

Todo ello dio como resultado uno de los personajes más entrañables de los argentinos.

JUGAR CON UN PUZZLE DE MAFALDA

Fuente: Graciela Maker Para Planeta Sedna

Ampliación: Mafalda, una humanista actualizada
Los personajes de esta tira de Quino son conocidos en buena parte del mundo; son muchos los que saben ya que Mafalda es una humanista actualizada, Manolito un mercantilista, Susanita una dama hipócrita, Felipito un ciudadano con sentido común, Miguelito un retoño de intelectual fascista, Al leer sus aventuras surgió en un principio, en muchos, la tentación de comparar la historieta con Peanuts, de Schulz. Compartiendo ambos en términos generales, un mismo criterio de salud psicológica, están opuestos por diferencias hondas.

Donde en Peanuts hay tragedia, en Mafalda sólo hay una alusión a ella; ahí donde hay, en Peanuts, una condición neurótica que obnubila la percepción de lo real, hay en Mafalda una visión racional y segura de la Historia. En Peanuts no hay personajes lúcidos; todos viven inmersos en los problemas que les causa esa condición neurótica particular. En Mafalda, en cambio, la distancia entre el pensamiento y la emoción se ha suprimido del todo, de manera que campean exclusivamente las ideas.

No se presenta como plausible una Mafalda tímida, ni una Susanita emotiva, y, en general, no se da como rasgo caracterológico un temor o deseo inconsciente. Pero aparte de lo dicho, hay en la tira una diferencia formal con Peanuts, que es claramente una historieta. Mafalda es una formación mixta, a medio camino entre la historieta y el cartoon.

Este género gráfico incluye, básicamente, los dibujos de cuadros y "gag" únicos, que aparecen habitualmente en diarios y revistas de noticias y que encuentran los tema en los asuntos políticos y sociales de actualidad. El grado de abstracción y especialización de los temas que preocupan a Mafalda es altísimo; como correspondería, precisamente, a un "cartoon", y no a una historieta de su índole. Mafalda atrapa a sus lectores con la ilusión de un ejercicio de lectura anticonformista, fundada en una ideología que aparenta renegar del "establishment". Pero renegar del "establishment" no significa solamente criticar lo que no funciona bien en él.

El hecho de que en la tira se den circunstancias tales que la hija de una señora gorda sea un pequeña señora gorda, que el nieto de un viejo fascista, a su vez, un pequeño fascista, y que el hijo de un gallego bruto resulte ser, también, un gallego bruto, nos hacen pensar en cierto fondo nada rebelde de Mafalda como historieta, contra lo que suele pensarse- habitualmente dé ella. Por otra parte, ciertos chistes de Mafalda dan la sensación de poder ser "dados por serios" sin cambios, para que expresen claramente la ideología de su autor. "Cierto que la familia es la base de la sociedad, no me acordaba", dice Mafalda, mientras sus padres se enfrentan en una pelea violenta.

El humor en Mafalda, por otra parte excelentemente narrada y dibujada, está basado por lo general en el chiste conceptual, acaballado en un guiño a la opinión explícita de su público (la clase media pacifista y liberal).

¿QUE ES EL COMIC?
El comic, en líneas generales, es la sucesión de cuadritos y rectángulos, con dibujos en blanco y negro o color, publicados en revistas, periódicos o por sí solos que pueden leer tanto los niños como los adultos. Se les clasifica como una especial manera de literatura popular o "literatura de imagen". De igual forma, se les ha llegado a considerar como un complemento de la literatura tradicional, a la que se ha añadido el estímulo gráfico.

IRRUPCIÓN EN EL SIGLO VEINTE
Hacia fines del siglo XIX, la prensa estadounidense comenzó a crecer debido a la introducción de las más modernas técnicas de impresión de la época, entre las que se incluyó el permanente perfeccionamiento de la rotativa. Por otro lado, junto a este sistema de impresión, que permitía multiplicar notablemente las tiradas, comenzaron a incluirse en la prensa cotidiana dibujos y fotografías que mejoraron la presentación, estimulando de paso las ventas.
En la competencia que se generó entre los periódicos de mayor envergadura -con el fin de obtener el favor de los lectores- se hizo necesario recurrir a todos los ardiles que pudiera estimular la imaginación, en la búsqueda de aquella fórmula que asegurara estabilidad y adecuada comercialización. Es así como nació el sensacionalismo y a parejas con esta discutible particularidad de la prensa también lo hicieron los dibujos, caricaturas y chistes relacionados con el acontecer local o simplemente con vida propia y autonomía como, en definitiva, el comic detuvo su consagración.

Muy pronto, los dueños de periódicos descubrieron que los suplementos dominicales con historietas aumentaban ostensiblemente las ventas, lo que los llevó a reforzar la planta de dibujantes.
Joseph Pulitzer, propietario del New York World, fue el primero que, sistemáticamente, adoptó la práctica periódica de incluir historietas, en las páginas de sus diarios, amén de crear un suplemento dominical impreso a todo color, en el cual se entregaban ilustraciones a gran tamaño.

En el equipo del World figuraba un hombre que, con el correr de los años, llegó a trasformarse en el precursor del arte de la historieta. Se llamaba Ricahrd Felton Outcault y tuvo el privilegio histórico de ser considerado el primero en realizar una historieta la que tituló Yellow Kid.

El comic de Outcault vio la luz pública en julio de 1895, en las páginas de New York World, dentro de la sección denominada Down Hogan' Alley, nombre del miserable barrio en que vivía el protagonista, un muchacho calvo y sin dientes, en cuyo camisón aparecían escritos los parlamentos de sus monólogos.

El libro "El arte del comic", ya mencionado, se refiere al personaje y al trabajo de Outcault de la siguiente manera:
"Las viñetas de Outcault, llenas de gente charlando o pelando en plena calle, daban una sensación abigarrada y colorista, y constituían una sarcástica denuncia de las malas condiciones de vida de los barrios humildes en las grandes ciudades. Su personaje, pionero del comic, ha dado posteriormente nombre y figura al Premio Internacional del Comic que se otorga todos los años en el Congreso Lucca.

En febrero de 1896, los técnicos del periódico ensayaron sobre el camisón de este personaje el empleo del color amarillo, que hasta entonces no había podido reproducirse. El experimento tuvo éxito y la figura del niño, con su camisón amarillo, se hizo popular."
Incluso se ha llegado a sostener que el personaje Yellow Kid influyó en la denominación de "prensa amarilla" que se diera, posteriormente, al sensacionalismo.
 

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas