ARMAS MILITARES, Mina Magnética, Bomba de Profundidad y Cohetes

 

>Inicio >Historia Contemporánea >Segunda Guerra Mundial

La Evolución de la Aviación Durante La Segunda Guerra Mundial

 

 

 

 

Guerras Mundiales

Bombas V1 y V2 Armas Químicas La "Kalashnikov"

La Evolución de las Armas

La Ballesta Armas de la S.G.M. Bomba Atómica Alemana


MIMA MAGNÉTICA

Ver: Remoción de Minas Terrestres


El soldado alemán, acurrucado dentro del foso, vigilaba atentamente el horizonte. No, ya no experimentaba miedo... El miedo (él lo sabía) es una barrera fácil de pasar y que arrastra al hombre a las más descabelladas aventuras. Y él tuvo miedo cuando le entregaron en el cuartel las minas magnéticas que debía colocar, sin ser visto, en el vientre de los tanques. ‘Minas magnéticas... una intervención muy ingeniosa, sí, pero muy arriesgada. A través de la tierra, le parecía sentir el pulso de sus ocultos compañeros.

De pronto, todo comenzó a temblar: los tanques rusos se acercaban. El soldado, graduó la espoleta y esperó... Al pasar sobre su foso sólo se

 escuchó una terrible detonación.

Los soldados alemanes pertenecientes a los célebres cuerpos de “Cazadores de Tanques” se vieron muy favorecidos en su arriesgada misión por la aparición de una ingeniosa mina magnética. Se trataba de un implemento muy liviano y manuable, pero de excepcional poder explosivo.

El artefacto poseía cuatro poderosos imanes montados sobre pivotes “locos” y que, por lo tanto, podían articularse y adherirse a cualquier superficie, plana o curva, con rugosidades o sin ellas, angular o aplanada. Los imanes le permitían adaptarse a la superficie exterior de los tanques, en cualquier posición y desde cualquier ángulo. Entre los cuatro imanes se encontraba el cono de descarga, por el que se proyectaba la mayor parte de la potencia explosiva e incendiaria de la mina.

El artefacto estaba provisto de una espoleta que le permitía regular la acción y, además, dar tiempo suficiente al soldado para ponerse a cubierto del estallido. El empleo de esta mina magnética permitió a los combatientes alemanes realizar acciones de gran audacia.

En efecto, conociendo la proximidad de unidades de tanques rusos y estudiando la conformación del terreno, los jefes de unidades disponían a sus hombres en los lugares más apropiados para el paso de los blindados. Allí, los soldados cavaban pequeños fosos, en los que apenas cabía uno de ellos, acurrucado. Los fosos eran recubiertos con ramas y tierra, disimulando así su presencia.

En el interior permanecía un hombre provisto de una o varias minas magnéticas. Al aparecer los tanques, los hombres vigilaban disimuladamente sus movimientos y esperaban su llegada. Después, al pasar los blindados por sobre los escondites, los soldados, rápidamente, aplicaban las minas, por medio de sus imanes, contra la superficie inferior de los tanques. La espoleta, graduada convenientemente, hacía que éstas estallaran dos, tres o cuatro minutos más tarde, cuando las unidades ya se hallaban lejos de los reductos alemanes. La explosión, por otra parte, se producía en la parte más sensible y menos defendida del tanque: la inferior.

La operación cumplida por los “Cazadores de Tanques” era extremadamente peligrosa. Los riesgos corridos por los soldados eran enormes. Pero, sin duda alguna, la presa valía el riesgo. Y decenas de tanques destruidos por este procedimiento justificaron el riesgo y las bajas sufridas.


BOMBA DE PROFUNDIDAD

Al producirse el estallido de las hostilidades, Alemania contaba con una flota submarina muy reducida: 57 submarinos de los cuales 25 pertenecían al Tipo VII. Doenitz utilizó durante toda la campaña, una táctica de gran éxito: agrupó a estos sumergibles en unidades de ataque.

Cuando la campaña de los submarinos alemanes contra la navegación aliada, principalmente británica, se hizo más y más intensa, los ingleses ensayaron toda clase de elementos destinados a protegerlos del peligro de los sumergibles. La guerra submarina, en efecto, que había aumentado gradualmente su intensidad hasta convertirse en una verdadera pesadilla para los Altos Mandos aliados, debía ser contrarrestada rápida y eficazmente.

Fue así qua los convoyes aliados zarparon, en toda oportunidad, protegidos por gran cantidad de naves de escolta, torpederos, destructores y aun cruceros. Sin embargo, a pesar de la celosa vigilancia, los submarinos alemanes continuaron haciendo estragos en la navegación aliada. La represión de las naves inglesas que escoltaban los convoyes no era, por otra parte, todo lo eficaz que debía ser.

En efecto; ante un ataque, los buques escolta dejaban caer en las profundidades grandes cantidades de bombas de profundidad. Pero eso no bastaba. Y no bastaba porque los grandes submarinos alemanes de tipo oceánico, estaban en condiciones de sumergirse a grandes profundidades y permanecer después con sus motores detenidos a la espera del alejamiento de los buques de escolta. De esta manera podían eludir fácilmente la lluvia de bombas de profundidad que los ingleses lanzaban al azar. Los británicos, enfrentados con esa realidad y para contrarrestar la táctica de los sumergibles germanos, comenzaron a emplear una nueva bomba, de 1.000 kilogramos (en lugar de las comunes de 150 kilos). El nuevo proyectil poseía dos masas explosivas que no explotaban al unísono sino con un intervalo de un segundo, lo que daba a la bomba un mayor efecto explosivo.

La nueva bomba tenía 50 centímetros de diámetro y, dado que era demasiado pesada para ser lanzada por los medios comunes (explosivo o neumático) era despedida por los tubos lanzatorpedos de los destructores. En sus extremos la bomba tenía dos flotadores que retardaban la velocidad de inmersión. Efectivamente, el explosivo descendía a las profundidades lentamente y daba tiempo a la nave que lo había arrojado para alejarse de allí.


BOMBA COHETE RUSA

La columna alemana, integrada por varios tanques y numerosos camiones cargados con abastecimientos, avanzó lentamente por la polvorienta carretera. A la cabeza, varias motocicletas se adelantaron algunos cientos de metros. Constituían la avanzada de exploración e iban tripuladas por dos hombres en cada una. Una negra masa de nubes cubría el horizonte lejano. Sorpresivamente, a lo lejos, como saliendo de las nubes, varios puntos negros fueron visibles. Eran aviones, indudablemente. Los motociclistas detuvieron en -seguida la marcha de sus vehículos.

Echand pie a tierra uno de los soldados levantó una pequeña bandera blanca y negra y la elevó por sobre su cabeza. Después la hizo girar rápidamente. Pero ya era tarde. Los puntos negros, aumentando su tamaño velozmente, ya mostraban caracteres definidos.

Eran cuatro cazas soviéticos que avanzaban hacia ellos. A escasos centenares de metros de la cabeza de la columna, los aviones rusos perdieron altura y se arrojaron sobre la misma. Dos, cuatro, ocho trazos luminosos partieron de sus alas. Ocho explosiones sucesivas diezmaron a la columna alemana, instantes más tarde.

Los rusos desarrollaron, durante el transcurso de la guerra, un sistema de bombardeo en picada y a baja altura que difería totalmente de todos los empleados hasta ese momento. El sistema de vuelo, lo mismo que la línea de ataque y puntería eran normales, es decir, semejantes a cuanto era conocido hasta ese momento. Lo novedoso, y muy efectivo, según los informes recogidos, era lo concerniente al disparo de la bomba. Porque la bomba no se arrojaba sino que se disparaba. El proyectil, en efecto, no caía por gravedad sino que era disparada desde unos rieles que el avión tenía montados debajo de las alas. El disparo y propulsión de los proyectiles se efectuaba merced a un sistema de cohetes múltiples que cada bomba tenía adosados a su parte posterior.

El escape de gas se efectuaba a través de una tobera única. La ignición, por su parte, se efectuaba eléctricamente una a una, o en salvas, o en un disparo total. Las bombas medían 18 centímetros de diámetro por 80 de longitud. Pesaban 45 kilogramos y tenían percutor por contacto o por inercia. En la parte posterior, la bomba tenía adosadas cuatro aletas direccionales paralelas. Necesariamente, la propulsión propia de estos proyectiles disminuía la parábola y desviación de su trayectoria de la bomba, con lo que favorecía la puntería y el ataque era, en consecuencia, más certero.

Historia de la estación espacial internacional Primeros Aviones de Guerra en Argentina

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas