BIOGRAFÍA DEL PADRE MARIO
Sacerdote Sanador, González Catán

BIOGRAFÍA DEL SACERDOTE CURADOR QUE TRANSFORMÓ A GONZÁLEZ CATAN

>Inicio >Historia Argentina >Personalidades Argentinas

bullet Grandes Deportistas Argentinos

Biografia del Padre Mario Sacerdore Curador de Gonzalez Catan Vida y Obra

bullet Grandes Escritores Argentinos
bullet Grandes Científicos Argentinos
 

 

 

 

 


Biografia del Padre Mario Sacerdore Curador de Gonzalez Catan Vida y Obra

Padre Mario: Elegido por Dios 

A casi dos décadas de la muerte del Padre Mario, miles de devotos que tuvieron la oportunidad de presenciar la gran labor humanitaria que realizaba el sacerdote, continúan en la actualidad llevando adelante los proyectos en los que él había depositado su sueño, para mejorar la vida de los más humildes, vulnerables y necesitados.

Por ello, desde la página web oficial de la Fundación Padre Mario, las autoridades de la entidad sin fines de lucro aseguran: “Todos somos la Obra del Padre Mario”.

En definitiva su mensaje logró trascender más allá de su muerte física, y sus seguidores comprendieron las palabras que siempre repetía el sacerdote: “Si el hombre no puede ser amigo del hombre, jamás podrá ser amigo de Dios”.

Giuseppe Mario Pantaleón, tal su nombre completo, había nacido el 1 de agosto de 1915 en Italia, pero debido a la pobreza que debieron enfrentar sus padres luego de la Primera Guerra Mundial, decidieron zarpar hacia la Argentina, en busca de mejores oportunidades.

Giuseppe era muy pequeño cuando su familia se radicó en la ciudad de Alta Gracia, provincia de Córdoba, por lo que siempre se consideró un verdadero argentino, ya que pasó gran parte de su vida en estas tierras.

Una vez que la familia llegó al nuevo continente, decidieron que lo mejor era enviar al pequeño Giuseppe Mario a un colegio salesiano con modalidad de internado. Allí pasó casi toda su niñez y adolescencia, prácticamente sin mantener contacto con sus padres y sus hermanos, y observando cómo crecía vertiginosamente su fe en Dios.

Para continuar su educación, en 1931 los padres de Mario decidieron que viajara a Italia para ingresar al seminario de Arezzo, y finalmente el 3 de diciembre de 1944 finaliza sus estudios en el seminario de Matera, y a partir no sólo comienza a oficiar misas, sino también a llamarse definitivamente José Mario Pantaleón.

Mientras continuaba en Italia añoraba una tierra que en realidad no había tenido la oportunidad de conocer, pero ansiaba con volver a la Argentina. Por ello, cuando en 1948 llegó a sus oídos la noticia de que eran requeridos sacerdotes para la Argentina, el Padre Mario no dudo en ofrecerse. De esta forma, el 4 de marzo de ese año, Pantaleón desembarca otra vez en el nuevo continente, pero en esta oportunidad para pasar el resto de su vida.

A su llegada, fue designado para trabajar en la iglesia de San Pedro en Casilda, y como capellán del Hospital Provincial de Rosario. Fue precisamente en ese lugar donde el Padre Mario llegó a conocer a un grupo de personas que a partir de ese momento estuvieron ligadas para siempre a él, colaborando con su obra, como es el caso de Perla Garaveli, a quien Pantaleón logró curar y que luego se convirtió en su principal ayudante.

Diez años después, precisamente en 1958, fue el momento en que el Padre Mario comenzó a ser conocido por todos como el cura sanador, en momento en que se encontraba realizando su labor en los Hospitales Ferroviario y Santojanni. Sus curaciones hicieron que cada vez más devotos se acercaran a verlo para solicitarle ser sanados. Por ello, Pantaleón decidió buscar un espacio para comenzar su obra. Ese lugar fue González Catán.

Allí pasó el resto de su vida y fue también donde comenzó a moldear su obra que aún continúa, y a través de la cual se crearon dos fundaciones humanitarias, un colegio primario y secundario, un jardín de infantes, una escuela para discapacitados, un polideportivo, un centro de atención a mayores, un centro de capacitación laboral, una panadería y fábrica de pastas manejada por personas discapacitadas, un centro médico, una guardería para hijos de mujeres trabajadoras, una biblioteca con miles de títulos y un taller textil.

Sin embargo, su constante labor humanitaria fue quizás de alguna manera opacada por otra de sus facetas: el don que poseía para poder curar a través de la imposición de manos. Por ello, era habitual ver grandes filas de automóviles, micros y gente a pie que se acercaba hasta la morada del Padre Mario para poder verlo, tener contacto y finalmente sanar.

Entre anónimos también se mezclaban figuras famosas del país, como el historiador Félix Luna, el escritor Ernesto Sábato, el pintor Raúl Soldi y el ex presidente Carlos Menem, entre muchos otros.

Pocos comprendieron la verdadera dimensión del poder de su don, y cuando le preguntaban, con toda la humildad que lo caracterizaba él respondía: “Tengo el poder de diagnosticar y curar porque Dios lo dispuso. Soy un brujito malandra que tiene a Dios de su lado”.

A pocos días de haber cumplido los 77 años, precisamente el 19 de agosto de 1992, el padre José Mario Pantaleón dejó la vida terrenal, pero sabiendo que su obra continuaría gracias a sus colaboradores.

Hoy un gran grupo de voluntarios, directivos, amigos, trabajadores, empresarios, donantes, funcionarios y miembros de toda la comunidad han asumido la responsabilidad de continuar el trabajo del sacerdote, mientras él seguramente los mira desde el cielo.

Fuente Consultada: Graciela Marker Para Planeta Sedna

Padre Grassi Aníbal Troilo Rodrigo Bueno "Gilda"

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas