REGIÓN: SUDESTE ASIÁTICO
Dragones Asiáticos, Indonesia, Singapur

UN REGIÓN MUY POBLADA PERO CON DESPEGUE ECONÓMICO

>Inicio >Menú El Mundo >Menú de Países

Singapur

 

 

 

 

EE.UU. Japón Unión Europea Rusia Indostán Iberoamérica China
Sudeste Asiático Sudáfrica Medio Oriente El Magreb Los Balcanes El Caúcaso El Pacífico

El sudeste asiático es una zona de encrucijada, que presenta una elevada tasa de crecimiento demográfico, un claro despegue económico y una cierta inestabilidad política. Indonesia y Singapur son dos de los países con mayor potencial de desarrollo.

Territorio y población

El sudeste asiático incluye la península de Indochina y una serie de islas situadas a caballo entre Asia y Oceanía. Es una región muy poblada: en ella viven unos 550 millones de personas, aproximadamente una séptima parte de los habitantes de Asia. (foto: Singapur Nocturno)

La región presenta un incremento demográfico alto, debido a la juventud de la población (en casi todos estos países la población con menos de 15 años de edad supone entre el 25% y el 40% del total).

Gran parte de la población tiene la piel de color amarillo, aunque existe una gran diversidad étnica. La religión mayoritaria es el budismo en Indochina y el islam en las islas. Hoy día, el islamismo radical es fuente -de conflictos, sobre todo en Indonesia, Filipinas y el sur de Tailandia. La religión es también causa de disturbios en Timor Oriental: en este Estado surgido en mayo de 2002 tras independizarse de Indonesia, país de mayoría musulmana, el 90% de la población es católica.

La población se concentra en los deltas, las llanuras aluviales y los valles de los ríos. El delta del Mekong y el del Hong son las áreas más densamente pobladas. Pese a que la mayoría de la población vive en el campo, existen grandes aglomeraciones urbanas: Yakarta (Indonesia), Manila (Filipinas), Bangkok (Tailandia), Yangon (Myanmar), Saigón (Vietnam), Singapur (Singapur), Kuala Lumpur (Malaysia), etc.

Región de contrastes

Casi todos los países de la región tienen una economía básicamente agraria, apoyada en el cultivo del arroz. El delta del Mekong, en la península de Indochina, es una de las principales zonas arroceras del mundo.

Se trata, en general, de una agricultura poco desarrollada, que no produce lo suficiente para alimentar a la población. Además del arroz, otros cultivos de subsistencia son el maíz, la mandioca, la batata, etc. Y entre los cultivos comerciales destacan el caucho, la copra, la soja, el café, el cacahuete, el té...

Algunos países poseen grandes recursos minerales. Sobresale Brunei, cuya economía se basa exclusivamente en el petróleo. La industria está poco desarrollada en la región. El grado de industrialización es mayor en Tailandia, Malaysia y, sobre todo, en Indonesia’ y Singapur. El turismo es una fuente de ingresos importante, especialmente en Tailandia e Indonesia.

Pese a los contrastes, esta región tiene un PNB por habitante bajo. Aquí se sitúan al de los países más pobres del mundo, como Laos o Timor Oriental. Singapur, con una renta por habitante en torno a 24.000 dólares, o Brunei, con casi 19.000, son dos pequeños paraísos económicos en la zona. En este último país, sin embargo, se da un reparto m desigual de la riqueza entre la población.

Los «dragones asiáticos»

Se conoce como los cuatro «dragones» o también como nuevos países industriales o países emergentes a Singapur, Taiwan, Corea del Sur y Hong Kong (hoy parte de China).

Estos países asiáticos se encuentran en una situación de transición. Desde los años sesenta se dedicaron a producir para sustituir las importaciones y rápidamente se orientaron a la exportación. (foto: Taiwan desde el aire)

Tienen en común el haber adoptado una economía liberal. Todos tratan de explotar sus ventajas comparativas para producir y exportar bienes y servicios, principalmente las relacionadas con las condiciones laborales (bajos salarios, jornadas de trabajo nunca inferiores a las 48 horas semanales, escasas vacaciones y pocos beneficios sociales), la gran cohesión social y el intervencionismo de los gobiernos. Debido a estas razones, muchas industrias europeas y estadounidenses, que tenían altos costes de producción y de mano de obra, cerraron para trasladarse a estas zonas.

También tienen en común una serie de debilidades: una fuerte dependencia energética y tecnológica del exterior un mercado interior muy pequeño, lo que les hace muy vulnerables a las decisiones económicas que se tomen en el extranjero; y un tipo de regímenes políticos muy autoritarios, que han provocado fuertes tensiones internas. Algunos de estos países disponen de elevadas rentas y han acometido serios programas de desarrollo territorial y social, lo que ha posibilitado el incremento de la esperanza de vida y de las tasas de escolarización en todos los niveles, la mejora de la sanidad y la reducción de las tasas de mortalidad. Sin embargo, presentan grandes contrastes sociales.

Indonesia, un país con un gran potencial

En esta región también sobresale Indonesia. que presenta un alto crecimiento económico. Es un archipiélago formado por miles de islas, que se extiende desde el sudeste de Asia al nordeste de Australia, a caballo entre los océanos índico y Pacífico. Indonesia tiene una superficie de casi 2 millones de km². Las islas más grandes son Sumatra, Java y Borneo.

Con más de 230 millones de habitantes, es el cuarto país más poblado del mundo, después de China, India y Estados Unidos.

Su incremento demográfico es alto, pues aunque ha logrado reducirlo al 1,3%, la población es muy joven: el 29 % de los indonesios tienen menos de 15 años de edad. Esto se debe en gran parte a que la esperanza de vida es relativamente corta. La población es básicamente rural, pero la población urbana crece a un ritmo fuerte debido al éxodo del campo.

La principal ciudad es Yakarta, la capital del país, situada en la isla de Java. El crecimiento de la población es un obstáculo para el desarrollo económico, por eso, aunque se encuentra entre los veinticinco países con mayor PNB, la renta por habitante es baja: supera ligeramente los 3.000 dólares, El crecimiento de la economía Indonesia se debe, sobre todo, a la abundante mano de obra barata, que atrae las inversiones de los países desarrollados y también de los «dragones asiáticos».

Java es el centro económico del país. En ella se concentran las principales industrias y también los cultivos de exportación. Otra de las islas indonesias más conocidas es Bali, famosa por sus atractivos turísticos.

Muchas de las aglomeraciones urbanas asiáticas tienen un tratamiento administrativo singular, bien porque son —o han sido— capitales de Estado y hoy son los principales centros económicos de sus respectivos países, o bien porque se trata de ciudades con un estatus especial.

Hong Kong, el puerto más dinámico del mundo

La antigua colonia británica y actual Región Administrativa Especial (RAE) china se localiza en la parte meridional del país, con una extensión •de poco más de 1.000 km2. Hong Kong es la cuarta aglomeración china, tras las de Shanghai, Beijing (Pekín) y Chongquing (Chungking), y una de las mayores del mundo: alberga a argo más de 7 millones de personas.

Es una de las áreas urbanas más densamente pobladas del mundo. La enorme densidad demográfica, que supera ampliamente los 6.000 hab./km2 de media, es uno de los problemas más acuciantes de esta urbe. Muchos de sus habitantes viven hacinados o en chabolas flotantes en las aguas de Victoria Harbour, a escasos metros de los grandes y modernos rascacielos.

Pese a que sus recursos naturales son limitados y ha de importar los alimentos y las materias primas, es el puerto más bullicioso y dinámico del mundo. Las manufacturas y la construcción suponen el 18 % de la producción hongkonesa, y los servicios y la exportación, el 50%. Son principales las industrias textil, óptica, de plásticos, juguetes, electrónica y de precisión.

Seúl, la mayor aglomeración de Corea

Seúl se sitúa en la parte oriental de Asia, en la mitad meridional de la península de Corea, entre el mar Amarillo y el mar del Japón. Es la capital de Corea del Sur desde la creación del país en 1948 y alberga a unos 10 millones de habitantes, casi el 21 % del total nacional.

Seúl es una ciudad cosmopolita y llena de contrastes, donde conviven los templos antiguos con los rascacielos.

El río Han cruza la ciudad, dividiéndola en dos partes. La norte es el Seúl tradicional, la ciudad vieja: allí se hallan los palacios y los templos budistas, los barrios antiguos y los mercados tradicionales. En la sur están los rascacielos, donde se concentran las zonas comerciales y las oficinas.

Seúl forma una unidad administrativa propia dentro del país. Es el principal centro polftico y cultural, además del símbolo del gran desarrollo industrial experimentado por este país (uno de los «dragones asiáticos») en las últimas décadas.

Las industrias más importantes son la textil, metalúrgica, química, alimentaria, electrónica, de artes gráficas y automovilística, fundamentalmente.

Shanghai se sitúa en el litoral este de China, al sur del delta del Yangtsé-Kiang. Con más de 13 millones de habitantes, es la mayor aglomeración urbana del país, por delante de la capital, Beijing (Pekfri). En el aspecto administrativo, es una de las cuatro municipalidades existentes en China, y depende directamente del gobierno central.

Es también la capital económica del país. Como en el pasado, su desarrollo obedece sobre todo a su puerto, que registra uno de los mayores tráficos de China, y que la convierte en el principal centro comercial e industrial chino.

Desde hace mucho tiempo, Shanghai es el principal centro textil de China. Destacan también la fabricación de acero, equipos eléctricos, productos químicos, vehículos y papel; la construcción naval y las refinen’as.

El enclave de Pudong, convertido en «zona económica especial» en 1990, intenta convertirse en el nuevo centro financiero de China. En los últimos años, las autoridades han prestado especial atención al tema de la vivienda, tal vez el problema más grave de Shanghai debido al fuerte desarrollo industrial y al rápido y descontrolado crecimiento urbano. En 1985, la densidad demográfica media en el centro era de 40.000 hab/km2, cifra que ascendía hasta 160.000 en ciertas áreas; casi un millón de familias vivían hacinadas en tugurios o desvanes, algunas incluso en menos de 2 m2, y, a veces, cuatro generaciones compartían una vivienda. Por eso, las autoridades han fomentado el desarrollo de ciudades pequeñas y medianas en la periferia y controlan a los inmigrantes que llegan a la ciudad

Singapur, el principal centro de negocios asiático

Singapur se sitúa en la isla del mismo nombre, en el extremo meridional de la península de Malaca.

En la ciudad propiamente dicha habitan algo más de 3,5 millones de personas, el 85% del total. Su área metropolitana concentra prácticamente toda la población del país: con 4,5 millones de habitantes, lo que convierte a Singapur en una importante aglomeración asiática. En el paisaje urbano dominan los rascacielos, pero también quedan huellas de su pasado colonial.

Su puerto es el mayor del sudeste asiático y uno de los primeros del mundo. Concentra la exportación de caucho y estaño de la región.

En opinión de los expertos es la primera ciudad de Asia para hacer negocios, debido a la ausencia de corrupción y al buen inglés de su mano de obra. Además, ha superado relativamente bien la crisis asiática y renueva periódicamente sus atractivas ventajas fiscales.

Bangkok, uno de los principales destinos turísticos

Bangkok se sitúa en la ensenada del mismo nombre, que se abre al golfo de Siam, en el sudeste asiático.  La ciudad se extiende a ambos lados del río Chao Phraya. En su área metropolitana viven unos 7 millones de habitantes, casi el 12% de la población total y alrededor de un tercio de la urbana. Bangkok es una ciudad llena de contrastes, que atrae a numerosos turistas gracias a sus palacios, templos, canales, parques y jardines.

Es, además de la capital, el centro económico de Tailandia. Concentra la industria manufacturera destinada a la exportación, que es la base fundamental de la economía del país. Es también el principal centro comercial: aglutina gran parte del comercio exterior tailandés. Todos estos factores explican por qué la renta per cápita de Bangkok es varias veces superior a la renta per cápita nacional.

En China no es fácil cambiar de residencia:
La afluencia de inmigrantes a las ciudades comenzó en 1979, cuando China inició su apertura económica y autorizó el movimiento de la población. Antes, el gobierno controlaba esa movilidad a través del sistema de tarjeta hukou: no se podía emigrar sin permiso oficial, había que permanecer en el lugar de origen, pues sin esa tarjeta no se podían obtener, por ejemplo, los cupones de arroz, carne y tela de algodón. Aún hoy. una persona debe obtener previamente permiso de sus autoridades locales para ira trabajar fuera de su lugar de origen.

En Shanghai hay actualmente más de 3 millones de residentes ocasionales: es lo que se conoce como población flotante. Son inmigrantes que tienen un permiso de residencia de duración limitada (así, en caso de recesión económica, las autoridades de Shanghai pueden obligarles a regresar a su tierra) y viven en campamentos Instalados en los suburbios del noreste de la ciudad.

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas