QUIEN FUE PARACELSO?
Médico del Renacimiento

Hombres Enigmáticos
De La Historia

Quien fue Paracelso? Gran Medico del Renacimiento Ciencia Medieval

 

 

 

 

Leyes y Castigos

La Alquimia

La Muerte Vestido y Aseo Demografía Diversiones
Amor Conyugal

La Medicina

Violencia y Muerte Paganismo

Pecados y Penitencias

La Familia

Paracelso nació en Einsiedeln, Suiza, en 1493 ó 1494. Personaje fascinante, dotado de un temible espíritu critico y de un carácter apasionado y enigmáticos hasta el extremo, viajero impenitente, aquel médico visionado y genial tuvo una carrera de lo más agitada. Su padre, médico también, fue uno de sus múltiples maestros. Paracelso no descansó nunca, moviéndose continuamente en busca de un saber universal.

Desde la edad de 14 años, fue de un sitio a otro. Hizo sus estudios en Viena, en Ferrara y en Estrasburgo. En 1522 era cirujano militar al servicio de la república de Venecia. Ninguna universidad europea encontró favor ante sus ojos de inconformista. Médico itinerante, no consiguió seguir una caliera universitaria, ni establecerse como galeno. En Estrasburgo, en Basilea, consiguió curar casos muy difíciles. Y así, en 1527, fue nombrado médico municipal de esta última ciudad.

 La tradición puesta en tela de juicio

Pronto entró en violento conflicto con los re­presentantes de la medicina académica, y comenzó también a enseñan Después de haber insultado a un juez, lo que hizo pesar sobre él una amenaza de encarcelamiento, Paracelso abandonó et cantón de Basilea para emprender nuevos viajes a través de Europa, en el transcurso de los cuales meditó, escribió y se dedicó a la enseñanza De manera particular frecuentó las ciudades balnearias, donde estudió los poderes terapéuticos ocultos que en ellas se manifestaban. Tan pronto rico, colmado de regalos por sus admiradores y amigos, como pobre, acosado por la justicia, los médicos titulares y los sabios a los que fulminaba con sus anatemas, Paracelso no llegó a establecerse jamás.

Cuando escribió su gran obra teosófica, la Phiosophia sagax, lo hizo respondiendo a una invitación del arzobispo de Salzburgo. En dicha ciudad murió el 24 de septiembre de 1541, después de haber legado sus bienes a los pobres. Paracelso fue un personaje de intenso colorido, muy aficionado a las francachelas. Místico más bien que creyente, no respetó ni a los católicos ni a los protestantes, y menos aún a las autoridades científicas oficiales. Su obra es considerable, y en ella trata tanto de alquimia, de astrología y de magia, como de cirugía, de medicina o de química. Por ello puede decirse que Paracelso fue el símbolo vivo de la medicina del Renacimiento, con­cebida no como un humanismo, sino como un campo de curiosidades ilimitada. 

Una medicina hermética

Dicha medicina no era racionalista, a pesar de que tuviera en cuenta los datos de la experiencia. Su gran empeño era integrar lo intangible en el tratamiento y diagnóstico de las en­fermedades, no separar nunca al hombre del universo, teniendo siempre presentes las influencias ocultas que padece. Tal medicina no se reducía a ser, pues, una ciencia analítica, sino que exigía también de su practicante multitud de conocimientos esotéricos y cierto dominio de las ciencias herméticas. Las leyes divinas parecían a Paracelso mucho más esenciales que la medida de las cantidades. Ciencia, magia y religión estaban tan imbricadas en su pensamiento y en el de sus discípulos, que se ha podido hablar de «magos» más que de médicos del Renacimiento, sin dejar de reconocerse por ello que la medicina moderna debe algunos de sus descubrimientos a aquella me­dicina filosófica. 

¿Qué debemos a la medicina del s. XVI?

En primer lugar, hay que citar los trabajos de Van Helmont (1577-1644), que suministraron una base química a la biología y a la terapéutica, y los de Harvey (1578-1657) sobre la circulación de la sangre. El primero nunca negó su deuda respecto a Paracelso. La homeopatía perfeccionada por Samuel Hahnemann (1755-1843), y considerada por algunos como una medicina de vanguardia, fue heredera en parte de la filosofía médica del Renacimiento. Algunos llegan a considerar a Paracelso como fundador de la bioquímica. 

¿Qué lugar ocupó la alquimia en ella?

La alquimia no fue solamente una búsqueda de la transmutación de los metales, sino también una investigación científica en la que los conocimientos químicos y biológicos desempeñaban un papel esencial. Paracelso debió mucho al principio alquímico de la separación, que distinguía entre el mundo «visible» y el «invisible». El invisible estaba poblado de fuer­zas a las que los antiguos llamaban «demonios». 

¿Consiguió curaciones Paracelso?

Paracelso no se contentó con ser un teórico, sino que persiguió y obtuvo curaciones espectaculares, calificadas a veces de milagrosas. Sus discípulos se jactaron de haber curado a impotentes, sifilíticos, epilépticos y sordos, pero los adversarios de su ciencia médica alegaron que en realidad no se trataba más que de mejorías pasajeras. 

¿Es bien conocida su obra?

Su abundante obra fue, en su parte esencial, publicada después de su muerte. Paracelso resulta difícil de leer. Sus descubrimientos propiamente científicos aparecen mezclados con desarrollos filosóficos y con la exposición de teorías sociales. Para conocer a fondo y comprender la medicina de su época, que todavía no ha desvelado todos sus secretos, habría que ser a la vez científico, médico y un erudito perfectamente informado de las ciencias herméticas, Y es que el médico, en su opinión, no debía contentarse con ser un técnico del cuerpo, sino que también debía ser un filósofo.

¿Quién fue Andrés Vesalio?

Nacido en Bruselas, estudió medicina en Paris y en Montpellier. Profesor itinerante, anatomista célebre, impartió cursos en toda Europa y. como Paracelso, criticó a los antiguos. A las teorías de Galeno, que no había diseccionado más que monos, opuso su método experimental y sus trabajos de disección humana. Nombrado en 1554 médico de Carlos y, acabó por caer en las garras de la inquisición. Condenado a morir por haber diseccionado a un hombre todavía vivo, fue indultado por Felipe II.

¿Y Miguel Servet?

Teólogo, astrólogo y médico español nacido en 1511, Convertido al protestantismo, ejerció la medicina en Francia. Sus disecciones e ideas pensaba que el alma reside en la sangre y que se vitaliza al inspirar aire, le llevaron a descubrir el paso de la sangre del corazón izquierdo al derecho, a través de los pulmones. Su teología, ni católica ni protestante, y su enemistad personal con Calvino le acarrearon que fuese quemado, tras denuncia del reformador, en Ginebra en 1553.

El Primer Masoquista Casanova de Seingalt Anne de Lenclos John Ruskin

Bajar Archivo Con La Vida en la Edad Media (completo)

Teoría Medica de los Cuatro Humores


Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas