PÍLDORA ANTICONCEPTIVA, Primera Venta e Historia

HISTORIA: Sale a la venta la primera píldora anticonceptiva

>Inicio >Menú Salud y Medicina

 

 

 

 

La Pildora Anticonceptiva

Menú Principal

Los Hippies

El Racismo y Xenofobia

Siglo XXI:La Sociedad

La primera píldora anticonceptiva

pildoras anticonceptivasUna revolución sexual estaba a punto de estallar y la ciencia la hizo posible: en 1960 el Departamento de  Alimentación y Fármacos de Estados Unidos aprobó el primer anticonceptivo oral del mundo.

Fabricada por el endocrinólogo Gregory Goodwin Pincus, la «píldora» fue uno de los medicamentos con más significado cultural y demográfico. Su función era otorgar a la mujer «dominio sobre un viejo demonio, el sistema reproductivo femenino», según Katherine McCormick, que patrocinó la investigación de Pincus.

Pincus se hizo famoso en los años treinta, cuando logró la fecundación in vitro de óvulos de conejo. Se lo consideró una especie de Doctor Frankenstein que quería crear un mundo «donde las mujeres fueran autosuficientes y el hombre no tuviera ningún valor», escribió un periodista.

Rechazados en Harvard, él y el endocrinólogo Hudson Hoagland fundaron su centro de investigación, la Worcester de biología experimental, financiada con fondos de la Fundación privados y gubernamentales y por la industria farmacéutica.

En 1951, junto a Min-Cheuh Chang, Pincus empezó a realizar pruebas sobre el valor contraceptivo de la progesterona. Los experimentos atrajeron la atención le Margaret Sanger, defensora del control de la natalidad desde los anos veinte Sanger le informó sobre el proyecto a su amiga McCormick, que se convirtió en su benefactora más generosa junto a la farmacéutica de Chicago G. D. Searle.

Hacía tiempo que se sabía que la progesterona inhibía la ovulación en animales de laboratorio. Para probar los efectos de la hormona en mujeres, Pincus contrató al ginecólogo bostoniano John Rock, que investigaba la esterilidad.

Rock, como católico, tuvo cuidado en distinguir la «anticoncepción médica» del «control de la natalidad». Sin embargo, fue un defensor de la píldora. «Un buen católico, tan generoso como un dios, no puede ser castigado por nada», escribió Sanger a un amigo.

Durante los experimentos de Rock y Pincus, una partida de progesterona sintética se contaminó en forma accidental con menastr6l, una sustancia estrógena.

Fue un feliz accidente. Los científicos descubrieron que las dos hormonas trabajan en equipo para bloquear la concepción. Searle empezó a fabricar un compuesto de progesterona y estrógenos para realizar pruebas más amplias. Este fue el fármaco aprobado en 1960 y pronto se convirtió en algo cotidiano para millones de mujeres.

HISTORIA DE LA DROGA MILAGROSA:
Las drogas milagrosas

En la primavera de 1949, dos científicos de la Clínica Mayo de Minnesota, Edward C. Kendall y Philip S. Hench, formularon un sensacional anuncio: un esteroide, al que se denominó E-Kendall, había demostrado extraordinaria eficacia en el tratamiento de la artritis reumática. El E-Kendall se conoció pronto en todo el mundo como la milagrosa cortisona.

La producción de cortisona era insignificante comparada con el número de artríticos existentes en todo el mundo, lo que desencadenó otra reñida carrera. Cuatro grupos de investigación resolvieron el problema utilizando progesterona (a 48 centavos de dólar el gramo) como materia prima para obtener gran parte de la necesaria cortisona. Se abrió entonces una perspectiva completamente nueva en la investigación de los esteroides, y los científicos comenzaron a sintetizar variantes de los esteroides a un ritmo asombroso.

A comienzos de 1951, un equipo de la Syntex sintetizó una nueva progestina a la que se denominó norethindrone. Un año más tarde, un grupo de investigadores de G. D. Searle & Co. producía una variedad ligeramente distinta: el norethynodrel. Sometidas a pruebas, ambas drogas demostraron una potencia biológica desconocida anteriormente. Se había alcanzado el nivel tecnológico preciso para producir un anticonceptivo oral.

Quedaba por dar un último paso gigantesco antes de ver convertido en realidad el control químico de la natalidad: el análisis exhaustivo de los nuevos compuestos. En este punto entra en escena la feminista Margaret Sanger, acérrima defensora del derecho de toda mujer a planificar la amplitud de su familia, y empeñada en eliminar los obstáculos legales que impedían divulgar lo relacionado con la contracepción.

En 1951, Margaret Sanger se reunió con Gregory Pincus, biólogo especializado en reproducción, y le instó a que buscase el método más eficaz posible para controlar la natalidad. Pincus se interesaba ya por las aplicaciones clínicas de la progesterona, y en unión de C. M. Chang y otros colegas emprendió los estudios de laboratorio necesarios. En el otoño de 1956 comenzó la experimentación clínica en una zona habitada en las afueras de San Juan de Puerto Rico. Las pruebas se llevaron a cabo con la ayuda del doctor John Rock, ginecólogo, y de Celso Ramón García, y estuvieron financiadas por las adineradas amistades de Margaret Sanger.

A finales de 1959, las observaciones efectuadas en más de 1.200 mujeres mostraban que el norethynodrel de Searle era un eficaz anticonceptivo oral. Sin embargo, comercializar semejante píldora era un asunto muy delicado. ¿Cómo reaccionaría el público?

En este punto, el doctor Rock, miembro destacado de la comunidad católica de Boston, brindó la tranquilidad necesaria. Searle dio el paso decisivo y, en 1960, el norethynodrel se puso a la venta con el nombre comercial de Enovid. Aunque pronto se adujeron objeciones serias sobre los efectos a largo plazo del nuevo anticonceptivo, la mayoría de las mujeres —y gran número de sus médicos— lo aceptaron entusiasmadas. En los años setenta, la píldora la utilizaban entre 20 y 30 millones de mujeres en todo el mundo.

En los países desarrollados se ha convertido en el procedimiento más generalizado de contracepción. En los países pobres ha tenido menos impacto, por ser relativamente cara, y sólo la utilizan el 4 por ciento aproximadamente de las parejas.

AMPLIACIÓN DEL TEMA SOBRE LOS INICIOS

 Carl Djerassi El 15 de octubre de 1951, Carl Djerassi y un joven químico mexicano, Luis Miramontes, sintetizaron una molécula a la que llamaron 19-nor-17alpha- etiniltestosterona, o noretindrona para sintetizar. Unos días después embalaron parte de la molécula y se la enviaron a Elva G. Shipley, un investigador de Endocrine Laboratories Inc., en Madison, Wisconsin. Shipley anunció enseguida que esta molécula se asemejaba a la progesterona mucho más que cualquier otra sustancia química. Pruebas posteriores demostraron que funcionaba incluso cuando se ingería.

En esta fase nadie pensaba en el uso del fármaco como anticonceptivo. Los primeros usos de la molécula fueron el tratamiento de mujeres con problemas menstruales y que ya habían recurrido a las dolorosas hormonas inyectadas. Pero después, en 1956, dos investigadores estadounidenses, John Rock y Gregory Pincus, vieron el potencial y llevaron a cabo la primera prueba a gran escala en la que las hormonas sintéticas se usaban como anticonceptivos orales. La prueba se realizó en Puerto Rico y en Haití a 6.000 mujeres.

La píldora se desplazó rápidamente desde el laboratorio hasta la vida real y acompañó a un cambio en la actitud de la sociedad hacia las relaciones. En los años siguientes, millones de mujeres de todo el mundo habían usado anticonceptivos orales y Djerassi había desarrollado una actividad complementaria como creador literario. Sus obras de teatro, relatos y poesías animaban a la gente a opinar sobre los caminos de la ciencia y el efecto que tiene en nuestra sociedad.

Él es muy consciente de que la píldora empezó a alterar el papel humano en la reproducción, al otorgar a la gente mucho más control de su participación en la reproducción. Es uno de los primeros en reconocer que la píldora no ha sido más que el primer paso. Más recientemente, las tecnologías de reproducción han aumentado más ese control.

Fuente Consultada: El Gran Libro del Siglo 20 (Clarín)

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas