Evolución del Crecimiento de la Población o Demográfico

DATOS ESTADÍSTICOS DEL MUNDO: CRECIMIENTO, POBLACIÓN, EDUCACIÓN, DESNUTRICIÓN, DESAFÍOS

>Inicio >Menú El Mundo >La Poblacion Frente Al Tercer Milenio

Test de la
Población Mundial

Datos del Mundo, recursos, poblacion, crecimiento

 

 

 

 

El Desempleo

La Desnutrición

Retos Actuales

La Educación

Pobreza Mundial

Crecimiento de la Población

El crecimiento demográfico es uno de los rasgos dominantes del siglo XX. A una población mundial de mas seis mil millones de personas, cada año se suman cien millones más, o sea, más del doble de la población española actual, o la de México entera. En ningún momento de la historia ha sido tan numerosa la población ni nunca ha sido tan rápido su índice de crecimiento.   El crecimiento demográfico a través del tiempo Durante el tiempo que el hombre ha vivido sobre la Tierra, su índice de crecimiento ha sido bastante lento.

Aunque apenas se dispone de datos anteriores a 1800, el aumento de la población fue casi imperceptible durante miles de años. Es al llegar a los últimos dos siglos cuando las cifras se disparan. Un núcleo de población crece cuando hay más nacimientos que muertes. El índice de natalidad es la relación entre el número de nacimientos anuales por cada mil personas del total de la población. El índice de mortalidad es la misma relación, aplicada a las defunciones.

Ambos sirven para comparar el número de nacimientos y muertes en los distintos países. El índice de crecimiento es la diferencia entre los índices de natalidad y mortalidad. Por ejemplo, si un país tiene diez millones de habitantes y en un año nacen doscientas mil personas y mueren cien mil, al cabo de un año la población será de diez millones cien mil personas con un índice de crecimiento de diez por mil o del uno por ciento. Hacia el año 8000 a.C., durante la llamada revolución neolítica o nueva Edad de Piedra, se produjo un notable crecimiento demográfico. En varias partes del planeta el hombre aprendió a cultivar la tierra y a obtener los alimentos necesarios para su subsistencia, que hasta entonces provenían de la caza, la pesca y la recolección de frutos silvestres.

El nacimiento de la agricultura le obligó a abandonar la vida nómada y las primeras comunidades sedentarias se formaron al establecerse varias familias en un mismo territorio. Aunque hubo un rápido crecimiento de la población, no disminuyó la mortalidad porque la subsistencia dependía de los agentes exteriores. La consecuencia de una mala cosecha era el hambre; la sequía y las epidemias diezmaron a las primeras tribus sedentarias. En el año 8000 a.C., la población mundial era de unos cinco millones de personas. A partir de entonces, su número fue gradualmente en aumentó duplicándose cada mil quinientos años hasta llegar a los quinientos millones en 1650 d.C., con un índice de crecimiento inferior al uno por ciento al año.

En la historia de la humanidad hay un hecho cierto: el sufrimiento y la brevedad de la vida. El hambre, las enfermedades, las catástrofes naturales y la guerra, han sido siempre sus sempiternos enemigos. En el siglo XIV la peste bubónica o “peste negra” arrasó Europa. En las regiones más afectadas por ella murió nada menos que un treinta o cuarenta por ciento de sus habitantes Aunque se tuvieran muchos hijos, la supervivencia era extremadamente difícil. No obstante, entre 1650 y 1850, la población mundial llegó a los mil millones de personas.

El Periodo de duplicación, es decir, el período de tiempo en el que se duplican las cifras de la población, se redujo de mil quinientos a doscientos años y el índice anual de crecimiento superó el uno por ciento al disminuir notablemente la mortalidad a partir de 1700. A partir del siglo XVIII, la revolución industrial trajo consigo un conjunto de transformaciones económicas y sociales en diversos países europeos. Entre 1760 y 1780, en la industria textil algodonera británica se produjo una súbita aceleración de su progreso que se extendió luego a otras ramas de la producción y transformó profundamente su economía y su sociedad.

Las invenciones técnicas se sucedieron en pocos años: máquina de hilar, telar mecánico,. etc. pero los conocimientos científicos y tecnológicos estaban ya disponibles desde finales del siglo XVII. El comercio colonial, que ofrecía unos beneficios extraordinarios y un mercado ilimitado, movió a los industriales británicos a aplicar nuevos métodos técnicos que aumentaran la capeada productiva y compitieran ventajosamente  con los artículos de fabricación artesana.

La expansión en el sector algodonero influyó en el progreso de la siderurgia, en la minería del carbón y en el perfeccionamiento de las máquinas de vapor. De la necesidad de aumentar la producción de carbón y del perfeccionamiento de las máquinas de vapor nació el ferrocarril Con él se abrió una nueva etapa de la revolución industrial.

Las comunicaciones terrestres experimentaron una profunda transformación y la demanda de hierro, acero y carbón creció de manera vertiginosa. La revolución industrial siguió un curso muy diferente en los distintos países y ramas de la industria de acuerdo con e! desarrollo histórico de cada país concreto, por una parte, y la influencia externa de los países industrializados más avanzados, por otra. Tanto a escala mundial como nacional, engendró desigualdad.

El trabajo se organizó en grandes centrales: fábricas, forjas, astilleros, donde podía supervisarse la producción. Importantes cambios en la agricultura acompañaron también a la revolución industrial. La nueva clase trabajadora, separada de la tierra, dependía de una mayor producción de alimentos, que comenzaron a importarse en gran escala.

La productividad se multiplicó por mil en algunas industrias (hilatura del algodón) y se centuplicó en otras, como la industria textil, la siderurgia, industria química, con la correspondiente disminución del costo. La demanda de estos productos y servicios aumentó en seguida, lo mismo que el número de personas y el capital invertido en las distintas ramas. Junto con la productividad y la renta per cápita de los países industrializados crecieron también las ramas más afectadas por la nueva tecnología, lo que motivó un trasvase de la mano de obra hacia la industria y los servicios y un movimiento migratorio del campo a las ciudades.

En pleno siglo XX comienza la explosión demográfica en Asia, América del Sur y África, mientras que en Europa y Norteamérica desciende la natalidad. Con el siglo terminó también la etapa de rápido crecimiento de la población europea. Al disminuir la natalidad, se redujo el índice de crecimiento. En la actualidad, la población de Europa y Norteamérica crece a un ritmo muy lento. Durante los últimos doscientos años, el número de miembros de la familia media se ha reducido a la mitad, pero se han duplicado las expectativas de vida de los recién nacidos, y los adultos tienen asegurada su longevidad. Si en 1750 la duración media de la vida era de treinta y cinco años, en la actualidad es de unos setenta.

Esta longevidad se debe en gran parte a los descubrimientos de la medicina, que han permitido erradicar y vencer enfermedades en otro tiempo mortales por necesidad. Los avances tecnológicos han permitido asimismo desarrollar una agricultura más productiva con menos mano de obra. Al mismo tiempo, muchos europeos emigraron a Norteamérica y Australia a finales del siglo pasado y comienzos de éste.

LA DEMOGRAFÍA: La demografía es la ciencia que estudia los fenómenos que afectan a la población humana, tanto cuantitativa (número de habitantes del mundo, número de habitantes de cada país, etc.) como cualitativamente (nivel de alimentación y salud, grado de instrucción, agrupación en pueblos o ciudades, etc.).
Sus estudios se basan en la estadística moderna, que empezó a aplicarse en el siglo XIX y se generalizó en el siglo XX, aunque en algunos países en vías de desarrollo su uso es aún muy limitado. Los conocimientos sobre la población mundial anteriores al empleo de la estadística moderna no resultan demasiado fiables y presentan muchas lagunas.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA POBLACIÓN
Se calcula que a comienzos de la era cristiana vivían en la Tierra unos 250 o 300 millones de personas, que pasaron a ser 375 millones a fines del siglo XIV, es decir, unos 1.400 años después. Cuatro siglos más tarde, hacia mediados del siglo XVIII, la población ascendía ya a 545 millones de personas.

Durante ese largo período, desde el siglo I hasta el siglo XVIII, el crecimiento no fue continuo, sino que a menudo se vio interrumpido por períodos de retroceso de la población, a consecuencia de las guerras, las epidemias y el hambre. En aquel entonces, una epidemia como la peste podía suponer la muerte de hasta una cuarta parte de la población.

Hacia 1750 la población empezó a aumentar con mayor rapidez y de forma continuada. Así, a principios del siglo XIX, aquellos 545 millones de personas ya casi se habían duplicado, pasando a ser 1.000 millones. Desde entonces el crecimiento ha sido vertiginoso: 1.600 millones en 1900, 2.500 millones en 1950 y 5.500 millones en la actualidad.

Este comportamiento de la población mundial, que aumenta lentamente hasta mediados del siglo XVIII y a partir de entonces crece de forma espectacular, se debe a la evolución de dos de los más importantes indicadores demográficos: la tasa de natalidad y la tasa de mortalidad.

CRECIMIENTO NATURAL DE LA POBLACIÓN
Cuando se estudia la población, uno de los datos más importantes a tener en cuenta es su crecimiento. Este crecimiento se analiza tanto a nivel municipal como nacional o local y puede ser natural o real.

El crecimiento natural de la población está determinado por la diferencia existente entre el número de nacimientos y el de defunciones. Se calcula multiplicando por cien la diferencia entre el número de nacidos vivos y el número de fallecidos. Luego se divide el resultado por la población total. La cifra así obtenida se denomina índice de crecimiento vegetativo o índice de crecimiento natural y se expresa en tanto por ciento.

El crecimiento real resulta de añadir al crecimiento natural el saldo migratorio, es decir la diferencia entre las personas que han llegado a un lugar y las que lo han abandonado. A nivel mundial, el crecimiento real coincide con el crecimiento natural, ya que, de momento, nadie puede abandonar nuestro planeta si no es al morirse. En cambio, en países y regiones concretos el crecimiento real es el que indica con precisión absoluta la evolución de la población.

Para facilitar el análisis y el estudio de la evolución de la población deben tenerse en cuenta también otros valores, como son la tasa de natalidad, la tasa de mortalidad, la tasa de mortalidad infantil y la esperanza de vida.

LA TASA DE NATALIDAD
La tasa de natalidad es una cifra que se obtiene multiplicando el número de nacidos vivos por mil y dividiendo el resultado por la población total. Se expresa en tanto por mil y puede ser alta, si supera el 35 %o; media, si se sitúa entre el 35 y el 25 por mil; y baja, si es inferior al 25por mil.

En general, existe un comportamiento muy definido con respecto a la tasa de natalidad, que distingue a los países más desarrollados de los menos desarrollados. En los primeros, la tasa de natalidad suele situarse en niveles muy bajos, lo que significa que cada matrimonio tiene por término medio 1 o 2 hijos, siendo raras las familias con más de tres hijos. En los países del Tercer Mundo, en cambio, es habitual que las parejas tengan más de tres hijos, por lo que la tasa de natalidad es muy elevada. Existen asimismo sociedades de tipo intermedio. En ellas la tasa de natalidad no es tan baja como en los países desarrollados ni tan alta como en los países subdesarrollados.

LA TASA DE MORTALIDAD
La tasa de mortalidad se calcula del mismo modo que la tasa de natalidad, es decir, multiplicando por mil el número de fallecidos y dividiendo el resultado por la población total. La tasa de mortalidad es alta cuando rebasa el 25 %o, media cuando se sitúa entre el 25 y el 15%o y baja cuando es inferior al 15 por mil.

Un aspecto importante de la tasa de mortalidad es la mortalidad infantil, ya que suele ser indicativa del grado de desarrollo y bienestar de un país. La tasa de mortalidad infantil se calcula multiplicando el número de fallecidos de menos de un año por. mil y dividiendo el resultado por el número de nacidos vivos. En países poco desarrollados, la tasa de mortalidad infantil puede ser superior al 154%o, mientras que en los países con mayor nivel de vida se mantiene por debajo del 10 %o.
El estudio de la mortalidad permite establecer la esperanza de vida, concepto que se refiere a la media de años que una persona en condiciones normales tiene expectativas de vivir. En las sociedades desarrolladas la esperanza de vida rebasa actualmente los 75 años, en cambio en los países en vías de desarrollo esta cifra oscila entre lo 40 y 60 años.

Fuente Consultada: Enciclopedia Temática MARRED Color El Universo y la Tierra

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas