El Desempleo En El Mundo

DATOS ESTADÍSTICOS DEL MUNDO: CRECIMIENTO, POBLACIÓN, EDUCACIÓN, DESNUTRICIÓN, DESAFÍOS

>Inicio >Menú El Mundo >La Población Frente Al Tercer Milenio

Test de la Población Mundial

Datos del Mundo, recursos, poblacion, crecimiento

 

 

 

 

El Desempleo Paro

La Desnutrición

La Mujer

La Educación

Más Pobreza Mundial

Campaña 2015


Hambre en Sahel (África) Hambre en Etiopía (África) Hambre en el Congo (África) Mujeres en Somalia (África)

EL DESEMPLEO : Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) un desocupado es aquella persona en edad activa que carece de empleo, es decir, no tiene un empleo asalariado o independiente, además posee determinada capacidad laboral y se encuentra en busca de empleo (expresa su voluntad de conseguirlo).

En la actualidad, unos 1.000 millones de trabajadores, es decir, aproximadamente un tercio de la población activa del mundo, están desempleados o subempleados. De ese total, unos 150 millones se encuentran desempleados y otros 850 millones están subempleados. En este sentido, el subempleo implica que un trabajador ve reducida su jornada de trabajo, es decir, es sustancialmente menor que la jornada que desearía tener o su salario es inferior al que necesitaría para vivir.

Esta situación, que se agrava día a día, expresa un fuerte desequilibrio en la fuerza laboral: la oferta de mano de obra supera ampliamente a la demanda. Esta cuestión se materializa en la creación de una masa de personas sin trabajo que funcionan a la manera de “ejército de reserva”.

Esta realidad enmarcada en una economía mundializada, es resultado de múltiples causas. Ahora bien, para analizar sus perspectivas futuras es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

• las secuelas de la crisis financiera asiática producida en 1997;

• el descenso de los precios de los productos básicos, que afectará a los países exportadores de materias primas;

• la unión monetaria implementada por la Unión Europea podría producir efectos negativos en los países europeos menos desarrollados;

• la pérdida del valor de los activos, es decir todos los recursos con los que cuenta un país para desarrollar sus actividades económicas (maquinarias, fábricas, bienes producidos, conocimientos, etcétera), provocaría una disminución del consumo y afectaría la solidez de los sistemas financieros;

• las nuevas medidas de apertura de mercados (como las facilidades para importar y exportar productos), ampliarían el comercio pero ocasionarían pérdidas le trabajos en los países importadores.

Los países más afectados por el desempleo en los últimos tiempos fueron los asiáticos y los de Europa Central y Oriental, es decir, los que reciben el nombre de países en desarrollo o subdesarrollados.

En primer lugar, en Asia Oriental y Sudoriental, luego de vivir tres décadas de crecimiento sostenido (a una tasa promedio de casi el 8% anual) la crisis financiera provocó una recesión sin precedentes. En este sentido, se produjeron despidos masivos que sumaron 10 millones de nuevos desocupados. Sumado a ello, las tasas de desocupación se duplicaron y en algunos casos se triplicaron.

En segundo lugar, en Europa Central y Oriental, como consecuencia de la reestructuración económica (cambios en las formas de producción, en el sector industrial, etcétera), los salarios reales han disminuido y se observa una mayor desigualdad en los ingresos. Las tasas de desempleo aumentaron rápidamente de casi 0% hasta más del 9%.

En tercer lugar, en América latina, a pesar de que los indicadores de producción han mejorado, también aumentó el desempleo alcanzando un valor de 7,4% en 1997 para toda la región. Este ascenso se puede explicar por la reducción de la protección social al empleo y la mayor competencia de las importaciones, ya que sus precios son más bajos en relación con los productos elaborados en esta región.

A su vez, en África la situación tampoco es alentadora. La mayoría de los nuevos empleos corresponden al sector primario, de escasa productividad. Por otra parte, el crecimiento de la población activa es de un 3% anual aproximadamente, lo que implica la incorporación al mercado de trabajo de alrededor de 9 millones de personas cada año.

Lo que se observa en lo anteriormente expresado es que en los países subdesarrollados, se evidencia una impronta común: desempleo masivo, falta de infraestructura sumado a la retracción del Estado en el área social.

Ahora bien, entre los países desarrollados el desempleo tiene un comportamiento desigual. En los países europeos es mucho mayor que en los Estados Unidos. Esto se debe, entre otros factores, a que las cargas sociales sobre los salarios (seguros de desempleo y médico, etcétera) representan entre el 16% y el 18% en Estados Unidos y un 25% en los principales países de Europa. Por ello, mientras que en Estados Unidos el desempleo es de alrededor del 5%, en los países de la Unión Europea es del 10% promedio.

EL DESEMPLEO EN EL MUNDO (1998)

México

3,4%

Brasil

7,9%

Italia

12,0%

Japón

4,0%

Rusia

8,3%

Argentina

13,2%

Estados Unidos

4,7%

Alemania

10,7%

Colombia

15,2%

Chile

5,7%

Venezuela

11,3%

España

18,9%

Reino Unido

6,2%

Francia

12,0%

 

 

La Creación de la OIT
El problema de la protección de los trabajadores y su no discriminación ha sido centro de atención de los distintos gobiernos durante el siglo XX.

Ya en el siglo XIX, el galés Robert Owen (1771-1853), que como vieron en el capítulo 5 era un "socialista utópico", y el francés Daniel Legrand (1783-1859) propusieron la creación de un sociedad internacional para la protección de los trabajadores. Sus ideas fueron puestas en práctica en la Asociación Internacional para la Protección Legal de los Trabajadores, fundada en Suiza en 1901, que fue un antecedente de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), creada en abril de 1919 durante la Conferencia de Paz que se celebrara al término de la Primera Guerra Mundial.

Los motivos que llevaron a la creación de la Organización Internacional del Trabajo fueron tres. En primer lugar, era insostenible la pésima situación de los trabajadores, cuyo número aumentaba constantemente a causa de la creciente industrialización de los países. Esta preocupación humanitaria se reflejó en el Preámbulo de la Constitución de la OIT, en el que se afirma: "Existen condiciones de trabajo que entrañan injusticia, miseria y privaciones para un gran número de seres humanos".

El segundo motivo fue político, ya que a los gobiernos les preocupaban los conflictos sociales que pudieran originarse con las protestas de los trabajadores. El Preámbulo señala que el descontento causado por la injusticia "constituye una amenaza para la paz y la armonía universal".

En tercer lugar, existía un motivo económico; en el Preámbulo se afirma que "si cualquier nación no adoptara un régimen de trabajo realmente humano, esta omisión constituiría un obstáculo para otras naciones que deseen mejorar la suerte de los trabajadores en sus propios países". Es decir, si no se tomaban medidas de carácter internacional, cualquier país que intentara realizar reformas sociales se encontraría en desventaja con respecto a los demás.

La Comisión de Legislación Internacional del Trabajo que redactó la Constitución de la OIT estaba integrada por representantes de nueve países: Bélgica, Cuba, Checoslovaquia, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Polonia y Reino Unido. Durante su reunión se instituyó la Conferencia Internacional del Trabajo, que tendría una periodicidad anual.

Los órganos ejecutivos de la Organización Internacional del Trabajo se componen de representantes de los gobiernos, los empresarios y las organizaciones de trabajadores de los países miembros.

Entre los primeros convenios internacionales que se aprobaron se encuentran los referidos a las horas de trabajo en la industria, al desempleo, a la protección de la maternidad, al trabajo nocturno de las mujeres, a la edad mínima para trabajar y al trabajo nocturno de los menores en la industria.

En 1948, la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó el convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación.

Desde entonces, ha continuado con sus actividades de defensa de los trabajadores, que incluyen asistencia técnica en los siguientes campos: formación y rehabilitación profesionales; política de empleo; administración del trabajo; legislación del trabajo y relaciones laborales; condiciones de trabajo; cooperativas; seguridad social; estadísticas laborales, y seguridad y salud en el trabajo.  (Fuente Consultada: Economía Las Ideas y los Grandes Procesos Económicos Rofman-Aronskind-Kulfas-Wainer)

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas