BIOGRAFÍA SADAM HUSSEIN, Líder de Irak
Infancia, Vida Civil y Política
Guerra con Irán, Kwai y EE.UU.

>Inicio >Menú Biografías >Nacidos Para Matar

La Guerra de
Irak

 

 

 

 

El Oriente en llamas

Osama Bin Laden

Yasir Arafat

Sadam Hussein


BIOGRAFÍA DE SADDAM HUSSEIN: SADAM HUSSEINHace millones de años, el paraíso se encontraba en la confluencia de los ríos Tigris y Eufrates. Mucho tiempo después, unos 4000 años antes de Cristo, floreció la cultura Sumer. La histórica Mesopotamia.

La medialuna fértil. Allí por primera vez se cultivó la tierra, se inventó un alfabeto escrito y se creó el calendario. Se escribieron obras literarias inmortales como la epopeya de Gilgamesh y en su ciudad más importante, Ur, nació el patriarca Abraham.

Con las luchas intestinas y las idas y vueltas de la historia, la civilización se disgregó en varias tribus, que fueron reunidas en el año 1700 a.C. por el Rey Hammurabi. El Reino tomó el nombre de Babilonia. Durante su reinado fueron escritos un conjunto de leyes que protegía notablemente al individuo común y fundamentalmente a los esclavos, las mujeres y los niños, contra los poderosos, conocido como el código de Hammurabi.

Al morir Hammurabi, los Asirios tomaron el poder y lo conservaron durante 200 años, hasta que fueron vencidos por el caldeo Nabucodonosor II (606-562 AC) quien convirtió a Babilonia en la ciudad más importante del mundo antiguo. Destruyó el Templo de Jerusalén y conquistó Tiro y Egipto. Edificó magníficos templos y palacios y construyó una de las Siete Maravillas del Mundo, los jardines colgantes de Babilonia para que su esposa Amytas, de origen Meda, no extrañara su antiguo hogar que se encontraba en una zona montañosa.

El descendiente de Nabucodonosor

Las biografías oficiales iraquíes aseguran que el 28 de abril de 1937, nació en el pueblo de al-Ajwa, en las afueras de Tikrit, Irak, un descendiente directo de Nabucodonosor II, Saddam Hussein.

Tikrit es un pequeño asentamiento a las orillas del río Tigris, ubicado 150 Km. al norte de Bagdad, la capital iraquí. Por aquella época, había una sola

calle pavimentada y en ningún lugar de la zona había agua corriente ni electricidad.

Lo cierto es que nació en una casa de adobe, en el seno de una humilde familia campesina sin tierra. Hussein, su padre, abandonó el hogar cuando Saddam tenía dos meses. La versión oficial indica que Hussein murió antes de que Saddam naciera. Su madre, Sabba Tulfah ‘al Mussalatt, se volvió a casar con Ibrahim Hassan.

Su padrastro, Ibrahim era cruel. Le pegaba, lo insultaba, lo hacía trabajar interminables horas a pleno sol, lo mandaba a robar y no permitía que el pequeño fuera a la escuela.

Cuando cumplió dos años, su tío Khairallah Tulfah, llegó de Bagdad con una gran sonrisa. Abrazó a su sobrino y le dijo que había muerto misteriosamente el Rey de Irak, Gazhi. Saddam no alcanzó a comprender aquellas palabras, pero años más tarde confesaría que jamás pudo olvidar aquella expresión en el rostro de su tío.

El tío querido

A los 10 años fue enviado a Bagdad a vivir con su tío Khairallah. El era un ex militar y un devoto sunnita. Por ese entonces era maestro de escuela y uno de los primeros afiliados del partido socialista Baath. Fue él quien le enseñó las primeras letras mientras le hablaba de la unidad Arabe y de Stalin, espantando las moscas a las que odiaba tanto como a la monarquía y a occidente.

En 1955, Estados Unidos y Gran Bretaña auspiciaron el Pacto de Bagdad, entre Irak, Irán, Turquía y Pakistán. Saddam estudiaba en el colegio secundario al Khark. El clima que se vivía en las aulas y en el país era de un profundo rechazo al colonialismo británico y norteamericano. Como dirigente estudiantil independiente se opuso al acuerdo y al año siguiente intentó entrar en las Academia Militar de Bagdad. La carrera militar era la única posibilidad de ascenso social que tenían los hijos de campesinos. Pero fue rechazado. Su tío lo consoló y llevó a Saddam, de 18 años, a las filas del Baath.

El 14 de julio de 1958 el Rey Feisal II y su familia fueron ejecutados en el golpe militar encabezado por el general Abdul Karim Quassim, quien se convirtió en el originario Primer Ministro de la República de Irak.

Ese mismo año, Khairallah instigó a su sobrino a volver a Tikrit para cometer su primer crimen político. Saddam viajo a su pueblo natal y asesinó sin dudarlo a un prominente partidario comunista del Primer Ministro Quassim.

El prestigio de Saddam como hombre duro y despiadado creció fuertemente dentro de las filas del Baath y por esa razón fue seleccionado para formar parte del grupo encargado de asesinar al Primer Ministro.

El atentado fracasó. Algunos de sus compañeros murieron en el intento y Saddam mismo fue herido en su pierna izquierda. Se quitó la bala con una navaja y corrió por las calles de Bagdad logrando evitar a la custodia. Se disfrazó de mujer y cruzó el río Tigris contra la corriente. Al llegar a la orilla, se subió al primer burro que encontró y escapó a Siria. Allí pasó seis meses en la clandestinidad. Mientras tanto, en Irak fue condenado a muerte en ausencia.

Exilio y cárcel

Gamal Abdel Nasser, el presidente egipcio, al enterarse de que Hussein estaba exiliado en Siria, lo mandó llamar y le facilitó los trámites para que estudiara abogacía en la Universidad del Cairo. Permaneció en Egipto de 1959 a 1963, hasta que el 8 de febrero, un golpe militar derrocó a Quassim y puso en el gobierno a Abd al-Sallam’Arif, integrante de una coalición encabezada por el partido Baath.

Anulada la pena de muerte que colgaba sobre su cabeza, Saddam volvió a Irak y contrajo matrimonio con su prima Sajida Tulfah, hija de su amado tío Khairallah y continuó sus estudios de Leyes en la Universidad Mustansariyah en Bagdad.

Pero, aunque Arif siguió en el cargo, el Baath duró sólo nueve meses en el gobierno, los suficientes como para que Saddam entrara en confianza con el aparato represivo. Se hizo cargo de las interrogaciones en el infame "Palacio del fin", la antigua residencia real en Bagdad, devenida en cámara de tortura por el régimen.

Saddam fue encarcelado en octubre de 1964 hasta que logró escapar a principios del año 1966. El 15 de abril de ese mismo año, el primer ministro Abd al-Sallam ‘Arif murió en un accidente de helicóptero. Asumió el cargo su hermano Abd al-Rahman ‘Arif, también militar.

El 17 de julio de 1968 el partido Baath retornó al poder encabezado por un primo de Saddam, el general Ahmed Hassan al-Bakr, quien fue nombrado Presidente y jefe del Consejo del Comando Revolucionario. Saddam, con 31 años, se convirtió en diputado del Consejo y comenzó a mover los hilos del país. En 1969 se recibió de abogado.

Movido por una inteligencia pragmática mas que por sus pasiones y odios personales estuvo virtualmente al frente de la policía secreta iraquí, con el objetivo de erradicar a los disidentes y a aquellos correligionarios que pudieran arrebatarle sus sueños de gloria. Las familias de los desertores eran directamente liquidadas.

Saddam modeló el aparato represivo de la policía secreta, inspirado en la KGB soviética y la STASI de Alemania Oriental. Tres centrales de inteligencia le informan directamente a él y cada una se reporta con las otras dos. El asesinato, la tortura y una red de informantes los mantiene intercomunicados.

En 1973 fue nombrado Vicepresidente del Consejo y se convirtió en el verdadero gobernante del país. Poco a poco fue incorporando al gobierno al "clan de Tikrit", los familiares de su pueblo natal. Todos los mecanismos del poder fueron controlados por Saddam y su gente. En enero de 1976, sin haber hecho la carrera militar fue nombrado general.

Saddam presidente

El 16 de julio de 1979 hizo que Ahmed Hassan al-Bakr renunciara a la presidencia argumentando problemas de salud. Saddam Hussein se convirtió en el nuevo presidente de Irak.

Seis días más tarde desató una feroz carnicería, mandando a asesinar a 22 líderes políticos del partido Baath y a miembros del Consejo Revolucionario. A los 42 años se había convertido en el dueño absoluto de Irak.

Nombró a Kairallah Tulfah, —el tío que le había enseñado todo lo que era— Mayor de Bagdad. Pero robó tanto dinero que su sobrino tuvo que sacarlo del cargo. Antes de ser removido, escribió un libro que fue publicado y distribuido por el aparato de prensa del gobierno: "Tres cosas que Dios no debió de haber creado: Los Persas, los Judíos y las moscas"

Sin embargo, el odio hacia Persia —actualmente Irán—, no fue el único motivo por el que lanzó la guerra contra ese país. En 1980 decidió dar un ataque sorpresa fulminante capturando el estuario de Satt al-Arab con la idea de poner de rodillas al ejercito iraní y, de esta forma, colocarse como el líder más importante del mundo árabe.

La guerra contra Irán

Mientras planificaba el ataque, fue advertido por un general iraquí acerca de la gran cantidad de personas que morirían, si el combate se llevaba a cabo. Saddam invitó cortésmente al general a pasar a otro cuarto para continuar en privado con la conversación. Al cerrar la puerta le disparó seis tiros. Volvió al cuarto, guardó su pistola, miró el mapa iraní y siguió hablando como si nada.

Pero aquel general tenía razón. La guerra duro ocho años y murieron mas de 1 millón de personas. Occidente apoyaba a Saddam. Le tenía terror al fundamentalismo del Irán del Ayatollah Komeinhi y no advertía que estaba armando a su futuro enemigo. En esa guerra trágica y devastadora en la que Irak utilizó por primera vez armas químicas, el ejército de Hussein se convirtió en el más potente del mundo árabe.

La guerra terminó en un virtual empate, pero Saddam debía demostrar que seguía siendo poderoso. Entonces decidió atacar en su propio país a los rebeldes kurdos que habían apoyado a las tropas iraníes. Para aniquilarlos volvió a utilizar armas químicas prohibidas. El 16 de mayo de 1988, lanzó un terrible ataque con gas mostaza y gas sarín, sobre la ciudad de Halabja. El efecto producido por las armas químicas y biológicas fue y es devastador.

El gas Sarín ataca el sistema nervioso central. La intoxicación puede ocurrir en minutos provocando como síntomas una copiosa transpiración, dificultad para respirar, náuseas, vómitos y finalmente la muerte por asfixia.

El gas mostaza ataca la piel, los ojos, los pulmones y la zona gastrointestinal. Al tener un efecto retardado, no provoca ningún síntoma inmediato ante el contacto y por lo tanto pueden pasar entre dos y veinticuatro horas antes de sentir el dolor y de enterarse de lo qué había sucedido. Para entonces, el daño celular ya está hecho.

Los síntomas que aparecen son: lesiones del ojo con la pérdida de vista, la formación de ampollas en la piel, náuseas, diarrea y una sensación ardiente en los pulmones. Los efectos a largo plazo sobre un individuo pueden incluir la debilitación de los pulmones, dolor del pecho y cáncer crónicos de la boca, de la garganta, de la zona respiratoria, y de la piel. Se ha conectado a causar leucemia y males congénitos.

Mas de 7000 civiles, entre ellos mujeres y niños murieron al inhalar del gas mostaza y el gas sarín.

En el palacio, las penurias pasaban por otro costado.

El hijo mayor de Saddam

Saddam y Sajida habían tenido cinco hijos, dos varones(Udai y Khusai) y tres mujeres(Raghad, Rana y Hala). Pero el corazón de Saddam estaba en otra parte. Se había enamorado de Samira Shahbander la hija de una prominente familia de Bagdad.

Sadam Hussein y su familia (foto: BBC)

Las visitas eran secretas y los mensajes perfumados viajaban a través de Bagdad. El mensajero del amor era el valet de Saddam, Kamal Hana Gegeo.

Udai, el hijo mayor de Saddam, sabía de las anteriores escapadas de su padre pero al enterarse que el romance con Samira terminaría en un nuevo matrimonio de su padre, tuvo miedo de perder sus privilegios. Udai decidió vengarse a través de Gegeo.

Con sus 24 años, interrumpió un agasajo oficial en honor de Suzanne Mubarak, la mujer del presidente egipcio que se encontraba de visita en Bagdad, empujó a un lado al vicepresidente de Iraquí, Taha Muhieddin Maaruf, se acercó con sus custodios al valet Kamal Hana Gegeo y comenzó a pegarle hasta matarlo delante de la mirada de cientos de invitados.

El incidente se convirtió en un escándalo nacional. Saddam dijo que aún el hijo del presidente debía enfrentar a la justicia. El juicio se realizó, pero lo familiares de Gegeo —un poco presionados por la gente de Saddam— perdonaron a Udai, diciendo que entendían al hijo del presidente, ya que él había sido provocado por las actitudes de Gegeo. También hubo "manifestaciones espontáneas" en favor de Udai hasta que finalmente Saddam decidió que lo mejor era el exilio en Suiza para su hijo. Ya habían pasado miles de años desde que en aquel lugar se promulgara el Código de Hammurabi protegiendo a los humildes contra los poderosos. Evidentemente eran otros tiempos.

El exilio no fue muy largo. Al año siguiente, Udai, regresó al frente de la Federación Olímpica Iraquí y se hizo cargo de una importante cadena de televisión y un periódico.

La madre de todas las batallas

El 2 de agosto de 1990, Saddam tomó la decisión de invadir Kuwait, proclamándola como la 19ª provincia iraquí.

Al rechazar las directivas de la ONU de retirarse de Kuwait, provocó una alianza de 27 países encabezados por los Estados Unidos y dividió en dos al mundo árabe. Jordania Yemen, Sudán y la O.L.P. apoyaron a Irak. Arabia Saudita, Egipto y Siria se opusieron y se unieron a la alianza occidental.

La guerra empezó el 15 de enero de 1991. Saddam prometió a su pueblo "la madre de todas las batallas", pero nunca se materializó, por la superioridad aérea de occidente. , Durante 5 semanas bombardearon Irak, sin utilizar las fuerzas terrestres. En menos de 100 horas recuperaron Kuwait, devastando a las fuerzas iraquíes.

Sin embargo, hasta hoy en día Saddam le asegura a su pueblo que "la madre de todas las batallas" concluyó con una victoria para Irak.

Los yernos rebeldes

En agosto de1995, un hecho conmocionó profundamente a Saddam Hussein y al clan familiar. Sus yernos, Hussein Kamel Majid y Saddam Kamel se escaparon a Jordania y afirmaron a los medios que querían derrocar a Saddam. Para colmo de males cometieron el insulto mas grande que podían realizar contra el clan: Se llevaron con ellos a sus esposas y a sus hijos. Es decir, a las hijas y los nietos de Saddam Hussein.

Después se supo que temían por sus vidas, ya que Udai, el hijo de Saddam los había amenazado.

Hussein Kamel era el Ministro de la Industria Militar Iraquí y se había distinguido por su brutalidad durante la ocupación de Kuwait. Su hermano Saddam Kamel era el jefe de custodios de Saddam Hussein. No fueron bien recibidos por la oposición iraquí en el exilio y el Rey Hussein de Jordania, primero les dio una calurosa bienvenida y luego los fue dejando poco a poco de lado. Seis meses más tarde, convencidos de que Saddam los iba a perdonar, sorprendieron al mundo al volver a Irak. Apenas cruzaron la frontera los hombres fueron separados de sus esposas e hijos y llevados para ser interrogados.

A los dos días, Raghad y Rana, las hijas de Saddam, dijeron por televisión que no querían seguir viviendo con traidores que las habían obligado a dejar Irak contra su voluntad y anunciaron su divorcio. Al día siguiente los medios anunciaron que Hussein y Saddam Kamel junto con su padre habían muerto en un enfrentamiento con miembros del clan que habían querido lavar la vergüenza de la traición. "Curiosamente" los justicieros también aparecieron muertos. Udai prefirió ir al entierro de los últimos.

Cuando Rana se enteró de la muerte de su esposo Hussein Kamel, intentó suicidarse, pero fue salvada justo a tiempo. Las viudas, fueron llevadas a vivir con una tía y Saddam les arrebató a sus hijos y les juró que jamás los volverían a ver.

Al finalizar el año Udai sufrió un atentado que lo dejó gravemente herido y postrado.

Qusay asumió el control de la guardia de seguridad. Saddam cada vez tenía menos gente en quien confiar. La CIA aleccionó a militares iraquíes para complotar contras Saddam pero fueron descubiertos y ejecutados 120 miembros de las fuerzas armadas entre el 1º y el 3 de agosto de 1996.

Armas químicas

Actualmente volvió a estallar la posibilidad de una nueva ataque militar sobre Bagdad, ya que Saddam se negaba a que una comisión investigadora de las Naciones Unidas inspeccionara los predios presidenciales de Bagdad, en busca de arsenales químicos.

Las sanciones económicas impuestas por las Naciones Unidas fueron mas dañinas para Irak que la guerra misma. Al comienzo de la guerra, el 5 % de la población vivía en la pobreza, actualmente el 20%. Se calcula que cerca de 5000 chicos por mes mueren por mal nutrición y enfermedades. La clase media fue especialmente golpeada y el crimen, la prostitución y el mercado negro, fueron institucionalizados. El dólar que costaba 54 dinares iraquíes, actualmente cuesta aproximadamente 2500.

A pesar de todo, las Naciones Unidas decidieron mantener el bloqueo hasta que Irak destruya su arsenal de armas químicas, biológicas y nucleares.

Según un informe de la Central de Inteligencia Americana (CIA), Saddam construyó 48 palacios y residencias para personalidades importantes desde el fin de la guerra del golfo Pérsico. El gobernante iraquí gastó entre 1.500 millones y 2.000 millones de dólares en la construcción de nuevos palacios o la renovación de los existentes desde 1990.

Asimismo, el informe dice que "El gobierno iraquí interfirió rutinariamente con la provisión de asistencia humanitaria al pueblo iraquí por la comunidad internacional, al dar más prioridad a la importación de artículos industriales que de alimentos y medicinas, desviando los bienes para beneficiar al régimen, y restringiendo la labor del personal de la ONU y de los trabajadores que brindan asistencia.

Debido a que la importación de alimentos y medicinas nunca ha sido prohibida por las sanciones de la ONU, Iraq podía comprar y distribuir todos los abastecimientos humanitarios que quisiera." Y agrega que "En el centro y sur de Iraq, el régimen ha desviado los abastecimientos humanitarios hacia sus fuerzas de seguridad, fuerzas armadas y otros partidarios."

Lo cierto es que el que paga las consecuencias es el sufrido pueblo iraquí. Momentáneamente se llegó a un acuerdo conseguido por el Secretario de las Naciones Unidas Kofi Annan. Luego de varios días de reunión con dirigentes iraquíes y de 3 horas a solas con Saddam, se consiguió que la comisión pudiera investigar en los predios presidenciales la existencia de armas químicas y biológicas.

Hace millones de años allí se encontraba el paraíso. Hoy gobierna Saddam Hussein. Mañana, quien sabe....

   VOLVER ARRIBA  

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas