EL TERREMOTO DE KANTÓ

1929, UN DESBASTADOR TERREMOTO DESTRUYÓ LA CIUDAD DE YOKOHAMA Y GRAN PARTE DE TOKIO

Cuando La Tierra
Se Rebela

Terremoto Kobe en Japon Trahedia en Japon Tsunami Consecuencias Desastre

 

 

 

 

Tsunami en Indonesia El "Katrina" Tragedia "Nevado Ruíz" Gas en el Lago Nyos La Tierra se Revela Deforestación Desastres Naturales

El archipiélago japonés se encuentra sobre  una zona en donde confluyen varias placas continentales y oceánicas. Esta es la causa de los frecuentes movimientos telúricos como terremotos, tsunamis y la presencia de muchos volcanes y aguas termales en Japón. Si los terremotos se producen por debajo o cerca del océano, que pueden desencadenar maremotos (tsunami). El 1 de septiembre de 1923, uno de los peores terremotos en la historia mundial golpeó la llanura de Kanto, con una intensidad de cercana a 8 y destruyó Tokio, Yokohama y alrededores. Alrededor de 140.000 personas fueron víctimas de este terremoto y los incendios causados por ella.

El terremoto se produjo a las 11:58 hora local en Tokio en el momento en que muchas personas estaban preparando el almuerzo con carbón de leña o estufas de leña. Durante el terremoto, muchas de estas estufas se volcó y provocó incendios que no pudieron ser controlados. Es por eso que este evento también se conoce como el Gran Incendio de Tokio de 1923.

Pensemos que fue a principio de siglo, donde las comunicaciones no eran tan fluidas y precisas como lo son hoy, pero estas fueron algunas de las que llegaron al otro día de la tragedia a un medio de prensa:

El 3 de septiembre: “Se informa que 100,000 personas están muertas y 200,000 construcciones destruidas, incluyendo el sector comercial de Tokio y la mayoría de las oficinas de gobierno. Una estación de energía eléctrica se desplomó matando a 600 personas. El arsenal de Tokio explotó. El sistema hidráulico se halla totalmente destruido. Almacenes de alimentos se quemaron hasta los cimientos. Los incendios todavía no están controlados”.

El 4 de septiembre: “Las víctimas aumentan, posiblemente 150,000 muertos. Las estaciones del ferrocarril en ruinas. El túnel más largo de Japón, en Sasako, se derrumbó y sofocó a todos los pasajeros de un tren. El río Sumida se desbordó y cientos de personas se ahogaron. Todos los puentes están caídos. Casi todas las escuelas, hospitales y fábricas, destruidos. Los centros de veraneo en la bahía de Sagami (30 kilómetros al oeste de Tokio), arrasados”.

El 5 de septiembre: “Muchos trenes de pasajeros y de carga se descarrilaron causando una gran pérdida de vidas. Marejadas de casi 12 metros de altura inundaron la bahía de Sagami. causando destrucción masiva; luego se retiraron, descubriendo el fondo del océano. Los tanques de almacenamiento de petróleo en Yokohama explotaron. Unas 40,000 personas perecieron quemadas por un ciclón de fuego en el parque de Tokio. Otras 1,600 personas fueron aplastadas y luego quemadas en el incendio subsecuente cuando la fábrica de hilados y tejidos de algodón Fuji se derrumbó.

El Hospital Americano fue arrojado entero y con los pacientes desde los riscos sobre Yokohama. El conde Yamamoto, recientemente nombrado primer ministro, estaba tratando de formar un gabinete en el Club Naval de Tokio cuando el piso se hundió matando a 120 de sus colegas. Desgracias estimadas: 500,000 personas sin hogar, de las cuales muchas están heridas. El total de muertes, en una población de tres millones, es desconocido. Unos 1,500 prisioneros fueron liberados de la prisión de Ichigaya, Tokio, cuando el edificio amenazaba derrumbarse, y otros más han escapado de otras prisiones. Ahora se ha extendido por todas partes el robo con violencia, el pillaje en locales abandonados, las violaciones y asesinatos sin motivo. De esto se ha culpado, al parecer injustamente, a varios miles de inmigrantes coreanos que viven en la ciudad y algunos cientos han sido linchados. Se ha declarado la ley marcial”.

Para el 6 de septiembre, el corresponsal del Times de Londres informó que Yokohama había sido “borrada del mapa”. En Tokio había un millón y medio de personas sin hogar. “La dificultad para contar una historia tan dramática es saber por dónde empezar”.

El sismo también rompió la red de agua complicando el suministro normal para apagar los incendios, muchos de los cuales fueron generados por el escape de gas de las tuberías rotas. Las ciudades fueron reducidas a escombros y cenizas y el puerto de Yokohama  sufrió los daños más graves, donde se destruyó el 90% de las viviendas o dañado.

En Tokio, la primera sacudida, seguida por otras igualmente masivas, destruyó incluso los edificios nuevos y dejó el terreno como un techo corrugado con algunas partes levantadas dos o tres metros por encima del nivel normal. Enormes grietas se abrieron en las calles tragándose a la gente, y aun a los tranvías, y luego cerrándose sobre ellos como una boca gigantesca. Los alambres del teléfono y los cables eléctricos elevados se rompieron como cuerdas, y ante la caótica situación y el pánico, la gente los pisaba y se electrocutaba; todos los pasajeros de un tranvía murieron de esta manera, según un testigo ocular, quedándose rígidos como habían estado en el último momento de vida: “Los vimos sentados en sus asientos, todos en actitudes naturales. La mano de una mujer se hallaba extendida con una moneda, como si estuviera a punto de pagar su pasaje”.

Muchas casas construidas en las colinas y  montañas fueron arrastrados por deslizamientos de tierra. Una ladera de la montaña se derrumbó en un pueblo y empujó un tren de pasajeros estacionados más de la estación y estructuras de la comunidad en el mar. Había aproximadamente 900 personas murieron como resultado de estos deslizamientos de tierra.

Se generó un tsunami con olas de hasta 20 m que azotó las costas de la isla de Oshima, Península de Izu y la Península de Boso. Las casas fueron destruidas y se produjeron grandes inundaciones. Más de 150 personas murieron como consecuencia de este tsunami.

Muchas personas se embarcaron en el puerto de Yokohama con el fin de buscar refugio lejos de la costa, pero no eran conscientes de las filtraciones de aceite en el agua. A medida que el fuego se extendió a la bahía, el incendio de hidrocarburos se desplazó al agua y quedaron atrapados entre dos frentes de fuego, lo que muchos barcos no lograron llegar al mar abierto.

En Yokohama  tormentas de fuego quemaron alrededor de 381.000 de los más de 694.000 casas, fueron parcial o completamente destruidas por el terremoto. Más de 1,9 millones de personas quedaron sin hogar en Japón. En Tokio, el 60% de la población de la ciudad se quedaron sin hogar. El daño estimado  por el terremoto de 1923 Gran Tokio convierten en valores de hoy habría sido por lo menos 1.000 millones de dólares EE.UU..

Según el USGS, hubo 142.800 muertes por el terremoto de 1923 Gran Tokio, como las tormentas de fuego, deslizamientos de tierra y el tsunami.

Como resultado de este terremoto, los estándares japoneses de la construcción de edificios públicos se han cambiado con base a estudios de las estructuras que quedaron en pie. Tokio fue reconstruido con los servicios de transporte mejores y más parques fueron creados como áreas de refugio.

Ver: Terremotos Históricos

Terremotos Mas Importantes de Argentina

Biografías - Todo Argentina - Maravillas del Mundo - Historia Universal - Juegos Pasatiempo

Sonico Meneame

Si te gusta esta página, votá!

(+) Tips o Sugerencias Sedna

 Autor del Diseño, Mantenimiento y Armado Usando Las Fuentes Consultadas